Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf · C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (2024)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (1)

C. S. Lewis

1

ESA HORRIBLEFORTALEZA

Trilogia de Ransom/3

C. S. Lewis

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (2)

Esa Horrenda Fortaleza

2

Título original: That Hideous StrengthTraducción: Manuel Bosch Barrett© 1949 by C.S.Lewis© 1986 Ediciones OrbisCorrientes 1437 - Buenos AiresISBN: 950-614-576-XEdición digital: Carlos MessutiR6 04/03

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (3)

C. S. Lewis

3

A J. Mc NEILL

La Sombra de esa horrenda fortaleza,Seis millas y más tiene de longitud.

SIR DAVID LINDSAY: de Ane Dialog (describiendo la Torre de Babel).

Prefacio

HE llamado a esto un cuento de hadas con la esperanza de que nadie a quien no gustela fantasía pueda ser inducido erróneamente por los dos primeros capítulos a seguiradelante y a quejarse después del desengaño. Si me preguntan por qué —teniendo laintención de escribir respecto a magos, demonios, animales de pantomima y ángelesplanetarios— empiezo, no obstante, por tan disparatadas escenas y personas, diré que nohago más que seguir el cuento de hadas tradicional. No siempre nos damos cuenta desus métodos, porque las casas de campo, los castillos, los leñadores y los reyezuelos conque suelen empezar los cuentos de hadas han llegado a ser para nosotros tan extrañoscomo las brujas y los ogros con que acaban. Pero no eran en absoluto extraños para loshombres que primero escribieron y gozaron de estas historias. Eran para ellos, con todacerteza, más realistas y más vulgares de lo que pueda ser el Bracton College para mí;porque muchos campesinos alemanes se han encontrado con crueles madrastras,mientras que yo, jamás, en, ninguna universidad, he encontrado un colegio parecido alBracton.

Esta es una “historia trivial” de diabolismo, si bien tiene tras ella un “punto” serio que hetratado de crear en mi Abolición del hombre. En la historia, el borde externo de estediabolismo debía ser puesto en contacto con la vida de alguna profesión ordinaria yrespetable. He elegido mi propia profesión, no, desde luego, porque crea que loscompañeros de los colegios sean con más probabilidades corrompidos por ellos quecualquier otro, sino porque mi profesión es, naturalmente, aquella que conozco mejor. Heimaginado una universidad muy pequeña porque ofrece ciertas conveniencias a la ficción.Edgestow no tiene parecido, salvo por su pequeñez, con Durham; es una universidad conla cual la única relación que he tenido fue enteramente agradable.

Creo que una de las ideas centrales de este cuento se me ocurrió a causa de unasconversaciones que tuve con un colega científico, algún tiempo antes de que hallase unasugestión muy similar en las obras de Mr. Olaf Stapledon. Si me equivoco en esto, Mr.Stapledon es tan rico en inventiva que bien puede soportar dejar prestado; y yo admirotanto su inventiva (si bien no su filosofía) que no siento vergüenza al pedírselo.

Los que quieran saber más respecto a Numinor y el Verdadero Oeste deberán, ¡ay!,esperar la publicación de mucho de lo que existe todavía solamente en los manuscritos demi amigo, el profesor J. R. R. Tolkien.

El período de esta historia se sitúa vagamente “después de la guerra”. Concluye latrilogía, de la cual Fuga a los espacios es la primera parte, y Perelandra la segunda, peropuede ser leído independientemente.

C. S. LEWIS.Magdalen College, Oxford.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (4)

Esa Horrenda Fortaleza

4

Uno - Venta de bienes del Colegio

I

“EL matrimonio fue instituido en tercer lugar —se dijo Jane Studdock— para mutuacompañía, ayuda y consuelo que uno debe aportar a otro.” No había ido a la iglesia desdesus días escolares hasta hacía seis meses, cuando fue para casarse, y las palabras de laceremonia religiosa quedaron grabadas en su mente.

A través de la puerta abierta podía ver la diminuta cocina y oír el fuerte y continuo tictacdel reloj. Acababa de salir de la cocina y sabía cuán limpia estaba. La vajilla del desayunoestaba lavada, los manteles del té pendían al lado del hornillo, y el suelo era impecable.Las camas estaban hechas y las habitaciones arregladas. Acababa de regresar de laúnica compra que necesitaba aquel día, y faltaba un minuto para las once. Exceptoocuparse de su almuerzo de mediodía, no tenía nada que hacer hasta las seis de la tarde;y esto suponiendo que Mark regresase para cenar. Pero aquel día había reunión en elColegio. Era casi seguro que Mark llamaría a la hora del té para decirle que la reunión seprolongaba más de lo que había creído y que tendría que cenar en el Colegio. Las horasque quedaban por delante aparecían vacías y llenas de tedio. El sol brillaba y el relojseguía su tictac.

“Mutua compañía, ayuda y consuelo”, se dijo Jane amargamente. En realidad sumatrimonio había resultado ser la puerta de salida de un mundo de camaradería, risas einnumerables cosas en que entretenerse, que daba a una especie de solitarioconfinamiento. Desde muchos años antes de su matrimonio no había visto tan poco aMark como durante aquellos últimos seis meses. Incluso cuando estaba en casa hablabararamente. Estaba siempre o soñoliento o intelectualmente preocupado. Mientras fueroncamaradas y más tarde enamorados, la vida les había parecido demasiado corta paratodo lo que tenían que decirse uno a otro. Pero ahora... ¿Por qué se habría casado conella? ¿Estaba todavía enamorado? En este caso, “estar enamorado” debía de tener unsignificado completamente distinto para los hombres y para las mujeres. ¿Podría ser lacruda verdad que todas aquellas interminables conversaciones que le habían parecido,antes de estar casada, la esencia misma del amor, no hubiesen sido jamás para él másque un preliminar?

“Aquí estoy, preparándome a perder estúpidamente otra mañana —se dijo Janecontrariada—. Tengo que hacer algo.” Por algo quería significar su tesis de doctorado enDonne. Siempre tuvo el propósito de continuar su carrera una vez casada; esta era unade las razones por las cuales no debían tener hijos, por lo menos durante algún tiempo.Jane no era quizá una pensadora muy original, y su plan había sido producir gransensación con la “triunfante venganza del cuerpo” en Donne. Creía aún que si sacabatodas sus notas y ediciones y se ponía realmente a trabajar podía obligarse a sí misma aencontrar de nuevo su perdido entusiasmo por el tema. Pero antes de hacerlo —quizá conobjeto de retardar el momento de empezar— volvió la cabeza hacia un periódico quehabía en la mesa y miró una fotografía de la última página.

En cuanto vio la fotografía recordó su sueño. Recordó no solamente su sueño, sino elinterminable tiempo que después de haber saltado de la cama permaneció sentadaesperando el primer destello del día, temiendo encender la luz por miedo a que Mark sedespertase y la riñese, pero sintiéndose al mismo tiempo ofendida por el sonido de suacompasada respiración. Mark era un formidable dormilón. Sólo había una cosa capaz demantenerle despierto una vez se había acostado, y aun esto no lo conseguía durantemucho tiempo.

El terror hacia este sueño, como el terror hacia la mayoría de los sueños, sedesvanecía al narrarlo, pero hay que tratar de explicarlo en interés de lo que viene

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (5)

C. S. Lewis

5

después.Comenzó soñando simplemente en un rostro. Era un rostro de aspecto extranjero,

barbudo y bastante amarillento, con una nariz ganchuda. Su expresión era aterradoraporque estaba aterrado. Tenía la boca abierta y en sus ojos había una mirada como lasque había visto otras veces en otros hombres durante unos segundos, cuando sufríansúbitamente alguna fuerte impresión. Pero aquel rostro parecía sufrir una impresión quedurase horas enteras. Después, paulatinamente, se fue dando cuenta de otras cosas. Elrostro pertenecía a un hombre que estaba sentado, inclinado en un rincón de unapequeña habitación cuadrada de blancos muros, esperando, según le pareció, la llegadade los que lo tenían en su poder, los cuales debían hacerle cosas horribles. Finalmente, lapuerta se abrió y entró un hombre de muy buena apariencia, con una barba gris en punta.El prisionero pareció reconocerlo como una vieja amistad, y los dos se sentaron yempezaron a hablar. En todos los demás sueños que Jane había tenido siempre, oentendió lo que decían los personajes soñados o no los oía. Pero en aquél —y estocontribuyó a crear su extraordinario realismo—, la conversación se desarrollaba enfrancés, y Jane entendió algunas palabras, pero no todas, lo mismo que le hubieraocurrido en la vida real. El visitante le estaba diciendo al prisionero algo queaparentemente consideraba como una buena noticia. Y el prisionero, al principio, levantóla vista con un brillo de esperanza en sus ojos y dijo: “Tiens... Ah... Ça marche”. Perodespués movió la cabeza y cambió de opinión. El visitante continuó insistiendo sobre supunto de vista con una voz meliflua y suave. Era un hombre de muy buen aspecto a sumanera, sumamente fría, pero usaba unos lentes que reflejaban la luz, haciendo sus ojosinvisibles. Esto, combinado con una perfección casi antinatural de su dentadura, produjoen Jane una desagradable impresión, aumentada por la creciente angustia y, finalmente,el terror del prisionero. No consiguió averiguar qué era lo que el visitante le proponía, peroentendió que sobre el prisionero pesaba una sentencia de muerte. Fuera lo que fuese loque el visitante le proponía, era algo que lo aterrorizaba todavía más que su suerte. Alllegar a este punto, el sueño perdió toda sensación de realidad y se convirtió en unavulgar pesadilla. El visitante, afirmándose los lentes y sin abandonar su fría sonrisa, cogióla cabeza del prisionero con las dos manos y le dio vuelta con un movimiento seco, talcomo Jane había visto hacer con el casco de la escafandra de un buzo. El visitantedestornilló la cabeza del prisionero y se la llevó. Entonces todo se hizo confuso. Lacabeza seguía siendo el centro del sueño, pero era ahora una cabeza diferente, unacabeza con una barba blanca y roji*za, enteramente cubierta de tierra. Pertenecía a unhombre viejo que una serie de personas estaban exhumando en una especie decementerio, un tipo de antiguo druida británico, envuelto en un largo manto. Al principio, aJane no le interesó gran cosa todo aquello, porque se figuró que era un cadáver. Perosúbitamente se dio cuenta de que el cuerpo antiguo iba volviendo a la vida. “¡Cuidado! —gritó Jane en medio de su sueño—. ¡Está vivo! ¡Deténganse! ¡Deténganse! ¡Lo van adespertar!” Pero no se detuvieron. El viejo cuerpo enterrado se sentó y comenzó a hablaren una lengua que a Jane le pareció vagamente español. Y esto, sin saber por qué, laasustó tanto que se despertó.

Este fue el sueño, ni mejor ni peor que muchos otros. Pero no era el mero recuerdo deaquella pesadilla la causa de que el salón del piso de Jane danzase ante sus ojos y lahiciese sentarse apresuradamente por miedo a caerse. La causa era otra. Allí, en la últimapágina del periódico, estaba la cabeza que había visto en sueños; la primera cabeza (sies que había dos), la cabeza del prisionero. Con extrema repulsión cogió el periódico.Ejecución de Alcasan, decía el titular, y más abajo: El Barba Azul científico va a laguillotina. Recordaba haber seguido vagamente el caso. Alcasan era un radiólogodistinguido de un país vecino —de descendencia1 árabe, según decían— que había

1 Probablemente el traductor ha cometido un error escribiendo “descendencia” en lugar de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (6)

Esa Horrenda Fortaleza

6

puesto fin a su, bajo todos los demás conceptos, brillante carrera envenenando a suesposa. Este era, pues, el origen de su sueño. Debió de ver aquella foto en los periódicos—indudablemente, el hombre tenía un rostro muy desagradable— antes de irse a lacama. Pero no, no podía ser. Era el periódico de la mañana. Pero probablemente sehabría publicado anteriormente alguna otra fotografía que había visto y olvidado, quizáunas semanas antes, cuando comenzó el proceso. Era una tontería haberse dejadoimpresionar tanto por aquello. Y ahora había que pensar en Donne. Vamos a ver, ¿dóndeestábamos? En el ambiguo pasaje del final de Alquimia del amor.

Hope not for minde in women; at their bestSweetnesse and wit, they are but Mummy possest.2

“No esperéis mentalidad en las mujeres.” ¿Hay realmente algún hombre que quierahallar mentalidad en las mujeres? Pero no era esto el caso. “Tengo que recuperar mipoder de concentración —se dijo Jane; y después—: ¿Se publicó anteriormente algunafotografía de Alcasan? Suponiendo que...”

Cinco minutos después apartó los libros que tenía delante, se acercó al espejo, se pusoel sombrero y salió. No sabía con seguridad dónde iba. En todo caso, estaría fuera deaquella habitación, de aquel piso, de aquella casa.

II

Mark, por su parte, se encaminaba hacia el Bracton College siguiendo un orden deideas completamente distinto. No se daba la menor cuenta de la belleza matutina deaquella callejuela que lo llevaba de la arenosa colina del suburbio donde vivía con Janehacia la parte central y académica de Edgestow.

A pesar de que he sido educado en Oxford y me gusta mucho Cambridge, creo queEdgestow es más bello que ninguno de los dos. Por una parte, es muy pequeño. Ningúnfabricante de automóviles, salchichas o mermeladas ha venido a industrializar aquellaciudad rural que es sede de la Universidad, y ésta, a su vez, es pequeña. Aparte delBracton y del colegio de muchachas del siglo XIX situado más allá del ferrocarril, sólo haydos colegios: el Northumberland, que está más abajo del Bracton, sobre el río Wynd, y elDuke, frente a la Abadía. Bracton no acepta miembros no graduados. Fue fundado en1300 para el sostenimiento de los diez hombres doctos cuya misión era orar por el almade Henry de Bracton y estudiar las leyes de Inglaterra. El número de miembros habíaaumentado progresivamente hasta cuarenta, de los cuales sólo seis estudiaban ahora lasLeyes y ninguno, quizá, oraba por el alma de Bracton. Mark Studdock era sociólogo yhabía sido elegido para esta beca cinco años antes. Empezaba a sentir sus pies. Estaba apunto de detenerse a descansar cuando se encontró súbitamente delante de Curry en lapuerta de la oficina de Correos, y vio que éste encontraba natural acompañarle al Colegiodiscutiendo el orden del día de la reunión. Curry era subgerente de Bracton.

—Sí —dijo Curry—. Va a durar un tiempo del demonio. Probablemente seguirádespués de cenar. Vamos a tener a todos los obstruccionistas haciéndonos perdertiempo. Pero afortunadamente es lo único que pueden hacer.

Jamás se hubiera podido adivinar por el tono de la respuesta de Studdock el intensoplacer que experimentaba por el empleo del plural “vamos” en boca de Curry. Hasta muy

“ascendencia”. (Nota del editor digital)2 No esperéis mentalidad en las mujeres; en el mejor de los casos, dulzura e ingenio, no son sinouna posesión de Mamaíta.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (7)

C. S. Lewis

7

recientemente, Mark había sido sólo un outsider, estudiando únicamente losprocedimientos de lo que entonces llamaba “Curry y su banda” con temor y escasacomprensión, y pronunciando en las reuniones del Colegio cortos y nerviosos discursosque jamás influían en el curso de los acontecimientos. Ahora estaba dentro, y “Curry y subanda” se habían convertido en “nosotros”, o sea, el “Elemento Progresivo del Colegio”.Todo había ocurrido súbitamente, y aun sentía en su boca el dulce sabor.

—¿Cree entonces que todo irá adelante? —preguntó Studdock.—Sin duda —repuso Curry—. Para empezar, tenemos al Rector, al Tesorero y a todos

los de química y bioquímica. He tanteado a Pelham y a Ted, y son nuestros. He hechocreer a Sancho que comprende el punto de vista y que está en su favor. Bill el “Aguacero”tratará sin duda de hacer algún desastre, pero es probable que esté de nuestro lado sillegamos al voto. Además, no se lo he dicho todavía. Dick estará allí. Vino anoche a lahora de cenar, y se puso a trabajar en seguida.

Studdock empezó a buscar mentalmente la manera de ocultar que no sabía quién eraDick. Al cabo de un momento recordó vagamente un obscuro colega cuyo nombre de pilaera Richard.

—¿Telford? —preguntó intrigado. Sabía perfectamente que Telford no podía ser el Dicka que Curry se refería, y en consecuencia dio un tono humorístico a su pregunta.

—¡Válgame Dios, Telford! —exclamó Curry echándose a reír—. ¡No! Me refiero a lordFeverstone; Dick Devine, como solíamos llamarlo.

—Me extrañaba un poco que fuera Telford —dijo Studdock riéndose también—. Mealegro de que venga Feverstone. No lo conozco, ya lo sabe.

—¡Oh, pues debe conocerlo! —dijo Curry—. Mire, venga a cenar esta noche connosotros. Lo he invitado también.

—Tendré mucho gusto —dijo Studdock con sinceridad. Y después de una pausa,añadió—: A propósito, supongo que la posición de Feverstone es completamente segura,¿verdad?

—¡Qué quiere usted decir? —preguntó Curry.—Pues... se habló un poco, no sé si recuerda, de cómo una persona que estaba tanto

tiempo fuera podía seguir ostentando una beca.—¡Oh!... ¿Se refiere a Glossop y a toda su banda de intrigantes? No pasará nada. ¿No

cree que todo eso son chismes?—Entre nosotros, sí. Pero confieso que si tuviese que explicar en publico cómo un

hombre que está siempre en Londres puede seguir siendo miembro de Bracton, no mesería fácil. Las verdaderas razones son lo que Watson llamaría imponderables.

—No estoy de acuerdo. No tendría el menor inconveniente en explicar las verdaderasrazones en público. ¿No es acaso importante para un colegio como el nuestro tenerrelaciones influyentes con el mundo externo? No tiene nada de imposible que Dick formeparte del próximo Gabinete. Incluso la presencia de Dick en Londres ha sido muchísimomás útil para nuestro Colegio que Glossop y media docena más de su especie que sepasan la vida aquí.

—Sí, es verdad. Pero, de todos modos, sería un poco difícil explicarlo en esta forma enuna reunión del Colegio.

—Hay una cosa —dijo Curry en tono un poco menos íntimo— que quizá debería saberreferente a Dick.

—¿Qué es?—Es el que consiguió su nombramiento.Mark permaneció silencioso. No le gustaba que le recordasen que no sólo había estado

fuera del Elemento Progresivo, sino fuera del Colegio. Tampoco Curry le gustaba siempre.Su placer de estar con él no podía, en verdad, ser llamado placer.

—Sí —dijo Curry—. Denniston era su primer rival. Entre nosotros, había muchos quepreferían sus escritos a los de usted. Fue Dick quien insistió constantemente en que era

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (8)

Esa Horrenda Fortaleza

8

usted el hombre que necesitábamos. Fue a ver a Duke y apoyó sólidamente su causa.Esgrimió el argumento de que lo esencial era encontrar el tipo de hombre quenecesitábamos y reírse de la calificación de los escritos. Y debo confesar que tenía razón.

—Es usted muy amable —dijo Studdock haciendo una ligera y burlona inclinación.Estaba sorprendido del cariz que había tomado la conversación. Era una vieja regla enBracton, como probablemente en los demás colegios, no mencionar nunca en presenciade un elegido las circunstancias de su elección, y Studdock no se había dado cuentahasta entonces de que ésta era también una de las tradiciones que el ElementoProgresivo se disponía a derogar. Tampoco se le había ocurrido nunca que su elecciónpudiese haber dependido de otra causa que la excelencia de su trabajo en el examen;menos aún, que hubiese dependido de tan poco. Se había acostumbrado tanto a suposición que esta idea le hizo experimentar esa curiosa sensación que un hombre tiene aldescubrir que su padre había estado anteriormente casado con otra mujer.

—Sí —prosiguió Curry siguiendo otro orden de ideas—. Ahora veo claro que Dennistonno hubiera servido. Rotundamente, no. Era un hombre brillante en aquel tiempo, desdeluego, pero parece haber descarrilado un poco desde entonces con todo su Distribuitismoy demás tonterías. Dicen que es probable que acabe en un monasterio.

—No es ningún tonto, de todos modos —repuso Studdock.—Me alegraré de que conozca a Dick —dijo Curry—. No tenemos tiempo ahora, pero

hay algo referente a él que quisiera hablarle. —Studdock lo miró inquisitivamente—.James, yo y dos más —añadió Curry bajando un poco la voz— hemos estado pensandoque debería ser el nuevo Rector. Pero ya hemos llegado...

—No son las doce todavía —dijo Studdock—. ¿Qué le parecería si fuésemos al Bristola tomar una copa?

Y ambos fueron al Bristol. No hubiera sido fácil conservar la atmósfera en que operabael Elemento Progresivo sin una buena cantidad de estas pequeñas cortesías. Estaspesaban más sobre Studdock que sobre Curry, que era soltero y disfrutaba de la paga desubdirector. Pero el Bristol era un lugar agradable. Studdock pidió un doble whisky paraCurry y media pinta de cerveza para él.

III

La única vez que fui huésped de Bracton persuadí a mi anfitrión de que me dejaseentrar en el Bosque y me abandonase allí durante una hora. Me pidió perdón porencerrarme.

A muy poca gente le está permitida la entrada en el Bosque de Bracton. La verja esobra de Iñigo Jones y forma la única entrada; un alto muro cerca el Bosque, que puedetener un cuarto de milla de ancho y una milla de este a oeste. Si se llega de la calle y seatraviesa el Colegio para penetrar en él, el sentimiento de una penetración gradual en elterreno sagrado entre los sagrados es sumamente fuerte. Primero se atraviesa elcuadrángulo Newton, que es seco y arenoso, rodeado de floridos pero bellos edificiosgeorgianos. Después se entra en una especie de corredor fresco en forma de túnel, casiobscuro a mediodía, a menos que la puerta de la derecha que da al Hall esté abierta o lade la tahona, a la izquierda, permita dirigir una mirada a la luz del día del interior, cayendosobre los estantes y respirando una vaharada de olor a pan fresco. Al salir de este túnelse encuentra uno en el Colegio medieval, en el claustro de un cuadrángulo mucho menorllamado República. La hierba parece allí mucho más verde después de la aridez deNewton, y la misma piedra de los arbotantes da la impresión de ser tierna y estar animadade vida. La capilla no está lejos; por el aire llega el ronco y profundo tañido de las viejascampanas. Se sigue avanzando por el claustro entre lápidas, urnas y bustos queconmemoran difuntos bractonianos, y bajando unos gastados escalones se llega a laplena luz del día de un cuadrángulo llamado lady Alice. Los edificios de derecha e

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (9)

C. S. Lewis

9

izquierda pertenecen al siglo XVII; son humildes, de carácter casi doméstico, conlumbreras y tejas grises y musgosas. Está uno en un dulce mundo protestante. Seencuentra, quizá, pensando en Bunyan o en el Lives de Walton. No hay edificios en laparte de enfrente o cuarto lado del cuadrángulo de lady Alice; sólo una hilera de álamos yun muro; y allí, por primera vez, se oye el ruido del agua que corre y el arrullo de lospichones del bosque. La calle está ya tan lejos que no se oye ruido alguno. En el murohay una puerta que lleva a una galería cubierta, con estrechas ventanas a ambos lados.Al mirar por ellas se da cuenta el visitante de que está cruzando un puente y que bajo élcorren las aguas obscuras y profundas del Wynd. Se está ya cerca de la meta. Unaportezuela en el extremo opuesto da al campo de bolos de los Miembros; al otro lado seve el alto muro del Bosque, y a través de la verja de Iñigo Jones el verde brillante de la luzdel sol y las sombras profundas.

Supongo que el mero hecho de estar rodeado de muros da al Bosque una parte de supeculiar calidad, porque cuando una cosa está encerrada la mente tiene tendencia aconsiderarla fuera de lo común. Mientras avanzaba sobre la inmaculada hierbaexperimentaba la sensación de ser recibido. Los árboles estaban tan separados que seveía a distancia un follaje ininterrumpido, pero el lugar donde me detenía me dabasiempre la sensación de ser un claro; rodeado de un mundo de sombras, caminaba enmedio de la tenue luz del sol. Salvo por los corderos, cuyo pacer mantenía la hierba rasay que de vez en cuando levantaban sus largas y atontadas cabezas para mirarme, estabacompletamente solo; y tenía más la sensación de la soledad de una gran habitación deuna casa abandonada que de la soledad corriente de puertas afuera. Recuerdo quepensé: “Cuando se está solo, realmente solo, cada uno de nosotros es un chiquillo; ¿oacaso no somos nadie”? La juventud y la edad tocan sólo la superficie de nuestras vidas.

Media milla es un camino corto. Y, no obstante, me pareció que transcurría muchotiempo antes de llegar al centro del Bosque. Supe que era el centro porque allí estaba loque principalmente había ido a ver. Era un pozo; un pozo con unos escalones quepermitían el descenso y los restos de un antiguo pavimento alrededor. Estaba yadeteriorado. No bajé a él, sino que me senté sobre la hierba y lo toqué con los dedos.Aquello era el corazón del Bosque de Bracton o Bragdon; de él habían brotado todas lasleyendas, y de él, sospechaba, había dependido originalmente la existencia del Colegio.Los arqueólogos estaban de acuerdo en que la albañilería era obra anglorrománica muyantigua, hecha en la propia víspera de la invasión anglosajona. Cómo el bosque deBragdon estaba relacionado con Bracton el abogado era para mí un misterio, peroimaginé en mi fantasía que la familia Bracton había aprovechado una accidental similitudde nombres para creer, o hacer creer, que tenía algo que ver con ello. Ciertamente, sitodo lo que se decía era verdad, o la mitad solamente, el Bosque era más antiguo que losBracton. Supongo que nadie daría hoy mucha importancia al Balachthon de Strabo, apesar de que llevase a un Rector del Colegio del siglo XVI a decir que “no conocemosningún relato, por antiguo que sea, respecto a Inglaterra, sin un Bragdon”. Pero la canciónmedieval nos hace retroceder hasta el siglo XIV:

In Bragdon Bricht this ende daiHerde ich Merlin ther he laiSingende woo and welawai.3

Es una prueba bastante fehaciente de que el pozo con el pavimento anglorromano eraya el “Pozo de Merlín”, a pesar de que este nombre no es hallado hasta el reinado de

3 En la brillantez de Bragdon, al atardecer de hoy, he oído a Merlín cantar su lay, entonando el wooand welawai. (Traducción del gaélico).

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (10)

Esa Horrenda Fortaleza

10

Elizabeth4, cuando el buen Rector Shovel circundó el Bosque con un muro “a fin de alejartodas las profanas e idólatras supersticiones y desterrar de él toda clase de vulgaresfiestas nocturnas, juegos, bailes, festejos, cocimiento del pan de Morgan (para lo cual seempleaba hasta ahora la fuente llamada por vanidad el Pozo de Merlín) y principalmentedesterrar y abominarlo como escenario de papismo, gentilismo, lascivia y disolutaslocuras”. No era que el Colegio renunciase por tal acción a su interés por el lugar. El viejodoctor Shovel, que vivió casi hasta los cien años, apenas se había enfriado en su tumbacuando uno de los generales de Cromwell, creyendo su deber destruir “las plantaciones ylos grandes lugares”, mandó algunas tropas con ánimo de impresionar a la gentecampesina por su pía acción. El plan no se llevó finalmente a cabo; pero hubo unarefriega entre el Colegio y las tropas en el corazón mismo de Bragdon, y el fabulosamentedocto y santo Richard Crowe fue muerto por una bala de mosquetón en las mismasescaleras del Pozo. Puede haber habido alguien que haya acusado a Crowe de papismoo de gentilismo; no obstante, la historia nos dice que sus últimas palabras fueron: “Ved,señores. Si Merlín, que era hijo del diablo, era el más leal servidor del Rey que jamáscomió pan, ¿no es una vergüenza que vosotros, no siendo más que unos hijos de malamadre, seáis rebeldes y regicidas?” Y siempre, a través de todos los cambios, cadaRector de Bracton, el día de su elección, ha bebido el ceremonial trago de agua del Pozode Merlín en la gran copa que tanto por su antigüedad como por su belleza era el mayorde los tesoros de Bracton.

En todo esto pensaba yo mientras estaba delante del Pozo de Merlín (que debíaciertamente datar de los tiempos de Merlín, si es que realmente ha existido), sentadodonde había estado sir Kenelm Digby durante toda una noche de verano, viendo ciertaextraña aparición; donde había yacido el poeta Collins; donde había llorado George III, ydonde el brillante y bien amado Nathaniel Fox compuso su famoso poema tres semanasantes de hallar la muerte en Francia. El aire estaba tan tranquilo y el dosel de follaje sobremi cabeza era tan espeso, que me quedé dormido. Fui despertado por mi amigo, que mevolvió a la realidad desde mi remota lejanía.

IV

El tema principal de la controversia en la reunión del Colegio era la cuestión de la ventadel Bosque de Bracton. El comprador era el I.N.E.C., o sea, el Instituto Nacional deExperimentos Coordinados. Querían un lugar para construir un edificio digno de albergaresta notable institución. El I.N.E.C. era el primer fruto de la constructiva fusión entre elEstado y el Laboratorio en la cual tantos pensadores basan sus esperanzas de un mundomejor. Era liberarse de casi todas las enojosas restricciones que hasta entonces habíanobstaculizado las investigaciones en este país. Era también liberarse ampliamente de lasrestricciones impuestas por la economía, porque, se argüía, una nación que puede gastartantos millones al día en una guerra puede seguramente soportar un gasto de algunosmillones al mes para productivas investigaciones en tiempo de paz. El edificio propuestodebía ser de un tipo capaz de aportar una visible modificación al perfil ciudadano deNueva York; el personal debía ser numeroso y los salarios principescos. La persistentepresión y la incesante diplomacia del Senado de Edgestow habían alejado el nuevoInstituto de Oxford, de Cambridge y de Londres. Se pensó en todas estas ciudades comoescenario posible de sus labores, y algunas veces el Elemento Progresivo de Edgestowhabía casi desesperado. Pero el éxito era ahora prácticamente seguro. Si el I.N.E.C.podía conseguir el terreno necesario, vendría a Edgestow. Y en cuanto viniese, pensabatodo el mundo, las cosas empezarían por fin a avanzar. Curry incluso había expresado su 4 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “Elisabeth” en lugar de “Elizabeth”, que esla forma correcta en inglés. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (11)

C. S. Lewis

11

duda de que Oxford y Cambridge, en este caso, pudiesen sobrevivir como universidadesimportantes.

Tres años antes, si Mark Studdock hubiese ido al Colegio a fin de asistir a una reuniónen la que debiera decidirse este punto, habría esperado oír las reclamaciones delsentimiento contra el progreso, y a la belleza entablar el debate contra la utilidad. Hoy,mientras se sentaba en la gran Sala situada en la parte alta del edificio sur de lady Alice,no lo esperaba. Sabía ya que no era la forma en que se hacían las cosas.

El Elemento Progresivo había llevado bien el asunto. La mayoría de los Miembros nosabían, cuando se sentaron en los escaños de la Sala, que se tratase de vender elBosque. Vieron, desde luego, en su orden del día que el punto 15 a tratar era: “Venta detierras del Colegio”, pero como esto ocurría en casi todas las reuniones no le dieronimportancia. Por otra parte, vieron que el punto 1 decía: “Asuntos relacionados con elBosque de Bragdon”, pero no estaba relacionado con la venta propuesta. Curry, que selevantó como subdirector para presentarlos, dijo que tenía algunas cartas que leer ante elColegio. La primera era de una sociedad relacionada con la conservación de monumentosantiguos. Personalmente, creo que esta sociedad fue mal aconsejada al hacer dosreclamaciones en una carta. Hubiera sido más oportuno limitarse a llamar la atención delColegio sobre el mal estado del muro que circulaba el Bosque. Cuando insistió en lanecesidad de construir alguna protección sobre el Pozo mismo, haciendo incluso observarque lo habían ya pedido antes, el Colegio comenzó a incomodarse. Y cuando, como unaespecie de idea ulterior, expresó el deseo de que el Colegio fuese un poco másacomodaticio con los anticuarios que querían examinar el Pozo, el Colegio se incomodódefinitivamente. No quisiera acusar a un hombre en la posición de Curry de leerintencionadamente una carta; pero su forma de leerla no era ciertamente una glosa detodos los defectos del tono de la composición original. Antes de que volviese a sentarse,todos los asistentes sentían el vivo deseo de hacer comprender al mundo exterior que elBosque de Bragdon era propiedad privada del Bracton College, y que el mundo exteriorharía mejor ocupándose de sus asuntos. Después se levantó para leer otra carta. Esta erade una sociedad espiritista que pedía permiso para investigar los “fenómenos relatados”en el Bosque; una carta, “relacionada —como dijo Curry— con la siguiente, la cual, con elpermiso del Rector, leeré ahora”. Esta otra procedía de una firma que había oído hablarde la proposición de los espiritistas, y pedía permiso para impresionar una película, noexactamente de los fenómenos, sino de los espiritistas buscando los fenómenos. Curryrecibió instrucciones de contestar una breve negativa a estas tres cartas.

Entonces se oyó una voz que procedía de un sitio diferente de la gran sala. LordFeverstone se había levantado. Estaba completamente de acuerdo con la decisión delColegio referente a aquellas tres impertinentes cartas de diversas entidades exteriores,pero, ¿no era un hecho, después de todo, que el muro que circundaba el Bosque estabaen un estado poco satisfactorio? Varios Miembros —Studdock era uno de ellos—imaginaron que se iniciaba una revuelta por parte de Feverstone contra “Curry y subanda”, y escuchaban con creciente interés. Casi inmediatamente, el Tesorero, JamesBusby, se puso en pie. Aceptó la pregunta de Feverstone. En su calidad de Tesorero,había consultado con expertos en la materia respecto al estado del muro del Bosque.“Poco satisfactorio” era, a su juicio, una expresión demasiado suave para describir suestado. Sólo un muro enteramente nuevo podría remediar la situación. Con gran dificultadse consiguió arrancarle el probable coste de esta obra, y cuando el Colegio oyó la cifrahubo gran sensación. Lord Feverstone preguntó fríamente si el Tesorero proponíaseriamente que el Colegio afrontase un gasto de aquella importancia. Busby (un ex clérigomuy grueso, de barba negra y poblada) contestó malhumorado que él no había propuestonada; si tuviese que hacer una proposición sería que el asunto no podía tratarseaisladamente sino junto con algunas importantes consideraciones financieras queconsideraba su deber exponer posteriormente. Hubo una pausa al oír esta temible

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (12)

Esa Horrenda Fortaleza

12

declaración, hasta que gradualmente, uno tras otro, los outsiders, los “obstruccionistas”,los no incluidos en el Elemento Progresivo, empezaron a intervenir en el debate. Lamayoría se resistía a creer que una reparación de menor importancia que la construcciónde un muro nuevo pudiese no ser suficiente. El Elemento Progresivo los dejó hablardurante unos diez minutos. Parecía de nuevo que lord Feverstone estuviese capitaneandolos outsiders. Quería saber si era posible que el Tesorero y el Comité de Conservación nopodían realmente hallar alternativa entre la construcción de un nuevo muro y permitir queel Bosque de Bragdon se convirtiese en unos terrenos comunales. Exigió una respuesta.Algunos de los outsiders empezaron incluso a creer que era demasiado severo para conel Tesorero. Finalmente, éste dijo con voz apagada que había estudiado de formapuramente teórica algunas posibles alternativas. “Un vallado de alambre espinoso...”, dijo,pero el resto fue ahogado por un rugido de desaprobación, durante el cual se oyó al viejocanónigo Jewel decir que antes quisiera ver caer al suelo el último árbol del Bosque queverlos metidos en una jaula de alambre de espino. Finalmente, el asunto fue aplazadopara ser tomado en consideración en la próxima junta.

El punto siguiente fue uno de aquellos que la mayoría de los Miembros eran incapacesde entender. Implicaba la recapitulación (por parte de Curry) de una largacorrespondencia entre el Colegio y el Senado de la Universidad acerca de la propuestaincorporación del I.N.E.C. a la Universidad de Edgestow. Las palabras “obligados a”fueron repetidas durante todo el debate que siguió. “Al parecer —dijo Watson—, noshemos dado en prenda como Colegio para el más amplio apoyo posible del nuevoInstituto.” Feverstone dijo: “Al parecer, nos hemos ligado de manos y pies para dar a laUniversidad carte blanche.” Lo que todo esto realmente significaba jamás fue vistoclaramente por parte de los outsiders. Recordaban haber luchado con ahínco durante laanterior reunión contra el I.N.E.C. y su obra, y haber sido batidos; pero todos losesfuerzos por descubrir qué importancia había tenido su derrota, a pesar de haber sidocontestado claramente por Curry, sólo sirvieron para enmarañarlos más en losimpenetrables vericuetos de la constitución universitaria y los todavía más obscurosmisterios de las relaciones entre la Universidad y el Colegio. El resultado de la contiendalos dejó bajo la impresión de que el honor del Colegio estaba ahora ligado alestablecimiento del I.N.E.C. en Edgestow.

Durante la discusión de este punto, la atención de más de un Miembro fue atraída porla idea del almuerzo, y el interés divagó un poco. Pero cuando Curry se levantó a la unamenos cinco para tratar del punto 3, la atención se recrudeció vivamente. El punto erallamado “Rectificación de una anomalía en los estipendios de los Miembros jóvenes”. Noquisiera decir aquí lo que la mayoría de los Miembros jóvenes cobraban en aquel tiempo,pero creo que difícilmente cubría los gastos de residencia en el Colegio, que eraobligatoria. Studdock, que apenas acababa de salir de esta categoría, sintió gran simpatíapor ellos. Comprendió la expresión de sus rostros. La Rectificación, si era aprobada,significaba para ellos ropas y vacaciones, y carne para el almuerzo y la posibilidad decomprar la mitad, en lugar de una quinta parte, de los libros que necesitaban. Todas lasmiradas estaban fijas en el Tesorero cuando se levantó para contestar a Curry. Dijo queesperaba que nadie se imaginaría que podía aprobar la anomalía que en 1910 habíaexcluido la clase más baja de los Miembros de las nuevas cláusulas del párrafo 18 delEstatuto 17. Tenía la seguridad de que todos los presentes tenían el deseo de verlorectificado; que era su deber, como Tesorero, hacer ver que aquella era la segundaproposición en la mañana que implicaba un gasto de importancia. Sólo podía decir a esterespecto, como había dicho cuando la anterior proposición, que le era imposible aislarlodel problema de conjunto referente a la situación financiera actual del Colegio, queesperaba exponerles durante el transcurso de aquella tarde. Muchas más cosas fuerondichas, pero nadie dio respuesta al Tesorero, el asunto fue pospuesto y cuando, a las dosmenos cuarto, los Miembros salieron en tropel de la Sala para ir a almorzar, hambrientos,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (13)

C. S. Lewis

13

con dolor de cabeza y anhelantes de tabaco, cada uno de los Miembros jóvenes tenía ensu mente la idea fija de que el nuevo muro para el Bosque y el aumento de su propioestipendio eran dos cosas estrictamente alternativas. “Este maldito Bosque nos ha salidoal paso toda la mañana”, dijo uno de ellos. “No hemos salido todavía de él”, contestó otro.

En este estado de ánimo, el Colegio se reunió de nuevo en la Sala después delalmuerzo para estudiar las finanzas. Busby, el Tesorero, fue naturalmente el principalorador. Hacía mucho calor en la Sala durante aquella tarde soleada; y el suave tono de laexplicación del Tesorero, junto al brillo de su blanca y extraordinariamente perfectadentadura resaltando sobre la barba, creó una especie de poder hipnótico. Los Miembrosde los Colegios no siempre encuentran los asuntos financieros fáciles de entender; si leshubiese sido fácil no hubieran pertenecido seguramente a la especie que suelenpertenecer los Miembros de los Colegios de Inglaterra. Dedujeron que la situación eramala, muy mala. Algunos de los más jóvenes e inexpertos dejaron ya de pensar si se lesaumentaría el estipendio o se construiría el nuevo muro, para preguntarse si el Colegiopodría todavía seguir funcionando. Los tiempos, como dijo el Tesorero, eranextraordinariamente difíciles. Los Miembros más antiguos habían oído tantas veces y tana menudo las mismas palabras en boca de otros Tesoreros, que estaban menospreocupados. No quiero decir ni un solo momento que el Tesorero de Bracton tratase depresentar la situación de una manera equívoca. Son muy raras las veces que los asuntosde una gran corporación, indefinidamente consagrada al avance del saber, puede serconsiderada, de una forma ambigua, satisfactoria. La exposición fue excelente. Cadafrase fue un modelo de claridad; y si sus oyentes encontraron el resumen de suexposición menos claro que cada una de sus partes, pudo ser enteramente culpa suya.Algunas reducciones e inversiones sin importancia que propuso fueron unánimementeaprobadas, y el Colegio, satisfecho, aplazó la sesión para después del té. Studdock llamópor teléfono a Jane y le dijo que no iría a cenar a casa. Eran ya las seis de la tardecuando todas las líneas convergentes del pensamiento y del sentir, excitadas por losanteriores temas, se concentraron en la cuestión de la venta del Bosque de Bragdon. Nofue llamada “la venta del Bosque de Bragdon”. El Tesorero empleó la expresión “venta delárea teñida de rojo en el plano, que, con la venia del Rector, haré pasar ahora alrededorde la mesa”. Hizo observar lealmente que esto implicaba la pérdida de una parte delBosque. En realidad, la propuesta edificación del I.N.E.C. dejaba todavía al Colegio unabanda de unos dieciséis pies de anchura a lo largo de la mitad más lejana del lado sur,pero no podía haber engaño, porque los Miembros tenían delante de los ojos el planopara examinarlo atentamente. Era un plano en pequeña escala y quizá no muycuidadosamente trazado, hecho únicamente con el propósito de dar una idea del asunto.En contestación a las preguntas, tuvo que admitir que, desgraciadamente —oafortunadamente—, el Pozo se encontraba en el área solicitada por el I.N.E.C.5 Losderechos de acceso del Colegio serían, desde luego, garantizados; y el Pozo y elpavimento serían conservados por el Instituto de forma que diesen satisfacción a todoslos arqueólogos del mundo. Se abstuvo de dar consejo alguno y se limitó a mencionar lasorprendente cifra que el I.N.E.C. ofrecía por la compra. Después de esto, la reunión seanimó. Las ventajas de la venta fueron apareciendo por si solas como frutos maduros quecaen en la mano uno después de otro. Resolvía el problema del muro; resolvía elproblema de conservar los monumentos antiguos; resolvía el problema financiero; parecíaresolver también el problema de los estipendios de los Miembros jóvenes. Parecíaademás que el I.N.E.C. consideraba que aquel era el único sitio posible en Edgestow; sipor alguna razón Bracton no se decidía a vender, el plan propuesto al Colegio seríallevado a Cambridge. Se consiguió incluso arrancarle al Tesorero, después de mucho 5 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “la I.N.E.C.” en lugar de “el I.N.E.C.”(Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (14)

Esa Horrenda Fortaleza

14

preguntar, la confesión de que sabía que Cambridge tenía grandes deseos de vender.Los “duros de pelar” que se hallaban presentes, para quienes el Bosque de Bragdon

era casi el elemento básico de su vida, podían difícilmente darse cuenta de lo que ocurría.Cuando consiguieron hablar, sus voces produjeron una nota discordante en medio deljúbilo general. Maniobrando hábilmente, fueron puestos al lado de los que querían ver aBragdon rodeado de alambre de espino. Cuando finalmente el viejo Jewel, ciego,tembloroso y casi sollozando, se puso en pie, su voz era apenas audible. Todos sevolvieron para mirarlo, y algunos para admirar su rostro límpido y un poco infantil y sucabello blanco que era cada vez más visible a medida que la gran sala iba obscureciendo.Pero sólo los que estaban cerca de él pudieron oír lo que dijo. En aquel momento, lordFeverstone se puso en pie de un salto, cruzó los brazos y, mirando fijamente al anciano,dijo con voz clara y sonora:

Si el canónigo Jewel desea que no oigamos su voz, creo que le es más fácilconseguirlo con el silencio.

Jewel era ya viejo cuando la primera guerra, en aquellos tiempos en que los ancianoseran tratados con respeto, y no había conseguido acostumbrarse nunca al mundomoderno. Miró fijamente en dirección a Feverstone. Durante un momento permaneció deaquella forma, con la cabeza inclinada hacia adelante, creyendo todo el mundo que iba acontestar. Después, súbitamente, abrió los brazos con un ademán de desesperación,retrocedió y comenzó laboriosamente a buscar su silla.

La moción fue aprobada.

V

Después de salir de casa aquella mañana, Jane fue también a Edgestow y compró unsombrero. Algunas veces había expresado su desprecio por las mujeres que compransombreros, como los hombres beben, como un estimulante y un consuelo. No se leocurrió pensar que era lo que estaba haciendo en aquella ocasión. Le gustaba usarsiempre ropas severas y de colores que fuesen al mismo tiempo serios y bonitos; ropasque dijesen claramente a todo el mundo que era una mujer inteligente y no una niña pera,y a causa de esta preferencia no se había dado nunca cuéntale que le interesase el vestir.Quedó, por consiguiente, un poco contrariada cuando Mrs. Dimble la encontró saliendo dela casa Sparrow y le dijo:

—¡Hola, querida! ¿Ha comprado usted un sombrero? Venga a almorzar a casa y nos loenseñará. Justamente, Cecil tiene el coche allí, detrás de la esquina.

Cecil Dimble, Miembro de Northumberland, fue tutor de Jane durante sus últimos añosde estudiante, y Mrs. Dimble había sido una especie de tía universal para todas lasmuchachas de aquel curso. Un afecto hacia las discípulas del marido no es, quizá, tancomún como sería de desear entre las esposas de los profesores; pero mistress Dimblequería a todos los discípulos de ambos sexos de su marido, y la casa Dimble, situada enel extremo más lejano del río, era un salón bullicioso durante todo el curso. Sentíapreferencia por Jane, con ese afecto que una mujer un poco infantil, de buen humor ybuen carácter experimenta por una muchacha bonita a la que tiene por ligeramenteextravagante. Durante el último año, Jane perdió de vista a los Dimble, y se sentíaculpable de ello. Aceptó la invitación a almorzar.

Cruzaron el puente en dirección al norte de Bracton, después siguieron hacia el sur, alo largo de la orilla del Wynd: pasaron delante de algunas casitas aisladas, doblaron a laizquierda, hacia la iglesia normanda, bajaron por la recta carretera flanqueada a un ladopor álamos y al otro por el muro del Bosque de Bragdon, y finalmente llegaron a la puertaprincipal de la casa los Dimble.

—¡Qué bonito es todo esto! —exclamó Jane sinceramente, saltando del coche, al ver elbello jardín de los Dimble.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (15)

C. S. Lewis

15

—Entonces será mejor que se fije usted bien —dijo el doctor Dimble.—¿Qué quiere usted decir? —preguntó Jane.—¿No se lo has dicho? —preguntó el doctor Dimble a su mujer.—Todavía no he abierto la boca —repuso mistress Dimble—. Por otra parte, su marido

es uno de los villanos de la comedia. Espero que lo sepa.—No tengo la menor idea de lo que están ustedes hablando —dijo Jane.—Su Colegio se está poniendo tan pesado, querida... Nos echan de aquí. No quieren

renovar el contrato.—¡Oh, mistress Dimble! —exclamó Jane—. No sabía siquiera que fuese propiedad de

Bracton.—¡Ahí lo tiene usted! —dijo mistress Dimble—. La mitad del mundo ignora cómo vive la

otra mitad. He estado siempre convencida de que utilizaba usted toda su influencia sobremister Studdock para salvarnos, cuando en realidad...

—Mark no me habla nunca de los asuntos del Colegio.—Así hacen los buenos maridos —dijo el doctor Dimble—. Por lo menos sobre los

asuntos de los colegios de los demás. Por esto Margaret sabe cuanto hace referencia aBracton y nada respecto a Northumberland. ¿Viene alguien a almorzar?

Dimble suponía que Bracton tenía intención de vender el Bosque y todo lo que poseía aaquel lado del río. Toda aquella región le parecía ahora más paradisíaca que cuandohabía ido, veinticinco años antes, a vivir a ella, y sus sentimientos eran demasiadoprofundos para querer hablar de ello delante de la esposa de un Miembro de Bracton.

—Tendrás que esperar para almorzar a que haya visto el sombrero nuevo de Jane —dijo la vieja Dimble, llevando a Jane hacia las escaleras. Siguieron diez minutos deconversación estrictamente femenina, en el viejo sentido de la palabra. Jane, aúnconservando cierto aspecto de superioridad, lo encontró indeciblemente reconfortante; y apesar de que mistress Dimble no tenía verdaderamente mucho gusto en cuestiones devestir, no podía negarse que una pequeña modificación que propuso al nuevo sombrerofue verdaderamente acertada. Cuando Jane se lo ponía nuevamente, mistress Dimblepreguntó de pronto:

—¿Le pasa a usted algo, querida?—¿Pasarme algo? —dijo Jane—. ¿Por qué? ¿Qué quiere usted que me pase?—No parece usted la misma.—Pues estoy perfectamente —repuso Jane con voz fuerte. Y pensó: “Se muere de

ganas de saber si voy a tener un hijo. Estas mujeres son siempre las mismas.”—¿La molesta a usted que la besen? —preguntó inesperadamente Dimble.“¿Si me molesta que me besen? —pensó Jane—. Esta es verdaderamente la cuestión.

¿Me molesta que me besen? Esperemos que no, por respeto a las mujeres...” Habíapensado contestar: “De ninguna manera”, pero inexplicablemente, y con gran contrariedadpor su parte, se echó a llorar. Durante un momento, mistress Dimble se convirtió a susojos en una persona mayor, tal como habían sido las personas mayores cuando ella erauna chiquilla; unos objetos grandes, cálidos, blandos, hacia los que una corría con lasrodillas arañadas o una muñeca rota. Cuando pensaba en su infancia, Jane recordabageneralmente aquellas ocasiones en las cuales el abrazo de la madre o la niñera habíasido desagradable y repulsivo como una ofensa a su propia madurez: ahora, de momento,volvía a aquellos olvidados si bien frecuentes tiempos en que el miedo o la angustia lallevaban a una sumisión y en la sumisión hallaba el consuelo. No detestar ser mimada yacariciada era contrario a su teoría general de la vida; y, no obstante, antes de volver abajar le había confesado a mistress Dimble que no esperaba ningún hijo, pero que sesentía un poco deprimida a causa de estar muchas horas sola y haber tenido unapesadilla.

Durante el almuerzo, el doctor habló de la leyenda del rey Artús.—Es realmente maravilloso —dijo— cómo el conjunto de los hechos se encadenan

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (16)

Esa Horrenda Fortaleza

16

unos a otros incluso en la última versión de Malory. ¿Se han fijado cómo hay dos tipos depersonajes? En el centro tenemos a la reina Ginebra y a Lanzarote, gente toda ellacortesana y de carácter nada británico. Pero después, en el fondo (del otro de Artús pordecirlo así), está toda aquella gente sombría como Morgan y Morgawse, que soncompletamente británicos y generalmente más o menos hostiles, a pesar de ser parientesentre sí. Y todo mezclado con la magia. Recuerde aquella maravillosa frase que dicecómo la reina Morgan “prendió fuego a toda la región con damas que eran encantadoras”.Merlín también, desde luego, es inglés, pero no hostil. ¿No creen ustedes que pareceverdaderamente un retrato de Inglaterra tal como debió de ser la víspera de la invasión?

—¿Qué quiere usted decir, doctor Dimble? —preguntó Jane.—¿No debía haber aquí una parte de la sociedad que era puramente romana? Gente

que debía de usar togas y hablaba un latín céltico, algo que para nosotros se pareceríamucho al español; y completamente cristiano. Pero más arriba del país, muy lejos, en loslugares apartados, aislados por los bosques, debieron de existir pequeñas cortesgobernadas por verdaderos reyezuelos británicos, que debían de hablar una especie degalés y practicaban cierta parte de la religión druídica.

—¿Y cuál de ellos sería Artús? —preguntó Jane. Era una tontería que su corazónhubiese dejado de latir al oír las palabras “se parecería mucho al español”.

—Esta es precisamente la cuestión —dijo el doctor Dimble—. Es posible imaginarse aun hombre del tipo británico, pero también a un cristiano y un aguerrido general con latécnica romana, tratando de llevar adelante a toda la sociedad y casi consiguiéndolo.Debió de haber celos por parte de su familia británica, y la sección romanizada (losLanzarotes y los Lionel) mirarían con desprecio a los bretones. Por esto Kay es siemprerepresentado como un patán; forma parte del esfuerzo nativo. Y siempre esta atracciónhacia atrás, esta especie de vuelta al druidismo.

—¿Y dónde estaría Merlín?—Sí, esta es realmente la figura interesante. ¿Fracasó todo porque él murió tan

pronto? ¿No le ha parecido nunca raro pensar en la extraña figura de Merlín? No es malo,y, no obstante, es un mago. Es evidentemente un druida, y, sin embargo, sabe cuantohace referencia al Graal. Es el “hijo del diablo”, pero entonces viene Layamon a decirnosque el ser que procreó a Merlín podía perfectamente no ser malo. Recuerda: “Vivían en elcielo diferentes especies de seres. Algunos de ellos eran buenos y otros practicaban elmal.”

—Es verdaderamente intrigante. No había pensado nunca en ello.—A menudo me he preguntado —dijo el doctor Dimble— si Merlín no representa el

último vestigio de algo que la tradición posterior ha olvidado completamente, algo queresultó imposible cuando la única gente que estaba en contacto con lo sobrenatural fuesiempre blanca o negra, sacerdote o brujo.

—Es una idea horrenda —dijo mistress Dimble, que observaba que Jane parecíapreocupada—. En todo caso, Merlín existió hace mucho tiempo, si es que existió algunavez, y está muerto y enterrado en seguridad bajo el Pozo de Bragdon, como sabemosmuy bien.

—Enterrado, pero no muerto, según la tradición —corrigió el doctor Dimble.—¡Oh! —exclamó Jane involuntariamente, mientras el doctor seguía reflexionando en

voz alta.—Me pregunto qué encontrarán si empiezan a excavar en este lugar para los

fundamentos del I.N.E.C.6 —dijo.—Primero barro y después agua —repuso mistress Dimble—. Por esto no pueden

verdaderamente edificar allí. 6 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “de la I.N.E.C.” en lugar de “del I.N.E.C.”(Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (17)

C. S. Lewis

17

—Eso crees tú —dijo su marido—. Si es así, ¿por qué quieren venir aquí? No esprobable que un co*ckney7 como Jules se deje influir por ninguna fantasía poética delmanto de Merlín cayendo sobre él.

—El manto de Merlín... Es verdad... —dijo mistress Dimble.—Sí —dijo el doctor—. Es una idea singular. Me parece que a alguno de sus fieles le

gustaría recuperar ese manto. Pero si son o no capaces de ello, ya es otro asunto. Nocreo que les gustase que el viejo Merlín volviese a la vida llevándolo todavía.

—Esta chica va a desmayarse —dijo súbitamente mistress Dimble levantándose.—¿Qué es eso? ¿Qué le pasa? —preguntó el doctor Dimble mirando con asombro el

rostro de Jane—. ¿Hace demasiado calor en la habitación?—¡Oh, no! Es ridículo... —dijo Jane.—Vámonos al salón —dijo el doctor—. Venga. Deme el brazo.Un poco después, sentada en el salón al lado de una ventana abierta que daba al

jardín, cubierto ya de hojas amarillas, Jane trató de excusar su absurdo comportamientocontando la historia de su sueño.

—Creo que me he dejado impresionar espantosamente —dijo—. Pueden ustedesempezar a hacerme un psicoanálisis, si quieren.

Por la expresión del rostro del doctor Dimble, Jane podía conjeturar que el relato de susueño le había impresionado profundamente.

—¡Qué cosa más extraordinaria!... ¡Muy extraordinaria...! —iba diciendo—. Doscabezas. Y una de ellas la de Alcasan. ¿No será una falsa ilusión?

—No, Cecil —dijo mistress Dimble.—¿Creen ustedes que debería hacerme examinar? —preguntó Jane.—¿Examinar? —dijo el doctor Dimble mirándola como si no la hubiese comprendido—.

¡Ah!, ya veo... ¿Se refiere usted a ir a ver a Brizeacre o a alguno de sus colegas? —Janese daba cuenta de que su pregunta lo había llevado a otro orden de ideas e incluso que elproblema de su salud había sido dejado de lado. El relato de su sueño había suscitadootro problema, si bien no podía imaginar cuál podía ser.

El doctor Dimble miró a través de la ventana.Aquí está mi discípulo más negado tocando el timbre —dijo—. Tengo que ir al

despacho a escuchar un estudio sobre Swift que empieza: “Swift nació...” Y, tendré quetratar de fijar mi atención en él, además, lo cual no va a ser cosa fácil. —Se levantó ypermaneció un momento de pie, apoyando las manos en los hombros de Jane—.Escúcheme —dijo—. No quiero darle ningún consejo, pero si decide usted ir a consultar aalguien respecto a este sueño, quisiera que fuese usted primero a ver a alguien cuyadirección le daremos Margery o yo.

—¿No cree usted en mister Brizeacre? —preguntó Jane.—No puedo explicárselo ahora. Es demasiado complicado —dijo el doctor Dimble—.

Trate de no preocuparse. Pero si va usted, díganoslo primero. Adiós...Casi inmediatamente después de que salió llegaron otras visitas, de manera que no

hubo oportunidad de seguir la conversación entre Jane y su huésped. Jane se marchómedia hora más tarde y se dirigió a su casa, no por la carretera de los álamos, sino por elsendero que cruzaba los terrenos comunales; pasó por donde estaban los asnos y losgansos, teniendo las torres y las agujas de las iglesias de Edgestow a su izquierda y elviejo molino de viento a su derecha, recortándose en el horizonte.

Dos - Cena con el Subdirector

I 7 Nacido en los barrios bajos de Londres. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (18)

Esa Horrenda Fortaleza

18

—¡ESTO es un golpe fuerte! —dijo Curry de pie ante la chimenea, en sus magníficashabitaciones que dominaban Newton. Eran las mejor situadas del colegio.

—¿Algo de N.O.? —dijo James Busby. Él, lord Feverstone y Mark estaban tomandounas copas de oporto antes de cenar con Curry. N.O., iniciales de Non Olet, era elsobrenombre de Charles Place, el Rector de Bracton. Su elección para este puesto, haríaunos quince años, había sido uno de los primeros triunfos del Elemento Progresivo. Afuerza de decir que el Colegio necesitaba “sangre nueva” y que debía ser sacado de sus“cauces académicos”, habían conseguido llevar allí a un viejo funcionario civil, queciertamente no había sido contaminado jamás de debilidad académica desde que salió desu obscuro colegio de Cambridge durante el siglo pasado, pero que había escrito unmonumental reportaje sobre la Salubridad Nacional. El tema lo había recomendadoeficazmente al Elemento Progresivo. Lo consideraban como una bofetada a los dilettanti ya los “duros de pelar”, que contestaron bautizando al nuevo Rector con el nombre de NonOlet. Pero, paulatinamente, incluso los que apoyaban a Place adoptaron el sobrenombre.Porque Place no había respondido a sus esperanzas, habiendo resultado ser undispéptico aficionado a la filatelia, cuya voz se oía tan raramente que algunos de losMiembros jóvenes ignoraban el sonido que tenía.

—Sí, ¡maldito sea! —dijo Curry—. Quiere verme después de cenar para un asunto desuma importancia.

—Esto quiere decir —dijo el Tesorero— que Jewel y Compañía han ido a verlo yquieren encontrar alguna manera de echar atrás todo este asunto.

—Esto me tiene sin cuidado —repuso Curry—. ¿Cómo quiere volver atrás de unacuerdo? No es eso. Pero es suficiente para estropearme la noche.

—Pero la nuestra, no —dijo Feverstone—. No olvide dejarnos su botella de coñacantes de marcharse.

—¡Jewel! ¡Válgame Dios! —exclamó Busby, enterrando la mano izquierda en la barba.—Me dio mucha pena el viejo Jewel —dijo Mark. Tenía sus razones de diversa índole

para decir esto. Para hacerle justicia, hay que decir que la inesperada y aparentementeinnecesaria brutalidad de Feverstone con el anciano le había dolido mucho. Y, además, laidea de su deuda con Feverstone en la cuestión de su nombramiento lo habíaatormentado todo el día. ¿Quién era aquel Feverstone? Pero, paradójicamente, auncuanto sentía que había llegado el momento de afirmar su propia independencia ydemostrar que su asentimiento a todos los métodos del Elemento Progresivo no debía serdado por descontado, creía también que una cierta independencia lo elevaría a una másalta posición en el seno de este mismo Elemento. Si la idea “Feverstone tendrá más altaopinión de ti si le muestras los dientes” se le hubiese ocurrido, probablemente la habríadesechado como servil; pero no se le ocurrió.

—¿Le dio pena Jewel? —dijo Curry dando media vuelta—. No diría usted eso sisupiera cómo era en sus primeros tiempos.

—Estoy de acuerdo con usted —dijo Feverstone dirigiéndose a Mark—, pero en estecaso tomo el punto de vista de Clausewitz. La guerra total es la más humana, al final. Lohe hecho callar en el acto. Ahora que le ha pasado la impresión, está muy contentoporque le he confirmado plenamente lo que lleva cuarenta años diciendo respecto a lageneración joven. ¿Qué alternativa había? ¿Dejarlo que siguiese hablando hasta llegar aun ataque de tos o de corazón y causarle además el desengaño de ver que era tratadocortésmente?

—Es un punto de vista, desde luego —dijo Mark.—¡Maldita sea! —prosiguió Feverstone—. A nadie le gusta que le quiten sus reservas.

¿Qué haría nuestro pobre Curry si los “duros de pelar” decidían un día no suscitar másobjeciones? Otelo se quedaría sin ocupación.

—La cena está servida, señores —dijo el sirviente de Curry.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (19)

C. S. Lewis

19

—Todo esto es muy desagradable, Dick —dijo Curry mientras se sentaban—. No haynada que me gustase tanto como poder ver el final de estos obstruccionistas y “duros depelar” y poder seguir adelante con mi trabajo. No vas a suponer que me gusta tener quepasarme el tiempo tratando de abrirme paso, ¿verdad?

Mark observó que su huésped se sentía un poco zaherido por la pulla de lordFeverstone. Este lanzó una risa viril y contagiosa. Mark tuvo la sensación de queempezaba a gustarle.

—¿Y el trabajo es...? —dijo Feverstone, no exactamente mirando, y menos aúnguiñando el ojo a Mark, pero dándole a entender que había algo tras la broma.

—Pues... creo que algunos de nosotros tenemos nuestro trabajo indicado... —contestóCurry, bajando la voz para darle un tono más serio, de la misma manera que la gente bajala voz para hablar de temas médicos o religiosos.

—No sabía que fuese usted una persona de esa clase —dijo Feverstone.—Esto es lo peor de todo el sistema —dijo Curry—. En un sitio como este, o hay que

contentarse con ver cómo todo se hace pedazos (es decir, cómo todo se estanca), osacrificar la carrera docente a toda esta infernal política de colegio. Uno de estos días lomandaré todo a paseo y me consagraré a mi libro. Todo depende de esto. Ya lo sabe,Feverstone. Unas buenas vacaciones, y creo que podré terminarlo.

Mark, que nunca hasta entonces había visto a Curry mordido por otro, empezaba adivertirse.

—Comprendo —dijo Feverstone—. A fin de poder llevar adelante el Colegio comocentro cultural, los mejores cerebros que pertenecen a él deben abandonar todo lo quesea cultura.

—¡Exactamente! —dijo Curry—. Eso es precisamente... —Y se detuvo, dudando siseria tomado en serio.

Feverstone lanzó una carcajada. El Tesorero, que hasta entonces sólo se habíaocupado de comer, se enjugó la barba cuidadosamente y dijo:

—Todo esto está muy bien en teoría, pero creo que Curry tiene toda la razón.Supongamos que dimite su cargo de subdirector y se retira a su celda. Puede darnos atodos un libro magnífico sobre cuestiones económicas...

—¿Económicas? —preguntó Feverstone arqueando las cejas.—Da la casualidad de que soy historiador militar, James —dijo Curry. Se sentía a

menudo molesto por la dificultad que sus colegas experimentaban en recordar cuál era larama del saber que había elegido.

—Eso quería decir, historia militar, desde luego —dijo Busby—. Como decía, pues, nospuede dar un libro sensacional sobre historia militar. Pero dentro de veinte años habrásido substituido, mientras el trabajo que realiza actualmente por el Colegio perdurarádurante siglos. Aquí el asunto es traer el I.N.E.C. a Edgestow. ¿Qué le parece a ustedesto, Feverstone? No hablo únicamente desde el punto de vista económico, si bien comoTesorero tiene para mí una importancia primordial. Pero piensen en una nueva vida, en eldespertar de una nueva visión, en el acicate de dormidos impulsos. ¿Podría un librocualquiera sobre economía...?

—Historia militar —dijo Feverstone gentilmente, pero sin que Busby hiciese esta vezcaso de su interrupción.

—¿Podría un libro cualquiera sobre economía ser comparado con una cosa comoésta? —prosiguió—. Yo lo considero el más grande triunfo del idealismo práctico que estesiglo ha visto.

El buen vino comenzaba a surtir su efecto. Todos conocemos el tipo de clérigo quetiende a olvidar su indumentaria clerical después del tercer vaso; pero la costumbre deBusby era a la inversa. Era después del tercer vaso cuando comenzaba a recordar suindumentaria. Mientras el vino y la luz de las velas iban soltando su lengua, el clérigo queaun latía en él después de treinta años de apostasía empezaba a despertarse con una

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (20)

Esa Horrenda Fortaleza

20

especie de galvánica y extraña vida.—Como saben ustedes, amigos míos —dijo—, no tengo pretensiones ortodoxas. Pero

si la religión hay que entenderla en su sentido más profundo, no tengo inconveniente endeclarar que Curry, al traer el I.N.E.C. a Edgestow, ha hecho más por ella en un año queJewel en toda su vida.

—Bien —dijo Curry modestamente—, eso es precisamente una de las cosas queesperaba. No podría expresarme como usted lo ha hecho, James...

—No, no —dijo el Tesorero—, desde luego. Cada uno de nosotros tenemos diferenteslenguajes; pero, en el fondo, todos queremos decir lo mismo.

—¿Ha averiguado alguien —preguntó Feverstone— qué es exactamente el I.N.E.C. yqué pretende hacer?

Curry lo miró con expresión sorprendida.—Me parece extraño que pregunte usted eso, Dick —dijo—. Creí que estaba metido

también en ello...—¿No cree que es un poco ingenuo —dijo Feverstone— suponer que el hecho de estar

metido en una cosa implica el conocimiento exacto de su programa oficial?—¡Oh! En fin, si se refiere a los detalles... —dijo Curry y se detuvo.—Desde luego, Feverstone —dijo Busby—, hace usted un gran misterio de nada. Yo

creía que los propósitos del I.N.E.C. eran muy claros. Es el primer intento de tomar enserio la ciencia aplicada desde el punto de vista nacional. La diferencia en escala entreesto y todo lo que se ha hecho hasta ahora representa una diferencia de especie. ¡Sólolos edificios, sólo los aparatos! Piense en lo que ha hecho ya por la industria. Piense encómo movilizará todos los talentos del país; y no sólo los talentos científicos en su sentidomás estrecho. ¡Quince directores de departamento con quince mil libras anuales cadauno! ¡Con su servicio legal autónomo! ¡Y su policía, me han dicho! ¡Un personalpermanente de arquitectos, geómetras, ingenieros! ¡Es estupendo!

—Carreras para nuestros hijos —dijo Feverstone—. Ya comprendo...—¿Qué quiere decir, lord Feverstone? —preguntó Busby, dejando su vaso.—¡Por Dios! —exclamó Feverstone con la risa en los labios—. ¡Qué tontería! Había

olvidado que tiene usted familia, James.—Estoy de acuerdo con James —dijo Curry, que había estado esperando con cierta

impaciencia poder hablar—. El I.N.E.C. marca el comienzo de una nueva era, la eraverdaderamente científica. Hasta ahora todo ha sido fortuito. Esto va a colocar la cienciamisma sobre una base científica. Habrá cuarenta comités entrelazados que se reuniráncada día, y tienen un maravilloso dispositivo (me enseñaron el modelo la última vez queestuve en Londres) mediante el cual los descubrimientos de cada comité quedanimpresos por sí mismos en su pequeño compartimiento de la Tabla de Avisos Analíticoscada media hora. Después, la memoria llega automáticamente a su posición normal,donde es conectada por medio de pequeñas flechas con las partes principales de lasdemás memorias. Una mirada a la tablilla muestra la política de todo el Instituto tomandoforma bajo sus propios ojos. Habrá un personal de veinte técnicos por lo menos en lo altodel edificio, trabajando en esa Tabla de Avisos en una habitación parecida a las de controldel Tubo. Es un dispositivo maravilloso. Las diferentes clases de asuntos aparecen en latablilla en luces de colores diferentes. Debe de haber costado un millón. Lo llaman elPragmatómetro.

—Aquí —dijo Busby— se ve de nuevo lo que el Instituto hace ya por el país. ElPragmatómetro será una gran cosa. Centenares de personas se ocuparán de él. Ydespués resultará que esa Tabla de Avisos Analíticos estará pasada de moda antes deque el edificio esté terminado.

—Sí, señor —dijo Feverstone—. El mismo N.O. me ha dicho esta mañana que lainstalación sanitaria del Instituto será una cosa nunca vista.

—Así es —repuso Busby secamente—. No sé por qué tenemos que quitarle

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (21)

C. S. Lewis

21

importancia.—¿Y qué piensa usted de todo esto, Studdock? —preguntó Feverstone.—Creo —dijo Mark— que James ha tocado el punto más importante cuando ha dicho

que tendría su propio personal legal y su policía. No doy un real por los Pragmatómetros yla instalación sanitaria de luxe. Lo importante es que esta vez vamos a tener la cienciaaplicada a los problemas sociales y apoyada por todas las fuerzas del Estado, de lamisma forma que la guerra ha sido apoyada por todas las fuerzas del Estado en elpasado. Hay la esperanza, desde luego, de que descubrirá algo más de lo que descubrióla ciencia libre; pero lo cierto es que puede hacer más.

—¡Maldita sea! —exclamó Curry mirando su reloj—. Tendré que marcharme a ver aN.O. Si quieren ustedes un poco de coñac cuando hayan terminado el vino, está en elarmario. Encontrarán copas en la estantería. Volveré en cuanto pueda. No se va usted,James, ¿verdad?

—Sí —dijo el Tesorero—. Me voy a la cama temprano. No quiero interrumpir sureunión. He estado casi todo el día de pie, ya lo sabe. Es una tontería aceptar ningúncargo en este Colegio. Es una ansiedad constante, una responsabilidad aplastante. ¡Ydespués se encuentra uno con gente que insinúa que todos esos parásitos de lainvestigación que no han metido nunca las narices en sus bibliotecas y laboratorios sonlos que trabajan realmente! Me gustaría ver a Glossop o a cualquiera de su bandaenfrentarse con el trabajo de un día como el que he tenido hoy. Curry, amigo mío, hatenido usted una vida fácil, si se ha dedicado a la economía.

—Ya le he dicho a usted antes... —comenzó Curry, pero el Tesorero, de pie ya, seinclinaba sobre lord Feverstone y le refería una historia divertida.

En cuanto los dos hombres hubieron salido de la habitación, lord Feverstonepermaneció algunos segundos contemplando fijamente a Mark con enigmática expresión.Después se echó a reír. La risa aumentó. Reclinó su cuerpo delgado y musculoso contrael respaldo y siguió riéndose intensamente. Su risa era contagiosa, y al poco rato Mark sereía también con él, con una risa sincera e infantil.

—Pragmatómetros..., retretes suntuosos..., idealismo práctico... —decía riendo lordFeverstone.

Fue un momento de extraordinaria liberación para Mark. Todo lo referente a Curry yBusby que hasta entonces no había observado, o, de haberlo observado, se habíadesvanecido ante su veneración por el Elemento Progresivo, acudía ahora a su mente. Sepreguntaba cómo había podido ser tan ciego respecto a la parte cómica de ellos.

—Es verdaderamente desesperante —dijo Feverstone cuando se serenó un poco—que la gente que tiene uno que emplear para poder hacer algo puedan decir tantastonterías en el momento en que se les pregunta por la cosa misma.

—Y, no obstante, son, en cierto modo, el cerebro de Bracton —dijo Mark.—¡Válgame Dios, no! Glossop y Bill el “Aguacero”, e incluso el viejo Jewel, tienen diez

veces más talento.—No sabía que tuviese usted este punto de vista.—Me parece que Glossop y los demás andan equivocados. Creo que su idea de la

cultura, del conocimiento y de todo lo demás es irreal. No creo que se adapte al mundo enque vivimos. Es una mera fantasía. Pero es una idea muy clara y la siguen de una maneraconsistente. Saben lo que quieren. Pero nuestros dos pobres amigos, a pesar de queestán persuadidos de tomar el buen tren e incluso de guiarlo, no tienen ni la menor nociónde hacia dónde los lleva ni por qué. Sudarán sangre por traer el I.N.E.C. a Edgestow; poresto son indispensables. Pero respecto a cuál es el punto de vista del I.N.E.C., a cuál esel punto de vista de algo... pregúnteles otra cosa, ¡Pragmatómetros! ¡Quincesubdirectores!

—En fin, quizá esté yo también en el mismo error.—En absoluto. Usted lo vio en seguida. Estoy seguro. He leído todo lo que ha escrito

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (22)

Esa Horrenda Fortaleza

22

usted desde que aspiró a su nombramiento. De esto es de lo que quería hablarle.Mark permaneció silencioso. La inquietante sensación de ser arrancado a un plano

secreto para ser llevado a otro, mezclado con el creciente efecto del excelente oporto deCurry, le impidió contestar.

—Quisiera que entrase usted en el Instituto —dijo Feverstone.—¿Quiere usted decir... abandonar Bracton?—No tiene nada de extraño. En todo caso, no creo que haya aquí nada que le interese.

Haremos Rector a Curry cuando N.O. se retire, y...—Hablan de nombrarlo a usted Rector.—¡Válgame Dios! —exclamó Feverstone mirándolo. Mark comprendió que, desde su

punto de vista, esta proposición era como ofrecerle el puesto de director de una escuelade niños idiotas, y dio gracias por no haber hecho esta observación en un tono quepudiese ser tomado demasiado en serio. Los dos se echaron a reír le nuevo—. Nombrarlea usted Rector —dijo Feverstone— sería desperdiciar sus cualidades. Es el cargo idealpara Curry. Lo hará muy bien. Se necesita un hombre a quien gusten estos asuntos y quetire de la cuerda en interés propio sin preguntar lo que hay detrás. Si llegase a serlo,empezaría por aportar sus propias..., bueno, supongo que le llaman “ideas”. Tal como es,basta con que le digamos que cree que Fulano o Mengano es el hombre que el Colegionecesita, y lo creerá. Y desde entonces no descansará hasta que Fulano o Menganoobtenga su nombramiento. Para eso es para lo que queremos el Colegio; como red dearrastre, como centro de reclutamiento.

—¿Un centro de reclutamiento para el I.N.E.C., quiere usted decir?—Sí, en primer lugar. Pero es sólo parte del plan general.—No estoy seguro de entender bien lo que quiere usted decir.—Lo entenderá usted pronto. La cuestión del hogar y todo lo demás, ya sabe usted...

Me parece muy digno del estilo de Curry decir que la humanidad está en una encrucijada.Pero de momento es la cuestión primordial; de qué lado está uno, si en el obscurantismoo en el orden. Parece realmente que tuviésemos ahora el poder de exhumarnos comoespecies de un período vacilante; controlar nuestro propio destino. Si la Ciencia gozarealmente de una libertad, puede ahora tomar en su mano a la raza humana yreacondicionarla8; hacer del hombre un animal verdaderamente eficiente. Si no la tiene...,estamos listos.

—Siga.—Hay tres problemas principales. Primero, el problema interplanetario.—¿Qué diablos quiere usted decir?—En fin..., no tiene en realidad importancia. No podemos hacer nada ahora a este

respecto. El único que podía hacer algo era Weston.—Murió en un bombardeo, ¿verdad?—Fue asesinado.—¿Asesinado?—Estoy seguro de ello, y tengo la vaga sospecha de quién fue el asesino.—¡Válgame Dios! ¿Y no se puede hacer algo?—No hay pruebas. El asesino es un respetable licenciado de Cambridge, corto de vista,

cojo y con una barba rubia. Forma parte de este Colegio.—¿Y por qué fue asesinado Weston?—Por estar de nuestro lado. El asesino es uno de nuestros enemigos.—No va usted a decir que lo asesinó por eso, ¿verdad?—Sí —repuso Feverstone colocando cuidadosamente su mano sobre la mesa—. Esta

es precisamente la cuestión. Oirá usted a gente como Curry o James hablando de guerra 8 Hay una posible errata en la edición en papel. El original dice “recondicionarla” en lugar de“reacondicionarla” (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (23)

C. S. Lewis

23

contra la reacción. Pero jamás les ha pasado por la cabeza que puede haber unaverdadera guerra con verdaderas bajas. Creen que la resistencia violenta del otro ladoterminó con la persecución de Galileo y todo lo demás. Pero no lo crea. Ahora es cuandoempieza en serio. Saben que por fin tenemos verdaderos y reales poderes, que lacuestión de lo que tiene que ser la humanidad será decidido en el plazo de sesenta años.Van a luchar pulgada a pulgada. No se detendrán ante nada.

—No pueden vencer —dijo Mark.—Así lo esperamos —repuso lord Feverstone—. No creo que puedan. Por eso tiene tal

trascendental importancia para cada uno de nosotros estar en el lado oportuno. Si tratausted de permanecer neutral será un mero peón.

—¡Oh!, no tengo la menor duda de dónde está mi sitio —dijo Mark—. Dejándolo todoaparte, la preservación de la raza humana es una obligación fundamental.

—En fin, personalmente —dijo Feverstone—, no pienso caer en ningún Busbysmoacerca de esto. Es un poco fantástico basar sus propias acciones en una supuestapreocupación de lo que va a ocurrir dentro de millones de años; y debe recordar que elotro lado proclamará también salvaguardar la raza humana. Si adoptan esta actitud,ambos principios pueden ser explicados psicoanalíticamente. El punto práctico es que ni austed ni a mí nos gusta ser simples peones, y en cambio nos place luchar...,especialmente en el partido victorioso.

—¿Y cuál es el primer paso práctico?—Si, esta es la verdadera cuestión. Como he dicho, el problema interplanetario tiene

que ser de momento dejado de lado. El segundo problema es el de nuestros rivales eneste planeta. No me refiero únicamente a los insectos y a las bacterias. Hay un exceso devida de toda especie en él, animal y vegetal. No lo hemos limpiado todavía. En primerlugar, no pudimos; después, tenemos escrúpulos estéticos y humanitarios; y, además, nohemos circundado todavía la cuestión del equilibrio de la Naturaleza. Hay que ocuparsede todo esto. El tercer problema es el hombre mismo.

—Siga usted. Esto me interesa mucho.—El hombre tiene que ocuparse del hombre. Esto quiere decir, recuerde, que algunos

hombres tienen que ocuparse del resto de los demás, lo cual es una razón para ponermanos a la obra lo más pronto posible. Usted y yo queremos ser los hombres quetomamos a los demás por nuestra cuenta, no de los que van por cuenta de los demás.Eso es.

—¿Qué le pasa ahora por la cabeza?—Cosas muy sencillas y naturales; en primer lugar, esterilización de los ineptos,

liquidación de las razas atrasadas (no queremos pesos muertos), selectividad de crianza.Después, verdadera educación, incluyendo la educación prenatal. Por verdaderaeducación me refiero a la que no tiene el contrasentido de “tómalo o déjalo”. Unaverdadera educación hace del sujeto infaliblemente lo que él quiere ser, cualquier cosaque él o sus padres intenten. Desde luego, al comienzo tiene que ser principalmentepsicológico. Pero al final llegaremos al acondicionamiento bioquímico y a la manipulacióndirecta del cerebro.

—¡Pero esto es estupendo, Feverstone!—Es la meta final. Un nuevo tipo de hombre; y la gente como usted es quien debe

empezar a hacerlo.—Ese es el inconveniente. No crea usted que es falsa modestia, pero no veo todavía

en qué forma puedo contribuir.—No, pero nosotros sí. Es usted precisamente lo que necesitamos; un sociólogo

experto con una visión radicalmente realista, sin temor a las responsabilidades. Y,además, un sociólogo capaz de escribir.

—¿No querrá usted que escriba todo esto?—No. Queremos que lo escriba usted disimulado. Sólo de momento, desde luego. Una

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (24)

Esa Horrenda Fortaleza

24

vez las cosas vayan adelante, no tendremos por qué preocuparnos del gran corazón delpúblico inglés. Haremos de su gran corazón lo que querremos que sea. Pero, entretanto,tiene gran importancia la forma en que se plantean las cosas. Por ejemplo, si fuese tansólo insinuado que el I.N.E.C. quiere poderes para hacer experimentos sobre criminales,tendríamos en el acto a toda la gente de edad de ambos sexos levantando los brazos yaullando en nombre de la humanidad; llámelo usted reeducación de lo mal ajustado, y lostendrá usted a todos radiantes de gozo al pensar que la era brutal del castigo retributivoha tocado por fin a su término. Es curioso; la palabra “experimento” es impopular, pero nola palabra “experimental”. No debe usted hacer experimentos sobre los chiquillos, pero síofrecerles a los pobrecitos una educación gratis en una escuela “experimental” afecta alI.N.E.C.

—¿No querrá usted decir que este lado... periodístico será mi principal trabajo?—No tiene nada que ver con el periodismo. Sus lectores, en primer lugar, serán los

miembros de la Cámara de los Comunes, no el público. Pero esto es sólo un aspecto dela cuestión. Y en cuanto al trabajo en sí, pues... es imposible decir en qué forma puededesarrollarse. Hablando con un hombre como usted no le expongo la cuestión económica.Empezará usted por un sueldo modesto; digamos mil quinientas libras al año.

—No pensaba en eso —dijo Mark, sonrojándose de emoción.—Desde luego —dijo Feverstone—. Tengo que prevenirlo. Aquí está el peligro.

Todavía no, quizá. Pero cuando las cosas empiecen realmente a marchar es muy posibleque esté en el programa el quitarlo de en medio, como al pobre Weston.

—No pensaba tampoco en eso —dijo Mark.—Escúcheme —continuó Feverstone—. Déjeme usted que le acompañe mañana a ver

a John Wither. Me dijo que le llevase a pasar el fin de semana si la cosa le interesaba austed. Allí conocerá usted a toda la gente importante y tendrá ocasión de decidir lo quequiera hacer.

—¿Cómo se ha metido Wither en esto? Creía que Jules era la cabeza del I.N.E.C. —Jules era un novelista distinguido y un divulgador científico cuyo nombre aparecía siempreante el público relacionado con el nuevo Instituto.

—¿Jules? ¡Si está chiflado! —dijo Feverstone—. No va usted a imaginar que ese peleletiene nada que ver con algo que vaya realmente adelante, ¿verdad? Este sirve paravender el Instituto al público inglés en los periódicos del domingo y ganar un fuerte salario,pero no vale para el trabajo. No tiene nada en la cabeza, como no sea una serie de ideassocialistas del siglo XIX relativas a los derechos del hombre. No ha pasado de Darwin.

—Es verdad —dijo Mark—. Incluso me ha sorprendido mucho verlo en la reunión. Bien,puesto que es usted tan amable, creo que aceptaré la invitación de pasar el fin de semanacon los Whiter. ¿A qué hora saldremos?

—Sobre las once menos cuarto. Me han dicho que vive usted del lado de Sandown.Puedo ir a buscarlo.

—Muchas gracias. Ahora, hábleme usted de Whiter.—John Whiter... —comenzó Feverstone, pero súbitamente se detuvo—. ¡Maldita sea!

—exclamó—. Aquí viene Curry. Ahora tendremos que escuchar todo lo que N.O. le hadicho y cuan amablemente lo ha tratado el archipolítico. No se vaya. Necesito su apoyomoral.

II

El último autobús había salido hacía ya bastante tiempo cuando Mark abandonó elColegio y emprendió el camino de su casa bajo la brillante luz de la luna. En el momentoen que llegaba al rellano de su piso le ocurrió una cosa inusitada. Casi sin darse cuentase encontró sobre el felpudo, estrechando entre sus brazos a Jane, terriblementeasustada y medio sollozando, que iba diciendo:

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (25)

C. S. Lewis

25

—¡Oh, Mark, he tenido tanto miedo...!Encontró en los músculos de su mujer una cualidad que le produjo cierta sorpresa.

Aquella especie de actitud indefiniblemente defensiva la había abandonado de momento.Le había ocurrido ya en algunas otras ocasiones, pero eran raras. Iban siendo inclusocada vez más raras. Y tendían, como sabía por experiencia, a convertirse al día siguienteen inexplicables disputas. Esto lo intrigaba sobremanera, pero no había traducido nuncasu asombro en palabras.

Es dudoso incluso que Mark hubiese conseguido comprender sus sentimientos aunqueella se los hubiera explicado; y Jane, en todo caso, no habría podido explicárselo. Sentíauna gran confusión. Pero los motivos de su inusitado proceder de aquella noche eranbastante sencillos. Regresó de casa de los Dimble alrededor de las cuatro y media,estimulada por su paseo y hambrienta, y segura de que sus sensaciones de la nocheprecedente y del almuerzo estaban listas y terminadas. Tuvo que encender la luz y correrlas cortinas, porque los días se iban acortando. Mientras lo hacia se le ocurrió la idea deque su miedo del sueño y su terror a la simple mención de un manto, de un ancianoenterrado pero no muerto y de un lenguaje parecido al español, habían sido tanirracionales como el miedo de los chiquillos a la obscuridad. Esto la llevó a recordar losmomentos en que de niña había tenido miedo de la obscuridad. Quizá estuvo pensandoen ello demasiado rato. En todo caso, cuando tomó su última taza de té, la tarde se habíaestropeado un poco. Y no se arregló más. Primero encontró muy difícil fijar su atención ensu libro. Después, cuando se hubo acostumbrado a esta dificultad, encontró difícil fijarlaen ningún libro. Entonces se dio cuenta de que estaba inquieta. Luego se puso nerviosa.Después siguió un largo tiempo durante el cual no sentía miedo, pero sabía que lo sentiríasi no se dominaba. Más tarde experimentó cierta resistencia a ir a la cocina a buscar algode cenar, y una dificultad —mejor, una imposibilidad— de comer nada cuando pudo ir abuscarlo. Y finalmente no se ocultó ya el hecho de que sentía un miedo atroz.Desesperada, llamó a los Dimble. “Creo que por fin voy a salir para ir a ver a la personaque me han aconsejado”, dijo. La voz de mistress Dimble le contestó después de unacuriosa y corta pausa, dándole la dirección. Ironwood era el nombre; miss Ironwood, alparecer. Jane había supuesto que se trataba de un hombre, y sintió cierta repulsión. MissIronwood vivía en St. Anne, en lo alto de la colina. Jane preguntó si tenía que pedirle hora.“No —repuso Mrs. Dimble—, estarán allí; no necesita usted hora ninguna.” Jane prolongóla conversación tanto como pudo. Había llamado a mistress Dimble, no principalmentepara saber aquella dirección, sino para oír el sonido de su voz. Secretamente, tenía laesperanza de que la vieja Dimble hubiera reconocido su angustia y exclamado en el acto:“Voy en seguida a su casa con el coche.” En lugar de esto, se limitó a darle la dirección yun breve “Buenas noches”. A Jane le pareció notar algo extraño en la voz de Mrs. Dimble.Tuvo la sensación de que con su llamada había interrumpido una conversación sobre ella;no, no sobre ella, sino sobre algo mucho más importante relacionado con ella. ¿Y quéhabía querido decir Mrs. Dimble con su “Estarán allí. La esperan a usted”? Horribles,infantiles, nocturnas visiones de ellos “esperándola” pasaron por su mente. Vio a missIronwood vestida de negro, sentada, con las manos cruzadas sobre sus rodillas, y aalguien que la llevaba a presencia de miss Ironwood, decía “Ha venido” y se retirabadejándola allí.

“¡A paseo los Dimble!”, se dijo Jane abandonando la idea, más por miedo que porremordimiento. Y ahora que la línea de la vida había sido utilizada sin aportar consuelo, elterror, como insultado por su fútil tentativa de evasión, se arrojó de nuevo sobre ella sinposibilidad de disimulo, y nunca más pudo recordar si aquel horrible anciano con el mantose le había aparecido en un sueño o si sólo había permanecido sentada allí, encogida ycon los ojos desorbitados, esperando, esperando, esperando (incluso orando, a pesar deque no creía en nadie a quien rezarle) que no ocurriera tal cosa.

Y esta es la razón por la cual Mark encontró a la puerta de su casa a Jane en aquel

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (26)

Esa Horrenda Fortaleza

26

estado inesperado. Era una lástima, pensó, que aquello hubiese ocurrido una noche enque era tan tarde y él estaba tan cansado y, a decir verdad, no enteramente sereno.

III

—¿Te encuentras completamente bien? —preguntó Mark.—Sí, gracias —repuso Jane brevemente.Mark estaba en la cama tomando una taza de té. Jane se hallaba sentada ante su

tocador, medio vestida, arreglándose el cabello. La mirada de Mark se posaba en ella conuna especie de placer indolente y matinal. Si adivinaba poco respecto a las causas de surelativa separación, era en parte debido al incurable hábito de “proyección” de nuestraraza. Consideramos gentil al cordero porque su lana es suave al tacto; los hombresllaman voluptuosa a una mujer cuando despierta en ellos sentimientos voluptuosos. Elcuerpo de Jane, suave aunque firme, y delgado aunque redondeado, era algo tan exactopara la mente de Mark que le hubiera sido imposible no atribuir a Jane las mismassensaciones que ella despertaba en él.

—¿Estás segura de que te encuentras bien? —preguntó de nuevo.—Completamente bien —dijo Jane más secamente aún.Jane creía estar contrariada porque su cabello no se sostenía alto como le gustaba y

porque Mark estaba enfadado. Sabía además, desde luego, que estaba sumamentecontrariada consigo misma por aquella especie de colapso que la había delatado la nocheanterior, llevándola a lo que más detestaba: a convertirse en la mujercita temblorosa,sumida en lágrimas, de la ficción sentimental, que se arroja en los brazos masculinos enbusca de consuelo. Pero creía que este rencor estaba sólo en el fondo de su mente, y nosospechaba que latía en todas sus venas y le producía en aquel mismo momento unarigidez en los dedos que hacía parecer su cabello indomable.

—Porque —prosiguió Mark— si no te encuentras bien podría dejar de ir a ver a eseWither.

Jane no contestó.—Si voy —dijo Mark—, tendré necesariamente que estar fuera una noche, quizá dos.Jane apretó un poco más los labios, pero tampoco dijo nada.—Si fuese —dijo Mark—, ¿qué te parecería invitar a Myrtle a que venga?—No, gracias —repuso Jane con énfasis. Y después añadió—: Ya estoy acostumbrada

a estar sola.—Lo sé —dijo Mark en tono defensivo—. Esto es lo molesto de cómo van ahora las

cosas en el Colegio. Es una de las principales razones por las que pienso en otro empleo.Jane seguía silenciosa.—Escúchame, querida —dijo Mark sentándose y sacando sus piernas de la cama—.

Es inútil disimular las cosas. No me gusta marcharme mientras te vea en ese estado...—¿Qué estado? —preguntó Jane volviéndose y mirándolo por primera vez.—Pues..., quiero decir... así, un poco nerviosa... como le puede ocurrir a cualquiera

temporalmente.—Porque haya tenido una pesadilla anoche cuando llegaste a casa, o mejor dicho, esta

mañana, no hay necesidad de tratarme como si estuviese neurasténica. —Esto no era enabsoluto lo que Jane tenía intención ni esperaba decir.

—No creo que sirva de nada seguir de este modo... —comenzó Mark.—¿De qué modo? —preguntó Jane con voz fuerte: y antes de que él hubiese tenido

tiempo de contestar, prosiguió—: Si has decidido que me estoy volviendo loca, será mejorque llames a Brizeacre y lo certifique. Sería conveniente hacerlo mientras estas fuera.Pueden llevarme mientras estás en rasa de Mr. Whiter sin armar escándalo. Ahora voy aocuparme del desayuno. Si no te afeitas y te vistes aprisa, no estarás listo cuando tellame lord Feverstone.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (27)

C. S. Lewis

27

El resultado de esto fue que Mark se hizo un corte mientras se afeitaba (y se vio, en elacto, hablando con el importante Whiter con un tafetán en el labio superior), mientrasJane decidía, por una serie de motivos, preparar para Mark un desayuno sumamentecomplicado —que ella hubiera preferido morir antes que probarlo— con la rápidaeficiencia de una mujer encolerizada, sólo para verterlo todo sobre el fogón nuevo en elúltimo momento. Estaban todavía a la mesa, fingiendo ambos leer el periódico, cuandollegó lord Feverstone. Afortunadamente, Mrs. Maggs llegó en el mismo momento. Mrs.Maggs era el elemento representado en la economía de Jane por la frase “tengo unamujer que viene dos veces a la semana”. Veinte años antes, la madre de Jane y mistressMaggs se hubieran tratado con muchísima más confianza que ahora, pero Jane y “lamujer” se llamaban mutuamente Mrs. Maggs y Mrs. Studdock. Eran aproximadamente dela misma edad, y a los ojos de un solterón no habría diferencia notable entre las ropasque usaban. Era, por consiguiente, excusable que cuando Mark trató de presentar aFeverstone a su mujer, éste hubiese estrechado la mano de Mrs. Maggs; pero la cosa nosuavizó los últimos cinco minutos antes de que los dos hombres se marchasen.

Jane salió de su casa casi inmediatamente con el pretexto de ir de compras. “No podríaverdaderamente soportar a Mrs. Maggs hoy —se dijo—. Es una charlatana terrible.” Conque aquél era lord Feverstone..., aquel hombre con una risa forzada, boca de tiburón ymalos modales... Y, al parecer, un perfecto idiota, además... ¿Qué bien podía hacerle aMark ir con un hombre como aquél? Su rostro no le había inspirado confianza a Jane. Nopodría decir el qué, pero había algo poco sincero en él. Probablemente se estababurlando de Mark. Mark era tan fácil de engañar... ¡Si no estuviese en el Bracton! Era unColegio horrible. ¿Qué veía Mark en gente como Curry y aquel odioso clérigo viejo ybarbudo? Y, entre tanto, ¿qué pasaba con el día que le esperaba, y la noche, y la nochesiguiente, y más adelante todavía? Porque cuando un hombre dice que puede estarausente dos noches quiere decir que dos noches es lo mínimo que piensa estar fuera, yque espera estar fuera una semana. Entre ellos, un telegrama (nunca una conferenciatelefónica) arreglaba las cosas.

Tenía que hacer algo. Pensó incluso en seguir el consejo de Mark e invitar a Myrtle.Pero Myrtle era su cuñada, la hermana de Mark, la cual sentía una exagerada y excesivaadoración por el hermano célebre. Le hablaría de la salud de Mark, de sus camisas y suscalcetines, con una continua aunque velada insinuación de la buena suerte que tuvo Janeal haberse casado con él. No, ciertamente, Myrtle no. Entonces pensó en ir a ver al doctorBrizeacre como paciente. Pertenecía también a Bracton, y, por consiguiente, no lecobraría probablemente nada. Pero cuando pensó que tendría que contestar a Brizeacrelas preguntas que con toda certeza le haría, vio que la cosa era imposible. Tenía quehacer algo. Finalmente, con cierta sorpresa, vio que había decidido ir hasta St. Anne y vera miss Ironwood. Le pareció que hacía una tontería.

IV

Un espectador situado a la debida altura sobre Edgestow aquel día hubiera podido ver,lejos, hacia el sur, un punto que se movía en la carretera principal; y hacia el este, muchomás cerca de la cinta plateada del Wynd, avanzando mucho más lentamente, la columnade humo de un tren.

El punto hubiera resultado ser el automóvil que llevaba a Mark Studdock hacia elCentro de Transfusión de Sangre de Belbury, donde el núcleo del I.N.E.C. habíaestablecido provisionalmente su residencia. El tamaño y modelo del coche le habíaproducido una favorable impresión en el momento en que lo vio. La tapicería era de unacalidad que casi parecía comestible. ¡Y cuan bella y masculina energía (a Mark le dabanasco las mujeres en aquel momento) se reveló en los movimientos de Feverstone cuandose sentó al volante y apretó con fuerza la pipa entre sus dientes! La velocidad del coche,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (28)

Esa Horrenda Fortaleza

28

incluso en las estrechas calles de Edgestow, era impresionante, como también laslacónicas criticas de Feverstone sobre los demás conductores y transeúntes. Una vezpasado el paso a nivel, más allá del colegio de Jane (St. Elizabeth), empezó a demostrarlo que su coche podía hacer. Su velocidad llegó a ser tan grande que incluso en unacarretera casi desierta los demás conductores, inexcusablemente malos, los transeúntesmedio imbéciles, los campesinos que llevaban algún caballo, la gallina que atropellaron ylos perros y las aves que a juicio de Feverstone tenían una “suerte del diablo”, parecíansucederse casi sin interrupción. Los palos de telégrafo desfilaban raudos; los puentes delferrocarril pasaban sobre sus cabezas con un rugido; los pueblos parecían retrocederrápidamente para reunirse con el campo ya devorado, y Mark, embriagado por el aire yunas veces fascinado y otras repelido por la insolencia de Feverstone, iba diciendo “Sí”,“Exacto”, “Era culpa suya” y dirigiendo disimuladas miradas a su compañero. No habíaduda de que después de la ampulosa importancia de Curry y del Tesorero, el modo de serde Mark resultaba una novedad. La larga nariz y los dientes prietos, las huesudasfacciones, la forma en que llevaba sus ropas, todo decía que había un gran hombreconduciendo un gran coche, que se dirigía a un lugar donde ocurrían grandes cosas. Unao dos veces, cuando el corazón se le subió a la boca, se preguntó si la pericia de lordFeverstone como conductor justificaba aquella velocidad.

—No hay necesidad de tomar en serio un cruce como éste —dijo lord Feverstone,mientras proseguían la marcha después de la más peligrosa de las escapadas.

—Exacto —dijo Mark—. No hay que tomarlos por un fetiche.—¿Conduce usted mucho? —preguntó Feverstone.—Solía conducir bastante —repuso Mark.El humo que nuestro imaginario observador hubiera visto hacia el este de Edgestow

era el del tren que llevaba lentamente a Jane Studdock hacia el pueblecillo de St. Anne.Edgestow, pera los que han llegado allí desde Londres, tiene toda la apariencia de unaestación terminal; pero si se mira alrededor se ve, en una bahía, un diminuto tren de dos otres vagones y una locomotora, un tren que jadea y suda vapor por debajo de los estribosy en el cual la mayoría de los pasajeros se conocen. Algunos días, en lugar del tercervagón de pasajeros, hay un vagón para caballos, y, en la plataforma, canastos llenos deconejos muertos y volatería viva, hombres con bombines pardos y polainas, y acaso unterrier o un mastín que parecen estar acostumbrados a viajar. En este tren, que salió a launa y media, Jane soportó las sacudidas y el barullo a lo largo de un malecón, desde elcual, a través de algunas ramas desnudas y otras moteadas de hojas rojas y amarillas,veía el Bosque de Bragdon y más allá; siguieron, a través de un desmonte, del paso anivel de Bragdon Camp y a lo largo de la villa de Brawl Park (la gran casa eraprecisamente visible desde un punto) hasta llegar a la primera parada de Duke's Eaton.Allí, lo mismo que en Woolham, como en Cure Hardy y Fourstones, el tren retrocedió, alpararse, con una sacudida y una especie de suspiro. Se oía el ruido de las jarras de lechey el pisar de fuertes botas sobre el andén, y hubo luego una pausa que parecía durardemasiado, durante la cual el sol del otoño se hacía más cálido sobre los cristales de lasventanas, y olores de bosque y campos llegaban de la diminuta estación, penetraban enlos vagones y parecían reclamar el tren como parte de la tierra. Los viajeros subían ybajaban en cada estación; hombres de rostro colorado, mujeres con botas de elásticos yfrutos artificiales en los sombreros, y colegiales. Jane apenas se daba cuenta de ellos,porque si bien teóricamente era sumamente demócrata, ninguna clase social salvo lasuya había conseguido ser para ella una realidad fuera de las páginas ilustradas. Y entrelas estaciones desfilaban rápidamente panoramas tan ajenos a su contenido que cadauno de ellos parecía prometer una felicidad ultraterrenal si hubiese podido bajar del trenpara apearse allí: una casa respaldada por un grupo de almiares y vastos campos pardos,dos caballos viejos en fila, un huertecillo con la ropa de la colada tendida en una cuerda, yun conejo que miraba pasar el tren y cuyos ojos parecían los puntos, y las orejas los

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (29)

C. S. Lewis

29

palos, de un doble signo de exclamación. A las dos menos cuarto llegó a St. Anne, queera la estación terminal de la línea y el final de todo. Cuando salió de la estación, el aire lepareció frío y tonificante.

A pesar de que el tren había ido ascendiendo incesantemente durante todo el trayecto,había todavía una cuesta que subir a pie, porque St. Anne es uno de esos pueblecillosencaramados en una colina, más frecuentes en Irlanda que en Inglaterra, y la estaciónestaba en cierto modo fuera del pueblo. Una carretera ondulada entre altos desmontes lallevó a él. En cuanto pasó de la iglesia dobló a la izquierda, tal como le habían indicado,hacia el Saxon Cross. No había ninguna casa a la izquierda: sólo una hilera de hayas yunas tierras de labor sin cercar que formaban rápida pendiente, y, más allá, la llanuraforestal extendiéndose hasta donde alcanzaba la vista en la azulada distancia. Seencontraba en el punto más elevado de toda aquella región. Al cabo de un rato llegó a unalto muro a la derecha, que parecía extenderse bastante lejos. Vio una puertecilla y a sulado la vieja cadena de hierro de una campana. Sentía una especie de decaimiento deánimo. Estaba segura de haber ido con un propósito disparatado; no obstante, llamó.Cuando el estridente sonido hubo cesado, siguió un silencio tan prolongado que en aquelelevado lugar, tan frío, Jane comenzó a preguntarse si la casa no estaría deshabitada.Entonces, en el momento en que vacilaba entre llamar de nuevo o dar media vuelta, oyóel ruido de unos pasos que se acercaban rápidamente al otro lado del muro. Entre tanto,hacía ya rato que el coche de lord Feverstone había llegado a Belbury, una floridaconstrucción de la época del rey Eduardo que había sido edificada por un millonario queadmiraba Versalles. A sus lados parecía haber brotado una vasta extensión de edificiosde cemento, más nuevos y achatados, que albergaban el Centro de Transfusión deSangre.

Tres - Belbury y St. Anne's-on-the-Hill

I

MIENTRAS subía la ancha escalera, Mark vio su imagen y la de su compañero reflejadasen un espejo. Feverstone parecía, como siempre, amo y señor de sus ropas, de suexpresión y de todo el ambiente que lo rodeaba. El tafetán del labio superior de Markhabía sido medio arrancado durante el viaje, de manera que parecía la mitad de un bigotepostizo levantado revelando una mancha de sangre seca. Un momento después seencontró en una habitación de vastos ventanales con un fuego deslumbrante, y fuepresentado a Mr. John Wither, Director Delegado del I.N.E.C.

Wither era un hombre de cabello blanco y corteses modales. Su rostro era ancho yestaba pulcramente afeitado, con unos ojos húmedos y algo vago y caótico en suexpresión. No parecía prestar toda su atención, y esta sensación se debía tal vez a sumirada, porque todos sus ademanes y palabras eran de una cortesía rayana en la efusión.Dijo que sentía un enorme placer en contar con Mr. Studdock.

Esto aumentaba todavía la deuda de gratitud que tenía con lord Feverstone. Esperabaque hubiese hecho un buen viaje. Mr. Wither parecía tener la creencia de que habían idoen avión, y cuando este error fue aclarado supuso que habían viajado en tren. Despuéspreguntó si Mr. Studdock había encontrado confortable su instalación, y hubo querecordarle que acababan de llegar en aquel momento. “Supongo —pensó Mark— que elpobre hombre está tratando de hacer que me sienta cómodo.” Pero, de hecho, laconversación de Mr. Wither estaba precisamente produciendo el efecto contrario. Marktenía deseos de que le ofreciesen un cigarrillo. Su creciente convicción de que aquelhombre no sabía una palabra sobre él, e incluso que todas aquellas redes y promesas deFeverstone tan bien establecidas se estaban disolviendo en aquel momento en unaespecie de neblina, era sumamente desagradable. Finalmente decidió armarse de valor y

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (30)

Esa Horrenda Fortaleza

30

tratar de llevar a Mr. Wither al punto esencial, diciéndole que no veía aún muy claro enqué funciones podía él ser de alguna utilidad en el Instituto.

—Le aseguro a usted, Mr. Studdock —dijo el director delegado con una inusitadaexpresión de lejanía en los ojos—, que no tiene usted que temer ninguna... la más ligeradificultad sobre este punto. No tuvimos jamás la intención de circunscribir sus actividadesy su influencia general en política, y mucho menos sus relaciones con sus colegas y loque en general podría llamar los términos de referencia bajo los cuales colaborará ustedcon nosotros, sin la más plena consideración de sus puntos de vista y, desde luego, supropia opinión. Verá usted, Mr. Studdock, que formamos, si me permite expresarme así,una familia muy feliz.

—¡Oh!, no interprete mal mis palabras, señor —dijo Mark—. No quise decir eso. Quiseúnicamente decir que me gustaría tener una ligera idea de cuál será exactamente mitrabajo si me uno a ustedes.

—Bien, precisamente ahora que habla usted de unirse a nosotros —dijo el directordelegado—, esto suscita un punto sobre el que espero no hay equívoco alguno. Creo queestamos de acuerdo en que no debe suscitarse la cuestión de residencia... en estemomento. Creemos unánimemente que debe usted tener entera libertad para trabajardonde le plazca. Si tiene usted interés en vivir en Londres o en Cambridge...

—En Edgestow —interrumpió lord Feverstone.—¡Ah, sí, Edgestow! —dijo el director delegado volviéndose y dirigiéndose a

Feverstone—. Estaba precisamente explicando a mister... Studdock, y estoy seguro deque estará usted de acuerdo conmigo que no hay nada más ajeno a la intención delcomité que dictar en cualquier forma, o incluso aconsejar, dónde mister..., donde su amigotiene que vivir. Desde luego, dondequiera que viva pondremos transporte aéreo y porcarretera a su disposición. Me atrevo a esperar, lord Feverstone, que le habrá ustedexplicado que todas estas cuestiones serán zanjadas y establecidas sin la menordificultad.

—Verdaderamente, señor —dijo Mark—, no pensaba en todo esto. No tengo..., quierodecir, no tendría el menor inconveniente en vivir en cualquier parte; sólo deseaba...

El director delegado lo interrumpió, si es que una cosa tan suave como la voz de Mr.Wither podía ser llamada interrupción.

—Le aseguro a usted, mister..., le aseguro a usted, señor, que no hay el menorinconveniente en que resida usted en el sitio que quiera. No hubo jamás, en ningúnmomento, la menor sugestión...

—Pero, al llegar aquí, Mark, casi desesperado, se aventuró a interrumpirlo.—Es la exacta naturaleza del trabajo —dijo— y mi calificación para realizarlo lo quisiera

poner en claro.—Mi querido amigo —dijo el director delegado—, no tiene usted que tener la menor

preocupación a este respecto. Como le he dicho antes, verá usted que formamos unafamilia muy feliz, y puede estar convencido de que la menor duda sobre su enteracapacidad ha invadido jamás la mente de ninguno de nosotros. No le ofrecería a usted unpuesto entre nosotros si corriese el menor peligro de que no fuera usted bien recibido portodos, o la menor sospecha de que sus muy apreciables cualidades no fuesenplenamente apreciadas. Está usted... está usted entre amigos, Mr. Studdock. Sería elúltimo en aconsejarle que se relacionase usted con una organización en la que corriese elriesgo de ponerse en contacto con... un personal desagradable.

Mark no preguntó de nuevo con tantas palabras qué era lo que el I.N.E.C. esperaba deél, en parte porque empezaba a temer que suponía que lo sabían ya y en parte porqueuna pregunta directa hubiera sonado crudamente en aquella habitación, una crudeza quepodía excluirlo súbitamente de aquella cálida y casi morbosa atmósfera de vaga y noobstante sumamente importante confidencia, en la cual iba poco a poco penetrando.

—Es usted muy amable —dijo—. Lo único que me gustaría poner bien en claro es el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (31)

C. S. Lewis

31

exacto..., bien, el exacto objeto de mi nombramiento.—Pues —dijo Mr. Wither con una voz tan tenue y suave que era casi un suspiro—

celebro mucho que haya usted suscitado este punto de una forma, por decirlo así, nooficial. Es evidente que ni usted ni yo quisiéramos inmiscuirnos, en esta habitación y bajoningún concepto, con nada que pudiese ser injurioso para las facultades del comité.Comprendo perfectamente sus motivos y... los respeto. No estamos hablando, desdeluego, de un nombramiento en el sentido técnico de la palabra; sería impropio de nosotros(aun cuando puede usted recordármelo de diferentes formas), o por lo menos podríallevarnos a ciertas inconveniencias. Pero creo poder dar a usted la plena certidumbre deque nadie pretende forzarle a usted a ninguna camisa de fuerza ni al lecho de Procusto.No pensamos, entre nosotros, desde luego, en términos de funciones estrictamentedelimitadas.

Creo que, hablando francamente, hombres como usted y como yo difícilmente tendránla costumbre de usar conceptos de esta índole. Todo el mundo en el Instituto sabe que sutrabajo no es tanto una contribución departamental hacia un fin previamente definido,como un momento o grado en la progresiva autodefinición de un todo orgánico.

Mark dijo, y Dios le perdone por ser tan joven, tan tímido y tan vanidoso:—Creo que todo esto es muy importante. La elasticidad de su organización es una de

las cosas que me atraen.Después de estas palabras, Mark no volvió a tener oportunidad de llevar al Director a

este tema, y cuando aquella voz pausada y suave se interrumpía, él contestaba en elmismo tono, aparentemente incapaz de hacer otra cosa, a pesar de la torturanteinsistencia de la pregunta “¿De qué estamos hablando?” Al final de la conferencia huboun momento de claridad. Wither suponía que Mark consideraría conveniente hacersesocio del Club I.N.E.C.; incluso durante los primeros días gozaría de mayor libertad comosocio que como invitado de alguien. Mark asintió, y se sonrojó como un chiquillo cuandosupo que el mejor camino a seguir era hacerse socio vitalicio mediante el pago dedoscientas libras. No tenía esta cantidad en el Banco. Desde luego, si obtenía el nuevoempleo con el sueldo de mil quinientas libras anuales, todo iría bien. Pero, ¿lo obtendría?¿Existía realmente un empleo?

—¡Qué lástima! —dijo en voz alta—. No he traído el taloncito de cheques.Un momento después subía las escaleras con Feverstone.—¿Y bien? —preguntó Mark—. ¿Cuándo conoceré mi suerte? Quiero decir, ¿he

conseguido el empleo?—¡Hola, muchacho! —exclamó súbitamente Feverstone dirigiéndose a un hombre que

estaba abajo, en el hall. Un momento después llegaba al pie de las escaleras, estrechabacalurosamente la mano de su amigo y desaparecía con él. Mark, siguiéndolo másdespacio, llegó al hall, silencioso, solitario y semi inconsciente en medio de los grupos dehombres que hablaban, dirigiéndose todos hacia la puerta cubierta por grandes cortinajesque había a la izquierda.

II

Aquella estancia allí, aquel preguntarse qué hacer, aquel esfuerzo por parecer natural yno atraer la mirada de los desconocidos, le pareció interminable. El ruido y los agradablesolores que llegaban por las puertas le decían claramente que la gente iba a almorzar.Mark vacilaba, incierto de su propia situación. Finalmente decidió que no debíapermanecer más tiempo de aquella forma, con aspecto atontado, y entró.

Había tenido la esperanza de que habría varias mesitas pequeñas ante una de lascuales podría sentarse solo. Pero sólo había una mesa grande, tan llena ya de gente quedespués de buscar en vano a Feverstone tuvo que sentarse al lado de un desconocido.

—Supongo que puede uno sentarse donde quiera, ¿verdad? —preguntó, pero el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (32)

Esa Horrenda Fortaleza

32

desconocido no pareció oírlo. Era un tipo bullicioso que comía muy de prisa sin dejar dehablar al mismo tiempo con su vecino del otro lado.

—Esa es la cosa —decía—. Como le he dicho, a mí me es igual la forma en que loestablezcan. No tengo inconveniente en que los del I.J.P. se hagan cargo de este asuntosi es lo que el D.D. quiere, pero lo que no me gusta es que haya un solo responsable deello cuando la mitad del trabajo está hecho por alguien más. Como le he dicho, ahoratienen ustedes tres H.D. disputando unos con otros por un trabajo que en realidad podríarealizarlo un empleado. Ya va siendo ridículo. Mire lo que ha ocurrido esta mañana. —Laconversación continuó en este tono durante toda la comida.

A pesar de que la comida y la bebida eran excelentes, Mark experimentó un ciertoalivio cuando vio que la gente comenzaba a levantarse de la mesa. Siguiendo elmovimiento general, cruzó nuevamente el hall y entró en un gran salón donde se estabasirviendo el café. Allí, por fin, vio a Feverstone. Desde luego, hubiera sido difícil no darsecuenta de su presencia, porque formaba el centro de un grupo y se estaba riendoruidosamente. Mark había querido aproximarse a él, aunque no hubiese sido más quepara saber si contaban con él aquella noche y, en caso afirmativo, qué habitación le habíasido destinada. Pero el grupo que rodeaba a Feverstone era difícil de franquear. Se dirigióa una de las diversas mesas y comenzó a hojear las brillantes páginas de un semanarioilustrado. Cada pocos segundos levantaba la vista para ver si era posible cambiar dospalabras con Feverstone. La quinta vez se encontró frente a uno de sus colegas deBracton, llamado William Hingest. El Elemento Progresivo lo llamaba, si bien a susespaldas, Bill el “Aguacero”.

Hingest no había asistido, como Curry había supuesto, a la reunión del Colegio, y casino se hablaba con Feverstone. Mark se dio cuenta con cierto temor que allí tenía a unhombre en contacto directo con el I.N.E.C., un hombre que partía, por decirlo así, de unpunto más lejano que Feverstone. Hingest, que era físicoquímico, era uno de los doshombres de ciencia de Bracton cuya reputación se extendía fuera de Inglaterra. Esperoque el lector no se habrá engañado creyendo que los Miembros de Bracton eran unaentidad especialmente distinguida. No tenia ciertamente el Elemento Progresivo laintención de elegir mediocridades, pero su resolución de elegir “hombres indicados”limitaba cruelmente el campo de sus elecciones, y, como dijo Busby una vez, “esimposible tenerlo todo”. Bill el “Aguacero” llevaba un bigote pasado de moda en el cual elblanco dominaba sobre el rubio, tenía una gran nariz aguileña y era calvo.

—Es para mí un placer inesperado... —dijo Mark con cierta ceremonia. Siempre letenía un poco de miedo a Hingest.

—¿Eh? —gruñó Hingest—. ¡Oh! ¿Es usted, Studdock? No sabía que hubiese aceptadosus servicios aquí.

—Lamenté no verle ayer en la reunión del Colegio —dijo Mark.Era mentira. El Elemento Progresivo siempre consideraba la presencia de Hingest

como una molestia. Como científico —y el único científico eminente que tenían— era sulegítimo orgullo; pero al mismo tiempo tenía aquella detestable anomalía de ser uncientífico de mala índole. Glossop, que era un clásico, era su principal amigo en elColegio. Tenía el aire (la “afectación” lo llamaba Curry) de no dar mucha importancia asus revolucionarios descubrimientos en química y de vanagloriarse mucho más de ser unHingest. La familia era de una antigüedad casi mítica, “jamás contaminada —como habíandicho sus historiadores del siglo XIX— por ningún traidor, funcionario ni baronet”. Habíainferido al Colegio una grave ofensa en ocasión de la visita de Broglie a Edgestow. Elsabio francés había pasado todo su tiempo libre en compañía de Bill el “Aguacero”, ycuando un entusiasta Miembro joven insinuó el maravilloso despliegue de ciencia que losdos savants debieron de compartir, Bill el “Aguacero” pareció buscar en su memoria unrecuerdo y después contestó que no creía que hubiesen tratado de este tema. “Habráncomentado el Almanaque Gotha, supongo”, fue el comentario de Curry, si bien no en

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (33)

C. S. Lewis

33

presencia de Hingest.—¿Qué? ¿Como dice usted? ¿Reunión del Colegio? —dijo el “Aguacero”—. ¿De qué

está usted hablando?—Acerca de la venta del Bosque de Bragdon.—Es un absurdo... —murmuró el “Aguacero”.—Espero que hubiera usted estado de acuerdo con la resolución que tomamos.—No tiene ninguna importancia la decisión que tomasen ustedes.—¿Eh? —exclamó Mark con cierta sorpresa.—Todo esto es absurdo. El I.N.E.C. hubiera tenido el Bosque de todos modos. Tiene

poderes para obligar a vender.—¡Qué cosa más extraordinaria! Me dieron a entender que si no vendíamos se iría a

Cambridge.—No hay ni una palabra de verdad en todo esto. Y en cuanto a que sea una cosa

extraordinaria, depende del significado que quiera usted dar a esta palabra. No hay nadade extraordinario en el hecho de que los Miembros de Bracton se pasen una tardehablando de una decisión innecesaria. Y no tiene nada de extraordinario tampoco que elI.N.E.C. quiera hacer recaer sobre Bracton la responsabilidad de convertir el corazón deInglaterra en un cruce entre un hotel americano y una magnífica iluminación de gas. Loúnico realmente intrigante es “por qué” el I.N.E.C. quiere este trozo de tierra.

—Supongo que lo sabremos cuando las cosas vayan adelante.—Usted quizá sí. Yo no.—¿Cómo? —preguntó Mark.—Ya tengo bastante —dijo Hingest bajando la voz—. Me despido hoy. No sé lo que

hacía usted en Bracton, pero si era de alguna utilidad le aconsejo que vuelva usted allí yno se mueva.

—¿De veras? —dijo Mark—. ¿Por qué dice usted eso?—No tiene importancia para un hombre viejo como yo —dijo Hingest—, pero le pueden

hacer una mala jugada a usted. Desde luego, todo depende de lo que a uno le guste.—En realidad —dijo Mark—, no he tomado todavía ninguna decisión definitiva—. Le

habían enseñado a considerar a Hingest como un reaccionario empedernido—. No sétodavía cuál será mi cometido si me quedo aquí.

—¿Cuál es su especialidad?—Sociología.—¡Ah! —dijo Hingest—. En este caso, le puedo señalar en seguida el hombre de quien

dependerá usted. Es uno llamado Steele. Está allí, cerca de la ventana. ¿Lo ve usted?—Quizá podría usted presentarme.—Entonces, ¿está usted decidido a quedarse?—No sé. Creo que, por lo menos, tendría que conocerlo...—Perfectamente —dijo Hingest—. No es asunto mío—. Y con voz fuerte llamó—:

¡Steele!Steele se volvió. Era un hombre alto, con un rostro en el que no se concebía una

sonrisa, con una expresión que, a pesar de ser caballuna, tenía unos labios gruesos yprotuberantes.

—Le presento a Studdock —dijo Hingest—, el nuevo colaborador de sudepartamento—. Y dio media vuelta.

—¡Oh! —exclamó Steele. Y después de una pausa añadió—: ¿Ha dicho midepartamento?

—Esto es lo que ha dicho —contestó Mark intentando sonreír—. Pero quizá no mehaya entendido. Paso por sociólogo..., si esto puede darle alguna luz.

—Yo soy H.D. en sociología, es verdad —dijo Steele—. Pero esta es la primera vezque oigo hablar de usted. ¿Quién le ha dicho que viniese aquí?

—Pues..., en realidad —dijo Mark—, todo esto es todavía muy vago. Acabo de tener

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (34)

Esa Horrenda Fortaleza

34

una conversación con el director delegado, pero no hemos entrado en detalles.—¿Cómo ha conseguido verlo?—Lord Feverstone me ha presentado.Steele lanzó un ligero silbido.—Oiga, Cosser —dijo llamando a un hombre pecoso que pasaba por allí—, escuche

esto. Feverstone acaba de soltarnos a este amigo en nuestro departamento.Lo presenta directamente al D.D. sin decirme una sola palabra de ello. ¿Qué le parece

a usted?—¡Válgame Dios! —exclamó Cosser, sin hacer caso apenas de Mark, pero mirando

fijamente a Steele.—Lo siento —dijo Mark un poco más secamente y con voz más fuerte de la que hasta

entonces había empleado—. No se preocupen ustedes. Por lo visto, me han colocado enuna falsa posición. Debe de haber habido alguna confusión. En realidad, no hago demomento sino echar un vistazo. No tengo, ni mucho menos, la certeza de quedarme.

Ninguno de los dos hombres pareció enterarse de esta afirmación.—Es muy digno de Feverstone —dijo Cosser a Steele.Steele se volvió hacia Mark.—No le aconsejaría que hiciese usted mucho caso de lo que Feverstone dice aquí —

observó—. No es asunto suyo.—De lo único que me quejo —dijo Mark deseando poder evitar sonrojarse— es de

haber sido colocado en una falsa posición. Sólo he venido como experimento. Es para mícompletamente indiferente aceptar un puesto en el I.N.E.C. o no.

—¿Ve usted? —dijo Steele a Cosser—. En realidad no hay sitio en nuestro ramo,especialmente para un hombre que no conoce el trabajo. A menos que lo pongan en elU.L.

—Es verdad —dijo Cosser.—Me parece que es Mr. Studdock —dijo otra voz al lado de Mark, una voz débil,

completamente desproporcionada en el corpulento personaje que vio cuando se volvió.Mark lo reconoció en seguida. Su rostro moreno y suave y su cabello negro eran

inconfundibles, así como su acento extranjero. Era el profesor Filostrato, el filólogo griego,al lado de quien Mark había estado sentado durante una cena, dos años antes. Era gordohasta ese punto que resulta grotesco en escena, pero no en la vida real. Mark estuvoencantado de que un personaje como aquel hubiese podido recordarlo.

—Celebro mucho que haya usted venido a reunirse con nosotros —dijo Filostrato,cogiendo a Mark por el brazo y apartándolo suavemente de Steele y Cosser.

—A decir verdad —dijo Mark—, no estoy todavía seguro de ello. Me ha traído aquíFeverstone, pero ha desaparecido, y Steele (creo que debía ingresar en su departamento)al parecer no sabe nada de mí.

—¡Bah! ¡Steele! —dijo el profesor—. Todo esto es una bagatela. Le queda grande eluniforme. El día menos pensado lo pondrán en su sitio. Quizá sea usted quien lo haga. Heleído toda su obra. No le haga usted caso.

—Protesto enérgicamente de haber sido colocado en una falsa posición... —comenzóMark.

—Escúcheme, amigo mío —le interrumpió Filostrato—. Debe usted quitarse esas ideasde la cabeza. Lo primero que hay que considerar es que el I.N.E.C. es algo serio. Nadamenos que la existencia de la raza humana depende de nuestro trabajo, de nuestroverdadero trabajo, ¿comprende? Tendrá usted muchos roces, sufrirá muchasimpertinencias entre esta canaglia, esta gentuza. No vale la pena fijarse en ellos. Es lomismo que molestarse cuando dos colegas se pelean.

—Con tal de que me den un trabajo que valga la pena —dijo Mark—, no permitiré quenada de eso intervenga en mi trabajo.

—Sí, sí, conforme. El trabajo es más importante todavía de lo que usted puede

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (35)

C. S. Lewis

35

suponer. Ya lo verá usted. Los Steele y los Feverstone no tienen importancia. Mientrasgoce usted del favor del director delegado puede usted reírse de ellos. No tiene usted queescuchar a nadie más que a él, ¿comprende? ¡Ah!, y hay otro también. No tenga usted al“Hada” por enemiga. En cuanto a los demás, ríase usted de ellos.

—¿El Hada?—Sí. La llaman el Hada. ¡Oh, Dios mío, qué terrible inglesaccia! Es el jefe de nuestra

policía, la Policía Institucional. Ecco, allá viene. Lo presentaré a usted. Miss Hardcastle,permítame que le presente a mister Studdock.

Mark se encontró de repente con su mano estrujada por una mujer vestida con ununiforme negro de falda corta. A pesar de que su busto hubiera hecho honor a una“barmaid” victoriana, era más bien robusta que gorda, y su cabello gris era rizado y corto.Tenía un rostro cuadrado, severo y pálido y una voz profunda. Un toque de rojo en loslabios, dado sin tener en cuenta lo más mínimo la forma de su boca, era la únicaconcesión a la coquetería, y daba vueltas, mascándolo, a un trozo de cigarro apagado.Cuando hablaba tenía la costumbre de quitárselo de la boca y contemplar atentamente,en la punta, aquella mezcla de lápiz de labios y saliva, y después se lo volvía a poner enla boca con más firmeza que antes. Se sentó rápidamente en una silla, cerca de dondeestaba Mark, cruzó las piernas y le dirigió una mirada de fría intimidad.

III

Clic, clac... En el silencio, Jane, que seguía esperando, oyó claramente el paso de unapersona al otro lado del muro. La puerta se abrió y Jane se encontró frente a una mujeralta, aproximadamente de su misma edad. La mujer le lanzó una mirada fría y penetrante.

—¿Vive aquí miss Ironwood? —preguntó Jane.—Sí —repuso la mujer sin abrir más la puerta ni dejarle paso.—Quisiera verla, por favor —dijo Jane.—¿Está usted citada? —preguntó la mujer alta.—Pues..., no, exactamente —repuso Jane—. Me ha mandado aquí el doctor Dimble,

que conoce a miss Ironwood. Me ha dicho que no necesitaba pedirle hora.—¡Oh!, si viene usted en nombre del doctor Dimble ya es otra cosa —dijo la mujer—.

Entre. Espere un momento a que cierre esto. Ya está. No hay sitio para dos en estesendero, de manera que tendrá que excusarme usted si paso delante.

La mujer la llevó por un sendero embaldosado que seguía un muro junto al cual crecíanárboles frutales, y después doblaron hacia la izquierda por otro caminito cubierto demusgo con grandes agracejos a ambos lados. Luego llegaron a una extensión de césped,en el centro del cual había un columpio y más allá un invernáculo. Allí se encontraron enuna especie de caserío, como ocurre muchas veces en los aledaños de los grandesjardines; avanzaron por un ancho camino que tenía un henil y un establo a cada lado y,más allá, otro invernáculo, una caseta para las macetas y una pocilga, habitada, segúndelataban el olor y los desagradables gruñidos. Después siguieron diversos senderosestrechos por entre un huerto de verduras que trepaba por la ladera de una colina, llenode arbustos de rosas, desnudos y llenos de púas en su invernal indumentaria. Al llegar adeterminado lugar siguieron un sendero formado de sencillas planchas. Esto le recordóalgo a Jane. Era como... como... Sí, era como el jardín de Peter Rabbit. ¿O era como eldel Romance de la rosa? No, no era nada parecido, realmente. ¿O como el jardín deKlingsor? ¿O el de Alice? ¿O como el jardín de la cumbre de algún escarpado pico deMesopotamia que ha dado origen a toda la leyenda del Paraíso? ¿O sencillamente comotodos los jardines amurallados? Freud dice que nos gustan los jardines porque sonsímbolos del cuerpo femenino. Pero esto puede ser el punto de vista del hombre.Probablemente los jardines tienen otro significado en los sueños de las mujeres. Pero, ¿lotenían? ¿Se interesaban tanto los hombres como las mujeres por el cuerpo femenino e

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (36)

Esa Horrenda Fortaleza

36

incluso, aunque parezca ridículo, casi de la misma forma? Una frase acudió a sumemoria: “La belleza femenina es la raíz del placer en la mujer tanto como en el hombre,y no por simple accidente la diosa del Amor es más antigua y más fuerte que el dios”.¿Dónde diablos había leído esto? Pero, incidentalmente, ¡cuántas espantosas tonteríashabía estado pensando desde hacía un rato! Alejó todas aquellas ideas sobre los jardinesy decidió serenarse. Una curiosa sensación de hallarse en terreno hostil, o por lo menosajeno, la hizo recurrir a todas sus fuerzas. En aquel momento salían de una plantación derododendros y laureles y se detenían ante una puertecilla que se abría en el largo murode una casa, al lado de la cual había un barril lleno de agua. En aquel momento se cerróde golpe una ventana del primer piso.

Un momento después, Jane se encontraba en una gran habitación escasamenteamueblada en la que había una estufa. El suelo estaba casi desnudo, y las paredes, porencima del arrimadero que llegaba a la altura del pecho, eran de un yeso gris blanquecinoque tenía un aspecto severo y conventual. El paso de la mujer alta se perdió en loscorredores, y la habitación quedó silenciosa. De vez en cuando se oía el graznar dealgunas cornejas. “Ya estoy metida en esto —pensó Jane—. Tendré que contarle a estamujer mi sueño, y me hará toda clase de preguntas”. Siempre se había considerado, engeneral, como una persona moderna capaz de hablar sin embarazo de cualquier cosa;pero en aquel salón la cosa parecía diferente. En su conciencia comenzaban a penetrartoda clase de secretas reservas sobre su programa de franqueza; cosas que, ahora sedaba cuenta, había puesto aparte para no ser nunca dichas. Era sorprendente que muypocas de ellas estuviesen relacionadas con el sexo. “En casa de los dentistas —se dijoJane— hay por lo menos revistas ilustradas en la sala de espera”. Se levantó y abrió elúnico libro que había encima de la mesa del centro de la habitación. Instantáneamentesus ojos se posaron sobre las siguientes palabras: “La belleza femenina es la raíz delplacer en la mujer tanto como en el hombre, y no por simple accidente la diosa del Amores más antigua y más fuerte que el dios. Desear que le deseen su propia belleza es lavanidad de Lilith, pero desear el goce de su propia belleza es la obediencia de Eva, y enambos casos desea el amante que la amada saboree su propio deleite. Como laobediencia es el acceso al placer, así la humildad es el...”

En aquel momento se abrió la puerta súbitamente. Jane enrojeció intensamente, cerróel libro y levantó la vista. La muchacha que la había acompañado hasta entoncespermanecía de pie en el umbral. Jane concebía ahora por ella aquella admiración casiapasionada que las mujeres, más a menudo de lo que se supone, sienten por otrasmujeres cuya belleza no es de su mismo tipo. Debía de ser agradable, pensó Jane, ser deaquella manera, tan firme, tan enérgica, tan valiente, tan divinamente alta y tan talladapara montar o aparecer sobre un caballo.

—¿Está... está en casa miss Ironwood? —preguntó Jane.—¿Es usted Mrs. Studdock? —dijo la muchacha.—Sí —dijo Jane.—En seguida la acompañaré. La estábamos esperando. Me llamo Camilla, Camilla

Denniston.Jane la siguió. Por la sencillez y la angostura de los corredores Jane dedujo que debían

de estar todavía en la parte trasera de la casa, y, en tal caso, ésta debía de ser deconsiderables dimensiones. Caminaron bastante antes de que Camilla llamase a unapuerta y se apartase para dar paso a Jane, después de decir con voz limpia y clara(“como una sirvienta”, pensó Jane):

—Ha venido.Y Jane entró. Allí estaba miss Ironwood enteramente vestida de negro, sentada, con

las manos enlazadas sobre las rodillas, tal como Jane la había visto en sueños —si esque soñaba— la noche anterior en su casa.

—Siéntese, señora —dijo miss Ironwood.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (37)

C. S. Lewis

37

Las manos que tenía cruzadas sobre las rodillas eran muy grandes y huesudas, apesar de lo cual no daban una sensación de vulgaridad. Incluso sentada, miss Ironwoodparecía excesivamente alta. Todo en ella era grande: la nariz, los labios austeros, los ojosgrises. Estaba quizá más cerca de los sesenta años que de los cincuenta. En lahabitación había una atmósfera que Jane juzgó repelente.

—¿Cómo se llama usted, señora? —preguntó miss Ironwood tomando un carnet y unlápiz.

—Jane Studdock.—¿Es usted casada?—Sí.—¿Sabe su marido que ha venido a verme?—No.—¿Su edad, por favor?—Veintitrés años.—Y ahora —dijo miss Ironwood—, ¿qué tiene usted que decirme?Jane lanzó un profundo suspiro.—He tenido unos sueños horribles y más tarde me he sentido muy deprimida —dijo.—¿Qué sueños fueron? —preguntó miss Ironwood.La narración de Jane —bastante mal hecha— necesitó algún tiempo. Mientras iba

hablando no apartaba la vista de las manos de miss Ironwood, de su falda negra, de sulápiz y de su carnet de notas. Esto fue lo que la hizo detenerse súbitamente. Porquemientras seguía su narración vio que la mano de miss Ironwood había dejado de escribir ysus dedos se crispaban alrededor del lápiz. A Jane le parecieron unos dedosinmensamente fuertes. Se crispaban cada vez más, hasta que los nudillos se pusieronblancos y las venas sobresalieron en el dorso de la mano; finalmente, como bajo lainfluencia de una violenta emoción, rompieron el lápiz en dos pedazos. Fue entoncescuando Jane se detuvo, atónita, y levantó la vista hacia el rostro de mis Ironwood.

—Le ruego que continúe, señora —dijo miss Ironwood.Jane prosiguió su historia. Cuando hubo terminado, miss Ironwood le hizo un par de

preguntas, después de lo cual permaneció silenciosa tanto tiempo que Jane preguntó:—¿Ocurre algo que sea grave para mí?—No ocurre nada grave para usted —repuso miss Ironwood.—¿Cree usted que me pasará?—No podría decírselo. Más bien diría que probablemente no.—Entonces, ¿no puede hacerse nada? Eran unos sueños horribles, de una realidad

espantosa, no como los sueños habituales.—Lo comprendo perfectamente.—¿Hay alguna manera de curarme?—La razón por la cual no puede usted curarse es porque no está enferma.—Pero debo de tener algo que no está bien. No es natural tener sueños de esta

naturaleza.Hubo una pausa.—Creo —dijo miss Ironwood— que será mejor que le diga toda la verdad.—¡Oh, sí, sí! —exclamó Jane con voz alterada. Las palabras de su interlocutora la

habían asustado.—Y empezaré diciéndole —contestó miss Ironwood— que es usted una persona

mucho más importante de lo que imagina.Jane no dijo nada, pero pensó: “Me está halagando. Se figura que estoy loca.”—¿Cuál era su nombre de soltera? —preguntó miss Ironwood.—Tudor —dijo Jane. En cualquier otro momento hubiera dicho esto descuidadamente,

porque tenía mucho empeño en no parecer vanidosa de su ascendencia.—¿De la rama del Warwickshire de la familia?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (38)

Esa Horrenda Fortaleza

38

—Sí.—¿Ha leído usted alguna vez un pequeño libro (tiene sólo unas cuarenta páginas),

escrito por uno de sus antepasados, sobre la batalla de Worcester?—No. Mi padre tenia un ejemplar, el único ejemplar, creo que decía. Pero no lo leí

jamás. Se perdió cuando la casa se vino abajo después de su muerte.—Su padre se equivocaba al creer que era un ejemplar único. Hay dos más. Uno está

en América y el otro en esta casa.—¿Y bien?—Su antepasado hace un relato minucioso y exacto de la batalla, la cual, dice, terminó

el mismo día en que había empezado. Pero no tomó parte en ella. A la sazón estaba enYork. —Jane, que no había puesto mucha atención, miró a miss Ironwood—. Si decía laverdad, y nosotros creemos que la decía, lo soñó. ¿Comprende usted?

—¿Soñó la batalla?—Sí. Pero la soñó con exactitud. Vio la verdadera batalla en sueños.—No veo la relación...—La visión (la facultad de soñar cosas reales) es hereditaria —dijo miss Ironwood.A Jane le parecía que algo le impedía respirar. Tenía la sensación de recibir una injuria,

la cosa que más detestaba; algo que procedía del pasado, algo irracional y no solicitado,que salía de su antro y se ponía en su camino.

—¿Podría probarse? —preguntó—. Quiero decir que sólo contamos con su palabra...—Tenemos sus sueños —dijo miss Ironwood. Su voz, siempre grave, se hizo dura.Una idea fantástica cruzó por la mente de Jane. ¿Podía aquella mujer tener la opinión

de que no debía llamarse embustero ni aun a un remoto antepasado?—¿Mis sueños? —preguntó un poco secamente.—Sí —repuso miss Ironwood.—¿Qué quiere usted decir?—Mi opinión es que en sus sueños ha visto cosas reales. Ha visto usted a Alcasan tal

como estaba sentado en su celda de condenado; y ha presenciado usted una visita querealmente ha recibido.

—Pero..., pero... ¡Oh, todo esto es ridículo! —exclamó Jane—. Esta parte fue una meracoincidencia. Todo lo demás fue una pesadilla. Es imposible. Le he dicho que ledestornillaba la cabeza. Y después... desenterraban a aquel hombre horrible. Lo volvían ala vida...

—Hay algunas confusiones en todo esto, no hay duda. Pero, en mi opinión, hayrealidades, incluso tras estos episodios.

—Siento no creer en esta clase de cosas —dijo Jane fríamente.—Su educación justifica que sea así —contestó miss Ironwood—. A menos, desde

luego, que hubiese usted descubierto por sí misma que tiene una tendencia a soñar cosasreales.

Jane pensó en el libro que había sobre la mesa y cuya frase había recordado antes dehaberlo visto. Lo mismo había ocurrido con miss Ironwood antes de conocerla. Pero tododebía ser un absurdo.

—Entonces, ¿no puede usted hacer nada por mí?—Le diré a usted la verdad —dijo miss Ironwood—: he tratado de hacerlo.—¿No puede usted hacer cesar esto..., curarlo?—La visión no es una enfermedad.—Pero no quiero tenerla —dijo Jane apasionadamente—. Tengo que acabar con esto.

Detesto estas cosas... —Miss Ironwood guardó silencio—. ¿No conoce usted siquiera aalguien que pudiese acabar con ello? ¿No podría recomendarme a alguien? —preguntóJane.

—Si va usted a ver un psicólogo ordinario —repuso miss Ironwood—, partirá de lasuposición de que sus sueños reflejan simplemente su subconsciente. Intentará someterla

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (39)

C. S. Lewis

39

a un tratamiento. No sé cuáles pueden ser los resultados de un tratamiento basado enesta suposición. Temo que pueden ser bastante graves. Y..., con toda certeza, no harándesaparecer los sueños.

—¿Pero qué significa todo esto? —dijo Jane—. Quiero llevar una vida corriente. Quierohacer mi trabajo. ¡Esto es intolerable! ¿Por qué me han elegido a mí precisamente paraesta cosa espantosa?

—La contestación a esa pregunta sólo es conocida por personas situadas a muchamás altura que yo.

Hubo un corto silencio. Jane hizo un vago movimiento y dijo con tristeza:—En fin, si no puede usted hacer nada por mí será mejor que me vaya... —Y

súbitamente añadió—: Pero, ¿cómo puede usted saber estas cosas? Quiero decir, ¿dequé realidades está usted hablando?

—Creo —dijo miss Ironwood— que personalmente tiene usted más motivos para creeren la certeza de sus sueños de los que me ha dicho hasta ahora. Si no, pronto los tendrá.Entre tanto, contestaré a su pregunta. Sabemos que sus sueños son en parte verdaderos,porque concuerdan con las informaciones que poseemos ya. El doctor Dimble la mandó anosotros porque vio la importancia de sus sueños.

—¿Quiere usted decir que me mandó aquí, no a que me curasen, sino a darles estasinformaciones? —preguntó Jane. La idea concordaba con ciertas cosas que habíaobservado en la actitud del doctor cuando le habló de su sueño por primera vez.

—Exactamente...—Me gustaría haberlo sabido un poco antes —dijo Jane fríamente, levantándose para

marcharse—. Temo que haya habido una mala interpretación. Imaginé que el doctorDimble trataba de ayudarme.

—Y así es. Pero trataba también de hacer algo más importante al mismo tiempo.—Supongo que tengo que estarle agradecida por haber querido ocuparse de mí —dijo

Jane fríamente—. ¿Y cómo, exactamente, debía ser ayudada... por toda esta clase decosas? —La tentativa de dar un tono helado a sus palabras se desvaneció alpronunciarlas, y en su rostro apareció un rubor de cólera contenida. Bajo muchosaspectos, era muy joven.

—Mi querida señora —dijo miss Ironwood—, no comprende usted enteramente laseriedad de todo esto. Las cosas que usted ha visto conciernen a algo comparado con locual la felicidad e incluso la vida suya y mía no tiene ninguna importancia. Tengo querogarle que se enfrente con la situación. No puede usted liberarse de este don. Puedetratar de suprimirlo, pero fracasará usted, y pasará terrores espantosos. Por otra parte,puede usted ponerlo a nuestra disposición. Si lo hace así, pasará usted mucho menosmiedo a la larga y ayudará a salvar a la raza humana de un gran desastre. O, en tercerlugar, puede usted hablar de esto con alguien más. Pero si lo hace, tengo que prevenirlaque casi con certeza caerá usted en manos de otra gente que tienen tantos deseos comonosotros de hacer uso de su facultad y que tendrán el mismo interés por su vida y sufelicidad como por la de una mosca. La gente que ha visto usted en sueños es gente real.No es nada improbable que sepan que ha estado usted, involuntariamente, espiándolos.Y, en este caso, no descansarán hasta que se hayan apoderado de usted. Le aconsejo,incluso en interés suyo, que se una usted a nosotros.

—Está usted hablando de nosotros. ¿Son ustedes una especie de sociedad?—Sí. Puede usted llamarlo una sociedad.Jane llevaba unos minutos de pie. Casi había creído ya lo que oía. Y entonces,

súbitamente, toda su repugnancia, toda su vanidad herida, todo su resentimiento hacia lacomplicación sin significado en la que parecía estar cogida, todo su desagrado hacia lomisterioso e inusitado, se apoderaron nuevamente de ella. En aquel momento le parecíaque lo único que importaba era salir de aquella habitación y alejarse de la grave ypaciente voz de miss Ironwood. “Me he puesto peor todavía”, pensó Jane,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (40)

Esa Horrenda Fortaleza

40

considerándose aún como una paciente. En voz alta dijo:—Tengo que marcharme ya. No sé de qué está usted hablando. No quiero tener nada

que ver con todo esto.

IV

Mark averiguó por fin que esperaban que se quedase, por lo menos aquella noche, ycuando subió a su habitación para vestirse para la cena estaba un poco más alegre. Estose debía en parte a un whisky con soda tomado en compañía del “Hada” Hardcastle unmomento antes, y en parte a que al mirarse al espejo vio que podía quitarse ya del labio eltrozo de tafetán. El dormitorio, con su gran fuego en la chimenea y el cuarto de bañoprivado junto a él, tenía también alguna relación con ello. ¡Era una suerte que Jane lehubiese aconsejado la compra de su nuevo traje de etiqueta! Tenía buen aspecto,extendido sobre la cama, y comprendía que el viejo estaba ya fuera de uso. Pero lo quemás le tranquilizó fue su conversación con el Hada.

Sería un error decir que le gustaba. Por el contrario, sentía por ella esa repugnanciaque un hombre joven siente en la proximidad de algo intensamente, inclusoinsolentemente, sexual y al propio tiempo totalmente repulsivo. En su expresión veía algoque le decía que se había dado cuenta de ello y lo encontraba divertido. Le contó unaserie de historias subidas de tono. Muy a menudo, anteriormente, Mark se habíaestremecido ante los vulgares esfuerzos de alguna mujer emancipada por destacarse enesta clase de humorismo, pero siempre le consolaba su sensación de superioridad. Peroesta vez le parecía ser un simple recipiente; aquella mujer estaba poniendo a prueba elrecato masculino para su propia diversión. Un poco más tarde habló de sus recuerdospolicíacos. Mark se horrorizó al oírla expresar su creencia de que aproximadamente untreinta por ciento de las causas por asesinato terminan ahorcando a un inocente. Tambiéndio detalles, respecto al cadalso y a las ejecuciones, que a Mark no se le había ocurridonunca.

Todo aquello era muy desagradable, pero quedaba compensado por el deliciosocarácter esotérico de la conversación. Varias veces durante aquel día tuvo ocasión deconsiderarse como un intruso; aquella sensación desapareció enteramente cuando missHardcastle habló con él. Tuvo la impresión de meterse dentro. Miss Hardcastle, alparecer, llevó una vida muy agitada. Había sido sucesivamente sufragista, pacifista yfascista británica. Fue detenida por la policía y encarcelada. Por otra parte, habíaconocido a Primeros Ministros, dictadores y famosas estrellas de cine. Toda su historiaera una historia secreta. Sabía del principio al fin lo que podía y lo que no podía hacer lapolicía, y había, en su opinión, muy pocas cosas que no pudiese hacer. “Especialmenteahora —dijo—. Aquí, en el Instituto, estamos apoyando la cruzada contra el funcionarismorutinario.”

Mark dedujo que, a juicio del “Hada”, la parte policíaca del Instituto era en realidad lamás importante. Existía para aliviar el proceso ordinario de lo que podríamos llamar casosde higiene —categoría que comprendía desde la vacunación hasta la acusación de viciosantinaturales—, desde los cuales, como hizo observar, había sólo un paso para producircasos de chantaje. En cuanto al crimen en general, había ya popularizado en la Prensa laidea de que el Instituto debería ser autorizado a experimentar ampliamente, con laesperanza de descubrir hasta qué punto el tratamiento curativo humano podía substituir ala vieja noción del castigo “retributivo” o “vindicativo”. Este era el punto en el cual una grancantidad de “funcionaristas rutinarios” se cruzaban en su camino. “Pero hay sólo dosperiódicos que no controlamos —dijo el “Hada”—. Y los destrozaremos. Tenemos queconseguir dominar el hombre ordinario que pronuncia la palabra “sadismo” en cuanto oyehablar de “castigo”. Y en esto tendríamos que tener carta blanca.” Mark no lo entendiómuy bien, pero el “Hada” le hizo ver que lo que hasta entonces había atado las manos de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (41)

C. S. Lewis

41

la policía era precisamente la idea del castigo merecido. Porque el merecimiento essiempre una cosa limitada; se le podía hacer al criminal tal o cual cosa, pero no más. Eltratamiento curativo, por otra parte, no necesitaba tener limite fijo; podía seguir adelantehasta conseguir la curación, y los que lo aplicaban deberían decidir cuándo ésta se habíarealizado. Y si la curación era humana y deseable, ¿cuánto más no lo era la prevención?Pronto, cualquiera que hubiese estado alguna vez en manos de la policía acudiría aponerse bajo el control del I.N.E.C.; y, al final, la totalidad de los ciudadanos. “Y aquí esdonde entramos usted y yo, amigo mío —dijo el “Hada” apoyando su índice contra elpecho de Mark—. A la larga, no hay distinción entre el trabajo policíaco y la sociología.Usted y yo tenemos que trabajar dándonos las manos.”

Esto había traído de nuevo a la mente de Mark la duda de si realmente iban a darletrabajo, y, en este caso, cuál sería. El “Hada” le había dicho que Steele era un hombrepeligroso. “Hay dos personas con quienes tiene usted que andar con cautela —dijo—.Uno es Frost, y el otro el viejo Wither.” Pero se había reído de sus temores en general.“Ya está usted dentro, amigo mío —dijo—, pero no sea usted demasiado quisquillososobre lo que tiene exactamente que hacer. Ya lo sabrá usted a su tiempo. A Wither no legusta la gente que trata de sonsacarlo. Es inútil que diga usted que ha venido aquí parahacer esto y que no quiere usted hacer aquello. El juego es demasiado rápido para estascosas. Tiene usted que hacerse útil. Y no se crea usted todo lo que le digan.”

A la hora de cenar, Mark se encontró sentado al lado de Hingest.—¿Y bien? —dijo éste—. ¿Lo han atrapado a usted finalmente?—Me inclino a creerlo —repuso Mark.—Porque —dijo Hingest— si cambia usted de parecer, yo me voy esta noche en

automóvil y podría llevarlo.—No me ha dicho usted todavía por qué nos abandona —dijo Mark.—¡Oh! Bien, depende de lo que a cada uno le guste. Si disfruta usted en compañía de

ese eunuco italiano, del párroco loco y de esa Hardcastle (su abuela le hubiera tirado delas orejas si hubiera vivido), desde luego no hay nada que decir.

—Creo que es difícil juzgarlo desde un punto de vista puramente social. Quiero decirque esto es algo más que un club.

—¿Eh? ¿Juzgarlo? Jamás he juzgado nada en mi vida, que yo sepa, aparte de unaexposición de floricultura. Todo es cuestión de gustos. Vine aquí porque creí que teníaalgo que ver con la ciencia. Ahora veo que es algo parecido más bien a una conspiraciónpolítica y me voy. Soy demasiado viejo para estas cosas, y si quisiese adherirme a unaconspiración no sería ésta la que elegiría.

—¿Quiere usted decir que el elemento del plan social no es de su agrado? Comprendoperfectamente que no se amolde a su trabajo lo mismo que se amolda a las cienciascomo la sociología, pero...

—No hay ciencias como la sociología. Y si encontrase que la química comenzaba aadaptarse a una policía secreta dirigida por un marimacho de mediana edad que no usacorsé, y con un plan dedicado a quitarles la granja, la tienda y los hijos a todos losingleses, mandaría la química al diablo y volvería a dedicarme a la floricultura.

—Creo entender perfectamente ese sentimiento que se adhiere al hombre común, perocuando se llega a estudiar la realidad como he tenido que estudiarla yo...

—Quisiera hacer pedazos todo esto y poner otra cosa en su lugar. Desde luego. Estoes lo que ocurre cuando se estudia al hombre; encuentra uno la madre del cordero. Peroyo creo que no puede usted estudiar al hombre. Sólo puede usted llegar a conocerlo, locual es una cosa completamente distinta. Porque lo estudia usted, quiere usted que lasclases inferiores gobiernen el país y oigan música clásica, lo cual es un contrasentido.Quiere usted también privarlos de todo lo que hace la vida digna de ser vivida, y no sólo aellos, sino a todo el mundo, excepto a una pequeña parte de profesores y pedantes.

—¡Bill! —exclamó el “Hada” Hardcastle súbitamente, en una voz tan alta que ni aun él

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (42)

Esa Horrenda Fortaleza

42

pudo dejar de oírla. Hingest la miró y su rostro adquirió un color rojo obscuro—. ¿Esverdad —vociferó el “Hada”— que se va usted en automóvil inmediatamente después decenar?

—Sí, miss Hardcastle, es verdad.—Si pudiera usted llevarme...—Estaré encantado si vamos en la misma dirección —repuso Hingest en un tono que

no daba lugar a dudas.—¿Dónde va usted?—A Edgestow.—¿Pasa usted por Brenstock?—No. Dejo la carretera en el cruce de caminos, un poco más allá de la puerta principal

de lord Holywood, y sigo lo que suele llamarse Potter's Lane.—¡Qué lástima! Tendré que esperar hasta mañana por la mañana.Después de esta conversación, Mark comenzó a charlar con su vecino de la izquierda,

y no volvió a ver a Bill el “Aguacero” hasta después de cenar. Llevaba el gabán puesto, apunto de subir en el coche.

Comenzó a hablar en el momento de abrir la puerta, y Mark se vio obligado aacompañarlo por el paseo enarenado hasta donde se hallaba su automóvil.

—Siga mi consejo, Studdock —dijo—, o por lo menos piense usted en él.Personalmente, no creo en la sociología, pero tiene usted por delante una brillante carrerasi se queda en Bracton. No le hará a usted ningún bien entrar en el I.N.E.C., y, ¡válgameDios!, no hará usted tampoco ningún bien a nadie.

—Todas las cosas tienen dos puntos de vista —dijo Mark.—¿Cómo? ¿Dos puntos de vista? ¡Hay docenas de puntos de vista sobre todas las

cosas, hasta que se conoce la verdadera respuesta! No obstante, en este caso no haymás que uno. Pero no es asunto mío. Buenas noches.

—Buenas noches, Hingest —dijo Mark. Bill subió al coche y partió.El aire era frío. El hombro de Orion, a pesar de que Mark no conociese esta fácil

constelación, brillaba por encima de las copas de los árboles. Sintió cierta vacilación al ir aentrar en la casa. Podía verse obligado a hablar de nuevo con gente interesante einfluyente, pero podía también sentirse otra vez como un intruso, vagando de un lado paraotro y escuchando conversaciones en las que no podía mezclarse. En todo caso, estabacansado. Avanzando por la fachada de la casa, llegó a una puertecilla por la cual, segúncreyó, podía entrar sin tener que atravesar el hall ni los salones públicos. Así lo hizo, ysubió inmediatamente a acostarse.

V

Camilla Denniston acompañó a Jane fuera de la casa, no por la puertecilla por dondehabía entrado, sino por la verja principal que daba a la carretera, un centenar de yardasmás allá. La luz amarilla de un claro en el cielo gris del oeste lanzaba un efímeroresplandor sobre el paisaje. Jane se hubiera avergonzado de demostrar mal humor oansiedad delante de Camilla; como resultado, uno y otra habían disminuido cuando sedespidió de ella. Pero una firme repulsión por lo que ella llamaba “todas aquellastonterías” prevalecía. No estaba muy segura de que fuesen tonterías, pero sí se hallabadecidida a tratarlas como tales. No quería verse “mezclada en aquello”; no permitiría quela arrastrasen. Tenía que vivir su propia vida. Evitar embrollos e interferencias había sidosiempre uno de sus primeros principios. Incluso cuando comprendió que estaba dispuestaa casarse con Mark si éste se lo proponía, la idea: “Pero debo vivir mi propia vida”, habíaacudido en el acto a su mente, y jamás, excepto muy pocos minutos seguidos, estuvoausente de su cerebro. Subsistía en ella cierto resentimiento contra el amor en sí, y, porconsiguiente, contra Mark, por haber invadido su vida de aquella forma. Se daba cuenta

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (43)

C. S. Lewis

43

de todas las cosas que una mujer abandona al casarse. Mark, por el contrario, no parecíasuficientemente enterado. A pesar de que no se lo hubiese dicho claramente, este temorde verse coaccionada y sujeta era el principal motivo de su determinación de no tenerhijos..., o, por lo menos, durante bastante tiempo todavía. Había que vivir la propia vida.

Casi en el momento en que llegaba a su casa sonó el teléfono.—¿Es usted, Jane? —dijo una voz—. Soy yo, Margaret Dimble. Ha ocurrido algo

espantoso. Se lo contaré cuando vaya. Estoy demasiado agitada para poder explicárseloahora. ¿Tiene usted por casualidad una cama libre? ¿Cómo? ¿Que Mr. Studdock estáfuera? En absoluto, si no le importa... Ha mandado a Cecil a dormir al Colegio. ¿Cree queno seré una molestia para usted? Estaré aquí dentro de media hora.

Cuatro - Liquidación de anacronismos

I

APENAS había terminado Jane de poner sábanas limpias en la cama de Mark cuandollegó Mrs. Dimble cargada de paquetes.

—Es usted un ángel dándome hospitalidad esta noche —dijo—. Creo que he estado entodos los hoteles de Edgestow. Este país se está poniendo insoportable. Por todas partesla misma respuesta. Todo ocupado por esos malditos socios del I.N.E.C. Secretarias aquí,mecanógrafas allá, comisiones... Es insultante. Si Cecil no hubiese tenido una habitaciónen el Colegio creo que se hubiera visto obligado a dormir en la sala de espera de laestación. Espero solamente que el criado del Colegio haya aireado la cama...

—Pero, ¿qué ha ocurrido? —preguntó Jane.—Nos han echado, querida.—¡Pero eso no es posible, Mrs. Dimble! Es decir, no puede ser legal...—Es lo que dice Cecil. Imagínese, Jane. Lo primero que vimos esta mañana en cuanto

nos asomamos a la ventana fue un camión en el camino, con las ruedas traseras sobre elparterre de rosas, descargando un pequeño ejército de una especie de criminales conpicos y azadones. ¡En nuestro mismo jardín! Había un tipo espantoso, pequeño, con unagorra a cuadros, que hablaba con Cecil sin quitarse el cigarrillo de la boca, es decir, no dela boca, sino del labio superior, donde estaba pegado con cola. ¿A que no adivina usted loque dijo? Pues dijo que no tenía inconveniente en que nos quedásemos en nuestraposesión (de la casa, fíjese bien, no del jardín) hasta mañana a las ocho. ¡Inconveniente!

—Seguramente debe de haber alguna confusión.—Desde luego, Cecil ha llamado al Tesorero. Y, desde luego, el Tesorero estaba fuera.

Esto nos ha llevado casi toda la mañana, llamando a todas partes, y, entre tanto, el hayaque tanto le gustaba a usted había sido cortada de raíz, lo mismo que todos los ciruelos.Si no hubiese estado tan enfadada me hubiera puesto a llorar. Finalmente, Cecil consiguiólocalizar a Mr. Busby, lo que, naturalmente, no sirvió de nada. Dijo que debía de haberalgún error, pero que no estaba en sus manos hacer nada y que sería mejor queacudiésemos al I.N.E.C. en Belbury.

Desde luego, resultó absolutamente imposible ponerse en contacto con ellos. Pero a lahora del almuerzo vimos que no había posibilidades de quedarse allí hasta mañana,pasara lo que pasase.

—¿Por qué no?—Querida, no tiene usted idea de lo que era aquello. Enormes camiones y tractores

pasando continuamente con un estruendo espantoso, y una grúa sobre una especie devagón de ferrocarril. ¡Si ni nuestro mismo proveedor pudo llegar hasta nosotros! La lecheno llegó hasta las once. La carne la esperamos todavía; han llamado esta tarde para decirque el repartidor no había conseguido llegar hasta nosotros. Hemos tenido las mayores

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (44)

Esa Horrenda Fortaleza

44

dificultades incluso para poder llegar a la ciudad. Hemos tardado media hora desde casahasta el puente. Era una pesadilla. Explosiones y ruidos por todas partes; la carreteraprácticamente destrozada, y una especie de campamento de hojalata formándose en elterreno comunal. ¡Y qué gente! ¡Qué hombres más horribles! ¡Jamás hubiera creído quetuviésemos trabajadores como aquellos en Inglaterra! ¡Horrible! ¡Horrible! —Mrs. Dimblese abanicó con el sombrero que acababa de quitarse.

—¿Y qué van ustedes a hacer? —preguntó Jane.—¡Sólo Dios lo sabe! —repuso Mrs. Dimble—. De momento, hemos cerrado la casa, y

Cecil ha ido a ver a Rumbold, el abogado, para tratar de conseguir que la sellen hasta quepodamos sacar las cosas de allí. Rumbold no parece estar muy enterado. Se contentacon decir que, legalmente, el I.N.E.C. se encuentra en una situación muy curiosa.Después de esto, no sé qué vamos a hacer. Por lo que veo, no hay ninguna casa en todoEdgestow. Ni hablar de ir a vivir por más tiempo en la parte baja del río, aunque nosdejasen. ¿Cómo dice usted? ¡Oh, indescriptible! Todos los álamos talados, todas aquellascasitas tan lindas que se hallan cerca de la iglesia, derribadas. He encontrado a la pobreIvy —es su Mrs. Maggs, ya sabe— anegada en lágrimas. ¡Pobre mujer! Es espensoso9

ver llorar a una mujer después de haberse empolvado. La van a echar también. ¡Pobremujer! Bastantes disgustos ha pasado en su vida. Me alegré de marcharme. Aquelloshombres eran horribles. Tres grandes brutos llamaron a la puerta trasera pidiendo aguacaliente y se metieron en la casa. La pobre Martha sintió un miedo horrible, y tuvo quesalir Cecil a hablar con ellos. Creía que iban a pegarle, se lo aseguro. Fue de lo másdesagradable. Pero una especie de agente de policía los echó de allí. ¿Cómo? ¡Oh!, sí,hay docenas de esa clase de policías por allí, y tampoco me gusta el aspecto que tienen.Hacen voltear continuamente una especie de cachiporra como vemos en las películasamericanas. ¿Sabe usted, Jane?, Cecil y yo hemos pensado lo mismo; es casi como sihubiésemos perdido la guerra. ¡Oh, querida! ¡Té! Es exactamente lo que deseaba...

—Puede usted quedarse aquí todo el tiempo que quiera, Mrs. Dimble. Mark podrádormir en el Colegio —dijo Jane.

—Pues sí, realmente —continuó la vieja Dimble—, en este momento creo que nodebería permitirse a los Miembros de Bracton dormir en otra parte. Pero haría unaexcepción en favor de Mr. Studdock. A decir verdad, no tendría que comportarme como laespada de Sigfrido... Y, dicho sea de paso, vaya espada que sería... Pero esta parte delasunto está arreglada. Cecil y yo nos iremos al Castillo de St. Anne. Tenemos ahora queestar allí muy a menudo...

—¡Oh! —exclamó Jane, prolongando involuntariamente la exclamación, como si todasu historia acudiese de nuevo repentinamente a su mente.

—¡Oh, qué repugnante egoísta soy! —dijo la vieja Dimble—. Estoy aquí charla que techarla con mis tribulaciones y he olvidado que tiene usted la mar de cosas que contarme.¿Ha visto usted a Grave? ¿Le ha gustado a usted?

—¿Se refiere usted a miss Ironwood? —preguntó Jane.—Sí.—La he visto —dijo Jane—. No sé si me gusta o no. Pero no quiero hablar de esto. No

puedo pensar más que en lo escandaloso de lo que le ocurre. Usted es la verdaderamártir, no yo.

—No, querida —repuso Mrs. Dimble—. No soy una mártir. No soy más que una pobrevieja enfurecida, con los pies doloridos y la cabeza a punto de estallar, que trata deponerse un poco de mejor humor. Después de todo, Cecil y yo no hemos perdido nuestramanera de vivir como la pobre Ivy Maggs. En realidad, no tiene importancia marcharse deaquella vieja casa. ¿Sabe usted? El placer de vivir en ella era, en cierto modo, un placer 9 Posiblemente el traductor ha cometido un error escribiendo “espensoso” en lugar de “espantoso” o“penoso”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (45)

C. S. Lewis

45

melancólico. (Me pregunto si, en realidad, a los seres humanos les gusta ser felices.) Unpoco melancólico, sí. ¡Oh, aquellas habitaciones del primer piso, tan grandes, que nosgustaron porque creíamos que íbamos a tener la mar de chiquillos! Y ya ve, no hemostenido ninguno... Quizá empezara a gustarme demasiado ponerme romántica por lastardes, cuando Cecil no estaba en casa, y compadecerme de mí misma... Estoy segura deque estaré mejor lejos de ella. Hubiera podido acabar como aquella horrible heroína deIbsen que se pasaba la vida soñando en muñecas. Para Cecil es peor. Le gustaba poderreunir allí a todos sus discípulos. Jane, es la tercera vez que bosteza usted. Se está ustedcayendo de sueño, y yo le he llenado la cabeza con mis cosas. Eso ocurre cuando unalleva treinta años de casada. Los maridos fueron hechos para escucharnos. Les ayuda aconcentrar su mente en lo que están leyendo, como el sonido del agua, ¡Ya está ustedotra vez bostezando!

Jane consideró que la vieja Dimble era realmente una persona con quien era molestocompartir un dormitorio, a causa de sus rezos. Era extraordinario, pensaba Jane, cómoesa costumbre la azoraba a una. No sabía dónde mirar y no podía hablar con naturalidadhasta varios minutos después que Mrs. Dimble hubiera terminado sus plegarias.

II

—¿Está usted despierta? —preguntó en voz baja Mrs. Dimble en medio de la noche.—Sí —contestó Jane—. Lo siento. ¿La. he despertado a usted? ¿He gritado acaso?—Sí. Decía usted no sé qué de alguien a quien golpeaban en la cabeza.—Los he visto matar a un hombre..., a un hombre con un gran coche que avanzaba por

una carretera en medio del campo. Entonces llegó a un cruce, dobló a la derecha y pasópor delante de algunos árboles. En medio de la carretera había un hombre que lo detuvo,moviendo una luz. No he podido oír lo que han dicho; estaba demasiado lejos. Deben dehaberlo persuadido a que bajara del coche. Luego empezó a hablar con uno de ellos. Laluz daba de lleno sobre su rostro. No era el mismo anciano que he visto en mis otrossueños. No llevaba barba; sólo bigote. Y tenía una manera rápida, casi orgullosa, decomportarse. No le gustó lo que el hombre le dijo, y lo tumbó de un puñetazo. Otrohombre que estaba detrás de él trató de golpearle con algo en la cabeza, pero el ancianofue más rápido y se volvió a tiempo. Entonces fue horrible, pero bonito. Tres hombrescayeron sobre él, que se defendía contra todos. He leído cosas parecidas en los libros,pero no me había dado cuenta del efecto que hace verlo. Desde luego, al finalconsiguieron sujetarlo. Le golpearon la cabeza de una manera terrible con unos objetosque llevaban en las manos. Lo hacían fríamente, y al cabo de un rato se inclinaron paraver si realmente estaba muerto. La luz de la linterna tenía un aspecto curioso. Parecíalanzar unas rayas de luz (como varillas) por todo aquel sitio. Pero tal vez entonces meestuviese despertando. No, gracias... Estoy perfectamente. Era horrible, desde luego,pero no estoy verdaderamente asustada... Por lo menos, no tanto como lo había estadoantes. Lo siento por el pobre viejo.

—¿Cree usted que podrá volver a dormir?—¡Oh, sí! ¿Está mejor del dolor de cabeza, mistress Dimble?—Ya se me ha pasado, gracias. Buenas noches.

III

“Sin género de duda —pensó Mark—, éste tiene que ser el párroco loco de que mehablaba Bill el “Aguacero”.”

El comité de Belbury no se reunía hasta las diez y media, y desde que terminó dedesayunar estaba paseando con el reverendo Straik por el jardín, a pesar de la húmeda ycruda mañana. Desde el primer momento en que se había unido a él, sus ropas raídas,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (46)

Esa Horrenda Fortaleza

46

sus gastados zapatos, su deshilachado cuello clerical, su rostro alargado, sombrío, trágicoy mal afeitado, y la amarga sinceridad de su gestos, producían una nota discordante. Noera un tipo que Mark pensase encontrar en el I.N.E.C.

—No se imagine usted —decía Mr. Straik— que me haga ilusiones de realizar nuestroprograma sin dificultades. Habrá resistencia. Se morderán la lengua y no se arrepentirán.No debemos desanimarnos. Afrontaremos estos desórdenes con una firmeza que llevaráa los detractores a decir que los hemos deseado. Dejemos que lo digan. En cierto modo,es verdad. No forma parte de nuestra misión preservar este organismo del ordenadopecado que se llama Sociedad. El mensaje que debemos entregar a este organismo esun mensaje de absoluta desesperación.

—A eso es exactamente a lo que me refería —repuso Mark— cuando le dije que, a lalarga, su punto de vista y el mío serian incompatibles. La preservación, que implica unplaneamiento completo, de la sociedad es precisamente la meta que tenemos a la vista.No creo que haya ni pueda haber otro final. El problema es para usted completamentedistinto, porque usted mira hacia algo más, hacia algo mejor que la sociedad humana, quepertenece a otro mundo.

—Con todo mi pensamiento y cada latido de mi corazón, con la última gota de misangre —dijo mister Straik—, repudio esta doctrina condenable. Este es precisamente elsubterfugio mediante el cual el “Mundo”, la organización y cuerpo de la Muerte, haalterado y manchado las enseñanzas de Jesús, y convertido en clericalismo y misticismola sencilla demanda del Señor de lealtad y justicia en cada momento. El Reino de Diosdebe ser realizado aquí, en este mundo. Y lo será. Al nombre de Jesús se doblarán todaslas rodillas. Por este Nombre me aparto completamente de todas las religionesorganizadas que han existido hasta ahora en este mundo.

Al nombre de Jesús, Mark, que hubiera sido capaz de dar una conferencia sobre elaborto y la mala conducta delante de un público de mujeres jóvenes sin unestremecimiento, se sintió tan embarazado que se dio cuenta de que sus mejillas sesonrojaban; y se sintió tan enojado consigo mismo y con Mr. Straik que se sonrojó másaún. Era exactamente la clase de conversación que no podía soportar; y jamás, desde lasnunca olvidadas angustias de sus lecciones sobre las Escrituras, se había sentido tan adisgusto. Murmuró algo respecto a su ignorancia en Teología.

—¡Teología! —exclamó Mr. Straik con profundo desprecio—. No es de Teología de loque hablo, mi joven amigo, sino de Nuestro Señor Jesucristo. La Teología es una cortinade humo, palabras, palabras, un juego inventado para la gente rica. No fue en lossermones donde hallé a Nuestro Señor. Fue en las minas de carbón y al lado del ataúd demi hija. Si se figuran que la Teología es una especie de algodón en rama que losconservará sanos y salvos cuando llegue el gran día, se darán cuenta de su error.Porque, fíjese bien en mis palabras, ocurrirá lo siguiente: Su Reino llegará; en estemundo, en este país. Los poderes de la ciencia son un instrumento. Un instrumentoirresistible, como sabemos nosotros los del I.N.E.C. ¿Y por qué son un instrumentoirresistible?

—Porque la ciencia está basada en la observación —sugirió Mark.—Son un instrumento irresistible —gritó Straik— porque son un instrumento en Su

mano. Un instrumento de juicio, como de curación. Esto es lo que no consigo que veaninguna Iglesia. Están cegadas. Cegadas por sus repugnantes harapos dehumanitarismo, su cultura y su liberalismo, lo mismo que por sus pecados, o lo que creenser sus pecados, a pesar de que no haya la menor sombra de pecado en ello. Por eso hellegado a encontrarme solo; un hombre pobre, viejo e inútil, pero el único profeta quequeda. Sabía que Él asumiría el poder. Y, por consiguiente, donde vemos el poder vemosel signo de Su venida. Por esto me he encontrado mezclado con licenciosos ymaterialistas y con todo el que está realmente dispuesto a facilitar Su venida. Los másdébiles de ellos tienen el sentido trágico de la vida, la insensibilidad, la vocación, la

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (47)

C. S. Lewis

47

disposición de sacrificar todos los valores meramente humanos, cosa que no encuentroen medio de la nauseabunda pendiente de las religiones organizadas.

—¿Quiere usted decir —preguntó Mark— que, en cuanto hace referencia a la prácticainmediata, no hay límites a su cooperación con el programa?

—Aleje usted de eso toda idea de cooperación —repuso el otro—. ¿Es que el barrocolabora con el alfarero? ¿Colaboró Ciro con el Señor? Esta gente se agotará. Yo meagotaré también. Instrumentos. Vehículos. Pero aquí viene el punto que le concierne, mijoven amigo. No tiene usted elección entre si será utilizado o no. Es inútil retroceder unavez se ha empuñado el arado. No hay quien salga del I.N.E.C. Quienes traten de escaparde él morirán en despoblado. Pero la cuestión es saber si será usted simplemente uno delos instrumentos que son arrojados a un lado una vez han hecho su turno —uno que,habiendo juzgado a los demás, aguarda su propio juicio—, o estará entre los queparticipan de la herencia. Porque todo esto es verdad, ya lo sabe usted. Son los santosquienes heredarán la tierra (aquí, en Inglaterra, quizá antes de doce meses), los santos ynadie más. ¿No sabe usted que juzgaremos a los ángeles? —Y súbitamente, bajando lavoz, añadió—: La verdadera resurrección se efectúa ahora. La verdadera vida perdurable.Aquí, en este mundo. Ya lo verá usted.

—Oiga —dijo Mark—, son cerca de las once y veinte. ¿No deberíamos ir al comité?Straik se volvió hacia él en silencio. En parte para evitar prolongar la conversación

sobre este tema y en parte porque deseaba saber la contestación, Mark dijo:—Me ha ocurrido una cosa muy molesta: he perdido la cartera. No es que tuviese

mucho dinero en ella (sólo unas tres libras), pero había cartas y papeles. Es unacontrariedad. ¿Cree usted que debería hablar de esto con alguien?

—Puede usted decírselo al camarero —repuso Straik.

IV

El comité llevaba ya dos horas funcionando bajo la presidencia del director delegado.Su forma de tratar los asuntos era lenta y complicada, y a Mark, con su experiencia deBracton, le pareció que el verdadero trabajo del I.N.E.C. debía ser llevado de otra forma.Esto fue, desde luego, su creencia, pero era demasiado razonable para suponer que seencontraría a sí mismo tan pronto en el Círculo Interior, o lo que fuese de Belbury, quecorrespondiera al Elemento Progresivo de Bracton. Pero esperaba que no le haríanperder demasiado tiempo en comités fantasma. Aquella mañana, el asunto de que setrataba era referente a los detalles del trabajo iniciado ya en Edgestow. Al parecer, elI.N.E.C. había obtenido una especie de victoria que le daba el derecho de derribar lapequeña capilla normanda de la esquina. “Las objeciones habituales estaban,naturalmente, en la tablilla” —dijo Wither. Mark, a quien no le interesaba la arquitectura yque no conocía la otra ribera del Wynd tan bien como su mujer, dejó que su imaginacióndivagase. Sólo al final de la reunión, Wither abordó un tema mucho más sensacional.Suponía que la mayoría de los presentes habían oído hablar (¿por qué empezaránsiempre así los Presidentes?) de la lamentable noticia que, sin embargo, creía su debercomunicarles de una manera semioficial. Hacía referencia, desde luego, al asesinato deMr. William Hingest. Por lo que Mark pudo deducir de la torturada y alusiva narración delpresidente, Bill el “Aguacero” había sido hallado cerca de su coche con la cabezadestrozada por un instrumento contundente, en Potter's Lane, sobre las cuatro de lamadrugada. Llevaba muerto algunas horas. Mr. Wither se atrevía a suponer que sería untriste consuelo para el comité saber que la policía del I.N.E.C. se había personado en ellugar del crimen antes de las cinco, y que ni las autoridades locales ni Scotland Yardponían el menor inconveniente en colaborar plenamente. Creía que si las circunstanciasfuesen más apropiadas habría propuesto manifestar la expresión de gratitud que todosellos debían de experimentar hacia miss Hardcastle y posiblemente felicitarla por la acción

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (48)

Esa Horrenda Fortaleza

48

conjunta realizada entre sus fuerzas y las del Estado. Este era uno de los aspectos másconsoladores del triste acontecimiento y, sugirió, un gran vaticinio para el futuro. Alterminar se oyeron algunos discretos aplausos que dieron la vuelta a la mesa. Mr. Withercontinuó hablando más extensamente sobre el finado. Todos ellos, dijo, lamentaronmucho la resolución de Mr. Hingest de retirarse del I.N.E.C., pese a la plena comprensiónde sus motivos; pero todos sabían que aquella separación oficial no alteraría en lo másmínimo las cordiales relaciones entre el desaparecido y casi todos —creía incluso poderdecir todos sin excepción— sus ex colegas del Instituto. La “necrología” (según la bonitafrase de Raleigh) era un instrumento que el Director Delegado sabía pulsar a laperfección, de modo que habló largo y tendido. Terminó proponiendo un minuto desilencio en memoria de William Hingest.

Y así lo hicieron. Fue un minuto inacabable, durante el cual se oyeron toda clase deruidos y crujidos, y tras la máscara de todos aquellos rostros hipócritas, de labiosapretados, brillaban indiferentes e irreverentes pensamientos sobre esto y lo de más allá,que iban acudiendo como los pájaros y los ratones salen al claro de un bosque cuando losque han celebrado una merienda se han marchado; y cada uno de ellos, silenciosamente,se aseguraba a sí mismo que él, por lo menos, no tenía ningún pensamiento morboso nipensaba en la muerte.

Después se rompió el silencio y el comité levantó la sesión.

V

La ocupación de levantarse y entregarse a los quehaceres matinales fue en generalmucho más agradable, a juicio de Jane, debido a que Mrs. Dimble se hallaba con ella.Mark la ayudaba a menudo, pero como siempre opinaba —y Jane se daba cuenta de elloaunque no se lo dijese claramente— que “nada iría bien”, que Jane hacía una cantidad decosas innecesarias y que los hombres son capaces de llevar la casa con muchas menosmolestias y complicaciones que las mujeres, la ayuda de Mark era una de las másfrecuentes causas de las disputas entre ellos. Mrs. Dimble, por el contrario, se adaptabaperfectamente a sus costumbres. Hacía una mañana luminosa y soleada, y cuando sesentaron en la cocina para desayunar, Jane se sentía animada y contenta. Durante lanoche, su mente había desarrollado la reconfortante teoría de que el mero hecho dehaber visto a miss Ironwood y “haberlo soltado todo” haría cesar totalmente sus sueños.El episodio habría terminado. Y ahora tenía, además, la ilusión de pensar en la posibilidaddel nuevo empleo de Mark. Comenzó a forjarse imágenes en su mente.

Mrs. Dimble tenía deseos de saber qué le había ocurrido a Jane en St. Anne y cuándodebía volver allí. Jane contestó evasivamente a la primera pregunta, y Mrs. Dimble erademasiado educada para insistir. En cuanto a la segunda, Jane creía que no debía“molestar” más a miss Ironwood, ni quería “molestar” a nadie más respecto a sus sueños.Dijo que había sido muy “tonta”, pero que tenía la seguridad de que ahora todo habíaterminado. Y miró el reloj, preguntándose por qué Mrs. Maggs no habría ido ya.

—Mi querida amiga, temo que haya usted perdido a Ivy Maggs —dijo Mrs. Dimble—.¿No le he dicho que también le habían quitado la casa? Creí que habría usted entendidoque no podría venir más. No hay ningún sitio donde pueda vivir en Edgestow.

—¡Qué fastidio! —exclamó Jane. Y añadió, esperando con interés la respuesta—:¿Sabe usted lo que hace ahora?

—Se ha ido a St. Anne.—¿Tiene amigos allí?—Ha ido al castillo, con Cecil y conmigo.—¿Quiere usted decir que tiene un empleo allí?—Pues... sí. Supongo que es un empleo.Mrs. Dimble se marchó alrededor de las once. Ella también, al parecer, debía ir a St.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (49)

C. S. Lewis

49

Anne, pero tenía primero que ir a buscar a su marido para almorzar en el“Northumberland”. Jane fue con ella hasta la población para hacer algunas compras, y sesepararon en el extremo de Market Street. Inmediatamente después, Jane encontró a Mr.Curry.

—¿Ha oído usted la noticia, Mrs. Studdock? —preguntó Curry. Sus maneras estabansiempre llenas de importancia, y su tono vagamente confidencial, pero aquella mañanaparecían serlo más que de costumbre.

—No. ¿Ha ocurrido algo? —preguntó Jane.Mr. Curry le parecía un tonto ampuloso, y Mark otro tonto por dejarse impresionar por

él. Pero en cuanto Curry comenzó a hablar, el rostro de Jane expresó toda la sorpresa yla consternación que él hubiese podido desear. Y esta vez no eran fingidos. Le explicóque Mr. Hingest había sido asesinado a primeras horas de la madrugada. El cuerpo fuehallado cerca de su coche, en Potter's Lane, con la cabeza destrozada. Lo llevaron deBelbury a Edgestow. Curry iba precipitadamente al Colegio a hablar de esto con el Rector;venía ahora de la delegación de policía. Se veía claramente que aquel asesinato era yaun “asunto” que pertenecía a Curry. Estaba de un modo indefinible “en sus manos”, y unagrave responsabilidad pesaba sobre él. En otro momento, Jane hubiera encontradoaquello divertido. Se alejó de él en cuanto pudo y fue al “Blackie's” a tomar una taza decafé. Sentía necesidad de sentarse.

Para Jane, la muerte de Hingest no significaba nada de por sí. Había hablado con éluna sola vez, y estuvo de acuerdo con Mark en que era un viejo desagradable y unperfecto snob. Pero la certidumbre de que en su sueño había presenciado un asesinatoreal desvaneció como un soplo los esperanzadores auspicios bajo los que habíaempezado la mañana. Comprendió claramente que el asunto de sus sueños, lejos dehaber tocado a su fin, no hacía sino empezar. Aquella vida modesta pero agradable quese había propuesto vivir estaba irremisiblemente destrozada. Sobre vastos y sombríospanoramas se abrían unas ventanas que ella era impotente para cerrar. Sólo enfrentarsecon esta perspectiva era capaz de volverla loca. Otra alternativa consistía en volver a vera miss Ironwood. Pero esto parecía ser sólo un camino para penetrar más hondamente enla obscuridad. Aquel castillo de St. Anne —aquella “especie de Compañía”— estaba“mezclado en ello”. No quería que la metiesen más adentro. Era una deslealtad. ¡Y elasunto era tan absurdo! Era una de esas cosas que, de acuerdo con todas lasautoridades que hasta entonces había aceptado, no debía ocurrir.

VI

Cosser, el individuo pecoso de pequeño y negro bigote, se acercó a Mark mientras éstesalía del comité.

—Usted y yo tenemos algo que hacer —dijo—. Hemos de redactar una memoriarespecto a Cure Hardy.

Mark se sintió satisfecho al oír hablar de algo que hacer. Pero sentía un poco zaheridasu dignidad, y en vista de que Cosser no le había gustado el día anterior, cuando loconoció, contestó:

—¿Significa eso que al fin pertenezco al departamento de Steele?—Exacto —dijo Cosser.—Lo pregunto —dijo Mark— porque ni él ni usted parecen estar encantados de

tenerme con ustedes. No quisiera meterme a la fuerza, ya lo sabe. Si hablamosfrancamente, no tengo ninguna necesidad de entrar en el I.N.E.C.

—Bueno, no hable usted de eso aquí —dijo Cosser—. Vamos arriba.Estaban hablando en el hall cuando Mark vio a Wither dirigirse pausadamente hacia

ellos.—¿No sería mejor hablar con él claramente y poner las cosas en claro? —sugirió.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (50)

Esa Horrenda Fortaleza

50

Pero el director delegado, después de haber llegado a diez pies de ellos, siguió otradirección. Resoplaba furiosamente y parecía tan sumido en hondas reflexiones que Markconsideró aquel momento inoportuno para una entrevista. Cosser, aun cuando no dijonada, pensó por lo visto lo mismo, y Mark lo siguió hasta un despacho del tercer piso.

—Se trata del pueblecillo de Cure Hardy —dijo Cosser cuando se hubo sentado—.Toda esa tierra de Bragdon no será más que un fangal en cuanto empiecen a trabajar. Nosé por qué diablos quieren ir allí. En todo caso, el último plan es desviar el Wynd;bloquear totalmente el viejo canal que cruza a Edgestow. Mire. Aquí está Shillingbridge, adiez millas al norte de la población. Debe ser desviado allí, llevado por un canal artificial(aquí en el este, donde hay esta línea azul) y unido nuevamente al primitivo cauce aquíabajo.

—La Universidad difícilmente estará de acuerdo con ello —dijo Mark— ¿Qué seríaEdgestow sin río?

—Hemos cogido a la Universidad por el pelo —dijo Cosser—. No se preocupe por esto.En todo caso, no es cosa nuestra. La cuestión es que el nuevo Wynd debe pasardirectamente por Cure Hardy. Ahora, mire los alrededores. Cure Hardy está en estepequeño valle. Ha estado usted allí, ¿eh? Eso facilita las cosas. No conozco esta región.Pues bien, la idea es construir una presa en el extremo sur y hacer un gran embalse.Necesitarán ustedes un nuevo suministro de agua para Edgestow, ahora que va a ser lasegunda ciudad del país.

—Pero, ¿qué ocurre con Cure Hardy?—Esta es otra ventaja. Construimos un nuevo pueblecillo modelo (deberá llamarse

Jules Hardy o Wither Hardy) cuatro millas más abajo. Aquí, cerca del ferrocarril.—Yo creo que se va a armar un escándalo de todos los diablos. Cure Hardy es famoso.

Es un rincón delicioso. En él se encuentran los hospicios del siglo XVI, la iglesianormanda y todo lo demás.

—Exacto. Aquí es donde entramos usted y yo. Tenemos que hacer una memoria sobreCure Hardy. Mañana iremos a echar un vistazo por allí, pero la mayor parte de la memoriapodemos escribirla hoy. Será muy fácil. Si es un rincón bonito, puede usted apostar a quees malsano. Este es el primer punto a desarrollar. Después tenemos que averiguaralgunos datos respecto a la población. Creo que descubrirá que consiste casienteramente en los dos elementos más indeseables: pequeños rentiers y agricultores.

—Estoy de acuerdo en que el pequeño rentier es un mal elemento —dijo Mark—, peroque lo sea el agricultor ya es más discutible.

—El Instituto no está de acuerdo con ellos. Es un elemento recalcitrante en unacomunidad planeada, y siempre retrógrado. No avanzamos debido a la agricultura inglesa.De manera que, como ve, lo único que tenemos que hacer es comprobar algunos hechos.Por lo demás, la memoria se escribe sola.

Mark permaneció un momento silencioso.—La cosa es fácil —dijo—. Pero antes de meterme en esto me gustaría ver un poco

más clara mi propia situación. ¿No debo ir a ver a Steele? No tengo ganas de empezar atrabajar en este departamento si no quiere que esté con él.

—Yo no lo haría —dijo Cosser.—¿Por qué no?—Pues, por una parte, Steele no puede evitarlo si el D.D. lo apoya a usted, como

parece apoyarlo de momento. Por otra, Steele es un hombre muy peligroso. Si se limitausted a seguir trabajando tranquilamente, al final acabará acostumbrándose a ello; pero siva usted a verlo, la cosa puede transformarse en un escándalo. Hay algo más. —Cosserse detuvo, se rascó la nariz pensativamente y prosiguió—: Entre nosotros, no creo que lascosas puedan seguir indefinidamente en este departamento tal como van ahora.

El excelente entrenamiento que Mark había tenido en Bracton le permitió comprendereste punto. Cosser estaba tratando de echar a Steele de aquel departamento. Le pareció

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (51)

C. S. Lewis

51

ver la situación. Steele era peligroso mientras durase, pero podía no durar.—Ayer tuve la impresión —dijo Mark— de que Steele y usted se entendían

perfectamente.—La gran cosa aquí —dijo Cosser— es no pelearse nunca con nadie. Personalmente,

detesto las disputas. Me avengo con cualquiera... con tal de que el trabajo se haga.—Desde luego —dijo Mark—. A propósito, si vamos mañana a Cure Hardy, podría

también ir a Edgestow y pasar la noche en casa.Para Mark dependía mucho de la respuesta a esta pregunta. Por ella sabría si estaba

ahora bajo las órdenes directas de Cosser. Si Cosser le decía: “No puede usted hacereso”, sabría por lo menos cuál era su posición. Si Cosser decía que no podía prescindirde él, mejor todavía. Cosser podía contestar asimismo que sería mejor que consultasecon el director delegado. También esto le daría a Mark la seguridad de su posición. PeroCosser dijo simplemente: “¡Ah!”, dejando a Mark en la duda de si nadie necesitabapermiso para ausentarse o si él no estaba lo suficientemente seguro como miembro delInstituto para que esta ausencia pudiese tener alguna importancia. Después empezaron atrabajar en la Memoria.

En ella emplearon el resto del día, de manera que Mark y Cosser bajaron a cenar tardey sin cambiarse de traje. Esto le dio a Mark una sensación muy agradable. Y le gustó lacena, además. Aunque se hallaba entre hombres que no había visto nunca hastaentonces, le pareció conocerlos a todos a los cinco minutos de hablar con ellos, y semezcló naturalmente en la conversación. Empezaba a aprender a bandeárselas.

“¡Qué bonito es todo esto!”, se dijo Mark a la mañana siguiente, mientras el cocheabandonaba la carretera general y comenzaba a bajar por el estrecho camino enpendiente que llevaba al angosto valle donde estaba situado Cure Hardy. Por reglageneral, Mark no era muy sensible a la belleza, pero Jane y su amor por ésta, habíandespertado en él algo a este respecto. Quizá aquella luz de la mañana de invierno loafectaba tanto más cuanto que no le habían enseñado nunca a considerarla comoparticularmente bella, y, en consecuencia, obraba sobre sus sentidos sin interferencias. Elcielo y la tierra parecían recién lavados. Los campos pardos parecían comestibles, y lahierba marcaba la ondulación de las pequeñas lomas como el pelo reluciente de la grupade un caballo. El cielo parecía más lejano y más claro que de costumbre, de manera quelas largas y delgadas franjas de nubes (color de pizarra obscuro resaltaban sobre el azuldel cielo) tenían los bordes tan netos como si hubiesen sido recortados en un cartón. Lasmatas eran obscuras y aterciopeladas como un acerico, y cuando el coche se detuvo enmedio de Cure Hardy el silencio que siguió a la parada del motor sólo fue roto por elgranizado de algunas cornejas.

—Vaya ruido que meten esos pajarracos —dijo Cosser—. ¿Tiene usted el mapa?Ahora... —Y se puso inmediatamente al trabajo.

Caminaron por la población durante dos horas, y vieron con sus propios ojos todos losabusos y anacronismos que iban a destruir. Vieron al agricultor recalcitrante y retrógrado yescucharon su opinión sobre el tiempo. Vieron al indigente pródigamente mantenidoencarnado en un viejo que cruzaba el patio de un hospicio para ir a llenar una tetera, y auna rentière de edad madura (para empeorar las cosas, llevaba con ella un perro gordo yviejo) en animada conversación con el cartero. Mark tenía la sensación de estar devacaciones, porque sólo durante ellas había rondado por las poblaciones rurales deInglaterra. Por este motivo experimentaba un gran placer. No le pasó por alto que el rostrodel agricultor retrógrado era mucho más interesante que el de Cosser y su voz muchomás agradable al oído. El parecido entre la rentière y tía Gilly (¿cuándo10 había pensadoen ella por última vez? ¡Dios mío, qué lejos llevaban estas cosas!) le hizo comprender la 10 Hay una errata en la edición en papel. El original dice: “¿cuánto había pensado en ella por últimavez?” (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (52)

Esa Horrenda Fortaleza

52

posibilidad de querer a aquella clase de gente. Todo esto no influyó en lo más mínimo ensus convicciones sociológicas. Aun cuando hubiese estado libre de Belbury y carecieseen absoluto de ambición, no hubiera ocurrido de otro modo, porque su educación habíaproducido el curioso efecto de hacer las cosas que leía y escribía más reales que las queveía. Las estadísticas acerca de los trabajadores agrícolas eran la substancia; cualquierlabrador, cavador o granjero era la sombra. A pesar de que no se había dado cuentasiquiera él mismo, sentía una gran resistencia a escribir incluso palabras como “hombre” y“mujer”. Prefería escribir acerca del “grupo vocacional”, “elementos”, “clases”, y“poblaciones”; porque, a su manera, creía con tanta firmeza como un místico en larealidad superior de las cosas que no se pueden ver.

Y, sin embargo, no podía evitar que aquel pueblecillo le gustase. Cuando, a la una,convenció a Cosser para que entrasen en “Las dos campanas”, incluso se lo confesó.Habían llevado unos emparedados, pero Mark tenía ganas de tomar una pinta de cerveza.En “Las dos campanas” hacía mucho calor y estaba todo muy obscuro, porque la ventanaera muy pequeña. Dos labriegos (sin duda alguna recalcitrantes y atrasados) estabansentados con los codos sucios de arcilla, saboreando unos bocadillos muy gruesos, y untercero se hallaba de pie delante del mostrador charlando con el dueño.

—No, no quiero cerveza, gracias —dijo Cosser—. No debemos entretenernos muchoaquí. ¿Qué decía usted?

—Decía que en una hermosa mañana hay algo verdaderamente atrayente en un lugarcomo éste, pese a todos sus obvios absurdos.

—Sí, es una hermosa mañana. Un poco de sol es una gran cosa para la salud.—Pensaba en este sitio.—¿Se refiere usted a esto? —dijo Cosser, dirigiendo una mirada circular a la

habitación—. Hubiera creído más bien que era un sitio de los que tiene uno ganas demarcharse. Ni luz ni ventilación. No acostumbro a hacer personalmente gran uso delalcohol (léase la “Memoria Miller”), pero si el pueblo necesita estimulantes, me gustaríavérselos administrar de una forma más higiénica.

—No creo que el estimulante sea el punto esencial —dijo Mark, contemplando su vasode cerveza. La escena le recordaba conversaciones y bebidas de tiempos lejanos, risas ydiscusiones de los días anteriores a la licenciatura. Se trababa amistad más fácilmente enaquellos tiempos. Se preguntaba qué habría sido de todo aquel grupo: de Carey, deWadsden, de Denniston, que tan cerca estuvieron de obtener también el título.

—No sé, realmente —dijo Cosser, contestando a su última observación—. La nutriciónno es mi fuerte. Tendrá usted que preguntárselo a Stock.

—En lo que pienso realmente no es en este bar —dijo Mark—, sino en el puebloentero. Desde luego, tiene usted razón; estas cosas tienen que desaparecer. Pero tienensu lado agradable. Debemos tener mucho cuidado en que todo lo que edifiquemos eneste sitio sea realmente capaz de batir lo antiguo en todos los terrenos, no sólo eneficiencia.

—Ya, arquitectura y todo lo demás... —dijo Cosser—. Bien, en realidad no entiendomucho de eso, ya lo sabe usted. Es más cosa de Wither. ¿Ha terminado usted ya?

Mark se dio cuenta de pronto de lo fastidioso que era aquel hombre y al propio tiempode que estaba profundamente asqueado del I.N.E.C. Pero recordó que no había quecontar con pertenecer al grupo interesante desde el principio; más tarde vendrían cosasmejores. En todo caso, no había quemado sus naves. Quizá al cabo de un par de díasmandaría todo aquello a paseo y volvería a Bracton. Pero no en seguida. Era más querazonable permanecer allí algún tiempo para ver qué cariz tomaban las cosas.

Al regreso, Cosser lo dejó cerca de la estación de Edgestow, y mientras se dirigía a sucasa empezó a pensar qué le diría a Jane respecto a Belbury. Sería conocerlo mal creerque estaba deliberadamente inventando una mentira. Casi involuntariamente, mientras seimaginaba el cuadro de su llegada a casa y del rostro interrogador de Jane, oía también

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (53)

C. S. Lewis

53

en su imaginación su voz contestándole, poniendo de manifiesto los aspectos salientes deBelbury en frases ingeniosas y confidenciales. Aquella explicación imaginaria alejópaulatinamente de su memoria las verdaderas sensaciones que había experimentado.Aquellas sensaciones de incomprensión y malestar aumentaron su deseo de trazar unasilueta agradable a los ojos de su mujer. Casi sin darse cuenta decidió no mencionar elasunto de Cure Hardy; a Jane le gustaban mucho los edificios antiguos y todas estascosas. Como resultado de ello, cuando Jane, que estaba en aquel momento corriendo lascortinas, oyó abrirse la puerta y al levantar la vista vio a Mark, se dio cuenta de laexpresión animada y jocosa de su rostro. Sí, estaba casi seguro de haber obtenido elpuesto. El salario no estaba definitivamente fijado, pero al día siguiente se trataría de ello.Era un sitio muy curioso; se lo explicaría más tarde. Pero había ya conocido a la genteimportante. Wither y miss Hardcastle eran los que verdaderamente contaban.

—Tengo que hablarte de esa miss Hardcastle —dijo—. Es increíble.Jane tenía que decidir más rápidamente lo que le diría a Mark de lo que Mark tuvo que

decidir que le diría a Jane. Y decidió no decirle nada de los sueños ni de St. Anne. Loshombres detestan a las mujeres a quienes les ocurren cosas inusitadas, especialmente sison raras y extravagantes. Su resolución fue fácil de mantener, porque Mark, absorbidopor su propia historia, no le hizo pregunta alguna. Quizá no estuviese enteramenteconvencida de todo lo que le dijo. Había algo vago en todos los detalles. Al principio de laconversación le dijo con voz aguda y temerosa (no tenía idea de cuánto desagradaba aMark aquella voz):

—Mark, ¿no tendrás que renunciar a tu beca en Bracton?El contestó que no y continuó hablando. Lo escuchaba atendiéndole sólo a medias.

Sabía que tenía a veces ideas grandiosas, y adivinó que durante su ausencia habíabebido bastante más de lo que bebía habitualmente. Y, así, durante toda la velada, el avemasculina desplegó su plumaje y la hembra representó su papel, e hizo preguntas, y serió, y fingió mucho más interés del que realmente sentía. Los dos eran jóvenes, y sininguno amaba mucho al otro, cada uno de ellos sentía intensos deseos de ser admirado.

VII

Aquella tarde, los miembros de Bracton. estaban sentados en la Sala Capitular delantedel vino y de los postres. Habían dejado de vestirse de etiqueta para la cena comomedida de economía durante la guerra, y no habían vuelto a adoptar la costumbretodavía, de manera que sus trajes deportivos, de mezclilla, estambre y cheviot, constituíanuna nota discordante sobre los obscuros plafones jacobinos, la luz de las velas y la platade diferentes épocas. Feverstone y Curry estaban juntos. Desde hacía trescientos años,aquella Sala Capitular había sido uno de los lugares más agradables y tranquilos deInglaterra. Estaba situada en Lady Alice, en la planta baja, debajo de la gran sala, y lasventanas del extremo este daban al río y al Bosque de Bragdon, a través de una pequeñaterraza en la que los Miembros de Bracton tenían la costumbre de tomar el postre durantelas tardes de verano. A aquella hora y en aquella estación, las ventanas estaban desdeluego cerradas y las cortinas corridas. Desde el otro lado de ellas llegaban unos ruidoscomo jamás había oído aquella vetusta habitación: gritos y maldiciones, ruidos decamiones avanzando pesadamente, estridente rumor de motores, sonidos de cadenas,golpeteo de martillos, rechinar de hierros, silbidos, golpes y toda clase de vibracionespenetrantes. Saeva sonare verbera, tum stridor ferri tractaeque catenae, como Glossop,sentado en el extremo más alejado del fuego, hizo observar a Jewel. Porque tras aquellasventanas, escasamente a treinta yardas, en la ribera opuesta del Wynd, avanzabapaulatinamente la conversión de un antiguo bosque en un infierno de barro y ruido, aceroy cemento. Incluso algunos miembros del Elemento Progresivo —los que teníanhabitaciones en aquel lado del Colegio— se habían ya quejado de ello. Curry mismo

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (54)

Esa Horrenda Fortaleza

54

quedó un poco sorprendido de ver la forma en que su sueño se había convertido enrealidad, pero hacía cuanto podía por disimularlo, y a pesar de que su conversación conFeverstone tenía que ser mantenida a voz en grito, no hizo ninguna alusión a esteinconveniente.

—Entonces, ¿es definitivo que Studdock no vuelve? —chilló.—Completamente —gritó Feverstone—. Me ha enviado un recado por medio de un alto

funcionario pidiéndome que informe de ello al Colegio.—Así, pues, ¿mandará su dimisión en forma?—No es probable. Como todos los muchachos jóvenes, es muy negligente en estas

cosas. En realidad cuanto más lo demore, mejor.—¿Quiere usted decir que nos da la posibilidad de examinar el asunto?—Exacto. Como usted comprenderá, el Colegio no tiene que ocuparse de ello hasta

que escriba. Y tenemos que decidir la cuestión de su sucesor antes de que esto ocurra.—Es obvio. Es lo más importante. Una vez se ha presentado la cuestión ante una de

estas personas que no comprenden el terreno que pisan ni saben bien lo que piensan,puede ocurrir cualquier cosa.

—Exacto. Eso es lo que tenemos que evitar. La única manera de cubrir una plaza comoésta es traer al candidato (sacar al conejo de su madriguera) dos minutos después dehaber anunciado la vacante.

—Tenemos que empezar a pensar en ello en seguida.—¿Tiene su sucesor que ser un sociólogo? Quiero decir, ¿va ligada la beca a este

tema?—De ninguna manera. Es una de las becas Paston. ¿Por qué? ¿Se le ocurre a usted

algo?—Hace mucho tiempo que no hemos tenido a nadie en política.—Sí, sí... Hay todavía un considerable prejuicio contra la política como tema

académico. Diga, Feverstone, ¿no tendríamos que darle un empujón a ese nuevo tema?—¿Qué nuevo tema?—Pragmatometría.—Pues... es curioso que diga usted eso, porque el hombre en quien pensaba es un

político que también ha estudiado mucho la pragmatometría. Podríamos llamarlo beca depragmatometría social o algo por el estilo.

—¿Quién es?—Laird, de Leicester, Cambridge.Era automático en Curry, a pesar de no haber oído nunca hablar de Laird, parecer

pensativo y decir:—¡Ah!, Laird... Recuérdeme sólo los detalles de su carrera académica.—Pues —dijo Feverstone—, como recordará usted, estuvo muy mal de salud hacia el

final de su carrera, y tuvo un fracaso. Los exámenes de Cambridge son tan duros hoy endía que difícilmente puede tenerse esto en cuenta. Todo el mundo sabe que era el alumnomás brillante de su curso. Era presidente de los “Sphinxes” y editaba The Adult. DavidLaird, ya lo conoce.

—Sí, pero hay que estar seguro. David Laird... Pero, oiga, Dick...—Diga.—No me gusta mucho ese fracaso. Desde luego, como usted, no doy más que un valor

supersticioso a los resultados de un examen. No obstante, hemos hecho últimamente unao dos elecciones desafortunadas... —Casi involuntariamente, Curry, al decir esto, miró através de la habitación hacia donde estaba sentado Pelham, con su boquita de piñón y surostro blanducho. Pelham era un hombre de valor; pero ni aun Curry era capaz derecordar nada que hubiese dicho o hecho jamás.

—Sí, lo sé —dijo Feverstone—, pero ni aun nuestras peores elecciones son tan fútilescomo las que hace el Colegio cuando lo dejamos en sus manos.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (55)

C. S. Lewis

55

Acaso porque el intolerable ruido hubiese agotado sus nervios, Curry experimentó unadeuda momentánea respecto a la “futilidad” de aquellos ineptos. Había cenadorecientemente en el “Northumberland”, y encontró a Telford cenando allí aquella mismanoche. El contraste entre el Telford vivo e ingenioso que todos en el “Northumberland”parecían conocer y que todo el mundo escuchaba, y el “fútil” Telford de la Sala Capitularde Bracton, lo dejó perplejo. ¿Podía ser que los silencios de aquellos “ineptos” de sucolegio, sus monosilábicas respuestas cuando condescendía a darlas y su vacíaexpresión cuando él adoptaba el tono confidencial, tuviesen una explicación que no se lehabía ocurrido nunca? La fantástica suposición de que él, Curry, pudiese ser un latoso,pasó con tanta rapidez por su mente que un segundo después la había olvidado parasiempre. Adoptó la idea mucho menos dolorosa de que aquellos tradicionalistas yparásitos de la investigación afectaban mirarlo con desprecio. Pero Feverstone le gritabade nuevo.

—La semana próxima estaré en Cambridge, porque voy a dar una cena. No lo hemencionado aquí antes porque, en realidad, el Primer Ministro puede asistir a ella, condos o tres grandes magnates de la Prensa y Tony Dew. ¿Cómo? Sí, desde luego, conoceusted a Tony. Es aquel muchacho moreno que trabaja en el Banco. Laird estará allí. Es,según creo, pariente lejano del Primer Ministro. Creo que podría usted asistir también. Séque David tiene muchas ganar de conocerlo. He oído hablar mucho de usted a un amigoque solía asistir a sus conferencias. No recuerdo su nombre.

—No sé, será un poco difícil. Todo depende del entierro del pobre Bill. Tendré queestar allí, desde luego. ¿Han dicho algo de la instrucción las noticias de las seis?

—No las he oído. Pero, desde luego, esto suscita otra cuestión. Ahora que “Aguacero”se ha ido a resoplar a un mundo mejor, tenemos dos vacantes.

—No oigo nada —gritó Curry—. ¿Es que el ruido aumenta o yo me estoy quedandosordo?

—Oiga, subdirector —gritó Ted Raynor desde detrás de Feverstone—, ¿qué diablosestán haciendo ahí fuera sus amigos?

—¿Es que no pueden trabajar sin chillar de ese modo? —preguntó otra voz.—Esto no me parece trabajo ni nada que se le parezca —dijo un tercero.—¡Oiga! —exclamó Glossop súbitamente—. Eso no es trabajar. Eso es divertirse

dando patadas.—Cada vez es peor —dijo Raynor.Un momento después todos estaban de pie.—¿Qué ha sido eso? —gritó uno.—Están asesinando a alguien —dijo Glossop—. No hay más que una manera de

arrancarle a un hombre esos gritos de la garganta.—¿Dónde va usted? —preguntó Curry.—Voy a ver qué pasa —repuso Glossop—. Curry, vaya y reúna a todos los

alborotadores en el Colegio. Que alguien llame a la policía.—Yo no saldría si estuviese en su pellejo —dijo Feverstone, que había permanecido

sentado y se servía otro vaso de vino—. Parece que la policía está ya allí.—¿Qué quiere usted decir?—Escuche... ¡Ahora!—Es un taladro infernal.—¡Escuche!—¡Válgame Dios! ¿Cree usted de veras que es una ametralladora?—¡Mirad! ¡Mirad! —chillaron a la vez una docena de voces, mientras se oía una rotura

de cristales y una lluvia de piedras caía en el suelo de la gran sala.Un momento después, varios de los Miembros se habían precipitado hacia las

ventanas y abierto los postigos; y allí permanecieron todos mirándose unos a otros, sinproducir otro ruido que el de su penosa respiración. Glossop tenía un corte en la frente, y

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (56)

Esa Horrenda Fortaleza

56

en el suelo yacían los fragmentos de aquella famosa ventana del ala este en la cualHenrietta María había grabado una vez su nombre con un diamante.

Cinco - Elasticidad

I

A la mañana siguiente, Mark se fue a Belbury en tren. Había prometido a su mujer unaserie de puntos relativos a su sueldo y lugar de residencia, y el recuerdo de todas estaspromesas nublaba un poco su mente; pero en general estaba de buen humor. Su regresoa Belbury —su llegada, el acto de colgar su sombrero y encargar una bebida— formabaun agradable contraste con su primera llegada. El sirviente que le sirvió la bebida loconocía. Filostrato lo saludó con un movimiento de la cabeza. Las mujeres podíanrefunfuñar, pero aquel era claramente el verdadero mundo. Después de beber se dirigióhacia el despacho de Cosser. Estuvo allí sólo cinco minutos, pero cuando se marchó suestado de espíritu estaba completamente alterado.

Steele y Cosser estaban allí, y ambos levantaron la vista con el aire de personas quehan sido interrumpidas por un desconocido. Nadie dijo nada.

—Buenos días —dijo Mark al fin un poco inquieto.Steele terminó de anotar algo a lápiz en un gran documento que tenía extendido sobre

la mesa.—¿Qué desea, Mr. Studdock? —preguntó sin levantar la vista.—He venido a ver a Cosser —repuso Mark, y después, dirigiéndose a éste, añadió—:

He estado pensando sobre el penúltimo punto de este informe...—¿Qué memoria es esa? —preguntó Steele a Cosser.—Pensé —contestó Cosser con una sonrisa forzada— que sería útil redactar una

memoria sobre Cure Hardy durante mis ratos perdidos, y como no había nada departicular que hacer ayer, la he planeado. Mister Studdock me ayudó.

—Bueno, eso no tiene ahora importancia —dijo Steele—. Podrá usted hablar con Mr.Cosser en cualquier otro momento, mister Studdock. Ahora está ocupado.

—Escuche —dijo Mark—, creo que será mejor que nos entendamos. ¿Debocomprender que esa memoria era únicamente una fantasía privada de Cosser? Si es así,hubiera preferido saberlo antes de perder ocho horas trabajando en ella. ¿Bajo lasórdenes de quién estoy? —Steele, jugueteando con su lápiz, miró a Cosser—. Le hehecho a usted una pregunta respecto a mi situación, mister Steele —añadió Mark.

—No tengo tiempo para ocuparme de estas cosas —repuso Steele—. Si usted no tienenada que hacer, yo sí. No sé nada de su situación.

Mark pensó un momento en dirigirse a Cosser, pero el rostro pecoso y los ojosinexpresivos de éste le hicieron experimentar tal sensación de desprecio que se volvió ysalió de la habitación dando un portazo. Iría a ver al director delegado.

Al llegar a la puerta del despacho de Wither vaciló un momento, porque oyó vocesdentro. Pero estaba demasiado furioso para esperar. Llamó y entró sin detenerse aescuchar si su llamada había sido contestada o no.

—Mi querido amigo —dijo Wither levantando la vista pero sin fijar sus ojos directamenteen el rostro de Mark—, estoy encantado de verlo. —Al oír estas palabras, Mark se fijó enque había una tercera persona en la habitación. Era un tal Stone, a quien conoció durantela cena dos días antes. Stone estaba de pie delante de la mesa de Wither, enrollando ydesenrollando un trozo de papel secante con los dedos. Tenía la boca abierta y los ojosfijos en el director delegado—. Encantado de verlo —repitió Wither—. Tanto más cuantoque me ha... interrumpido usted en lo que me atrevería a llamar una penosa conferencia.Como le estaba diciendo al pobre mister Stone, nada está más cerca de mi corazón que

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (57)

C. S. Lewis

57

el deseo de que este gran Instituto pueda trabajar como una gran familia..., la más grandeunidad de voluntad y propósito, mister Stone, la mutua confianza más libre... Esto es loque espero de mis colegas. Pero como debe usted recordar, mister... Studdock, inclusoen las familias hay incidentalmente rocas, resentimientos y errores de comprensión. Estaes la causa, mi querido amigo, de que no esté libre en este momento... No se marche,mister Stone. Tengo más cosas que decirle.

—Tal vez sea mejor que vuelva luego —dijo Mark.—Pues... quizá, en estas circunstancias... Son sus sentimientos los que tengo en

cuenta, mister Stone... Quizá... El medio usual de verme, mister Studdock, es pedirle a misecretario que le fije hora. No es que, lo comprenderá usted, tenga el menor deseo deinsistir sobre ciertos formulismos ni deje de estar encantado de verle siempre que quierausted acudir a mi. Es la pérdida de su tiempo lo que tengo deseos de evitar.

—Muchas gracias, mister Wither —dijo Mark—. Veré a su secretario.El despacho del secretario estaba en la habitación contigua. Cuando se entraba en él

no se encontraba uno con el secretario, sino con una serie de subordinados separadosdel visitante por una especie de mostrador. Mark obtuvo una cita para las diez de lamañana del día siguiente, que era la primera hora que pudieron ofrecerle. En el momentode salir tropezó con el “Hada” Hardcastle.

—¡Hola, Studdock! —dijo ésta—. Conque rondando por el despacho del director, ¿eh?Eso no irá bien, ya lo sabe usted...

—He decidido —dijo Mark— que tengo que establecer de una forma definitiva miposición en el Instituto o abandonarlo inmediatamente.

Ella lo miró con una ambigua expresión en la que el humorismo parecía predominar.Después, súbitamente, le cogió del brazo.

—Mire, muchacho —dijo—, deje usted todo esto, ¿comprende? No le va a hacerningún bien. Venga usted conmigo y hablaremos.

—No hay verdaderamente nada de que hablar, miss Hardcastle —dijo Mark—. La cosaestá clara para mí. O tengo aquí un verdadero empleo o me vuelvo a Bracton. La cosa essencilla; no sé siquiera cuál de las dos prefiero, en verdad.

El “Hada” no contestó, pero la firme presión de su brazo obligó a Mark, a menos queestuviese dispuesto a luchar, a seguir con ella a lo largo del corredor. La intimidad yautoridad de su presa tenía una extravagancia ambigua que hubiera podido igualmentecompararse a la del policía y el prisionero, a la del amante y su querida, a la de la niñera yel chiquillo. Mark tuvo la sensación de que parecería un tonto si encontraban a alguien.

Ella lo llevó a su despacho, que estaba situado en el segundo piso. La oficina exteriorestaba llena de lo que Mark ya sabía que se llamaba Waips, o sea, las muchachas de laPolicía Institucional Auxiliar Femenina. Los hombres que pertenecían a la Policía, auncuando mucho más numerosos, raras veces se encontraban dentro del edificio, pero a lasWaips se las veía constantemente ir de un lado para otro por donde miss Hardcastleaparecía. Lejos de compartir las características masculinas de su jefe, eran, como dijouna vez Feverstone, “femeninas hasta la imbecilidad”, pequeñas, frágiles y alegres.Mistress Hardcastle las trataba como si hubiese sido un hombre, y se dirigía a ellas conuna galantería entre suave y feroz.

—co*cktails, Dolly —dijo rápidamente al entrar en la oficina exterior.Cuando entraron en el despacho interior, hizo sentar a Mark, pero ella permaneció de

pie, de espalda al fuego y con las piernas separadas. Dolly sirvió los co*cktails y se retiró,cerrando la puerta. Durante el camino, Mark había explicado refunfuñando los motivos desu queja.

—No haga nada de eso, Studdock —dijo miss Hardcastle—. Y, en todo caso, no vaya amolestar al director. Ya le dije que no tiene usted que preocuparse de toda esa gentecilladel tercer piso con tal de que los tenga de su parte, como ocurre actualmente. Pero noseguirá usted teniéndolos si va usted a ellos con quejas.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (58)

Esa Horrenda Fortaleza

58

—Ese podría ser un buen consejo, miss Hardcastle —dijo Mark—, si estuviesetotalmente decidido a quedarme. Pero no es este el caso. Y, por lo que he visto, no megusta el sitio. Casi he decidido marcharme a casa. Sólo que he creído que debía tenerprimero una entrevista con él para poner las cosas en claro.

—Poner las cosas en claro es algo que el Director no puede soportar —contestó missHardcastle—. No es así como lleva el asunto. Y tenga usted en cuenta que sabe lo quetiene entre manos. Trabaje, muchacho... No es usted supersticioso, ¿verdad? Yo, sí. Creoque trae mala suerte abandonar el I.N.E.C. No se torture la cabeza con los Steele y losCosser. Esto forma parte de su aprendizaje. Ahora está usted pasando por él, pero siresiste llegará más alto que ellos. Lo único que tiene que hacer es resistir con firmeza.Cuando sigamos adelante no quedará ninguno de ellos.

—Es lo mismo que Cosser me dijo referente a Steele —dijo Mark—, y no creo que mehaya servido de gran cosa hasta la fecha.

—Mire usted, Studdock —dijo miss Hardcastle—. Siento gran simpatía por usted. Y esuna suerte, porque de lo contrario me sentiría resentida por sus últimas palabras.

—No quise ofenderla —dijo Mark—. Pero, ¡maldita sea!, mire usted las cosas desde mipunto de vista...

—Nada, nada —repuso miss Hardcastle moviendo la cabeza—. No sabe usted todavíalo suficiente para que su punto de vista valga un ochavo. No se ha dado usted cuenta aúndel asunto en que está metido. Se le está ofreciendo la oportunidad de alcanzar algomucho más grande que un puesto en el Gobierno. Y sólo hay dos alternativas, ya lo sabe:o estar dentro del I.N.E.C. o estar fuera de él. Y sé mejor que usted qué será lo másdivertido.

—Lo comprendo muy bien —dijo Mark—. Pero cualquier cosa es mejor que estarnominalmente dentro y no tener nada que hacer. Deme usted un verdadero puesto en elDepartamento de Sociología y...

—¡Un cuerno! Ese Departamento va a ser suprimido. Al principio tenía que existir porcuestión de propaganda, pero todos ellos van a ser liquidados.

—¿Y qué seguridad tiene usted de que voy a ser uno de sus sucesores?—No lo será usted. No habrá sucesor alguno. El verdadero trabajo no tiene nada que

ver con estos departamentos. La clase de sociología que nos interesa será realizada pormi cuerpo, la policía.

—¿Entonces, entro yo en ella?—Si tiene usted confianza en mí —repuso el “Hada”, dejando su vaso vacío y sacando

un cigarro—, puedo indicarle su verdadero trabajo, el objeto para el cual ha sido traídousted aquí.

—¿Y cuál es?—Alcasan —dijo miss Hardcastle entre dientes. Lanzó una de sus interminables

bocanadas de humo, y después, mirando a Mark con una ligerísima expresión dedesprecio, añadió—: Sabe usted de quien le hablo, ¿no?

—¿Se refiere usted al radiólogo, el que fue guillotinado? —preguntó Mark atónito.El “Hada” asintió.—Hay que rehabilitarlo —dijo—. Gradualmente. Tengo todos los hechos en el

expediente. Empieza usted por un pequeño artículo, no discutiendo su culpabilidad alprincipio, sino insinuando simplemente que era miembro de su gobierno Quisling y habíaun prejuicio contra él. Diga usted que no duda de que el veredicto fue justo, pero que esangustioso pensar que probablemente hubiera sido el mismo sí hubiese sido inocente.Después, al cabo de un par de días, publica un artículo completamente distinto, sobre elrelato popular del valor de su trabajo. Puede usted reunir los datos (los suficientes para elartículo) en una tarde. Después envía una carta llena de indignación al periódico quepublicó el primer artículo, yendo más lejos todavía. La ejecución fue un atropello de laJusticia. Entretanto...

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (59)

C. S. Lewis

59

—¿Qué diablos buscan ustedes con esto?—Ya se lo he dicho, Studdock. Alcasan tiene que ser rehabilitado. Hay que convertirlo

en un mártir, decir que es una pérdida irreparable para la especie humana.—Pero, ¿para qué?—¡Ya empieza usted otra vez! Se queja de no tener nada que hacer, y en cuanto le

sugiero una pequeña ocupación quiere usted en seguida que le expongan todo el plan decampaña antes de hacerlo. Esto no es sensato. No es la manera de avanzar, aquí. Loimportante es hacer lo que dicen. Si resulta usted útil, pronto comprenderá lo que ocurre.Pero tiene que empezar haciendo el trabajo que se le encarga. No parece usted darsecuenta de lo que somos. Somos un ejército.

—En todo caso —dijo Mark—, no soy periodista. No he venido aquí a escribir artículospara los periódicos. Traté de hacérselo comprender claramente a Feverstone desde elprincipio.

—Cuanto antes deje de hablar de lo que vino a hacer aquí, más avanzará usted. Se lodigo por su bien, Studdock. Sabe usted escribir. Esta es una de las cosas para las que sele necesita.

—En este caso he venido por una mala interpretación —dijo Mark. El halago de suvanidad literaria, en aquel período de su carrera, no compensaba ni remotamente lainsinuación de que su sociología carecía de importancia—. No tengo intención depasarme la vida escribiendo artículos para los periódicos —dijo—. Y aunque la tuviese,querría saber muchas más cosas respecto al I.N.E.C. antes de meterme en un asunto deesta clase.

—¿No le han dicho que es estrictamente apolítico?—Me han dicho tantas cosas que ya no sé qué pensar —repuso Mark—. Pero no veo

cómo puede iniciarse una campaña periodística (pues a esto se reduce el plan) sin serpolítico. ¿Son los periódicos de derecha o de izquierda los que van a publicar ese cuentosobre Alcasan?

—Los dos, querido, los dos —contestó miss Hardcastle—. ¿Es que no entiende ustednada? ¿No es acaso absolutamente esencial mantener un derecha y una izquierdaerguidas sobre sus espolones, cada una de ellas aterrorizada de la otra? Así es comohacemos nosotros las cosas. Cualquier oposición al I.N.E.C. representa un feroz ataque ala izquierda por los periódicos de la derecha, o a la derecha por los de la izquierda. Si lacosa se hace debidamente, tiene a usted a los dos bandos elevándose uno contra otro endefensa nuestra, refutando las acusaciones del enemigo. ¡Desde luego, somos apolíticos!El verdadero poder lo es siempre.

—No creo que puedan ustedes hacer eso —dijo Mark—. Por lo menos con losperiódicos que lee la gente educada.

—Eso demuestra que está usted todavía en mantillas, querido —dijo miss Hardcastle—. ¿No se ha dado usted cuenta de que es todo lo contrario?

—¿Qué quiere usted decir?—Pero, hombre, son precisamente los lectores educados los que pueden ser

embaucados. La dificultad la tenemos con los demás. ¿Cuándo ha encontrado usted unobrero que crea en los periódicos? Da por seguro que todo es propaganda y se salta elartículo de fondo. Compra el periódico para ver los resultados del fútbol, el relato de lasmuchachas que se arrojan por las ventanas y los cadáveres encontrados en Mayfair. El esnuestro problema; hay que reacondicionarlo. Pero el público culto, la gente que lee lossemanarios ligeros, no necesita ser reacondicionado. Están ya a punto. Creen cualquiercosa.

—Como individuo de la clase a que se refiere usted —dijo Mark sonriendo—, no locreo.

—¡Dios mío! —exclamó el “Hada”—. ¿Dónde tiene usted los ojos? Mire usted lo queviene en los semanarios. Mire el Weekly Question. Es un periódico para usted. Cuando el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (60)

Esa Horrenda Fortaleza

60

Inglés Básico apareció simplemente como invención de un librepensador de Cambridgeno había nada bastante bueno para él; en cuanto lo tomó en su mano un Primer Ministroconservador, se convirtió en una amenaza para la pureza del lenguaje. ¿No fue laMonarquía una dilapidación absurda durante diez años? Y más tarde, cuando el Duque deWindsor abdicó, ¿no se convirtió el periódico en legitimista y monárquico durante más deuna quincena? ¿Perdió acaso un solo lector? ¿No comprende usted que el lector culto nopuede dejar de leer los semanarios entretenidos, digan lo que digan? Le es imposible.Está acondicionado.

—Muy bien —dijo Mark—, todo eso es muy interesante, miss Hardcastle, pero no tienenada que ver conmigo. En primer lugar, no pienso dedicarme al periodismo; y si mededicase, sería para ser un periodista honrado.

—Perfectamente —repuso miss Hardcastle—. En este caso, lo único que hará ustedserá contribuir a arruinar a su país y quizá a toda la raza humana, además de destrozarsu carrera.

El tono confidencial en que había hablado hasta entonces desapareció, y en su vozvibró cierto tono de amenaza. El ciudadano y el hombre honrado que se habíandespertado en Mark durante la conversación se tambalearon un poco, su otro y másfuerte yo, el yo que sentía a toda costa el ansia de no seguir mezclado entre los ineptos,saltó, asustado.

—No quiero decir que no comprenda su punto de vista. Me preguntaba únicamente...—A mí me es todo igual, Studdock —dijo miss Hardcastle sentándose por fin ante la

mesa—. Si no le gusta a usted este trabajo, desde luego es cosa suya. Vaya yentiéndaselas con el Director Delegado. No le gusta la gente que dimite, pero, desdeluego, puede hacerlo. Tendrá algo que decirle a Feverstone por haberle traído aquí.Supusimos que había usted comprendido.

La mención del nombre de Feverstone hizo pensar a Mark en el plan, que hastaentonces había sido ligeramente irreal, de regresar a Edgestow y contentarse con lacarrera de Miembro de Bracton. ¿En qué condiciones regresaría allí? ¿Sería todavíamiembro del círculo interno incluso en Bracton? Verse alejado de la confianza delElemento Progresivo, verse relegado a la categoría de los Telford y los Jewel, le parecíainsoportable. Y el salario de un simple licenciado le parecía una miseria al lado de lossueños de aquellos últimos días. La vida matrimonial iba resultando bastante más cara delo que había pensado. Después se acordó con recelo de aquellas doscientas libras,importe de su entrada como socio del I.N.E.C. Pero, no... Era absurdo. No era posible quelo molestaran por tal cosa.

—Bien, evidentemente —dijo con voz apagada—, lo primero es ver al Director.—Puesto que se marcha usted —dijo el “Hada”—, quiero decirle algo. He puesto todas

las cartas sobre la mesa. Si le ha pasado por la cabeza que sería gracioso repetir unasola palabra de esta conversación cuando salga de aquí, siga mi consejo y no lo haga. Nosería... sano para su futura carrera.

—¡Oh! Desde luego... —comenzó Mark.—Ahora será mejor que se marche —dijo miss Hardcastle—. Hable usted con el

Director y tenga cuidado de no contrariarlo. Detesta las dimisiones.Mark hizo una tentativa por prolongar la conferencia, pero el “Hada” no lo consintió, y

pocos segundos después se encontraba al otro lado de la puerta.Pasó el resto del día bastante angustiado, apartándose del camino de los demás a fin

de que su carencia de ocupación no pudiese ser observada. Salió antes del almuerzopara dar uno de aquellos cortos y desagradables paseos que un hombre da por unosalrededores desconocidos cuando no se encuentra a sus anchas. Después de almorzarexploró el terreno. Pero no era un sitio por donde pudiese pasear a gusto. El millonarioque construyó Belbury había encerrado unos veinte acres de terreno dentro de un murobajo coronado por una verja de hierro, arreglados de una forma que el contratista llamaba

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (61)

C. S. Lewis

61

Terrenos Ornamentales de Esparcimiento. Había árboles por todas partes; caminoscubiertos de unos guijarros tan redondos que difícilmente podía caminarse sobre ellos;inmensos macizos de flores, unos romboidales, otros oblongos y algunos en forma demedia luna; plantaciones de esa especie de laurel que parece hecho artificialmente demetal barnizado y hábilmente pintado; grandes bancos verdes a espacios regulares porlos caminos y avenidas... La impresión general era la de un cementerio. No obstante, porpoco atractivo que fuese, bajó de nuevo después del té, fumando incesantemente, apesar de que el viento que soplaba hiciese arder mal su cigarrillo y le diese un ardorterrible en la lengua. Esta vez se alejó hacia la parte posterior de la casa, donde sereunían los edificios más nuevos y más bajos. Allí quedó sorprendido ante un olor aestablo y una mezcla de gruñidos, rugidos y gemidos que delataban un considerablenúmero de animales. Al principio no lo comprendió, pero después recordó que un inmensoprograma de vivisección, liberado por fin de los “funcionaristas” y de la mezquinaeconomía, era uno de los planes del I.N.E.C. No le había interesado de una maneraparticular, y pensó vagamente en ratas, conejos y, eventualmente, algún perro. Peroaquel ruido confuso sugería algo muy diferente. Mientras permanecía de pie oyó unaespecie de bostezo, e inmediatamente, como si aquello hubiese sido la señal, estalló unestruendo de ladridos, gritos, sollozos e incluso risas, que chillaban y protestaban duranteun momento para desvanecerse después en una especie de lamento. Mark no sentía elescrúpulo de la vivisección. Aquel ruido representaba para él toda la grandeza de aquellaempresa de la cual, aparentemente, era probable que le excluyesen. Allí se hallaban todaclase de seres: centenares de kilos de animales vivos que el Instituto podía permitirsedesgarrar como un trozo de papel por la mera probabilidad de hacer algún descubrimientointeresante. Debía conseguir el puesto; debía, de una forma u otra, resolver el problemade Steele. Pero aquel ruido era desagradable y se alejó.

II

Mark se despertó al día siguiente con la sensación de que tendría más de una valla quefranquear durante el transcurso del día. La primera era su entrevista con el DirectorDelegado. A menos de que obtuviese la certeza de un puesto y un salario, cortaría todarelación entre él y el Instituto. Y después, cuando llegase a su casa, la segunda valla seríaexplicarle a Jane que todo el sueño se había desvanecido.

La primera niebla verdadera del otoño había descendido aquella mañana sobreBelbury. Mark desayunó con luz artificial. No habían llegado ni el correo ni los periódicos.Era un viernes, y el criado le entregó la nota de gastos de la parte de la semana quehabía pasado en el Instituto. Se la guardó en el bolsillo después de una rápida mirada,decidido a que aquello, en todo caso, no sería jamás mencionado ante Jane. Ni el total nilos detalles eran de una cuantía que las mujeres entiendan. Incluso él dudó de si no podíahaber algún error, pero estaba todavía en esa edad en que un hombre se dejaría antesrobar el último penique que discutir una nota. Terminó su segunda taza de té, buscó loscigarrillos, no encontró ninguno y pidió un paquete.

La media hora que tuvo que esperar antes de su entrevista con el Director Delegadopasó lentamente. No habló con nadie. Todo el mundo parecía encaminarsedeliberadamente hacia una meta importante y bien definida. Una parte del tiempo lo pasóen el salón, y tuvo la sensación de que el servicio lo miraba como si no fuese aquel susitio. Por fin pudo dirigirse arriba y llamar a la puerta del despacho de Wither.

Fue recibido en el acto, pero la conversación no era fácil de empezar, porque Wither nodecía nada, y a pesar de que levantó la vista en cuanto Mark entró, con una expresión desoñadora cortesía, ni lo miraba directamente ni le invitó a sentarse. La habitación, comode costumbre, estaba sumamente caliente, y Mark, dividido entre su deseo de poner enclaro su firme resolución de no continuar en aquella incertidumbre y su igualmente

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (62)

Esa Horrenda Fortaleza

62

profundo deseo de no perder el empleo si es que empleo había, quizá no se explicó muybien. En todo caso, el Director Delegado lo dejó hablar largamente, incurriendo incluso enrepeticiones, hasta que guardó silencio. Este silencio duró algún tiempo. Wither seguíasentado, son sus labios ligeramente fruncidos como si estuviese silbando una tonada.

—De manera que creo, mister Wither, que será mejor que me vaya —concluyó Markresumiendo lo que había dicho.

—Es usted mister Studdock, ¿no? —preguntó Wither después de otro prolongadosilencio.

—Sí —repuso Mark con impaciencia—. Vine a verle con lord Feverstone hace algunosdías. Me dio usted a entender que me ofrecía un puesto en el departamento de sociologíadel I.N.E.C. Pero, como iba diciendo...

—Un momento, mister Studdock —le interrumpió el Director Delegado—. Esimportantísimo poner en claro lo que está usted diciendo. Sin duda, se da usted cuenta deque, dando a las palabras su exacto sentido, sería de lo más desafortunado hablar de queyo pueda haberle ofrecido un puesto a nadie en el Instituto. No debe usted imaginar ni unsolo instante que yo ocupo una posición autocrática, ni, por otra parte, que la relaciónentre mi propia esfera de influencia y los poderes (estoy hablando de poderes temporales,como comprenderá) del comité permanente, o los del Director mismo, estén definidos p*rningún sistema rígido y duro de lo que podríamos llamar... carácter constitucional oincluso constitutivo. Por ejemplo...

—En este caso, señor ¿podría usted decirme si alguien me ha ofrecido un puesto y, eneste caso, quién?

—¡Oh! —exclamó Wither súbitamente, cambiando de posición y de tono como si se lehubiese ocurrido de pronto una nueva idea—. No ha habido jamás la más mínimadificultad a este respecto. Estuvo siempre entendido que su cooperación con el Institutosería plenamente aceptable..., del más importante valor.

—Bien, pero, ¿no podríamos..., es decir, no deberíamos precisar los detalles? Lacuestión del sueldo, por ejemplo... y bajo las órdenes de quién trabajaré.

—Mi querido amigo —dijo Wither con una sonrisa—, no creo que pueda haber la menordificultad respecto a... al lado financiero del asunto. En cuanto a...

—¿Cual será mi sueldo, señor? —preguntó Mark.—Toca usted un punto que difícilmente me corresponde decidir. Creo que los

miembros que ocupan la posición que hemos previsto en principio para usted cobran unasmil quinientas libras al año, sujetas a fluctuaciones establecidas sobre bases liberales. Yaverá usted como todas estas cuestiones se arreglan por sí solas de la manera más fácil.

—Pero, ¿cuándo lo sabré, señor? ¿A quién tengo que ver para ello?—No debe usted suponer, mister Studdock, que al mencionar la cifra de mil quinientas

libras excluyese la posibilidad de una cantidad superior. No creo que ninguno de nosotrosse permitiese una discrepancia sobre este punto si...

—Estaré plenamente satisfecho con mil quinientas libras —dijo Mark—. No pensaba enabsoluto en esto. Pero... pero —La expresión del Director Delegado iba haciéndose máscortés y confidencial a medida que Mark balbuceaba, y cuando finalmente añadió:—Supongo que debe de haber un contrato o algo por este estilo —, comprendió que habíadicho la más imperdonable vulgaridad.

—Pues —dijo el Director Delegado alzando los ojos al techo y bajando la voz como sise encontrase profundamente embarazado— no es este exactamente el procedimiento...Seria, sin duda alguna, posible...

—No es esta la cuestión principal, señor —dijo Mark sonrojándose—. Se trata de miposición. ¿Debo trabajar a las órdenes de mister Steele?

—Tengo aquí una fórmula —dijo Wither abriendo un cajón— que creo no ha sidotodavía empleada hasta la fecha, pero que estaba destinada a estos casos. Si quiereusted estudiarla en un momento libre y está usted satisfecho con ella, podremos firmarla

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (63)

C. S. Lewis

63

en cualquier momento.—¿Y respecto a mister Steele?En aquel momento entró un secretario y colocó algunas cartas sobre la mesa del

Director Delegado.—¡Ah, el correo por fin! —exclamó Wither—. Quizá tenga usted también cartas que lo

esperan, mister Studdock. Según creo está usted casado—. Y al decir estas palabras unasonrisa de paternal satisfacción se extendió por su rostro.

—Siento demorarlo, señor, pero, ¿y respecto a mister Steele? —dijo Mark—. Es inútilque estudie el proyecto de contrato hasta que esté establecido este punto. Me veríaobligado a rehusar cualquier situación que me obligase a trabajar a las órdenes de misterSteele.

—Esto suscita una cuestión muy interesante sobre la cual me gustará tener con usteduna conversación privada y confidencial en otra ocasión —dijo Wither—. De momento,mister Studdock, no consideraré como definitivo nada de lo que ha dicho usted. Si quiereusted venir a verme mañana...—. Se enfrascó en la carta que acababa de abrir, y Mark,creyendo que había conseguido ya bastante de aquella entrevista, salió de la habitación.Al parecer, el I.N.E.C. tenía empeño en contar con él y estaba dispuesto a pagar un precioelevado. Ya lucharía contra Steele más tarde; de momento, estudiaría la fórmula deconvenio.

Bajó de nuevo las escaleras y encontró la siguiente carta:

BRACTON COLLEGEEDGESTOW

20 de octubre de 19...

Mi querido Mark: Todos lamentamos profundamente haberle oído decir a Dick que vausted a dimitir su puesto en este Colegio, pero tenemos la certeza de que en cuanto a sucarrera se refiere ha tomado la decisión que más le conviene. Una vez el I.N.E.C. estéinstalado aquí, espero poderlo ver tan a menudo como antes. Si no ha mandado ya ustedsu dimisión formal a N.O., yo, en su lugar, no tendría prisa en hacerlo. Si escribe usted aprincipios del próximo curso, la vacante vendrá sobre la mesa en la reunión de febrero ytendremos tiempo de tener un candidato digno de ser su sucesor. ¿Tiene usted algunaidea a este respecto? Hablé la otra noche con James y Dick de David Laird, a quienJames no había oído nombrar nunca. No dudo de que conoce usted su obra; ¿podríausted decirme algo sobre esto y respecto a sus méritos en general? Creo que lo veré lasemana próxima en Cambridge, cuando vaya a cenar con el Primer Ministro y algunospersonajes más, y quizá podría inducirse a Dick a que invitara igualmente a Laird. Habráusted oído decir que tuvimos un zafarrancho aquí la otra noche. Parece que hubo unaseria refriega entre los trabajadores y los habitantes de la localidad. La policía delI.N.E.C., que parece ser bastante nerviosa, cometió el error de hacer una descarga alaire. La ventana de Henrietta María quedó destrozada y cayeron algunas piedras en laSala Capitular. Glossop perdió la cabeza y quería salir a arengar a la muchedumbre, peroconseguí tranquilizarlo. Esto es estrictamente confidencial. Hay aquí mucha gentedispuesta o poner el grito en el cielo y a armar un escándalo contra nosotros por habervendido el Bosque. Le dejo porque tengo que correr a ocuparme de los preparativos parael entierro de Hingest. Suyo

G. C. CURRY.

En cuanto empezó a leer esta carta, una sensación de temor se apoderó de Mark.Trató de tranquilizarse. Una aclaración del equívoco —que escribiría y echaría al correo

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (64)

Esa Horrenda Fortaleza

64

inmediatamente— pondría las cosas en su lugar. No podían despedir a un Miembro delColegio simplemente por una palabra dicha al azar por lord Feverstone en la SalaCapitular. Recordó con profunda angustia que lo que ahora llamaba “una palabra dicha alazar” era exactamente lo que había aprendido en el Elemento Progresivo a denominar“establecer las cosas en privado” o “suprimir el funcionarismo”, pero trató de alejar esterecuerdo de su mente. Recordó también que el pobre Conington perdió su puesto de unaforma muy similar a aquélla, pero trató de convencerse de que las circunstancias habíansido muy diferentes. Conington fue siempre un outsider; él estaba “dentro”, incluso másque el propio Curry. ¿Pero estaba “dentro” realmente? Si no estaba “dentro” de Belbury (yempezaba a creer que no) ¿gozaba todavía de la confianza de Feverstone? Si tenía quevolver a Bracton, ¿se encontraría todavía en la misma situación allí? ¿Podía regresar aBracton? Sí, desde luego. Tenía que escribir una carta explicando que no había dimitidoni dimitiría de su puesto en Bracton. Se sentó ante su escritorio y tomó la pluma. Entoncesse le ocurrió otra idea. Una carta a Curry diciendo claramente que pensaba seguir enBracton sería vista por Feverstone. Este se lo diría a Wither. Esta carta podía serconsiderada como una renuncia a todo puesto en Belbury. Pues bien, ¡que fuese así!Abandonaría aquel sueño efímero y volvería a su condición de Miembro de Bracton. Pero,¿y si esto era imposible? La cosa podía haber sido tramada para ponerle entre la espaday la pared; despedido de Belbury por haber conservado su beca en Bracton, y despedidode Bracton por haberse supuesto que aceptaba un puesto en Belbury... Y Jane y él seencontrarían en la calle, sin un céntimo y tal vez con la oposición de Feverstone cuandotratase de obtener una nueva colocación. Y, ¿dónde estaba Feverstone?

Evidentemente, tenía que obrar con mucha cautela. Tocó el timbre y pidió un whisky.En su casa no hubiera tomado nada hasta las doce, y, además, sólo hubiera bebidocerveza. Pero ahora... Sentía una curiosa sensación de frío. No serviría de nada resfriarseademás de tener aquellas preocupaciones.

Decidió escribir una carta muy prudente y vaga. Su primera tentativa, pensó, no erabastante vaga; podía ser utilizada como prueba de que había abandonado toda idea deentrar en Belbury. Tenía que ser más vago todavía. Pero entonces, si era demasiadovago, tampoco servía. ¡Oh, maldito asunto!... Las doscientas libras de entrada, la nota dela primera semana y el fracaso de sus imaginados intentos de hacer ver a Jane el asuntobajo su verdadera luz, se interpusieron entre él y su tarea. Finalmente, con la ayuda delwhisky y de buen número de cigarrillos, redactó la siguiente carta:

INSTITUTO NACIONAL DE EXPERIMENTOS COORDINADOS.BELBURY.21 DE OCTUBRE DE 19...

Mi querido Curry: Feverstone debió de entenderme mal. No hice jamás la menoralusión a renunciar a mi beca, ni tengo el menor deseo de hacerlo. En realidad, casi hedecidido no aceptar en el I.N.E.C. ningún empleo que ocupe todo mi tiempo y esperoestar de regreso en el Colegio dentro de un par de días. Por una parte, estoy bastantepreocupado por la salud de mi mujer, y no quiero estar mucho tiempo ausente en estosmomentos. En segundo lugar, a pesar de que todo el mundo ha sido conmigo muyamable y me incitan a que me quede, la clase de trabajo que quieren que lleve a cabopertenece más al terreno administrativo y publicitario, y es menos científico de lo que yoesperaba. De manera que esté usted seguro de lo que digo, si oye usted afirmar a alguienque pienso dejar Edgestow, niéguelo rotundamente. Espero que se divierta mucho enCambridge. ¡En qué círculos se desenvuelve usted! Suyo,

MARK G. STUDDOCK.P. S. De todos modos, Laird no hubiera servido. Tuvo un tres, y la única obra que se ha

aventurado a publicar ha sido considerada como una broma por los escritores de calidad.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (65)

C. S. Lewis

65

Particularmente, no tiene la menor facultad crítica. Puede usted siempre contar con élpara admirar algo que sea totalmente vacío.

El alivio de haber escrito esta carta fue sólo momentáneo, porque acababa apenas decerrarla cuando de nuevo pensó en el problema de cómo pasar el resto del día. Decidióirse a sentar en su cuarto; pero cuando llegó a él encontró la cama deshecha y unaaspiradora en el centro de la habitación. Por lo visto, no se esperaba que los miembrosestuviesen en sus habitaciones a aquella hora del día. Bajó y entró en el salón. Laservidumbre lo estaba limpiando. Fue a la biblioteca. Sólo había en ella dos hombres queestaban hablando con las cabezas muy juntas. Al verlo entrar se callaron y levantaron lacabeza, con la esperanza, sin duda, de que se marchase. Fingió haber ido a buscar unlibro y se retiró. En el hall vio al propio Steele de pie delante de la tablilla de avisos,hablando con un hombre de barba puntiaguda. Ninguno de los dos miró a Mark, perocuando pasó junto a ellos guardaron silencio. Cruzó el hall y fingió examinar el barómetro.Dondequiera que fuese oía puertas que se abrían y cerraban, pasos rápidos, algunallamada telefónica, en fin, todos los signos de una institución en pleno rendimientollevando una vida laboriosa de la cual él estaba excluido. Abrió la puerta principal y miróhacia fuera; la niebla era densa, húmeda y fría.

Toda narración es falsa en determinado sentido, en el de no atreverse, aun cuandopueda hacerlo, a expresar el transcurso del tiempo. Aquel día fue tan largo para Mark queun relato detallado de él sería ilegible. Unas veces se sentaba arriba —al fin terminaronde arreglar su cuarto—, otras salía a la niebla, y en ocasiones entraba en los barespúblicos. Algunos de ellos estaban llenos de una muchedumbre parlanchina, y durantealgunos minutos intentaba hacer un esfuerzo para no parecer desocupado, para no tenerel aspecto angustiado e inquieto; después, súbitamente, como llamados por su próximodeber, toda aquella gente se marchaba bulliciosamente.

Poco después de almorzar encontró a Stone en uno de los corredores. Mark no sehabía acordado de él desde el día anterior por la mañana, pero en aquel momento, al verla expresión de su rostro y algo furtivo en sus maneras, comprendió que se encontrabaante un hombre tan angustiado por lo menos como él. Stone tenia la mirada que Markhabía visto en los muchachos recién llegados o poco queridos en los colegios, en losoutsiders de Bracton, la mirada que era para Mark el símbolo de sus peores temores,porque llegar a tener aquella mirada era, en su escala de valores, el mal más grave. Suinstinto le aconsejó no hablar con Stone. Sabía por experiencia cuan peligroso es teneramistad con un hombre que se hunde e incluso ser visto en su compañía; no puede unoponerlo a flote y en cambio se puede hundir con él. Pero su intenso deseo de compañíaera tan agudo que, a pesar de todo, esbozó una sonrisa angustiada y dijo:

—¡Hola!Stone tuvo un sobresalto, como si el hecho de dirigirle la palabra fuese la más horrible

sensación.—Buenas tardes —dijo nerviosamente, tratando de seguir adelante.—Vamos a hablar a algún sitio, si no está usted ocupado —dijo Mark.—No sé... Es decir..., no estoy seguro del tiempo que tendré libre —repuso Stone.—Hábleme de este sitio —dijo Mark—. Me parece un lugar horrible, pero no he tomado

todavía decisión alguna. Venga a mi habitación.—No creo eso. En absoluto... ¿Quién ha dicho que yo creía eso? —contestó Stone

precipitadamente.Mark no contestó, porque en aquel momento vio al Director Delegado acercarse a ellos.

Durante las próximas semanas pudo darse cuenta de que no había corredor ni habitaciónpública que estuviese jamás a salvo de los prolongados paseos del Director Delegado. Nopodía ser considerado como un espionaje, porque el crujido de sus botas y su eternosilbido hubieran destruido la sospecha. Se le oía venir de lejos. A menudo se le veía

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (66)

Esa Horrenda Fortaleza

66

también venir, porque era alto —y de no haber sido un poco encorvado hubiera sidoincluso muy alto—, y con frecuencia, en medio de una multitud, se veía su rostro adistancia mirando vagamente. Pero esta era la primera vez que Mark se daba cuenta deaquella ubicuidad, y pensó que el director delegado no podía haber aparecido en unmomento más inoportuno. Se acercó lentamente, miró en su dirección, como si noestuviese seguro de que fuesen ellos, y siguió su camino. Ninguno de los dos intentóproseguir la conversación.

Durante el té, Mark vio a Feverstone, y en el acto fue a sentarse a su lado. Sabía que lopeor que un hombre en su situación podía hacer era imponer su presencia a nadie, peroestaba completamente desesperado.

—Oiga, Feverstone —empezó a decir alegremente—, voy en busca de informaciones.—Tuvo la satisfacción de verlo sonreír como respuesta—. Sí —dijo Mark—. No herecibido por parte de Steele lo que se llama una acogida cordial. Pero el director delegadono quiere oír hablar de mi marcha. Y el “Hada” parece que quiere hacerme escribirartículos para los periódicos. ¿Qué diablos tengo yo que hacer aquí? —Feverstone seechó a reír larga y fuertemente—. Porque —concluyó Mark— que me ahorquen si consigoaveriguarlo. He tratado de sonsacárselo y...

—¡Oh, Dios mío! —exclamó Feverstone riéndose más aún.—¿Es que no hay nunca manera de sacarle nada?—Lo que usted quiere saber, no —repuso Feverstone sin dejar de reír.—Bien, entonces, ¿cómo diablos hay que averiguar lo que quieren de uno, si nadie le

da ninguna información?—Exacto...—¡Oh! A propósito, esto me recuerda otra cosa. ¿Cómo diablos se le ocurrió a Curry la

idea de que iba a dimitir de Bracton?—¿No va usted a dimitir?—No he tenido jamás la menor intención.—¿De veras? Pues el “Hada” me dijo categóricamente que no iba usted a volver.—No va a suponer usted que si quisiera dimitir lo haría por su conducto.La sonrisa de Feverstone se hizo más amplia.—No es ninguna tontería —dijo—. Si el I.N.E.C. quiere que tenga usted un empleo

nominal fuera de Belbury, ya lo tiene; y si no quiere, no lo tiene. No está mal.—¡Al diablo el I.N.E.C.! Trato únicamente de conservar la beca que ya tenía, y no es

asunto suyo. A nadie le gusta quedarse sin pan y sin perro.—A nadie le gusta, es verdad...—¿Qué quiere usted decir?—Siga mi consejo y conquiste de nuevo el favor de Wither. Le he dado a usted un buen

empujón de salida, pero por lo visto ha seguido usted el camino equivocado. Su actitud hacambiado desde esta mañana. Tiene usted que mimarlo un poco. Y, aquí entre nosotros,no me uniría mucho al “Hada”; no le hará a usted ningún bien. Son ruedas que girandentro de otras ruedas.

—Entretanto —dijo Mark—, he escrito a Curry que explique que lo de mi dimisión esuna fantasía.

—No hay mal si esto le divierte —dijo Feverstone sin dejar de sonreír.—Espero que el Colegio no me dará la patada simplemente porque Curry entendió mal

una cosa que miss Hardcastle le dijo a usted...—No puede usted ser privado de una beca, según los estatutos que conozco, salvo por

razones de inmoralidad.—No, desde luego. No quise decir esto. Me refiero a no ser reelegido cuando me

presente a la reelección el próximo curso.—¡Ah!, ya comprendo...—Y por eso debo confiar en usted para quitarle a Curry esta idea de la cabeza. —

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (67)

C. S. Lewis

67

Feverstone no contestó—. Es necesario —insistió Mark contra toda prudencia— hacerlever claramente que todo fue una falsa interpretación.

—¿No conoce usted a Curry? Desde hace tiempo tiene en movimiento todo elengranaje de su máquina sobre el problema de su sucesor.

—Por eso cuento con usted para pararla.—¿Conmigo?—Sí.—¿Por qué conmigo?—Pues... ¡diablos!, porque usted fue quien primero le metió esa idea en la cabeza...—¿Sabe usted —dijo Feverstone, cogiendo una pasta de té— que encuentro el estilo

de su conversación muy difícil? Va usted a ir a la reelección dentro de algunos meses. ElColegio puede reelegirle o no. Por lo que puedo colegir, está usted ahora tratando deconquistar mi voto por adelantado. A lo cual, la contestación adecuada es la que le doy:¡Váyase usted al diablo!

—Sabe usted perfectamente que no había ninguna duda sobre mi reelección hasta quele habló usted al oído a Curry.

Feverstone contempló su pasta de té.—Me está usted fastidiando —dijo—. Si no sabe usted cómo llevar su carrera adelante

en un sitio como Bracton, ¿por qué ha venido usted a molestarme? No soy ningunaniñera. Y por su bien le aconsejo que para hablar con la gente de aquí adopte una formadiferente de la que está usted empleando conmigo. De lo contrario, su vida podría ser,empleando las famosas palabras, “pobre, ruin, corta y despreciable”.

—¿Corta? —dijo Mark—. ¿Es eso una amenaza? ¿Se refiere usted a mi vida enBracton, o en el I.N.E.C.?

—Si estuviese en su lugar, no insistiría mucho en la distinción.—Me acordaré de esto —dijo Mark levantándose. En el momento de marcharse no

pudo evitar volverse hacia aquel hombre sonriente y decirle—: Usted fue quien me trajoaquí. Creí que usted, por lo menos, era amigo mío.

—¡Romántico incurable! —dijo lord Feverstone, haciendo una mueca y metiéndose enla boca la pasta entera.

Y así Mark supo que si perdía el puesto de Belbury perdería también el de Bracton.

III

Durante aquellos días, Jane estuvo en su casa lo menos que pudo, y permaneciódespierta en la cama, leyendo, cada noche, hasta lo más tarde posible. El sueño se habíaconvertido en su enemigo. Durante el día iba a Edgestow, nominalmente con la intenciónde encontrar a otra “mujer que pudiese venir un par de veces a la semana” parareemplazar a mistress Maggs. En una de estas ocasiones tuvo la satisfacción deencontrar a Camilla Denniston, que se dirigió hacia ella. Camilla acababa de apearse deun gran automóvil, y un momento después le presentó a un hombre alto y moreno que erasu marido. Jane comprendió en el acto que el matrimonio Denniston era de la clase degente que le gustaba. Sabía que Mr. Denniston había sido en un tiempo amigo de Mark,pero no tuvo ocasión de conocerlo; y su primera idea fue preguntarse, como se habíapreguntado otras veces, por qué los actuales amigos de Mark eran de una clase taninferior a los que había tenido antes. Carey, Wadsden y los Taylor, que pertenecían algrupo en el cual ella lo conoció, eran más simpáticos que Curry, y Busby, sin mencionar aaquel Feverstone. Mr. Denniston era indudablemente mucho más simpático.

—Íbamos precisamente a verla —dijo Camilla—. Venga a almorzar con nosotros.Iremos hacia los bosques, más allá de Sandown, y comeremos juntos en el coche.Tenemos mucho de que hablar.

—¿Qué les parecería si fuésemos a mi casa y almorzaran ustedes conmigo? —dijo

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (68)

Esa Horrenda Fortaleza

68

Jane, preguntándose interiormente cómo se las arreglaría—. El día no está muy apropósito para excursiones.

—Esto representaría un exceso de trabajo para usted —dijo Camilla—. ¿No sería mejorir a algún sitio de la población, Arthur? Si Mrs. Studdock cree que el tiempo estádemasiado frío y nebuloso...

—No estaremos bien en un restaurante, mistress Studdock —dijo Denniston—.Tenemos que estar solos. —El “tenemos” indicaba evidentemente “los tres”, y creó desdeel primer momento una atmósfera de intimidad entre ellos—. Y además —prosiguió—,¿no le gusta a usted un día de niebla en un bosque, en otoño? Verá cómo dentro delcoche estaremos muy bien.

Jane dijo que no había conocido nunca a nadie que le gustase la niebla, pero que notenía inconveniente. Y los tres se fueron.

—Por eso nos casamos Camilla y yo —dijo Denniston mientras avanzaban—. A los dosnos gusta el Tiempo. No este tiempo o el otro, sino el Tiempo. Es un gusto muy útilcuando vive uno en Inglaterra.

—¿Cómo lo ha conseguido usted, Mr. Denniston? —dijo Jane—. Creo que jamáslograría que me gustase la lluvia o la nieve.

—Pues es la oración a la inversa —dijo Denniston—. Siendo niños, a todos nos gustael Tiempo. Se aprende el arte de detestarlo al crecer. ¿No se ha fijado usted en ello undía de nieve? Los mayores caminan rápidamente, con la cara larga, pero mire usted a loschiquillos ¡y a los perros! Ellos saben para qué fue creada la nieve.

—Estoy segura de que yo detestaba los días húmedos siendo niña —dijo Jane.—Porque los mayores se lo enseñaron —dijo Camilla—. A todos los chiquillos les gusta

la lluvia si se les permite mojarse.En aquel momento abandonaron la carretera general, más allá de Sandown, y

avanzaron por encima de la hierba, entre los árboles, para detenerse finalmente en unaespecie de claro frondoso en el que había un pinabeto muy espeso en un lado y un grupode hayas en el otro. Se veían húmedas telarañas, y de la tierra emanaba un rico aromaotoñal. Se sentaron los tres en el asiento trasero del coche y sacaron una cesta llena deemparedados, un frasco de jerez, café caliente y cigarrillos. Jane comenzaba a divertirse.

—Ya —dijo Camilla.—Bien —dijo Denniston—. Supongo que vale más empezar. Ya sabe usted, desde

luego, de donde venimos, Mrs. Studdock.—De casa de miss Ironwood —dijo Jane.—Bueno, de su misma casa. Pero no pertenecemos a Grace Ironwood. Tanto ella

como nosotros pertenecemos a alguien más.—¿Sí? —dijo Jane.—Nuestro pequeño hogar, o compañía, o sociedad, o como quiera usted llamarlo, es

dirigido por mister Fisher-King. Por lo menos, este es el nombre que ha adoptadoúltimamente. Quizá conociese usted su nombre original si se lo dijese. Es un gran viajero,pero ahora está inválido. Durante su último viaje se hizo una herida en un pie y no logracurarla.

—¿Y por qué cambió de nombre?—Tenía una hermana casada en la India que se llamaba Mrs. Fisher-King. Murió hace

poco y le dejó su cuantiosa fortuna a condición de que adoptase su nombre. A su maneraera una mujer extraordinaria; amiga del gran místico cristiano indígena de quien acasohaya usted oído hablar, el Sura. El Sura tenía motivos para creer, o creía tenerlos, que ungran peligro se cernía sobre la raza humana. Y precisamente antes del final (exactamenteantes de desaparecer) llegó al convencimiento de que llegaría a sus fines en esta isla. Ydespués de su desaparición...

—¿Ha. muerto? —preguntó Jane.—No lo sabemos —contestó Denniston—. Unos creen que vive y otros no. En todo

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (69)

C. S. Lewis

69

caso, desapareció. Y Mrs. Fisher-King comunicó más o menos extensamente el problemaa su hermano, nuestro jefe. Por esto, en realidad, le legó el dinero. Su deber era reunir entorno suyo un grupo de gente para vigilar la llegada del peligro y luchar con él.

—No es eso exactamente, Arthur —dijo Camilla—. Se le dijo que debía reunir unacompañía y que él debía ser el jefe.

—No creía tener que llegar hasta este detalle —repuso Arthur—. Pero estoy deacuerdo. Y ahora, mistress Studdock, es cuando entra usted en escena.

Jane esperó.—El Sura dijo que cuando llegase el momento debíamos buscar lo que llamó un

vidente, una persona dotada de doble vista.—No que debíamos buscar un vidente, Arthur —dijo Camilla—, sino que aparecería un

vidente y que nosotros o los del otro bando se apoderarían de él.—Y parece —continuó Denniston dirigiéndose a Jane— que es usted la vidente.—Por favor —dijo Jane sonriendo—, no quiero hacer un papel tan importante.—No —dijo Denniston—. Es una suerte innata que posee usted. —En el tono de su voz

había una entonación de simpatía. Camilla se volvió hacia Jane y le dijo:—He deducido por lo que me ha dicho Grace Ironwood que no está usted convencida

de ser una vidente. Es decir, que creía que se trataba de sueños ordinarios. ¿Cree ustedeso todavía?

—¡Todo esto es tan extraño y tan... bestial! —dijo Jane. Le gustaba aquella gente, perosu intuición natural le decía: “Ten cuidado. No te dejes atrapar. No te comprometas anada. Tienes tu propia vida que vivir.” Entonces, un impulso de honradez le forzó aañadir—: En realidad, he tenido otro sueño desde entonces. Y ha resultado también sercierto. He visto un asesinato..., el asesinato de Mr. Hingest.

—Ahí lo tiene usted —dijo Camilla—. ¡Oh, mistress Studdock, debe usted estar connosotros! Debe usted, debe usted... Esto significa que estamos en la cumbre. ¿No lo veusted? Hemos pasado todo este tiempo preguntándonos dónde empezarían exactamentelas complicaciones, y he aquí que sus sueños nos dan un indicio. Ha visto usted algoocurrido a pocas millas de Edgestow. En realidad, estamos al parecer en lo másintrincado del asunto, sea lo que sea, y no podemos avanzar ni una pulgada sin su ayuda.Es usted nuestro servicio secreto, nuestros ojos. Todo esto fue establecido mucho antesde que nosotros naciéramos. No lo estropee todo. Por favor, únase con nosotros.

—No, Cam, no —dijo Denniston—. Al Pendragón (al Jefe, quiero decir) no le gustaríaque hiciésemos esto. Mrs. Studdock debe venir a nosotros libremente.

—Pero: —dijo Jane—, no sé nada de todo esto, ¿comprenden? No quiero intervenir enasuntos que no conozco.

—Pero, ¿no ve usted —interrumpió Camilla— que no puede permanecer neutral? Si nose entrega usted a nosotros, el enemigo la utilizará.

Las palabras “entrega usted a nosotros” fueron mal elegidas. Todos los músculos delcuerpo de Jane se pusieron rígidos. Si su interlocutora hubiese sido una persona que leinspirase menos atractivo que Camilla, habría adoptado una actitud pétrea contra todaotra llamada. Denniston puso su mano sobre el brazo de su mujer.

—Tienes que ver la cosa desde el punto de vista de Mrs. Studdock, querida —dijo—.Olvidas que no sabe prácticamente nada de nosotros. Y esta es la verdadera dificultad.No podemos decirle gran cosa hasta que se haya unido a nosotros. Le estamos pidiendo,en realidad, que dé un salto en la obscuridad. —Se volvió hacia Jane con una sonrisaligeramente burlona que, no obstante, resultaba grave—. Eso es como casarse —dijo—, ometerse en la marina siendo chiquillo, o hacerse monje, o probar un nuevo plato. No sepuede saber qué pasa hasta que se ha probado.

Quizá no supiera, o acaso lo sabía también, los complicados resentimientos yresistencias que la elección de sus imágenes despertó en Jane, ni le era posible a éstaanalizarlas. Se limitó a responder con una voz más fría que la que había empleado hasta

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (70)

Esa Horrenda Fortaleza

70

entonces:—En este caso, es bastante difícil ver por qué aceptaría nada de eso.—Admito con franqueza —dijo Denniston— que sólo puede usted tomarnos por

confianza. Creo que, en realidad, todo depende de la impresión que los Dimble, Grace ynosotros dos hayamos producido en usted; sin contar, naturalmente, la del mismo Jefecuando lo conozca.

Jane se tranquilizó de nuevo.—¿Qué me piden ustedes exactamente que haga? —preguntó.—En primer lugar, que venga usted a ver a nuestro Jefe, y después... pues, unirse a

nosotros. Esto implicaría hacer ciertas promesas. Es verdaderamente el Jefe,¿comprende? Todos hemos aceptado acatar sus órdenes. ¡Ah! Hay otra cosa. ¿Comotomará Mark la cosa? Somos viejos amigos, ¿sabe usted?

—Me pregunto... —dijo Camilla—. ¿Es necesario tratar de esto de momento?—Tendremos que tratarlo tarde o temprano —repuso su marido.Hubo un pequeño silencio.—¿Mark? —dijo Jane—. ¿Qué tiene que ver él con esto? No puedo imaginar lo que

diría. Creería probablemente que todos hemos perdido la cabeza.—¿Se opondrá, no obstante? —dijo Denniston—. Quiero decir, ¿pondrá alguna

objeción a que se una usted a nosotros?—Si estuviese en casa, supongo que se asombraría bastante si le anunciaba que me

quedaba definitivamente en St. Anne. ¿Significa esto “unirme a ustedes”?—¿Mark no está en su casa? —preguntó Denniston con cierta sorpresa.—No —repuso Jane—. Está en Belbury. Creo que le van a dar un puesto en el I.N.E.C.

—Estaba muy satisfecha de poder decir esto, porque se daba perfecta cuenta de ladistinción que eso significaba. Si Denniston quedó impresionado, por lo menos no lodemostró.

—No creo —dijo—, que “unirse a nosotros” quiera decir, de momento, ir a vivir a St.Anne, especialmente tratándose de una mujer casada. A menos que a mi buen Mark leinteresase y viniera también...

—Esto está fuera del caso —dijo Jane. Y pensó: “No conoce a Mark.”—En todo caso —continuó Denniston—, no es esa la cuestión de momento. ¿Tendría

algún inconveniente en que se uniese usted a nosotros, es decir, a que se pusiese bajolas órdenes del Jefe y le hiciera las promesas?

—¿Si tendría él algún inconveniente? —preguntó Jane—. ¿Qué diablos tiene que vercon este asunto?

—Pues... —dijo Denniston vacilando un poco—, el Jefe o (las autoridades a las cualesobedece) tienen ideas un poco anticuadas. Si es posible evitarlo, no quisiera que seadhiriese una mujer casada sin que su marido..., sin consultarlo...

—¿Quiere usted decir que tengo que pedirle permiso a Mark? —preguntó Jane con unarisa nerviosa. El resentimiento, que había ido aumentando y disminuyendo, peroaumentando cada vez un poco más de lo que disminuía desde hacía algunos minutos,había ahora desbordado. Todo aquel hablar de promesas y obediencia a un tal Mr. Fisher-King totalmente desconocido la había repelido. Pero la idea de que aquella mismapersona la mandase a pedir permiso a Mark, como si fuese una chiquilla que pideautorización para ir a una fiesta, era el colmo. De momento, miró a Mr. Denniston converdadero desagrado. Lo vio, así como a Mark, y a Fisher-King. y aquel extravagantefaquir, sencillamente como hombres, figuras complacientes y patriarcales, disponiendo asu antojo de las mujeres como si éstas fuesen chiquillos y guiándolas como si fueranrebaños. “Y el rey prometió que al que matase el dragón le daría a su hija en matrimonio.”Estaba muy enojada.

—Arthur —dijo Camilla—, veo allí un resplandor. ¿Crees que es una hoguera?—Sí, diría que sí.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (71)

C. S. Lewis

71

—Tengo los pies fríos. Vamos a caminar un poco y a ver el fuego. Me gustaría comeralgunas castañas.

—¡Oh!, sí, vamos —dijo Jane.Bajaron del coche. Hacía más calor fuera que dentro de él, un calor lleno de olor a

hojas y a humedad y de ruidos de ramas que goteaban. La hoguera era grande y estaba amedio consumir, un montón humeante de hojas por un lado y grandes cavernas yacantilados de un rojo brillante por el otro. Se detuvieron junto a ella y estuvieronhablando de cosas indiferentes durante algún tiempo.

—Les diré lo que voy a hacer —dijo Jane al final—. No me uniré a ustedes, pero lesprometo contarles cualquier sueño de esta clase que tenga.

—¡Espléndido! —exclamó Denniston—. Creo que es todo lo que tenemos el derechode esperar. Comprendo muy bien su punto de vista. ¿Puedo pedirle otra cosa?

—¿Cuál?—Que no mencione nuestro nombre a nadie.—¡Oh!, desde luego.Más tarde, cuando volvieron al coche y emprendieron el regreso, Mr. Denniston dijo:—Espero que los sueños no le preocupen ahora mucho, Mrs. Studdock. No, no quiero

decir que espero que cesen, ni creo que esto ocurra, pero ahora que sabe usted que noson sólo una cosa que ocurre de por sí, sino que tienen relación con el otro mundo, cosasdesagradables, desde luego, pero no más que muchas que se leen en los periódicos, creoque los encontrará usted muy soportables. Cuanto menos piense usted en ellos comosueños y más como... bueno, como noticias, mejor los soportará usted.

Seis - Niebla

I

UNA noche (que pasó casi sin dormir) y medio día siguiente transcurrieron sin que Markconsiguiese ver de nuevo al Director Delegado. Llegó a él en un estado de ánimo deseosode conseguir el puesto en las condiciones que fuesen.

—Le he traído el formulario firmado, señor —dijo.—¿Qué formulario? —preguntó el Director Delegado. Mark vio que estaba hablando

con un Wither completamente distinto. Aquella ausencia mental subsistía, pero su cortesíahabía desaparecido totalmente. El hombre lo miró como si saliera de un sueño, comoseparado de él por una inmensa distancia, pero con una especie de desagrado lejano quehubiera podido convertirse en odio si la distancia hubiese disminuido. Sonreía aún, peroera una sonrisa de gato, una alteración accidental de los rasgos de la boca queinsinuaban incluso una mueca de mofa. Mark era como un ratón en sus manos. EnBracton, el Elemento Progresivo, debiendo enfrentarse sólo con escolares, había pasadopor gente muy docta, pero allí, en Belbury, la sensación era muy diferente. Wither dijo quesabía que Mark había ya rehusado el puesto, pero que no podía, en ningún caso, renovarla oferta. Habló vaga e inquietantemente de roces y fricciones, de comportamiento pocojuicioso, del peligro de crearse enemistades, de la imposibilidad de que el I.N.E.C.albergase a una persona que por lo visto se había peleado con todos los miembrosdurante la primera semana... Habló incluso más vaga e inquietantemente deconversaciones que había sostenido con “sus colegas de Bracton” y que confirmabanenteramente su punto de vista. Dudaba que Mark fuese apto para una carrera doctoral,pero recusaba toda intención de dar consejo alguno. Sólo después de haber llevado aMark a un estado de suficiente desesperación le arrojó, como, se arroja un hueso a unperro, la insinuación de un período de prueba con un sueldo (aproximado, pues no podíacomprometer al Instituto) de seiscientas libras anuales. Y Mark lo aceptó. Incluso

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (72)

Esa Horrenda Fortaleza

72

entonces trató de obtener respuesta a algunas de sus preguntas. ¿De quién debía recibirórdenes? ¿Debía residir en Belbury?

Wither contestó:—Creo, Mr. Studdock, que hemos dicho ya que la elasticidad es la clave de este

Instituto. A menos que esté usted dispuesto a considerar su cargo como una... como unavocación más que como un empleo, no le puedo aconsejar en conciencia que se unausted a nosotros. Aquí no hay compartimientos estancos. No creo poder persuadir alcomité de que invente en beneficio suyo una situación especialísima en la cual cumpliríausted artificialmente deberes limitados y, aparte de ellos, consideraría el tiempo comosuyo propio. Le ruego que me deje terminar, Mr. Studdock. Nosotros somos, como le hedicho antes, como una familia, o incluso, quizá, como una sola personalidad. Aquí nopuede tratarse “de recibir órdenes”, como usted muy inoportunamente sugiere, de unfuncionario determinado y considerarse libre de adoptar una actitud intransigente ante susotros colegas. Le ruego que no me interrumpa. No es este el estado de espíritu en el cualquisiera verle a usted enfrentarse con sus deberes. Debe usted hacerse útil, misterStuddock, útil en general. No creo que el Instituto permitiese que permaneciera en suseno quien mostrase una tendencia a mantenerse dentro de sus derechos..., querehusase este o aquel servicio porque caía fuera de la función que había elegido paracircunscribirse a una rígida definición. Por otra parte, sería igualmente desastroso (parausted, Mr. Studdock; estoy pensando sólo en sus intereses), igualmente desastroso, quese le permitiese apartarse de su verdadero trabajo por una colaboración no autorizada...,o, peor todavía, por una interferencia... en el trabajo de los demás miembros. No permitausted que sugestiones casuales distraigan o disipen sus energías. Concentración, Mr.Studdock, concentración. Y el libre espíritu de toma y daca. Sí evita usted los dos erroresque he mencionado, entonces... ¡Ah! No creo tener que desesperar de que corrija ustedcon su conducta ciertas infortunadas impresiones que, debo admitirlo, ha producido ya.No, mister Studdock, no puedo concederle más discusiones. Mi tiempo está enteramenteocupado. No puede estar continuamente acaparado por controversias de esta especie.Tiene usted que encontrar su propio nivel, Mr. Studdock. Buenos días, Mr. Studdock,buenos días. Recuerde lo que le he dicho. Trato de hacer por usted todo lo que puedo.Buenos días.

Mark halló la recompensa a la humillación por la que acababa de pasar reflexionandoque si no hubiese sido un hombre casado no la hubiera tolerado ni un momento. Esto lepareció (aun cuando no lo expresó en palabras) echar todo el peso de la carga sobreJane. Le dio, además, libertad para pensar en todo lo que le hubiera dicho a Wither si nohubiese tenido que preocuparse de Jane. Se lo hubiera dicho incluso en este caso sihubiese tenido la oportunidad. Esto lo mantuvo durante algunos minutos en una especiede crepúsculo de felicidad; y cuando bajó a tomar el té vio que la recompensa a susumisión había empezado ya. El “Hada” le hizo una seña para que fuera a sentarse a sulado.

—¿No ha hecho usted nada todavía respecto a Alcasan? —preguntó.—No —dijo Mark—, porque no había decidido quedarme hasta esta mañana. Podré

subir esta tarde a ver los datos de que dispone... es decir, por lo que sé, porque no hedescubierto todavía cuál es el trabajo que se espera de mí...

—Elasticidad, muchacho, elasticidad —dijo miss Hardcastle—. No lo sabrá ustednunca. Su misión es hacer lo que le digan, y, por encima de todo, no molestar al viejo.

II

Durante algunos días comenzaron a iniciarse paulatinamente algunos avances quemás tarde llegaron a ser de importancia.

La niebla, que cubría lo mismo a Edgestow que a Belbury, continuó haciéndose más

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (73)

C. S. Lewis

73

densa. En Edgestow parecía como si “subiera del río”, pero en realidad se extendía sobretodo el corazón de Inglaterra. Cubría con una capa blanca la ciudad, y los murosgoteaban; se podían escribir nombres sobre la humedad de las mesas, y la gentetrabajaba con luz artificial en pleno día. Los operarios que trabajaban en lo que había sidoel Bosque de Bragdon dejaron de ofender los ojos de los conservadores y se convirtieronen un mero concierto de golpes, chirridos, gritos, maldiciones y aullidos metálicos de unmundo invisible.

Algunos se alegraron de que aquella obscenidad quedase oculta, porque laabominación reinaba en la otra ribera del Wynd. La presa del I.N.E.C. sobre Edgestow seintensificaba. Incluso el río, que fue en un tiempo de un pardo verdoso y ámbar conreflejos plateados y suaves jugueteando y deslizándose por entre las cañas y las raíces,corría ahora opaco, cubierto de fango, mancillado por un interminable desfile de latasvacías, trozos de papel, colillas de cigarrillos y fragmentos de lana, variados algunasveces por las capas irisadas del petróleo. Y al fin la invasión lo franqueó. El Instituto habíacomprado los terrenos que se extendían hasta la ribera izquierda. Y entonces Busbyrecibió instrucciones de ponerse en contacto con Feverstone y un tal profesor Frost comorepresentantes del I.N.E.C., y se enteró por primera vez de que el mismo Wynd debía serdesviado; no habría ya río en Edgestow. Esto era estrictamente confidencial, pero elInstituto tenía ya poderes para obligarlo. En este caso, era necesario establecer un nuevoreajuste de límites entre el Colegio y el I.N.E.C. Busby se quedó con la boca abiertacuando se enteró de que el Instituto quería extenderse hasta los mismos muros delColegio. Y por primera vez oyó insinuar la idea de una requisición. El Colegio podríavender sus propiedades hoy y el Instituto ofrecería un buen precio; de no aceptarlo, lesesperaba el apremio y una simple compensación nominal. Las relaciones entreFeverstone y el Tesorero se estropearon durante la conferencia. Se convocó una reuniónextraordinaria del Colegio, y Busby expuso la situación a sus colegas de la forma máshalagüeña posible. Sufrió casi un choque físico por la tempestad de ira que despertó. Envano hizo observar que los mismos que lo estaban insultando en aquel momento eranaquellos que habían votado la venta del Bosque; pero igualmente en vano lo insultaban.El Colegio estaba cogido en la red de la necesidad. Vendieron la estrecha franja quebordeaba el río y que tanto representaba para ellos. No había ya más que una terrazaentre el muro este y el río. Veinticuatro horas después, el Instituto franqueaba elcondenado Wynd y convertía la terraza en un vertedero. Durante todo el día, brigadas detrabajadores pasaban por encima de las planchas con pesadas cargas que lanzabancontra los propios muros del Bracton, hasta que el montón cubrió la entabladura quehabía sido la ventana de Henrietta María y alcanzó casi la ventana este de la capilla.

Durante aquellos días, muchos miembros del Elemento Progresivo lo abandonaron y seunieron a la oposición. Los que quedaron se veían constantemente atacados por laimpopularidad con la que tenían que enfrentarse. Y a pesar de que el Colegio estaba asídividido interiormente, por la misma razón adquirió una nueva unidad forzada en susrelaciones con el mundo exterior. Bracton, como un conjunto, sufría la censura generalpor haber llevado al I.N.E.C. a Edgestow. Esto era desleal, porque muchas altasautoridades de la Universidad habían aprobado totalmente la acción de Bracton, peroahora que aparecían los resultados la gente se negaba a recordarlo. Busby, a pesar deque había oído la cuestión de la requisa confidencialmente, no perdió tiempo para decirlopor todos los lugares públicos de Edgestow. “No hubiera servido de nada habernosnegado a vender”, decía. Pero nadie creía que esta fuese la razón por la cual Bractonhabía vendido, y la impopularidad del Colegio aumentaba de día en día. Los nograduados tuvieron noticia de ello y dejaron de asistir a las conferencias de los doctoresde Bracton. Busby e incluso el inocente Rector eran abucheados por las calles.

La población, que generalmente no compartía las opiniones de la Universidad, estabatambién en una situación inestable. Ni los periódicos de Londres ni el Edgestow Telegraph

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (74)

Esa Horrenda Fortaleza

74

dio gran importancia a la noticia del tumulto que había ocasionado la rotura de lasventanas de Bracton. Pero fue seguido de otros episodios. Hubo una escandalosaagresión en una de las calles principales cercanas a la estación y dos o tres refriegas enlos establecimientos públicos. Aumentaban las denuncias por amenaza y la desordenadaconducta por parte de los trabajadores del I.N.E.C. Pero estas quejas jamás aparecieronen los periódicos. Los que habían presenciado algún lamentable incidente quedaronsorprendidos al leer en el Telegraph que las obras del I.N.E.C. avanzaban con perfectatranquilidad en Edgestow y que reinaban las más cordiales relaciones entre estainstitución y los naturales del país. Los que no los habían visto, sino sólo oído hablar deellos, al no hallar nada en el Telegraph desecharon la noticia por falsa y la atribuyeron arumores y exageraciones. Los que los habían visto escribieron cartas al periódico, peroéste no las publicó.

Pero si podía dudarse de los episodios, nadie podía dudar de que casi todos loshoteles habían pasado a manos del Instituto, de manera que nadie podía ya tomar unacopa con un amigo en el bar acostumbrado; de que las tiendas habituales estabanatestadas de forasteros que parecían tener mucho dinero, y que los precios eranelevados; de que había una cola delante de cada parada de autobuses, y de la dificultadde entrar en un cinematógrafo. Casas tranquilas que habían contemplado calles apaciblesy desiertas recibían cotidianamente la sacudida de un tráfico inusitado; doquiera que unofuese se veía rodeado de muchedumbres de forasteros. Para una población modesta consu mercado como era Edgestow, incluso los visitantes de la otra parte de la comarcaparecían forasteros; el continuo clamor de los acentos nórdicos, galés e incluso irlandés,los gritos, las llamadas, las canciones, los rostros desconocidos pasando en medio de laniebla, eran profundamente detestables. “Aquí va a pasar algo”, era el comentario demuchos ciudadanos. Y a los pocos días: “Ya me parecía a mí que querían armar bulla.”No se sabe quién dijo por primera vez: “Necesitamos más policía.” Y entonces, por fin, elEdgestow Telegraph pareció enterarse. Un modestísimo artículo —no mayor que la manode un hombre— apareció diciendo que la policía local era insuficiente para dominar lanueva población.

De todas estas cosas apenas se enteró Jane. Durante aquellos días estabasimplemente “a la expectativa”. Quizá Mark la mandase llamar a Belbury. Tal vezabandonase todo el plan de Belbury y regresase a casa; sus cartas eran vagas y pocosatisfactorias. Acaso fuese ella a St. Anne a ver a los Denniston. Los sueños continuaban.Pero Mr. Denniston había tenido razón; era mucho menos penoso cuando uno losconsideraba como “noticias”. De no haber sido así no hubiera podido soportar sus noches.Tuvo periódicamente un sueño en el cual no ocurría exactamente nada. Soñó que estabaen su cama y alguien colocaba una silla a su cabecera y se sentaba para contemplarla. Lapersona tenia en la mano un carnet de notas en el cual, de vez en cuando, anotaba algo.Por lo demás, permanecía sentada inmóvil, pacientemente atenta, como un doctor.Conocía ya aquel rostro; y llegó a conocerlo perfectamente bien. Usaba lentes, tenía lasfacciones sumamente bien cinceladas y llevaba una barba en punta. Y era de presumir —si es que podía verla— que él debía de conocerla también a ella; indudablemente, laestaba estudiando. Jane no escribió sobre este sueño a los Denniston la primera vez quelo tuvo. Incluso después de la segunda vez demoró hacerlo hasta que fue demasiadotarde ya para echar la carta al correo. Tenía la leve esperanza de que cuanto más tiempopermaneciese silenciosa más pronto irían ellos a verla. Necesitaba consuelo, pero loquería, si era posible, sin ir a St. Anne, sin conocer a aquel Fisher-King y sin serabsorbida por su órbita.

Entre tanto, Mark seguía trabajando en la rehabilitación de Alcasan. Hasta entonces nohabía visto un expediente policíaco, y encontró bastante difícil entenderlo. A pesar de susesfuerzos por ocultar su ignorancia, el “Hada” no tardó en darse cuenta. “Le pondré austed en contacto con el Capitán —dijo—. El le enseñará a manejar las cuerdas.” Así fue

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (75)

C. S. Lewis

75

cómo Mark fue a pasar la mayor parte de sus horas de trabajo con el segundo de a bordoen la nave de miss Hardcastle, el capitán O'Hara, un hombre alto, de cabello blanco ybellas facciones, que hablaba de esa forma que los ingleses llaman “jerga del sur” y losirlandeses “un acento de Dublín que se podría cortar con cuchillo”. Pretendía pertenecer auna vieja familia, y tenía un castillo en Castlemortle. Mark no entendió sus explicacionessobre el expediente, ni el Registro Q, ni el Sistema de Fichas Deslizantes, ni lo que elCapitán llamaba “conglomerado”. Pero le daba vergüenza confesarlo, y así resultó que laselección de los datos permaneció en manos de O'Hara, y Mark se encontró sirviendo desimple amanuense. Hizo cuanto pudo por ocultarlo a O'Hara y darle la sensación de que,en realidad, trabajaban juntos; lo cual, naturalmente, lo imposibilitó de repetir susprotestas originales de ser tratado como mero periodista. Tenía, desde luego, un estilopropio (lo cual había ayudado su carrera mucho más de lo que él hubiera queridoreconocer), y sus escritos fueron un éxito. Sus artículos y cartas referentes a Alcasanaparecieron en periódicos en los cuales jamás hubiera conseguido la entrée con su firma;periódicos leídos por millones de lectores. No podía evitar sentir cierta emoción de placer.

Confió también al capitán O'Hara sus pequeñas inquietudes financieras. ¿Cuándosolían pagar? De momento estaba escaso de dinero. Había perdido su cartera la mismanoche que llegó a Belbury, y no fue nunca recuperada. O'Hara se echó a reírestrepitosamente.

—Puede usted tener todo el dinero que quiera pidiéndoselo al intendente —dijo.—¿Quiere usted decir que se lo deducen a uno del sueldo? —preguntó Mark.—Mire —dijo el Capitán—, una vez está usted en el Instituto no tiene que preocuparse

de eso. ¿No vamos acaso a tener en nuestras manos toda la cuestión financiera? Somosnosotros quienes hacemos el dinero.

—¿Quiere usted decir...? —preguntó Mark, interrumpiéndose y quedándose con laboca abierta—. ¿Pero no se lo reclaman a uno si se va? —añadió.

—¿Qué diablos habla usted de marcharse? —dijo O'Hara— Nadie se va del Instituto.Por lo menos, el único que se ha ido ha sido el viejo Hingest.

Por aquellos días la instrucción por la muerte de Hingest pronunció un veredicto deasesinato por una o más personas desconocidas. La ceremonia fúnebre se celebró en lacapilla del Colegio de Bracton.

Fue el tercer día de una niebla tan espesa y blanca que los ojos dolían al mirarla y lossonidos lejanos quedaban anulados; sólo se oía el gotear de los aleros y los árboles y losgritos de los trabajadores fuera de la capilla. Dentro de ella ardían los cirios con llamasverticales, formando el centro de un globo luminoso cuya luz no llegaba a iluminar lasparedes. De no ser por las toses y el ruido de los pies no hubiera podido decirse que losbancos estaban llenos. Curry, totalmente vestido de negro y con un aspectodesmesuradamente voluminoso, iba de un lado a otro del extremo oeste de la capilla,hablando con unos y susurrando a otros, temeroso de que la niebla retardase la llegadade lo que él llamaba los restos, satisfecho y consciente del peso de la responsabilidad deaquella ceremonia que descansaba sobre sus espaldas. Curry tenía especialidad en estasceremonias en el Colegio. No había en él ni el menor asomo de empresario de pompasfúnebres; era el hombre amistoso, diligente, que soportaba un duro golpe, pero tenía encuenta que era el padre del Colegio, y que en medio de aquel trastorno él, por lo menos,debía mantenerse firme. Los forasteros que habían estado presentes en alguna ocasión,decían al salir: “Se ve que el subdirector lo siente mucho, pero no quiere demostrarlo.” Nohabía en ello ninguna hipocresía. Curry estaba tan acostumbrado a reglamentar las vidasde sus colegas que consideraba natural reglamentar también sus muertes; y acaso, sihubiese poseído una mente analítica, hubiera podido descubrir en sí mismo una vagasensación de que esta influencia, esta facultad de allanar caminos y tirar de las cuerdasoportunas, no podía cesar una vez el cuerpo hubiese dejado de respirar.

El órgano comenzó a tocar y ahogó las toses del interior y los ruidos del exterior; las

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (76)

Esa Horrenda Fortaleza

76

voces monótonamente malhumoradas, el ruido de hierro y los vibrantes golpes producidospor las pesadas cargas que a intervalos eran lanzadas contra los muros de la capilla.Pero, como temió Curry, la niebla había demorado la llegada del cadáver y el organistallevaba media hora tocando cuando se oyó un rumor, y los apenados familiares, losHingest de ambos sexos, vestidos de negro y con una rigidez de palo, empezaron, aavanzar hacia los bancos que les estaban reservados. Llegaron después los maceros ycensores y el Gran Rector de Edgestow; después, el coro, cantando, y finalmente elataúd, como una isla de sorprendentes flores transparentándose a través de la niebla, queparecía haber penetrado, más espesa, más fría y más húmeda, por la puerta abierta.Comenzó la ceremonia.

Oficiaba el canónigo Storey. Su voz era bella todavía, y había también cierta belleza ensu aislamiento de la concurrencia. Estaba aislado de ella por la fe y por su sordera. Nosintió el menor escrúpulo ante lo inapropiado de las palabras que leía sobre el cadáver deaquel anciano orgulloso y descreído, porque no sospechó jamás su incredulidad. Estabacompletamente ajeno a la extraña discordancia que formaba su voz leyendo y las demásque se oían en el exterior. Glossop sentía una conmoción cada vez que, con una claridadimposible de ignorar, se oía en el silencio de la capilla una frase lejana poco adecuada aaquel austero ambiente, pero Storey, inconmovible e ignorante, contestaba:

—“Tú, pobre loco, que ignoras que lo que sembraste sólo crecerá después de lamuerte...”

—¿Qué te apuestas a que te arreo ahora mismo en los morros? —dijo de nuevo la vozexterior.

—“Sembraste un cuerpo natural y ha crecido un cuerpo espiritual” —contestó Storey.—Lamentable, lamentable... —murmuró Curry al Tesorero, que estaba sentado a su

lado. Pero algunos de los miembros jóvenes comprendió la parte jocosa de lo que ocurríay pensó cuánto Feverstone, que no había podido estar presente, se hubiera divertido conaquella historia.

III

La más agradable recompensa concedida a Mark por su obediencia fue su admisión enla biblioteca. Poco tiempo después de su infortunada intromisión en ella aquellalamentable mañana, había descubierto que aquella habitación, aun cuando nominalmentellamada “pública”, estaba en realidad reservada a los que en el colegio le habíanenseñado a llamar los “de sangre azul” y Bracton “el Elemento Progresivo”. Alrededor dela alfombrilla de la chimenea, y entre las diez y la medianoche se celebraban lasconversaciones más importantes y confidenciales; y esta era la razón por la cual, cuandouna noche, en el salón, Feverstone dijo descuidadamente a Mark: “¿Qué le parecería sitomáramos una copa en la biblioteca?”, Mark asintió, sonrió y no le guardó ya ningúnresentimiento por la última conversación que había tenido con él. Si sentía un poco dedesprecio hacia sí mismo por este motivo, lo dominó y trató de olvidarlo; estas cosas eranchiquilladas y tonterías.

El círculo de la biblioteca solía estar formado por Feverstone, el “Hada”, Filostrato y —lo que era más sorprendente— Straik. Para Mark era un consuelo ver que Steele jamásaparecía por allí. Al parecer, había ido más allá, o detrás, de Steele, tal como le habíanprometido; todo se desarrollaba de acuerdo con el programa. Una persona cuya frecuenteaparición en la biblioteca no podía explicarse era aquel hombre silencioso de la barbilla ylos lentes, el profesor Frost. El director delegado, o “el Viejo”, como lo llamaba ahoraMark, estaba allí a menudo, pero de una manera curiosa. Tenía la costumbre de entrar enla habitación y rondar de una parte a otra, con sus crujientes botas y silbando como decostumbre. Algunas veces se acercaba al grupo, escuchaba y los miraba con unaexpresión vagamente paternal en los ojos; pero raras veces decía nada, y no se unía

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (77)

C. S. Lewis

77

nunca a la reunión. Se alejaba de nuevo, regresaba a veces al cabo de una hora, recorríalos lugares vacíos de la habitación y volvía a marcharse. No había vuelto a hablar conMark desde la humillante conversación en su despacho, y Mark se enteró por el “Hada” deque estaba todavía en desgracia. “El viejo acabará cediendo a su debido tiempo —afirmó—. Pero ya le dije que no le gusta que le hablen de marcharse.”

El miembro menos agradable, desde el punto de vista de Mark, era Straik. Este nohacía esfuerzo alguno por adaptarse al tono lascivo y realista con que hablaban suscolegas. No bebía ni fumaba nunca. Permanecía sentado, silencioso, acariciándose unarodilla raída con su mano demacrada y volviendo sus ojos apenados de un interlocutor aotro, sin tratar de discutir con uno ni de reírse de una broma con otro. A veces —quizáuna en toda la noche—, algo que se había dicho le causaba un sobresalto; generalmenteera algo referente a la oposición de los reaccionarios en el mundo exterior y de lasmedidas que el I.N.E.C. tomaría para afrontarlos. Entonces comenzaba una peroraciónviva y prolongada, amenazando, denunciando, profetizando. Lo raro era que los demás nolo interrumpían ni se reían. Había entre ellos y aquel hombre intemperante una unidadprofunda que aparentemente compensaba la falta de simpatía, pero Mark no pudodescubrir qué era. Algunas veces, Straik se dirigió a él directamente, con gran asombro ymalestar por su parte, tratando de la resurrección.

—No es un hecho histórico ni una fábula, joven —dijo—, sino una profecía. Todos losmilagros... son sombras de cosas que tienen que ocurrir. Deslíguese de la falsaespiritualidad. Todo ocurrirá aquí, en este mundo, en el único mundo que existe. ¿Quénos dijo el Maestro? Cura al enfermo, expulsa a los demonios, resucita el muerto. Loharemos. El Hijo del Hombre (es decir, el Hombre mismo, ya crecido), tiene poder parajuzgar al mundo, para distribuir la vida sin fin, el castigo sin término. Lo verán. Aquí yahora.

Todo aquello era muy desagradable.Al día siguiente del entierro de Hingest, Mark se aventuró a entrar solo en la biblioteca

por primera vez; hasta entonces había ido siempre apoyado por Feverstone o porFilostrato. Estaba un poco inseguro de la acogida, pero, por otra parte, temía que si noafirmaba pronto su derecho de entrée su modestia podía perjudicarlo. Sabía que en estoscasos un error en ambas direcciones es igualmente fatal; hay que adivinarlo y correr elriesgo de equivocarse.

Fue un éxito brillante. El círculo estaba completo, y antes de que hubiese cerrado lapuerta todos se volvieron hacia él con expresiones de bienvenida. Filostrato dijo: “Ecco!” yel “Hada”: “Aquí tenemos a nuestro hombre.” La satisfacción embargó a Mark. Jamásparecía el fuego haber ardido con tanto brillo ni las bebidas tener mejor sabor. Por lo vistolo esperaban. Era deseado.

—¿Cuánto tiempo necesita usted para escribir dos artículos de fondo. Mark? —preguntó Feverstone.

—¿Podría usted trabajar toda la noche? —dijo miss Hardcastle.—Lo he hecho ya —contestó Mark—. ¿De qué se trata?—Está usted convencido —preguntó Filostrato— de que... la perturbación debe

producirse en seguida, ¿verdad?—Esto es lo gracioso del caso —dijo Feverstone—. Miss Hardcastle ha hecho su

trabajo demasiado bien. No ha leído a Ovidio. Ad metam properate simul.—No podríamos demorarlo aunque quisiéramos —dijo Straik.—¿De qué están ustedes hablando? —preguntó Mark.—De los alborotos de Edgestow —contestó Feverstone.—¡Oh! No les he prestado mucha atención. ¿Es que amenazan ser peligrosos?—Van a ponerse peligrosos, muchacho —dijo el “Hada”—. Esta es la cuestión. El

verdadero alud estaba previsto para la semana que viene. Todas estas escaramuzas eransólo para preparar el terreno. Pero todo va demasiado bien, ¡maldita sea! El globo tiene

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (78)

Esa Horrenda Fortaleza

78

que elevarse mañana o pasado lo más tarde.Mark miró con asombro el rostro del “Hada” y luego el de Feverstone. Este se echó a

reír estrepitosamente, y Mark, casi automáticamente, trató de dar un aire jocoso a suestupefacción.

—No ha caído la moneda, “Hada” —dijo.—No va usted a imaginar que el “Hada” deja el alboroto en manos de los habitantes,

¿eh? —dijo Feverstone.—¿Quiere usted decir que ella forma también parte del alboroto? —preguntó Mark.—Sí, sí... —dijo Filostrato, brillándole los ojos encima de sus mofletes.—Todo esto es leal y correcto —dijo el “Hada”—. Es imposible meter un centenar de

miles de obreros importados...—De la clase que los contrató, no —interrumpió Feverstone.—...en un rincón dormido como Edgestow —prosiguió miss Hardcastle— sin que haya

alboroto. Quiero decir que debía haber alboroto a la fuerza. Tal como están las cosas, nocreo que mis muchachos tengan que hacer nada. Pero puesto que el alboroto debíaproducirse, no había ningún mal en que se produjese en el momento oportuno.

—¿Quiere usted decir que ha controlado los disturbios?—dijo Mark. Para hacerlejusticia, su mente se tambaleaba ante esta nueva revelación. Y no sentía la necesidad deocultar su estado mental; en la intimidad y cordialidad de aquel circulo observó que susmúsculos y su voz, sin ningún acto de volición consciente, adoptaban el tono de suscolegas.

—Es una manera un poco cruda de poner las cosas en claro —dijo Feverstone.—Es indiferente —dijo Filostrato—. Así es cómo hay que hacer las cosas.—Exacto —dijo miss Hardcastle—. Siempre las hacemos así. Cualquiera que conozca

el trabajo de la policía se lo dirá. Y, como le digo, lo verdaderamente importante (el granalud) tiene que ocurrir dentro de las cuarenta y ocho horas.

—Siempre es agradable beber en la misma fuente —dijo Mark—. De todos modos,quisiera alejar a mi mujer de allí.

—¿Dónde vive? —preguntó el “Hada”.—Arriba, en Sandown.—¡Ah! Difícilmente la afectará. Entre tanto, usted y yo debemos ocuparnos de la

información del alboroto.—Pero, ¿para qué es todo esto?—Reglamentos de urgencia —dijo Feverstone—. No tendremos jamás los poderes que

necesitamos en Edgestow hasta que el gobierno declare aquí el estado de alarma.—Exacto —dijo Filostrato—. Es una locura hablar de revoluciones pacíficas. No es que

la canaglia resista siempre (a menudo hay que obligarlos a ello), pero hasta que hayalteración del orden (tiros, barricadas) nadie tiene facultades para obrar efectivamente. Nohay bastante de eso que llaman ustedes peso en el barco para hacerlo avanzar.

—Y el artículo tiene que estar a punto para que aparezca en los periódicos el díadespués del alboroto —dijo miss Hardcastle—. Lo cual quiere decir que tiene que serentregado al Director Delegado a las seis de mañana por la mañana lo más tarde.

—Pero, ¿cómo vamos a escribirlo esta noche si el alboroto no ocurrirá hasta mañana opasado?

Todos se echaron a reír.—No conseguirá usted nunca publicidad de esta forma, Mark —dijo Feverstone—. No

va usted a necesitar que una cosa ocurra para hacer el relato de ella...—Bien... —dijo Mark, riéndose también a gusto—, admito que tenía cierto prejuicio a

creerlo puesto que no vivo todavía en el mundo de la pre-visión.—Mal hecho, muchacho —dijo el “Hada''—. Tenemos que llevarlo adelante en seguida.

Tenemos tiempo para tomar otra copa. Luego, usted y yo nos iremos arriba a trabajar.Diremos que nos suban a las dos unos emparedados picantes y café.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (79)

C. S. Lewis

79

Era lo primero que se le encargaba a Mark que, antes de hacerlo, supiese claramenteque era delictivo. Pero el momento de su consentimiento escapó casi a su conciencia; nohubo, ciertamente, lucha, ni ninguna sensación de doblar una punta peligrosa. Debe dehaber habido en la historia del mundo un tiempo en que estos momentos revelabanclaramente su gravedad por medio de unas brujas profetizando detrás de unos matorralesencendidos o un Rubicón que franquear. Pero, para él, la cosa pasó en medio de unaexplosión de risas, de aquella risa íntima entre compañeros de profesión, para quienes detodos los poderes terrenales el más fuerte es el que lleva a los hombres a hacer cosasmalas antes de ser, individualmente, hombres malvados. Un momento después subía lasescaleras con el “Hada”. Se cruzaron con Cosser por el camino, y Mark, hablandoanimadamente con su compañera, vio con el rabillo del ojo que Cosser los miraba.¡Pensar que hubo un momento en que tuvo miedo de aquel hombre!

—¿Quién tiene el encargo de despertar al Director Delegado a las seis? —preguntóMark.

—Probablemente no será necesario —repuso el “Hada”—. Supongo que el Viejo debede dormir a una hora u otra, pero no hemos conseguido nunca saber cuándo.

IV

A las cuatro de la mañana, Mark estaba sentado en el despacho del “Hada” releyendolos dos últimos artículos que había escrito, uno para el más respetable de nuestrosperiódicos y el otro para un órgano más popular. Esta era la única parte del trabajonocturno que tenía algo que pudiese halagar la vanidad literaria. Las primeras horasfueron empleadas en la más ardua labor de coordinar los hechos mismos. Los doseditoriales tocaron a su fin y la tinta estaba todavía húmeda. El primero decía así:

“Aun cuando seria prematuro hacer ningún comentario final al alboroto de anoche enEdgestow, dos conclusiones parecen sacarse de la primera noticia, que publicamos enotro lugar con una claridad que no será probablemente alterada por los subsiguientesacontecimientos. En primer lugar, el suceso producirá honda impresión a todacomplacencia que pueda subsistir entre nosotros con respecto al grado de cultura denuestra civilización. Es necesario, desde luego, admitir que la transformación de unapequeña universidad en un centro de investigación nacional no puede ser llevada a cabosin ciertos roces y ciertos casos de violencia con los habitantes de la localidad. Pero elinglés ha tenido siempre su manera propia y peculiar de solucionar estos roces, y no seha mostrado nunca reacio, cuando se le muestra debidamente la salida, a hacersacrificios mucho mayores que estas pequeñas alteraciones de costumbres ysentimientos que el progreso solicita del pueblo de Edgestow. Es consolador observar queno hay la menor indicación por parte de los centros autoritarios de que los trabajadoresdel I.N.E.C. hayan, en ninguna forma, transgredido sus derechos o faltado a laconsideración o cortesía que de ellos se esperaba; y no cabe duda de que el punto departida de estos alborotos debió probablemente de ser alguna disputa de bar entre lostrabajadores del I.N.E.C. y algún oráculo de la localidad. Pero, como dijo el Estagirita haceya mucho tiempo, los desórdenes que nacen de triviales ocasiones tienen a veces causasmás profundas, y parece indudable que este pequeño fracas ha sido inflamado, sinohecho estallar, por intereses particulares o vastos prejuicios.

”Es inquietante verse forzado a sospechar que la vieja desconfianza de la eficienciaplaneada y los antiguos celos de lo que es ambiguamente llamado “burocracia” puede sercon tal facilidad (si bien esperamos que temporalmente) reavivada. Al mismo tiempo, estasola sospecha, al revelar las grietas y las debilidades de nuestro nivel nacional deeducación, da relieve a una de las auténticas enfermedades que precisamente el InstitutoNacional tiene la misión de curar. Que la cura será realizada, es indudable. La voluntad de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (80)

Esa Horrenda Fortaleza

80

la nación está detrás de este “esfuerzo de paz”, como tan felizmente describió misterJules el Instituto, y toda oposición mal informada que tratase de oponer resistencia contraél sería (lo esperamos gentilmente, pero también con firmeza) contrarrestada.

”La segunda moraleja que sacar de los sucesos de anoche es de un carácter másalegre. El propósito original de dotar al I.N.E.C. de lo que erróneamente ha sido llamadosu “cuerpo de policía” era visto con desconfianza en muchos ambientes. Nuestros lectoresrecordarán que, aun cuando no compartiendo esta desconfianza, le testimoniamos ciertasimpatía. Incluso los falsos temores de aquellos que aman la libertad deben serrespetados como respetamos incluso los mal fundados temores de una madre. Al propiotiempo insistimos sobre que el complejo de la sociedad moderna convertía en unanacronismo confinar la ejecución actual de la voluntad del pueblo a una entidad cuyasverdaderas funciones son evitar y descubrir el crimen; que la policía, en resumen, debeser, tarde o temprano, relevada de aquel creciente ramo de funciones coercitivas que nocaen propiamente dentro de su esfera. Que este problema ha sido resuelto en otrospaíses de una manera fatal para la libertad y la justicia, creando un verdadero imperium inimperio, es un hecho que no es probable que nadie olvide. La llamada “Policía” delI.N.E.C. (que debería más bien llamarse “Ejecutiva Sanitaria”) es la solución característicainglesa. Su relación con la Policía Nacional no puede, quizá, ser definida en, términos deperfecta y lógica precisión; pero, como pueblo, no hemos sido nunca unos grandesenamorados de la lógica. El poder ejecutivo del I.N.E.C. no tiene ninguna relación con lapolítica; y si alguna vez llega a tener contacto con la justicia criminal, lo hace en lagraciosa forma de rescate, un rescate que puede salvar al criminal de la rígida esfera delcastigo, para llevarlo a la del tratamiento curativo. Si alguna duda respecto al valor de estecuerpo existía, ha sido ampliamente puesta de manifiesto en los episodios de Edgestow.Durante toda la duración de los desórdenes fueron mantenidas las más cordialesrelaciones entre las fuerzas del Instituto y la Policía Nacional, la cual, de no haber sido porla ayuda del Instituto, se hubiera encontrado frente a una situación imposible de dominar.Como un eminente político ha hecho observar esta mañana a uno de nuestrosrepresentantes, “de no haber sido por la Policía del I.N.E.C., las cosas hubieran podidotomar un cariz muy diferente”. Si bajo la luz de estos acontecimientos se consideraseconveniente colocar toda el área de Edgestow bajo el exclusivo control de la “policía”institucional por un período limitado, no creemos que el pueblo inglés —siempre realistade corazón— tuviese la menor objeción que hacer. Hay que rendir especial tributo alelemento femenino del cuerpo, que parece haber actuado con una mezcla de valor ysentido común que estos últimos años nos han enseñado a esperar de la mujer inglesacasi como cosa descontada. Los absurdos rumores que corrían esta mañana por Londres,de ametralladoras funcionando por las calles y de víctimas, a centenares, quedan porcomprobar. Probablemente, cuando dispongamos de detalles adecuados, veremos, comodijo recientemente un Primer Ministro, que “cuando corría la sangre era generalmente dela nariz.”

El segundo artículo decía así:

“¿Qué ocurre en Edgestow?”Esta es la pregunta que el ciudadano quisiera ver contestada. El Instituto que se ha

establecido en Edgestow es un Instituto Nacional. Esto quiere decir que es vuestro y mío.No somos científicos ni pretendemos saber lo que piensan los magistrales cerebros delInstituto. Sabemos lo que cada uno de nosotros espera de él. Esperamos la solución delproblema del paro obrero; del problema del cáncer; del problema del alojamiento; de losproblemas de la moneda, de la guerra, de la educación. Esperamos de él una vida másllena, sana y brillante para nuestros hijos, en la cual ellos y nosotros podamos seguirsiempre adelante y gozar en su totalidad del ansia de vida que Dios ha dado a cada uno

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (81)

C. S. Lewis

81

de nosotros. El I.N.E.C. es el instrumento del pueblo para conseguir todas las cosas porlas cuales luchamos.

”Pero, entretanto, ¿qué ha ocurrido en Edgestow?””¿Cree el lector que estos desórdenes se han producido simplemente porque mistress

Snooks o mister Buggins han descubierto que los propietarios han vendido sus tiendas osus terrenos al I.N.E.C.? Mistress Snooks y mister Buggins saben muy bien que no.Saben que el Instituto quiere decir mayor comercio en Edgestow, más diversionespúblicas, una población más grande, una jamás soñada prosperidad. Yo digo que estosdesórdenes han sido provocados.

”Por consiguiente, pregunto de nuevo: ¿Qué ha ocurrido en Edgestow?”Hay traidores en el campo. No tengo miedo de decirlo, cualesquiera que sean. Pueden

ser los llamados gente religiosa. Pueden ser intereses financieros. Pueden ser losprofesores y filósofos apolillados y llenos de telarañas de la propia Universidad deEdgestow. Pueden ser los judíos. Pueden ser los abogados. No me importa quiénes sean,pero tengo algo que decir. Tened cuidado. El pueblo inglés no está dispuesto a soportarestas cosas. No admitiremos que se sabotee al Instituto.

”¿Qué hay que hacer, pues, en Edgestow?”Yo diría: “Poner toda la población bajo el amparo de la policía institucional.” Alguno de

vosotros habrá ido alguna vez a Edgestow. En este caso, sabrán tan bien como yo cuál essu aspecto: una población rural, pequeña, soñolienta, con media docena de agentes depolicía que hace diez años no han tenido otra cosa que hacer que detener a algún ciclistaporque llevaba la luz apagada. No tiene sentido esperar que estos pobres hombrespuedan sofocar un alboroto provocado. La noche pasada, la policía del I.N.E.C. demostróde lo que era capaz. Yo digo: descubrámonos ante miss Hardcastle y sus valientesauxiliares masculinos y femeninos. Démosles plena libertad y que tomen el asunto en susmanos. Suprimamos la rutina funcionaria.

”Tengo un consejo que dar. Si oís a alguien maldecir a la policía del Instituto, decidle alo que se expone. Si oís a alguien compararla con la Gestapo o la GPU, decidle que ya oslo habían dicho. Si oís a alguien hablar de las libertades de Inglaterra, por las cualesentiende las libertades de los obscurantistas, de mistress Grundies, de los Obispos y delcapitalismo, vigiladlo. Este es el Enemigo. Decidle de mi parte que el I.N.E.C. es el guantede boxeo en el puño de la democracia, y que si no le gusta esto es mejor que se quite deen medio.

”Entretanto... CUIDADO CON EDGESTOW.”

Era de suponer que, después de haber escrito estos artículos en el calor de lainspiración, Mark hubiera debido despertar a la razón y con ella a la contrariedad,después de leer el producto de su inventiva. Desgraciadamente, el proceso fue casiinverso. Cuanto más trabajaba en él, más se reconciliaba con el oficio.

La reconciliación completa ocurrió después de copiar fielmente los dos artículos.Cuando un hombre ha puesto las tildes a las eñes y los puntos a las íes, y le gusta elproducto de su trabajo, no quiere que éste esté destinado a la cesta de papeles. Cuantomás leía los dos artículos, más le gustaban. Y, en todo caso, aquello era una broma. Seveía ya viejo y rico, probablemente Par del Reino, seguramente muy distinguido, cuandotodo esto —todo el lado desagradable del I.N.E.C.— hubiese terminado, obsequiando asus pequeños con orgullosas e increíbles narraciones de sus tiempos pretéritos. (“¡Ah! Lavida era dura en aquellos tiempos lejanos. Recuerdo una vez...”) Y, además, para unhombre cuyos escritos sólo habían aparecido hasta entonces en periódicos científicos o,en el mejor caso, en libros que sólo la gente docta leía, había una especie de irresistibleatractivo en pensar en la prensa diaria: los redactores esperando el original, lectores entoda Europa, algo real que dependía de sus palabras. La idea de la inmensa dínamo quede momento habían puesto a su disposición le daba una emoción que invadía todo su ser.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (82)

Esa Horrenda Fortaleza

82

No hacía tanto tiempo, después de todo, que había pasado por la emoción de seradmitido en el Elemento Progresivo de Bracton. Pero, ¿qué era el Elemento Progresivo allado de esto? No era que se hubiese dejado arrastrar por los artículos. Los escribióapoyando la lengua en la mejilla, frase que hasta cierto punto lo consolaba haciéndoleaparecer la cosa como una broma. Y, de todos modos, si no los hubiese escrito él lohubiera hecho otro. Durante todo el rato, su espíritu infantil le susurraba cuan espléndidoy triunfante era estar sentado allí, tan lleno de alcohol y, sin embargo, no borracho,escribiendo, con la lengua en la mejilla, artículos para los grandes diarios, contra el reloj,“con el diablo de la imprenta en la puerta” y todo el círculo interno del I.N.E.C.dependiendo de él, sin que nadie tuviese ya nunca el menor derecho a considerarlo unanulidad o un número.

V

Jane extendió un brazo en la obscuridad, pero no encontró la mesa de noche quedebía estar allí, a la cabecera de su cama. Entonces, con una fuerte impresión, se diocuenta de que no estaba en la cama, sino de pie. Reinaba en torno suyo una obscuridadabsoluta y un frío intenso. A tientas, tocó algo que parecía la superficie desigual de lapiedra. El aire tenía también algo peculiar; parecía un aire de recinto cerrado, un airemuerto. De muy lejos, posiblemente sobre su cabeza, llegaban a ella ruidos apagadosque parecían venir a través de la tierra. Entonces, había ocurrido algo horrible... Unabomba había caído sobre la casa y estaba enterrada en vida. Pero antes de haber tenidotiempo de sufrir toda la impresión de esta idea recordó que la guerra había terminado...¡Oh!, y desde entonces habían ocurrido toda clase de cosas: se había casado con Mark...,había visto a Alcasan en su celda..., había conocido a Camilla... Entonces, con profundoalivio, pensó: “Es uno de mis sueños. Es alguna noticia. Ahora terminará. No hay por quéasustarse”.

Dondequiera que estuviese, el sitio no parecía ser muy grande. Siguió a tientas a lolargo de uno de los muros ásperos, y, al llegar a la esquina, su pie tropezó con algo duro.Se inclinó hacia adelante y se cayó. Había allí una especie de mesa o plataforma depiedra de unos tres pies de altura. ¿Y sobre ella? ¿Osaría explorarla? Sería peor nohacerlo. Empezó a recorrer con la mano la superficie de la mesa de piedra, y un momentodespués se mordió los labios para no gritar, porque había tocado un pie humano. Era unpie descalzo, y, a juzgar por la frialdad, muerto. Seguir palpando era lo más espantosoque había hecho en su vida, pero en cierto modo se sintió obligada a ello. El cadáverestaba envuelto en un tejido basto que no parecía liso, como si estuviese ricamentebordado, y era muy voluminoso. Debía de ser un hombre muy grande, pensó, mientrasseguía a tientas subiendo hacia la cabeza. En el pecho, el tejido cambiaba súbitamente;parecía que hubiesen extendido la piel de algún animal sobre la basta tela. Así pensó alprincipio, pero después se dio cuenta de que aquel pelo pertenecía a una barba. Vaciló entocar la cara; tenía un miedo horrible de que aquel cuerpo se despertase o hablase alsentir sus manos. Permaneció inmóvil un momento. Era sólo un sueño. Podía soportarlo.Pero era horrible, y parecía ocurrir en un tiempo muy lejano, como si se hubiese deslizadopor una rendija del tiempo presente a aquel pozo frío y sin sol del remoto pasado.Esperaba que no la dejarían allí mucho tiempo. Si por lo menos fuese pronto alguien asacarla de allí... E inmediatamente se imaginó a alguien, alguien llevando barba, pero almismo tiempo divinamente joven, alguien todo oro y fuerza y calor que avanzaba conpaso firme y terrenal hacia las tinieblas de aquel antro. El sueño se convirtió en unaespecie de caos. Jane tuvo la impresión de que debía hacer una reverencia ante estapersona (cosa que jamás hizo a pesar de que su impresión permanecía brillante y fuerteen su mente), y vio consternada que los vagos recuerdos de sus lecciones de cortesía enel colegio no eran suficientes para indicarle cómo hacerlo. En aquel momento se

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (83)

C. S. Lewis

83

despertó.Se fue a Edgestow inmediatamente después del desayuno, a dar caza, como cada día,

a alguien que pudiese reemplazar a Mrs. Maggs. Al llegar a lo alto de Market Streetocurrió algo que le decidió a ir en seguida a St. Anne en el tren de las 10.23. Llegó a unsitio donde estaba parado un gran automóvil del I.N.E.C. En el momento en que ellapasaba, un hombre salió de una tienda, cruzó la acera delante de ella, habló con el chófery subió al coche. Pasó tan cerca de ella que, a pesar de la niebla, pudo verlo claramente,aislado de todos los demás objetos; el fondo del cuadro no era más que niebla gris, piesque caminaban y los fuertes ruidos de un tráfico inusitado que nunca cesaba ahora enEdgestow. Lo hubiera reconocido en cualquier parte; ni el rostro de Mark, ni el suyopropio, visto en un espejo, le eran ahora más familiares. Vio la barbita en punta, los lentesde oro, el rostro aquel que, en cierto modo, le recordaba el de una figura de cera. No teníanecesidad de pensar qué haría. Su cuerpo, avanzando rápidamente, parecía haberdecidido por sí solo dirigirse a la estación y tomar el tren de St. Anne. Era algo diferentedel miedo (a pesar de que estaba también espantosamente asustada) que la obligabainexorablemente a seguir adelante. Era una repulsión total hacia aquel hombre sobretodas las fibras de su ser a un mismo tiempo. Los sueños cayeron en la insignificanciaante la cegadora realidad de la presencia de aquel individuo. Se estremeció al pensar quesus manos hubieran podido tocarlo al pasar.

El tren era deliciosamente caliente. Su compartimiento estaba vacío. El mero hecho deestar sentada era una delicia. La lenta marcha a través de la niebla la hizo casi dormirse.Apenas se acordó de St. Anne hasta que se encontró allí; incluso mientras subía laabrupta calle no hizo plan alguno, no proyectó lo que quería decir. Sólo pensaba enCamilla y en Mrs. Dimble. Sus instintos infantiles, en el fondo de su mentalidad,reaparecían. Quería ver gente buena, alejarse de la gente mala. Esta distinción infantil leparecía de momento más importante que las posteriores categorías del Bien y el Mal, elAmigo y el Enemigo.

Despertó de esta especie de letargo al darse cuenta de que el tiempo clareaba. Miróhacia arriba: decididamente, aquella curva del camino era más visible de lo que hubieradebido ser con aquella niebla. ¿O era que la niebla del campo es diferente de la de lasciudades? No había duda de que lo que había sido gris se iba volviendo blanco, de unablancura deslumbrante. Pocas yardas más allá aparecía un azul luminoso sobre lacabeza, y los árboles dibujaban sombras (hacía días que no había visto una sombra), yentonces, súbitamente, aparecieron visibles enormes espacios de cielo con el sol de oropálido, y mirando hacia atrás, cuando dio la vuelta al castillo, Jane vio que estaba a laorilla de una pequeña isla verde y soleada, que tenía a sus pies la niebla blancaextendiéndose hasta donde alcanzaba la vista. Había otras islas también. Aquella masaobscura que aparecía hacia el Oeste eran las colinas pobladas de árboles de Sandown,donde había ido de excursión con los Denniston; y aquella otra mucho más grande ybrillante del Norte era la colina llena de cavernas en las cuales tenía su nacimiento elWynd. Respiró profundamente. Era el tamaño de aquel mundo que emergía de la niebla loque la impresionaba. Abajo, en Edgestow, había vivido todos aquellos días, incluso fuerade casa, como si estuviese en una habitación, porque sólo eran visibles los objetos máspróximos. Pensó que había llegado casi a olvidar cuan inmenso era el cielo, cuan remotoel horizonte.

Siete - El pendragón

I

ANTES de llegar a la puerta del muro, Jane encontró a mister Denniston, y éste la

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (84)

Esa Horrenda Fortaleza

84

acompañó dentro del Castillo, no por aquella puertecilla, sino por la puerta principal quese abría en el mismo camino, unos centenares de yardas más allá. Mientras caminaban,Jane le refirió su historia. En su compañía, Jane tenía aquella curiosa sensación queexperimenta mucha gente casada el encontrar a alguien con quien (por una razóntotalmente misteriosa) jamás hubiera podido casarse pero que es, no obstante, más de supropio mundo que la persona con la cual de hecho está casada. Al entrar en la casaencontraron a Mrs. Maggs.

—¡Cómo, Mrs. Studdock! ¡Qué sorpresa! —exclamó.—Sí, Ivy —dijo Denniston—, y nos trae grandes noticias. Las cosas empiezan a

avanzar. Tenemos que ver a Grace en seguida. ¿Está aquí MacPhee?—Hace horas que está en el jardín —dijo mistress Maggs—. Y el doctor Dimble ha ido

al Colegio. Camilla está en la cocina. ¿Se la envío a usted?—Sí, tenga la bondad. Y si puede usted evitar que Mr. Bultitude nos estorbe...—Perfectamente. Ya lo procuraré. ¿Querrá usted una taza de té, Mrs. Studdock?

Habrá usted venido en tren...Pocos minutos después, Jane se encontraba en la habitación de miss Ironwood. Miss

Ironwood y los Denniston se sentaron frente a ella de manera que parecía que seencontrase delante de un tribunal de exámenes. Y cuando Ivy Maggs sirvió el té, no volvióa retirarse, sino que se sentó como si fuese uno más de los examinadores.

—Vamos —dijo Camilla, abriendo los ojos y ensanchando las aletas de la nariz comouna especie de deseo mental demasiado concentrado para ser llamado excitación.

Jane dirigió una mirada circular a la habitación.—No debe importarle que esté aquí Ivy, señora —dijo miss Ironwood—. Forma parte de

nuestra sociedad.Hubo un silencio.—Tenemos su carta del 10 —dijo miss Ironwood—, describiendo su sueño del hombre

de la barbita sentado al lado de su cama tomando notas. Quizá tendría que decirle que noestaba en realidad allí; el Director no lo cree posible. Pero estaba en realidad estudiándolaa usted. Estaba obteniendo de usted informes sobre algún otro punto que,desgraciadamente, no era visible en su sueño.

—¿Querría usted repetir, si no tiene inconveniente —dijo Mr. Denniston—, lo que medecía por el camino?

Jane les explicó el sueño del cadáver (si es que era un cadáver) en aquel lugarsombrío, y el encuentro con el hombre de la barbita aquella mañana en Market Street. Sedio cuenta en el acto del interés que había despertado.

—¡Es curioso! —dijo Ivy Maggs.—¡Conque teníamos razón con lo del Bosque de Bragdon! —dijo Camilla.—Es realmente Belbury —dijo su marido—. Pero, en este caso, ¿dónde interviene

Alcasan?—Perdónenme ustedes —dijo miss Ironwood con su voz pausada. Los demás

guardaron silencio instantáneamente—. No debemos discutir este punto aquí. Mrs.Studdock no se ha adherido todavía a nosotros.

—¿Es que no me van a decir ustedes nada? —preguntó Jane.—Señora —dijo miss Ironwood—, tiene usted que excusarme. No sería prudente en

este momento, y, por otra parte, no tenemos la libertad de hacerlo. ¿Me permite usted quele haga un par de preguntas?

—Si usted quiere —dijo Jane un poco malhumorada; pero sólo un poco. La presenciade Camilla y su marido la inducía en cierto modo a conducirse mejor.

Miss Ironwood había abierto un cajón, y durante algunos instantes reinó el silenciomientras buscaba algo en él.. Después tendió una fotografía a Jane y le preguntó:

—¿Reconoce usted a esta persona?—Sí —repuso Jane en voz baja—. Es el hombre con el que soñé y que he visto esta

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (85)

C. S. Lewis

85

mañana en Edgestow.Era una buena fotografía; al pie estaba escrito el nombre de Augustus Frost y algunos

otros detalles en los que Jane de momento no se fijó.—En segundo lugar —continuó miss Ironwood tendiendo la mano a Jane para que le

devolviese la fotografía—, ¿está usted dispuesta a ver al Director... en seguida?—Pues... sí, si usted quiere...—En este caso, Arthur —dijo miss Ironwood a Denniston—, será mejor que vaya usted

a decirle lo que hemos oído y ver si está lo suficientemente bien para recibir a Mrs.Studdock. —Denniston se levantó en el acto—. Entre tanto —continuó miss Ironwood—,quisiera decir dos palabras a solas a mistress Studdock. —Al oír esto, los demás selevantaron y salieron de la habitación detrás de Denniston. Un enorme gato que Jane nohabía visto todavía saltó sobre el sillón que Ivy Maggs acababa de abandonar—. No tengola menor duda —dijo miss Ironwood— de que el Director la recibirá. —Jane no contestó—. Es de presumir que durante la entrevista —prosiguió miss Ironwood— le rogará a ustedque tome una decisión definitiva.

Jane tosió ligeramente, sin otro propósito que desvanecer un poco aquelladesagradable solemnidad que parecía haberse instaurado en la habitación en cuanto sequedó sola con miss Ironwood.

—Hay también ciertas cosas —prosiguió ésta— relativas al Director que debe ustedsaber antes de verlo. Le parecerá a usted un hombre muy joven; más joven que ustedmisma, incluso. Le ruego que comprenda que esto no es cierto. Está más cerca de loscincuenta que de los cuarenta. Es un hombre de gran experiencia, que ha viajado pordonde jamás viajó ser humano alguno y ha penetrado en ambientes de los cuales ni ustedni yo tenemos el menor concepto.

—Es muy interesante —dijo Jane, sin mostrar, no obstante, interés.—Y, en tercer lugar —dijo miss Ironwood—, he de rogarle que recuerde que sufre a

menudo grandes dolores. Cualquiera que sea su decisión, confío en que no hará ni diráusted nada que pudiese causarle un dolor innecesario.

—Si Mr. Fisher-King no está en estado de recibir visitas...—dijo Jane vagamente.—Debe usted excusarme por insistir sobre estos puntos. Soy doctora, la única doctora

en nuestra sociedad. Tengo, por consiguiente, la responsabilidad de protegerlo tantocomo sea posible. Si quiere usted ahora venir conmigo, la acompañaré al Cuarto Azul.

Se levantó y, abriendo la puerta, dejó paso a Jane. Cruzaron el estrecho corredor, y deallí, por unos escalones gastados, llegaron a un gran hall, desde el cual una bella escalerageorgiana llevaba a los pisos superiores. La casa, mayor de lo que Jane había supuesto,estaba caliente y silenciosa, y después de tantos días de vivir en medio de la niebla, aquelsol otoñal cayendo sobre alfombras y paredes le pareció dorado y brillante. En el primerpiso, a sólo seis escalones de altura, se encontraron en un espacio cuadrado y pequeñocon blancas columnas, en el que Camilla, inmóvil y alerta, estaba sentada esperándolos.A su lado había una puerta.

—La recibirá —le dijo a miss Ironwood.—¿Tiene muchos dolores esta mañana?—No son continuos. Tiene un día bueno.Cuando miss Ironwood levantó la mano para llamar a la puerta, Jane se dijo: “Ten

cuidado. No te dejes meter en esto por nada. Todos estos corredores y voces bajasacabarán volviéndote loca si no te andas con cautela. Te convertirás en otra de lasadoradoras de ese hombre”. Un momento después entraba en la habitación. Había muchaluz; parecía que todo fuesen ventanas. Hacía calor; el fuego ardía en la chimenea. El azulera el color predominante. Antes de que sus ojos se hubiesen acostumbrado a él, se sintiómolesta y hasta cierto punto avergonzada de ver a miss Ironwood hacerle una reverencia.“No quiero” luchaba en la mente de Jane con “No puedo”; porque sus sueños habían sidoexactos, no podía.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (86)

Esa Horrenda Fortaleza

86

—Aquí está la joven, señor —dijo miss Ironwood.Jane miró; e instantáneamente su mundo se desvaneció.En un sofá, frente a ella, con un pie vendado como si estuviese herido, yacía un

muchacho que aparentaba tener veinte años.En uno de los grandes antepechos de las ventanas, un cuervo domesticado saltaba de

un lado a otro. La luz del fuego, con su pálido reflejo, y la del sol, más intensa, parecíanluchar en el techo. Pero toda la luz de la habitación parecía concentrarse en el cabello deoro y la dorada barba del herido.

Desde luego, no era un muchacho. ¿Cómo había podido pensarlo? La tersa piel de sufrente y sus mejillas, y, sobre todo, de sus manos, le sugirieron esta idea. Pero unmuchacho no hubiera tenido aquella barba tan poblada. Ni podría ser tan robusto. Habíapensado ver un inválido. Pero ahora veía que debía de ser imposible escapar a la presade aquellas manos. La imaginación sugería la imagen de aquellos brazos y aquelloshombros soportando todo el peso de la casa. Miss Ironwood, a su lado, le pareció unamujer pequeña y vieja, temblorosa y pálida, algo que hubiera podido alejar de un soplo.

El sofá estaba colocado sobre una plataforma cubierta por un dosel, separado del restode la habitación por un peldaño. Tuvo la impresión de que enormes cortinones azulesformaban el fondo, pero más tarde vio que no era más que una simple cortina que pendíadetrás de él, dando al conjunto la impresión de un trono. Si en lugar de estar viéndolo selo hubiesen contado, lo habría juzgado una tontería. A través de la ventana no veíaárboles ni colinas; sólo el nivelado lecho de neblina, como si ambos estuviesenencaramados en una torre azul que dominase el mundo.

El sufrimiento acudía y se desvanecía en su rostro con los súbitos pinchazos deardiente dolor. Pero de la misma manera que el relámpago rasga la quietud del cielo, perodesaparece sin dejar rastro en él, así la tranquilidad de su aspecto renacía después decada recrudecimiento de la tortura. ¿Cómo pudo creerlo joven? ¿O viejo? Tenía lasensación, mezclada con el miedo, de que aquel rostro no tenía edad. Siempre ledesagradaron, o por lo menos lo creía, los hombres barbudos, excepto los ancianos conbarba blanca. Por esta razón había olvidado desde hacía tiempo el Artús de su infancia yel imaginario Salomón. Salomón... Por primera vez desde hacía muchos años, aquellabrillante mezcla solar de rey, amante y mago que rodea este nombre, acudió de nuevo asu mente. Por primera vez durante todos aquellos años saboreó la palabra rey con todosu cortejo de batallas, matrimonio, sacerdocio, merced y poderío. En aquel momento, alposarse sus ojos sobre los del herido, Jane olvidó quién era, dónde estaba, su ligeroresquemor contra Grace Ironwood, su mucho más vago rencor contra Mark, su infancia yla casa de sus padres. Esto duró, desde luego, un instante. Un momento después volvía aser la Jane sociable, ruborosa y confusa de ver que había estado mirando con rudeza (porlo menos esperaba que la rudeza sería la principal impresión producida) a undesconocido. Pero su mundo se había fundido; esto lo sabía. Podía ocurrir lo másinesperado...

—Gracias, Grace —dijo el hombre—. ¿Es mistress Studdock?También la voz parecía estar hecha de luz solar y de oro. Como oro, pero no sólo con

la belleza del oro, sino también con su pesadez; como la luz del sol, pero no solamentecon la suavidad con que cae sobre los muros ingleses en otoño, sino con la brutalidad conque azota la jungla y los desiertos para engendrar la vida y destruirla. El desconocido ledirigió la palabra.

—Tendrá usted que perdonarme que no me levante, Mrs. Studdock —dijo—. Tengo unpie herido.

Jane oyó sin darse cuenta que su voz contestaba: “Sí, señor”, con un tono suave yapagado como el de miss Ironwood. Tuvo intención de decir: “Buenos días, Mr. Fisher-King” en un tono suave que contrarrestase su absurdo comportamiento de cuando entróen la habitación. Pero había dicho lo otro y era ya tarde. Un momento después se

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (87)

C. S. Lewis

87

encontró sentada al lado del Director. Estaba angustiada; incluso temblaba. Tenía la vivaesperanza de no echarse a llorar, o encontrarse sin palabras, o hacer alguna otra tontería.Porque su mundo se había desvanecido; podía ocurrir ahora cualquier cosa. Si sólo laconversación hubiese terminado y se pudiera retirar de aquella estancia sin haber caídoen desgracia, y marcharse, no para siempre, pero sí para mucho tiempo...

—¿Desea usted que me quede, señor? —preguntó miss Ironwood.—No, Grace —dijo el Director—. Creo que no hay necesidad. Muchas gracias.“Y ahora —pensó Jane—, ya viene... ya viene... ya viene...” Las preguntas más

intolerables que pudiese hacerle, las cosas más extravagantes que pudiera ordenarle,pasaron como un destello por su cerebro formando una confusa mescolanza. Todo poderde resistencia parecía haberla abandonado, y allí estaba, sola, sin protección.

II

Durante los primeros minutos que siguieron a la salida de miss Ironwood, Jane apenasentendió nada de lo que el Director le dijo. No era que su atención divagase; al contrario,su atención estaba tan fija en él que se desvanecía por sí sola. Cada entonación, cadamirada (¿cómo pudieron suponer que lo creería joven?), cada gesto, se imprimía confuerza en su memoria; y sólo cuando cesó de hablar y se detuvo, esperandoprobablemente una contestación, se dio cuenta de lo poco que había quedado grabado ensu mente de cuanto le había dicho.

—Le... le ruego que me perdone... —dijo, con la esperanza de no ruborizarse como unacolegiala.

—Le estaba diciendo —prosiguió él— que nos ha prestado ya usted el mayor servicioposible. Sabíamos que uno de los más poderosos ataques que jamás se iniciaron contrala raza humana estaba a punto de estallar en esta isla. Teníamos la idea de que Belburypodía estar relacionado con ello, pero no teníamos la certeza. Ignorábamos ciertamenteque Belbury tuviese tanta importancia y, por esto tiene tanto valor su información. Pero,por otra parte, nos encontramos ante una dificultad. Me refiero a una dificultad en cuantoa usted hace referencia. Habíamos tenido la esperanza de que se uniría usted a nosotros,que se adheriría a nuestro pequeño ejército...

—¿Es que no puedo, señor? —preguntó Jane.—Es difícil —dijo el Director después de una pausa—. Su esposo está en Belbury,

¿comprende?Jane levantó la vista. Había tenido en la punta de la lengua decir: “¿Quiere usted decir

que Mark está en peligro?”, pero comprendió en el acto que esta ansiedad por Mark noformaba parte, en realidad, de las complejas emociones que experimentaba, y queresponder a esto hubiera sido una hipocresía. Era una clase de escrúpulo que pocasveces había experimentado. Finalmente, dijo:

—¿Qué quiere usted decir?—Pues —repuso el Director— que sería difícil para una persona ser al mismo tiempo la

esposa de un funcionario del I.N.E.C. y formar parte de nuestra sociedad.—¿Quiere usted decir que no podría tener confianza en mí?—No quiero decir nada de que temamos hablar. Quiero decir que, en estas

circunstancias, usted, yo y su marido no podríamos confiar los unos en los otros.Jane se mordió los labios con ira, no por el Director, sino por Mark. ¿Por qué tenían

Mark y sus asuntos con aquel Feverstone que inmiscuirse en un momento como aquel?—Yo puedo hacer lo que considere justo, ¿no es verdad? —dijo Jane suavemente—.

Quiero decir que el hecho de que Mark..., de que mi marido esté en lado erróneo puedeperfectamente ser indiferente para lo que yo haga. ¿No es eso?

—¿No piensa usted en lo que está bien? —dijo el Director. Jane tuvo un sobresalto yse sonrojó. Realmente, no había pensado en ello—. Desde luego —continuó el Director—,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (88)

Esa Horrenda Fortaleza

88

las cosas pueden llegar hasta tal punto que esté justificado venir aquí, ya contra suvoluntad, ya secretamente. Depende de lo cerca que esté el peligro, el peligro para todosnosotros y para usted personalmente.

—Creí que el peligro se cernía sobre todos nosotros ya..., por la forma en que hablóMr. Denniston.

—Esta es la cuestión —dijo el Director con una sonrisa—. No me está permitido serdemasiado prudente. No me está permitido emplear remedios desesperados hasta quelas enfermedades desesperadas sean verdaderamente aparentes. De lo contrario, nosvolveremos como nuestros enemigos; romperemos todas las reglas siempre que nosimaginamos que aquello puede aportar algún bien a la humanidad en un remoto futuro.

—¿Pero le haría mal a alguien que yo viniese aquí? —preguntó Jane.El hombre no contestó directamente. Al cabo de un rato, dijo:—Parece que tendrá usted que marcharse otra vez; por lo menos de momento. Volverá

usted a ver indudablemente a su esposo dentro de poco tiempo. Creo que debe ustedhacer por lo menos un esfuerzo por apartarlo del I.N.E.C.

—Pero, ¿cómo puedo hacerlo, señor? —dijo Jane—. ¿Qué tengo que decirle? Pensaráque todo esto es absurdo. No creerá nada de eso del ataque a la raza humana. —Encuanto hubo dicho estas palabras, pensó: “¿Parece esto cuerdo?”, y después, másdesconcertantemente: “¿Era esto cuerdo?”

—No —dijo el Director—. Y no debe usted decírselo. No debe usted mencionarme ni amí ni a nuestra sociedad. Hemos puesto nuestras vidas en sus manos. Debe usted pedirlesencillamente que abandone Belbury. Debe usted achacarlo a sus deseos. Es usted suesposa.

—Mark no hace nunca caso de lo que digo —contestó Jane. Cada uno pensaba lomismo del otro.

—Quizá no le haya usted pedido nunca nada como le pedirá esto —dijo el Director—.¿No quiere usted salvarlo y al propio tiempo salvarse usted?

Jane no contestó. Ahora que la amenaza de expulsión de aquella casa era inminente,sentía una especie de angustia. Abandonada por aquel comentarista interno que durantela conversación le había mostrado más de una vez sus propias palabras bajo una nuevaluz, comenzó a hablar rápidamente.

—No me eche usted —dijo—. Estoy sola en casa y tengo unos sueños espantosos. Noes como cuando Mark y yo nos veíamos mucho durante los buenos tiempos. ¡Soy tandesgraciada! No le importara que venga aquí o no. Sólo se reiría si lo supiese. ¿Es acasojusto que mi vida entera quede destrozada sólo porque él se ha relacionado con aquellahorrible gente? ¿Es que cree usted que una mujer no puede tener vida propia sólo porquese ha casado?

—¿Es usted desgraciada ahora? —preguntó el Director.Una docena de afirmaciones murieron en los labios de Jane cuando levantó la mirada

para contestar. Después, súbitamente, con profunda calma, como el centro de unremolino, vio la verdad, cesó de pensar en qué podían sus palabras hacer que el Directorpensase de ella, y contestó:

—No. —Tras una corta pausa, añadió—: Pero será mucho peor ahora si me voy.—¿Cree usted?—No lo sé. No. Supongo que no... —Y durante un corto espacio de tiempo no tuvo otra

sensación que la de paz y bienestar, la comodidad de su cuerpo en la silla donde estabasentada, y una especie de clara belleza en los colores y proporciones de la estancia. Peropronto comenzó a pensar: “Esto es el final. Dentro de un momento llamará a missIronwood y me echará.” Le pareció que todo su destino dependía de las siguientespalabras que pronunciase.

—Pero, ¿es realmente necesario? —comenzó—. No creo tener del matrimonio elmismo concepto que usted. Me parece extraordinario que todo pueda depender de lo que

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (89)

C. S. Lewis

89

diga Mark..., respecto a algo que no entiende.—Hija mía —dijo el Director—, no se trata aquí del concepto que usted o yo tengamos

del matrimonio, sino del que tienen de él los Maestros.—Alguien ha dicho que estaban muy anticuados. Pero...—Es una broma. No están anticuados; pero son muy viejos.—¿No se les ocurrió pensar primero en si Mark y yo creíamos en sus ideas sobre el

matrimonio?—Pues... no —dijo el Director con una curiosa sonrisa—. No. Decididamente, no

hubieran pensado en tal cosa.—¿Y sería indiferente para ellos ver qué es este matrimonio actualmente..., averiguar si

fue un éxito, si la mujer amaba a su marido? —Jane no había tenido intención de decirexactamente esto, y mucho menos de decirlo en aquel tono patético de mal gusto que, leparecía ahora, había empleado. Odiándose a sí misma, y temerosa del silencio delDirector, añadió—: Pensará usted que no debí decirle a usted eso...

—Hija mía —repuso el Director—, me lo ha estado usted diciendo desde queempezamos a hablar de su marido.

—¿Es que da lo mismo?—Supongo —dijo el Director— que debe de depender de la forma en que él perdió su

amor.Jane permaneció silenciosa. Aun cuando no podía decirle la verdad al Director, ni en

realidad la sabía ella misma, cuando trató de analizar su inarticulado agravio contra Mark,una nueva sensación de su propia injusticia, e incluso de piedad por su marido, invadió sucerebro. Y se desplomó, porque ahora le parecía que toda aquella conversación, quehabía considerado vagamente como una especie de liberación de todos sus problemas, laenvolvía en realidad en otros nuevos.

—No es culpa suya —dijo al fin—. Creo simplemente que nuestro matrimonio fue unerror. —El Director no dijo nada—. ¿Qué diría usted (qué diría la gente de quien hablausted) respecto a un caso como éste?

—Si realmente quiere usted saberlo, se lo diré —repuso el Director.—Se lo ruego —dijo Jane a disgusto.—Dirían —contestó el Director— que no falta usted a la obediencia por falta de amor,

pero que ha perdido el amor por no haber nunca intentado la obediencia.Algo que, ante tal observación, hubiera reaccionado normalmente en Jane con cólera o

risa, fue relegado a una remota distancia (desde donde podía todavía oír, pero muydébilmente, su voz) por el hecho de que la palabra “obediencia” —ciertamente, noobediencia a Mark— caía sobre ella, en aquella habitación y en aquella presencia, comoun extraño perfume oriental, peligroso, seductor, ambiguo...

—¡Basta! —exclamó el Director secamente.Jane lo miró boquiabierta. Hubo algunos minutos de silencio, durante los cuales la

exótica fragancia se desvaneció.—¿Decía usted, querida? —preguntó el Director.—Creía que amor quería decir igualdad —repuso ella— y libre compañerismo.—¡Ah, igualdad! —dijo el Director—. Tenemos que hablar de esto en otra ocasión. Sí,

debemos estar todos salvaguardados por los mismos derechos de la voracidad de losdemás, porque hemos caído. Como debemos usar ropas por la misma razón. Pero elcuerpo desnudo tiene que estar allá, bajo las ropas, madurando para el día en que ya nolas necesitemos. Ya sabe usted que la igualdad no es la cosa más profunda...

—Siempre creí que era sólo lo que era. Creía que era en sus almas donde todoséramos iguales.

—Se equivocaba usted —dijo él gravemente—; este es el último sitio donde reside laigualdad. Igualdad ante la ley, igualdad de ingresos... Todo eso está muy bien. Laigualdad preserva la vida, pero no la hace. Es medicina, no alimento. Podría usted

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (90)

Esa Horrenda Fortaleza

90

igualmente tratar de calentarse con un fuego pintado.—Pero seguramente en el matrimonio...—Peor que peor —repuso el Director—. El noviazgo no sabe nada de eso, y la

posesión tampoco. ¿Qué tiene que ver con eso el libre compañerismo? Los que disfrutanjuntos o sufren juntos son compañeros. Los que disfrutan o sufren uno con otro, no. ¿Nosabe usted cuan esquiva es la amistad? Amigos..., camaradas..., no se consideran uno aotro. La amistad se avergonzaría...

—Pensaba... —comenzó Jane, pero se detuvo.—Lo sé —dijo el Director—. No es culpa suya. No la han prevenido a usted nunca.

Nadie le ha dicho que la obediencia, la humildad... es una necesidad erótica. Está ustedsituando la igualdad precisamente donde no debe estar. En cuanto a su venida aquí,puede suscitar ciertas dudas. De momento, tengo que mandarla a usted a su casa. Puedeusted venir a vernos. Entre tanto, hable con su marido y yo hablaré con mis autoridades.

—¿Cuándo las verá usted?—Vienen a verme cuando quieren. Pero hemos estado esta vez hablando demasiado

solemnemente sobre la obediencia. Quisiera enseñarle a usted algunos de nuestrospasatiempos. No les tiene usted miedo a los ratones, ¿verdad?

—¿Miedo a qué? —preguntó Jane atónita.—A los ratones —repuso el Director.—No —dijo Jane, intrigada.El Director tocó un timbre que tenía a su lado e inmediatamente apareció Mrs. Maggs.—Creo que voy a almorzar ya, si no le importa —dijo el Director—. Le servirán a usted

el almuerzo abajo, Mrs. Studdock, algo más suculento que el mío. Pero si quiere ustedquedarse aquí mientras como y bebo, le mostraré a usted algunas de las atracciones deesta casa.

Mistress Maggs regresó con una bandeja sobre la que había un vaso, un pequeñofrasco de vino tinto y un panecillo. Los puso sobre la mesita, al lado del Director, y salió dela estancia.

—Ya ve usted —dijo el Director—, vivo como el Rey del Curdie. Es un régimensorprendentemente agradable. —Al decir esto, partió el panecillo y se sirvió un vaso devino.

—No he leído ese libro —dijo Jane.Hablaron de este libro mientras el Director comía y bebía. Al terminar, cogió el plato y

echó las migajas en el suelo.—Ahora, Mrs. Studdock —dijo—, va usted a ver una cosa nueva. Pero debe

permanecer absolutamente inmóvil. —Al decir esto sacó del bolsillo un pequeño silbato deplata y tocó una nota. Jane permaneció inmóvil hasta que el profundo silencio invadió lahabitación. Al poco rato oyó un rasguño y un tenue ruido, y vio tres diminutos ratonesabriéndose paso a través de lo que para ellos era la espesura de la alfombra, husmeandosu camino de forma que si hubiese quedado dibujado en el suelo habría parecido el cursode un río sinuoso, hasta que llegaron tan cerca que Jane pudo ver el centelleo de sus ojose incluso la palpitación de sus hocicos. A pesar de lo que había dicho, en realidad no lehacía ninguna gracia la proximidad de aquellos ratoncitos, y tuvo que hacer un esfuerzopara permanecer inmóvil. Gracias a este esfuerzo vio los ratones por primera vez tal comoson; no como seres que se arrastran, sino como elegantes cuadrúpedos, parecidos,cuando se sentaban, a diminutos canguros, con sus sensibles patitas de piel de cabritilla ysus orejas transparentes. Con rápidos e inaudibles movimientos empezaron a rondar deun lado para otro hasta que no quedó una miga en el suelo. Entonces, el Director lanzóotro silbido y con un súbito ondular de sus colas los tres ratones se precipitaron hacia suguarida y desaparecieron detrás de la caja del carbón. El Director miró a Jane con lasonrisa en los ojos. “Es imposible”, pensó Jane, “considerarlo viejo”.

—Aquí tiene usted —dijo él— un arreglo muy sencillo. Los humanos quieren quitar las

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (91)

C. S. Lewis

91

migas; los ratones tienen ganas de quitarlas. No debió ser nunca un motivo de guerra.Pero ya ve usted que la obediencia y la reglamentación son más un baile que unobstáculo, especialmente entre hombre y mujer, en los que los papeles están cambiandosiempre.

—¡Cuan enormes debemos de haberles parecido! —dijo Jane.Esta inconsecuente observación tenía una causa muy curiosa. Estaba pensando en la

enormidad, y durante un momento le pareció que pensaba en su propia enormidad encomparación con los ratones. Pero casi inmediatamente esta identificación quedódestruida. Pensaba en realidad sencillamente en la enormidad. O, mejor, no pensaba enella. Estaba, de una forma extraña, experimentándola. Algo intolerablemente grande, algogigantesco ejercía su presión sobre ella, se aproximaba, estaba casi en la habitación.Temblaba, sofocada; se sentía desprovista de todo valor y virtud. Arriesgó una miradahacia el Director que era realmente un grito de auxilio, y esta mirada, de una formainexplicable, se lo reveló, como ella misma, como un objeto sumamente pequeño. Lahabitación entera era un sitio muy pequeño, un agujero de ratonera, y le pareció que eltecho estaba inclinado, como si la insoportable masa y esplendor de su informeenormidad, al acercarse, lo hubiese hundido. Oyó la voz del Director.

—Pronto —dijo gentilmente—, debe usted dejarme ahora. Este no es sitio para serestan pequeños como nosotros, pero ya estoy avezado. ¡Adiós!

III

Cuando Jane abandonó la colina de St. Anne y llegó a la estación, vio que también alláabajo la niebla había comenzado a levantarse. Grandes aberturas se formaban en ella, ymientras su tren avanzaba atravesándola, cruzaron varios claros en los que brillaba el solvespertino.

Durante aquel viaje, Jane se sentía tan alejada de sí misma que hubiera podido decirseque en aquel compartimiento había tres, si no cuatro, Janes diferentes.

La primera era una Jane sensible al influjo del Director, recordando cada gesto y cadapalabra y deleitándose en ello; una Jane sacada totalmente de su cautela, arrancada a sumodesto marco de ideas contemporáneas que habían constituido hasta entonces sucaudal de cordura, y arrastrada por la corriente de la marea de una experiencia que nocomprendía y no podía controlar. Este propio intento de controlarla era precisamente elaspecto de la segunda Jane. Esta segunda Jane miraba a la primera con desagrado,como el tipo de mujer, en realidad, que toda su vida había despreciado. Una vez, saliendode un cine, oyó a una joven vendedora de una tienda decirle a una de sus amigas: “¡Oh!¿Verdad que era guapísimo? Si me hubiese mirado a mí como la miraba a ella lo hubieraseguido hasta el fin del mundo.” Era una muchachita pequeña, exagerada, muy pintada,que iba chupando un caramelo. Podía ser discutible que la segunda Jane tuviese razón ono en comparar la primera a aquella muchacha, pero el caso es que lo hizo. Y la encontróinsoportable. Haberse rendido sin condiciones ante la voz y el aspecto de aqueldesconocido; haber abandonado (sin darse cuenta de ello) aquel minucioso cuidado de supropio destino, aquella eterna reserva que consideraba esencial para su condición depersona mayor, íntegra e inteligente, era profundamente degradante, vulgar e incivilizado.

La tercera Jane era una visitante nueva e inesperada. En la primera quedaban trazasde su infancia; la segunda era lo que Jane consideraba que tenía que ser su “real” onormal personalidad. Pero la tercera, aquella Jane moral, era de una clase cuyaexistencia jamás había soñado. Salida de una desconocida región de gracia o herencia,decía una serie de cosas que Jane había oído decir a menudo, pero que jamás, hastaaquel momento, parecían estar relacionadas con la vida real. Si tan sólo le hubiese dichoque sus sentimientos hacia el Director eran erróneos, no habría quedado muysorprendida, y lo hubiera achacado a la voz de la tradición. Pero no era este el caso. Se

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (92)

Esa Horrenda Fortaleza

92

limitaba a censurarla por no experimentar los mismos sentimientos hacia Mark. Semantenía infiltrando en su mente aquellos sentimientos hacia Mark, sentimientos deculpabilidad y pena, que había experimentado anteriormente en la habitación del Director.Era Mark quien había cometido el error fatal; ella debía ser gentil, muy gentil, con Mark. ElDirector, evidentemente, insistió sobre este punto. En el preciso instante en que su menteestaba casi poseída por otro hombre, aparecía, envuelta en la nube de una indefinibleemoción, la resolución de dar a Mark mucho más de lo que le había dado hasta entonces,y al propio tiempo la sensación de que al hacerlo lo daba realmente al Director. Y estoprodujo en ella tal confusión de sensaciones que todo aquel debate interno llegó a serindistinto y adquirió su más amplio desarrollo en la cuarta Jane, que era Jane misma ydominaba al resto en todo momento sin esfuerzo e incluso sin elección.

Esta cuarta y suprema Jane estaba simplemente en pleno goce. Las otras tres notenían poder sobre ella, porque se hallaba en la esfera de Júpiter, en medio de luz, ymúsica, y pompa, desposada con la vida y radiante de salud, jovial y cubierta de radiantesvestiduras. Apenas pensó en las curiosas sensaciones que precedieron inmediatamente ala despedida del Director e hicieron de este acto casi un alivio. Cuando trataba derecordarlas, llevaban inmediatamente sus pensamientos al mismo Director. Cualquiercosa que tratase de pensar le hacía recordar el Director y con él experimentar unasensación de júbilo. Por la ventanilla del vagón veía los rayos del sol caer sobre losrastrojos o los bruñidos bosques, y le parecían notas de una trompeta. Sus ojos seposaban sobre las vacas y los conejos, y los abrazaba en su corazón con un amor alegrey festivo. Se deleitaba con la incidental charla de un anciano que compartía su vagón, yvio, como jamás lo había visto, la belleza de su anciana y soleada mente, suave comouna nuez y británica hasta el fondo de su alma. Pensó con sorpresa en el tiempo quehacía que la música no formaba ya parte de su vida, y decidió escuchar aquella nochevarios corales de Bach que tenía en discos de gramófono. O quizá —no sabía— leeríaalgunos sonetos de Shakespeare. El hambre y la sed que experimentaba la alegraron, ydecidió que con el té tomaría muchas tostadas con mantequilla, con mucha mantequilla.Y, la alegró también el convencimiento de su belleza; porque tenía la sensación —podíaser falsa, en el fondo, pero no tenía nada que ver con la vanidad— de que iba creciendo yextendiéndose como una mágica flor a cada minuto que pasaba. En aquel estado deánimo era muy natural que, una vez el anciano se hubo apeado en Cure Hardy, selevantase para mirarse en el espejo que estaba frente a ella en el compartimiento.Indudablemente, estaba bien, excepcionalmente bien. Y, una vez más, no había vanidaden esto. La belleza estaba hecha para los demás. Su belleza pertenecía al Director. Lepertenecía tan completamente que podía incluso decidir no guardarla para él sino dárselaa otro, por un acto de baja obediencia, y, por consiguiente, más alta, más incondicional ymás deliciosa que si la hubiese solicitado para sí mismo.

Mientras el tren entraba en la estación de Edgestow, Jane decidió que no tomaría elautobús. Disfrutaría dando un paseo hasta Sandown. Pero, ¿qué diablos era aquello? Elandén, habitualmente desierto a aquella hora, parecía un andén de Londres el día de lafiesta de los Bancos. “¡Aquí, aquí!”, gritó una voz mientras Jane abría la puerta y mediadocena de hombres entraban tan bruscamente en el vagón que no pudo de momentosalir. Le fue difícil cruzar el andén. El público parecía ir en todas las direcciones a la vez,colérico, brusco y excitado. “¡Sube otra vez al tren, aprisa!”, gritaba uno. “¡Sal de laestación, si no viajas!”, vociferaba otro. “¿Qué diablos...?”, preguntaba otra voz a su lado,y una mujer decía: “¡Oh, Dios mío, Dios mío! ¿Por qué no los paran?” De fuera de laestación llegaba una especie de rugido como el griterío de un público de fútbol. Parecíanbrillar un número inaudito de luces desconocidas.

IV

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (93)

C. S. Lewis

93

Horas después, magullada, asustada, mortalmente cansada, Jane se encontraba enuna calle que no conocía, rodeada de agentes de la policía del I.N.E.C. y de las mujeresde la misma, las Waips. Su camino fue como el del hombre que trata de ganar su casapor la playa mientras sube la marea. Fue apartada de su camino habitual por WarwickStreet —donde estaban saqueando tiendas y encendiendo hogueras— y forzada a daruna gran vuelta, por cerca del Asilo, que finalmente la hubiera llevado a casa. Despuésincluso esta vuelta había resultado imposible por la misma razón. Se vio obligada aintentar una vuelta mucho mayor todavía; y cada vez la marea humana iba subiendo conella. Finalmente vio Bone Street desierta y tranquila, y con ella, aparentemente, la últimaprobabilidad de alcanzar su casa aquella noche. Una pareja de policías del I.N.E.C. —porlo visto, se los encontraba en todas partes menos donde el alboroto era más violento— legritó: “No puede usted bajar por aquí.” Pero cuando le volvieron la espalda, en vista deque había poca luz y estaba desesperada, Jane se había metido en ella. La detuvieron. Yasí fue cómo se encontró en una habitación iluminada, e interrogada por una mujer deuniforme y pelo gris, rostro cuadrado y una colilla apagada en la boca. La habitaciónestaba desordenada, como si fuese una casa particular súbita y violentamente convertidaen delegación de policía provisional. La mujer de la colilla no le hizo gran caso hasta quedio su nombre. Entonces, miss Hardcastle la miró de frente y Jane experimentó unasensación completamente distinta. Estaba todavía cansada y asustada, pero no era lomismo. El rostro de aquella mujer la afectaba como la habían afectado los de algunoshombres —hombres gordos con ojos malvados y pequeños y turbadores sonrisas—cuando era sólo una párvula. Parecía espantosamente tranquilo y, al mismo tiempo,espantosamente interesado por ella. Y Jane comprendió que, mientras la miraba, en sumente se forjaba alguna nueva idea; alguna idea que parecía gustar a aquella mujer, ydespués trataba de desechar, y más tarde volvía a acariciar, y finalmente, con un ligerosuspiro de satisfacción, aceptaba. Miss Hardcastle encendió su colilla y lanzó unabocanada de humo azul hacia ella. Si Jane hubiese sabido cuan raramente fumaba missHardcastle hubiera tenido más miedo todavía. Los policías de ambos sexos que larodeaban probablemente lo sabían. La atmósfera de la habitación pareció cambiar.

—Jane Studdock —dijo el “Hada”—. Sé cuanto a usted hace referencia, querida. Esusted la esposa de mi amigo Mark. —Mientras hablaba iba escribiendo algo en una hojade papel verde—. Perfectamente —dijo miss Hardcastle—. Podrá usted ver de nuevo a sumaridito. La llevaremos a usted a Belbury esta noche. Y ahora, una sola pregunta,querida. ¿Qué hacía usted por las calles a estas horas de la noche?

—Acabo de llegar en tren.—¿Y dónde ha estado usted, cariño?Jane no contestó.—No habrá usted estado haciendo nada malo mientras su maridito estaba ausente,

¿verdad?—Le ruego que me deje marchar —dijo Jane—. Quiero irme a casa. Estoy cansadísima

y es muy tarde.—Pero es que no va usted a ir a casa —dijo miss Hardcastle—. Irá usted a Belbury.—Mi marido no me ha hablado de ir a reunirme con él allí.Miss Hardcastle asintió.—Este fue uno de sus errores. Pero va usted a venir con nosotros.—¿Qué quiere usted decir?—Está usted detenida, cariño —repuso miss Hardcastle, tendiéndole la hoja de papel

verde donde había estado escribiendo. A Jane le pareció igual que todas las fórmulasoficiales: un cúmulo de casillas, unas vacías, otras impresas en letra pequeña, otrasllenas de firmas a lápiz, y unas ostentando su nombre; todo sin significado alguno.

—¡Oh! —exclamó Jane súbitamente, dominada por una sensación de pesadilla yavanzando hacia la puerta. Desde luego, no llegó a ella. Un momento después recuperó

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (94)

Esa Horrenda Fortaleza

94

su serenidad y se vio cogida por dos mujeres policías.—¡Vaya temperamento violento! —dijo miss Hardcastle bromeando—. Pero echaremos

a los hombres malos de aquí, ¿verdad? —Dijo algo a los policías y éstos se retiraroninmediatamente, cerrando la puerta tras ellos. En cuanto desaparecieron, Jane sintió quele habían retirado toda protección.

—Bien —dijo miss Hardcastle dirigiéndose a las dos muchachas de uniforme—. Vamosa ver. Las doce y cuarto... y todo va bien. Creo, Daisy, que podemos concedernos unligero descanso. Cuidado, Kitty; su presa sobre el hombro un poco más firme. Eso es... —Mientras hablaba, miss Hardcastle se desabrochaba el cinturón, y cuando hubo terminadose quitó la chaqueta y la arrojó sobre el sofá, poniendo de manifiesto un voluminoso bustosin sostén (como Bill el “Aguacero” había dicho), exuberante, caído y escasamentevelado; tal como Rubens lo hubiera pintado en un delirio. Entonces se volvió a sentar, sequitó la colilla de la boca, lanzó otra bocanada de humo en dirección a Jane y le dijo:

—¿De dónde ha venido usted en este tren?Y Jane no contestó; en parte porque no podía hablar y en parte porque ahora sabía ya

sin ningún género de duda que aquellas mujeres eran los enemigos de la raza humanacontra los cuales quería luchar el Director y que no debía decirles nada. No sintió ningúnheroísmo al tomar esta determinación. Toda aquella escena tenía para ella algo de irreal;y como entre dormida y despierta, le pareció oír a miss Hardcastle decir: “Creo Kitty,querida, que tú y Daisy podríais traérmela aquí.” Y sólo como una media realidad notó quelas dos mujeres la obligaron a pasar al otro lado de la mesa y vio a miss Hardcastle conlas piernas abiertas sentada como si estuviese en una silla de montar; unas piernascubiertas de cuero que salían por debajo de la falda corta. Las dos mujeres la forzaron,con una presión suave pero que aumentaba a medida que ella resistía, a arrodillarse entrelos pies de miss Hardcastle; entonces ésta cerró sus piernas, aprisionando entre ellas aJane. La proximidad de aquel monstruo impresionaba tanto a Jane y le inspiraba tal horrorque no podía siquiera sentir miedo de lo que pudiesen hacerle. Y durante un tiempo quele pareció infinito, miss Hardcastle permaneció mirándola, sonriendo ligeramente yechándole humo a la cara.

—¿Sabe usted —dijo miss Hardcastle finalmente— que es muy bonita a su manera?Siguió otro silencio.—¿De dónde venía usted en este tren?Y Jane levantó la vista como si desease que le saltasen los ojos de sus órbitas con tal

de no decir nada. Entonces, súbitamente, miss Hardcastle se inclinó hacia adelante y,después de haber apartado cuidadosamente el borde superior del vestido de Jane, aplicóel extremo encendido de su cigarro sobre su hombro. Hubo una nueva pausa y un nuevosilencio.

—¿De dónde venía usted en el tren? —preguntó miss Hardcastle.Jamás pudo recordar Jane cuántas veces ocurrió la misma escena. Pero llegó un

momento en que oyó a miss Hardcastle hablar, no con ella, sino con una de las dosmuchachas.

—¿Qué estás refunfuñando, Daisy? —dijo.—Decía solamente, señora, que es la una y cinco.—¡Cómo pasa el tiempo!, ¿verdad, Daisy? Pero, ¡qué le vamos a hacer! ¿Es que no te

encuentras bien, Daisy? ¿Acaso estás cansada de sostener a una persona tan frágil comoésta?

—No, señora, gracias. Pero, ¿no dijo usted que debía encontrar al capitán O'Hara a launa en punto?

—¿El capitán O'Hara? —dijo miss Hardcastle, soñadora al principio, elevando la vozdespués, como una persona que sale de un sueño. Un momento después se levantó deun salto y se puso la guerrera—. ¡Bendita seas, muchacha! —exclamó—. ¡Qué par decabezas de chorlito sois! ¿Por qué no me lo has recordado antes?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (95)

C. S. Lewis

95

—Pues..., señora..., no quería...—¿Que no querías? ¿Para qué creéis que estáis aquí?—No le gusta a usted que la interrumpamos cuando está interrogando, señora —

repuso la muchacha tímidamente.—¡No discutas! —gritó miss Hardcastle, girando en redondo y dándole una sonora

bofetada—. Pronto. Meted a la prisionera en el coche. No esperes a abrocharle el traje,idiota. Vendré en cuanto me haya mojado la cara con un poco de agua fresca.

Pocos segundos después, entre Daisy y Kitty, pero cerca todavía de miss Hardcastle(parecía haber sitio para cinco dentro del auto), Jane se encontró avanzando por laobscuridad.

—Es mejor atravesar la ciudad lo menos posible, Joe —dijo la voz de missHardcastle—. Estará muy animada ahora. Suba hasta el Asilo y baje por aquellascallejuelas hasta la parte posterior del cercado.

Parecía que alrededor se producían una serie de extraños ruidos y resplandores. Aveces parecía también haber mucha gente. Llegó un momento en que Jane se dio cuentade que el coche se detenía.

—¿Por qué diablos para usted? —dijo miss Hardcastle.Durante algunos segundos el chófer no contestó, y sólo se oyeron unos gruñidos y el

ruido de los infructuosos esfuerzos por poner el motor en marcha.—¿Qué pasa? —preguntó miss Hardcastle secamente.—No lo sé, señora —dijo el chófer reanudando sus tentativas.—¡Válgame Dios! ¿Es que no puede usted siquiera ocuparse de un auto? Algunos de

ustedes necesitarían también un poco de tratamiento curativo.La calle donde se habían detenido estaba al parecer desierta, pero, a juzgar por el

ruido, se hallaban cerca de otra que debía de estar llena de gente que reñía. El chóferbajó refunfuñando y levantó el capot del coche.

—Vamos —dijo miss Hardcastle—. Bajad vosotras dos. Buscad otro coche y traedloaquí. Si no lo encontráis, volved antes de diez minutos, pase lo que pase. ¡Pronto!

Las dos muchachas policías se apearon y desaparecieron. Miss Hardcastle continuóinsultando al chófer y éste trabajando en el motor. El ruido aumentaba. Súbitamente, elchófer se incorporó y volvió la cara (Jane vio el sudor relucir bajo la luz) hacia missHardcastle.

—Mire usted, miss —dijo—, creo que ya es bastante, ¿no? O se mete usted la lenguaen el bolsillo o baja usted a arreglar este maldito cacharro, si es usted tan lista.

—No me hable usted así, Joe —dijo miss Hardcastle—, o verá cómo le digo dospalabras sobre usted a la policía ordinaria.

—Bueno, ¿vamos a suponer que lo hace? —dijo Joe—. Me parece que estaría tan bienen un calabozo como en estos festivales que organiza usted. ¡Vaya! He estado en laPolicía Militar, en los Black and Tans, y he servido en los B.U.F., pero toda aquella gentedaba gusto. Allí le trataban a uno con decencia. Y tenía uno un hombre por jefe, no unasqueroso puñado de mujeres.

—Sí, Joe —dijo miss Hardcastle—, pero esta vez no sería el calabozo si le digo unapalabra a la policía ordinaria.

—¡Ah! No lo sería, ¿verdad? Quizá podría tener yo también alguna historieta quecontar sobre usted, si vamos a eso...

—Por el amor de Dios, señora, háblele en otro tono —susurró Kitty—. Viene gente. Yalo arreglaremos en otro momento.

En efecto, grupos de dos y tres hombres comenzaban a entrar en la calle.—Al trote, muchachas —dijo miss Hardcastle—. Corriendo que es gerundio. Por aquí...Jane se encontró sacada del coche y llevada precipitadamente entre Daisy y Kitty. Miss

Hardcastle caminaba delante. El pequeño grupo cruzó la calle y salió a una avenida.—¿Alguna de vosotras sabe el camino por aquí? —preguntó miss Hardcastle cuando

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (96)

Esa Horrenda Fortaleza

96

hubieron andado algunos pasos.—Yo no, señora —dijo Daisy.—Soy forastera aquí, señora —dijo Kitty.—Vaya gente útil que tengo —dijo miss Hardcastle—. ¿Es que sabéis alguna cosa?—No parece ir muy lejos, señora —dijo Kitty.En efecto, la avenida había resultado ser un paseo sin salida. Miss Hardcastle

permaneció inmóvil un momento. Al contrario de sus subordinadas, no parecía sentirtemor, sino una agradable excitación y hallarse muy divertida por los rostros blancos y lasvoces agitadas de las muchachas.

—Bueno —dijo—, esto es lo que yo llamo una noche toledana. Vas viendo la vida,¿verdad, Daisy? Me pregunto si alguna de estas casas estaría desocupada... Están todascerradas. Quizá sea mejor quedarnos donde estamos.

El griterío de las calles que acababan de abandonar aumentaba, y podían ver unaconfusa masa de gente avanzando vagamente en dirección oeste. De pronto, el alborotoaumentó en intensidad y cólera.

—Han pescado a Joe —dijo miss Hardcastle—. Si consigue hacerse oír los va amandar a todos aquí. ¡Maldito...!11 Esto representa soltar a la prisionera. No solloces yamás, Daisy, no seas tonta... Pronto. Debemos meternos entre la muchedumbre porseparado. Tenemos probabilidades de pasar a través de ella. Conservad la cabeza. Nodisparéis, pase lo que pase. Tratad de llegar al cruce de Billingham. ¡Buena suerte,pequeñas! Cuanto más tranquilamente os lo toméis, menos fácil es que nos volvamos aver.

Miss Hardcastle se marchó en seguida. Jane la vio detenerse un momento junto a lamuchedumbre y desaparecer entre ella. Las dos muchachas vacilaban y la siguieron.Jane se sentó en los escalones de una puerta. Las quemaduras le dolían cuando el trajelas rozaba, pero su principal malestar era el extremo cansancio. Tenía un frío mortal y sesentía enferma. Pero, por encima de todo, cansada; tan cansada que podía casi quedarsedormida...

Se estremeció. En torno suyo remaba un silencio absoluto. Jamás había tenido tantofrío. Todos los miembros le dolían. “Me parece que me he quedado dormida”, pensó. Selevantó, se desperezó y, bajando por la avenida, se dirigió hacia el farol encendido de laesquina de la ancha calle. Sólo había en ella un hombre con uniforme de ferroviario que ledijo: “Buenos días” al pasar rápidamente por su lado. Se detuvo un momento, indecisa, yempezó a andar hacia la derecha. Metió la mano en el bolsillo de su chaqueta, que Kitty yDaisy le habían echado sobre los hombros antes de salir de la habitación, y encontró trescuartas partes de una tableta de chocolate bastante grande. Se sintió encantada ycomenzó a comérselo. En el momento en que terminaba, un automóvil pasó junto a ella yse detuvo en seco en cuanto la hubo dejado atrás.

—¿Necesita usted algo? —preguntó un hombre asomando la cabeza.—¿Ha sido usted herida en el tumulto? —dijo la voz de una mujer desde dentro.—No..., no mucho... No sé... —repuso Jane estúpidamente.El hombre la miró y bajó del coche.—Oiga —dijo—, no tiene usted muy buen aspecto. ¿Está usted segura de encontrarse

bien?Se volvió y habló con la mujer que estaba dentro del coche. A Jane le pareció que

hacía tanto tiempo que no oía voces sanas y amables que sintió ganas de llorar. Losdesconocidos la hicieron subir al coche y le dieron coñac y bocadillos. Finalmente lepreguntaron si podían acompañarla a su casa. ¿Dónde vivía? Y Jane, con cierta sorpresa,oyó su propia voz que, con tono soñoliento, decía: 11 En el original figura “¡Maldita...!”, pero creo que se trata de una errata y que “¡Maldito...!” esmás apropiado, ya que miss Hardcastle estaría refiriéndose a Joe. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (97)

C. S. Lewis

97

—En el Castillo, en St. Anne.—Perfectamente —dijo el hombre—. Nosotros vamos a Birmingham y tenemos que

pasar por delante. Entonces Jane se quedó otra vez dormida y sólo se despertó al entrarpor una puerta iluminada y ser recibida por una mujer en pijama y bata que resultó serMrs. Maggs. Pero estaba demasiado cansada para recordar cómo o dónde se fue a lacama.

Ocho - Claro de luna en Belbury

I

—SOY el último, miss Hardcastle —dijo el Director Delegado—, en querer inmiscuirseen sus... placeres privados, pero, ¡verdaderamente...!

Faltaban todavía algunas horas para el desayuno, y el anciano Director estabacompletamente vestido y sin afeitar. Pero si había pasado la noche levantado, era extrañoque hubiese dejado apagar el fuego. El y el “Hada” estaban de pie al lado de un hogarfrío, en el despacho del primero.

—No puede andar lejos —dijo el “Hada” Hardcastle—. Ya la pescaremos otra vez.Valía la pena intentarlo. Si hubiera conseguido hacerle decir dónde había estado (y lohabría logrado si hubiese dispuesto de unos minutos más), a lo mejor resultaba ser elcuartel general de nuestros enemigos. Hubiéramos podido apoderarnos de toda la banda.

—No creo que fuese la ocasión oportuna... —comenzó a decir Wither, pero el “Hada” lointerrumpió.

—No tenemos mucho tiempo que perder. Me dice usted que Frost se queja ya de quela mentalidad de la mujer es menos accesible. Y, según su propia metapsicología o comolo llamen ustedes en su abominable jerga, ésta quiere decir que cae ya bajo la influenciadel otro lado. ¡Usted mismo me lo ha dicho! ¿Dónde estaremos si pierde usted contactocon su mente antes de tener su cuerpo encerrado aquí?

—Desde luego —dijo Wither—, siempre estoy dispuesto a oiría a usted expresar susopiniones, y no negaré ni un solo instante que son, bajo ciertos aspectos, desde luego, sino en todos, de un efectivo valor. Por otra parte, hay esferas en las que su...necesariamente especializada experiencia no la autoriza a que... Una detención no estabaprevista en este estado de cosas. Temo que el Jefe crea que se ha excedido usted en susatribuciones. Se ha salido usted de su esfera, miss Hardcastle. No quiero decir que tengaque estar necesariamente de acuerdo con él, pero todos debemos convenir en que unaacción no autorizada...

—¡Oh, basta, basta, Wither! —exclamó el “Hada”, sentándose en una esquina de lamesa—. Eso cita bien para los Steele y los Stone. Yo sé demasiado de qué se trata. Nosirve de nada venirme a mí con estas tonterías. Apoderarse de esa muchacha era unamagnífica ocasión. Si no la hubiese aprovechado hubiera hablado usted de falta deiniciativa: la aprovecho, y habla usted de excederme en mis atribuciones. No conseguiráusted asustarme. Sé perfectamente que todos estamos listos, si el I.N.E.C. fracasa; y,entre tanto, me gustaría que prescindiese usted de mí. Tenemos que apoderarnos de lachica, ¿es verdad o no?

—Pero no mediante una detención. Siempre hemos censurado el empleo de laviolencia. Si la mera detención nos hubiese proporcionado la... buena voluntad ycolaboración de Mrs. Studdock, difícilmente nos hubiéramos embarazado con la presenciadel marido. Y aun admitiendo (es una simple suposición, desde luego) que su gesto aldetenerla pudiese ser justificado, considero que su forma de llevar el asuntoposteriormente se presta a severas censuras.

—No podía saber que ese cochino coche se iba a estropear.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (98)

Esa Horrenda Fortaleza

98

—No creo —dijo Wither— que el Jefe se incline a considerar este punto como el únicoerror. En cuanto esa mujer opuso la menor resistencia, no era a mi juicio razonableesperar ningún resultado del procedimiento que empleó usted. Como sabe ustedperfectamente, deploro siempre todo lo que no sea perfectamente humano; pero esto seconcilia con la creencia de que cuando hay que emplear procedimientos expeditivosdeben ser empleados hasta el fin. El dolor moderado, que una resistencia normal puedesoportar, es siempre un error. No es una gentileza para con el prisionero. Los medios máscientíficos y, me atrevo a añadir, más civilizados para un interrogatorio coercitivo quehemos puesto a su disposición aquí, tienen que tener éxito. No hablo oficialmente, missHardcastle, y no quisiera en modo alguno anticipar las reacciones de nuestro Jefe. Perono cumpliría con mi deber si dejase de recordarle que ha habido ya quejas contra estedepartamento (si bien, desde luego, no se ha tomado nota de ellas) respecto a sutendencia a permitir cierta... excitación emotiva en el aspecto disciplinario o curativo de sumisión, que la aparta de las exigencias de la policía.

—No encontrará usted a nadie que pueda hacer bien un trabajo como el mío si noencuentra en él cierta emoción —dijo el “Hada” secamente. El Director Delegado miró sureloj—. En todo caso —añadió el “Hada”—, ¿para qué quiere el Jefe verme ahora? Me hepasado toda la maldita noche de pie. Creo que tengo derecho a darme un baño y adesayunar.

—El sendero del deber, miss Hardcastle, no es nunca llano. No debe usted olvidar quela puntualidad es uno de los puntos principales en que se basa la eficacia.

Miss Hardcastle se levantó y se restregó la cara con las manos.—Bueno, voy a beber algo antes de entrar —dijo. Wither extendió las manos en

ademán de súplica—. Vamos, Wither, lo necesito —dijo miss Hardcastle.—¿No cree usted que lo olerá? —preguntó Wither.—Sin embargo, no me iré sin echar un trago —dijo ella.El viejo Wither abrió el armario y le dio whisky. Después salieron los dos del despacho

y anduvieron mucho rato en dirección al otro lado del edificio, donde se unía con el Centrode Transfusión de Sangre. A aquella hora de la mañana, todo estaba obscuro. Avanzabana la luz de la lámpara de bolsillo de miss Hardcastle, recorriendo corredores alfombradosy pintados y más allá otros corredores vacíos, de suelo de linóleo y paredesdesconchadas. Luego franquearon una puerta y después otra. Durante todo el camino, laspesadas botas de miss Hardcastle hacían ruido, pero el Director Delegado no producíaninguno. Finalmente llegaron a un sitio donde as luces estaban encendidas y se notabauna mezcla de olores animales y químicos. Se aproximaron a una puerta que se abrióante ellos, después que hubieron hablado a través de un tubo. Filostrato, vestido con unabata blanca, los recibió en el umbral.

—Entren. Hace rato que los espera.—¿Está de mal humor? —preguntó miss Hardcastle.—¡Ssss! —dijo Wither—. No creo, amiga mía, que sea esa la forma de referirse a

nuestro Jefe. Sus sufrimientos, en el peculiar estado en que se encuentra... Ya sabeusted.

—Deben ustedes entrar en cuanto estén dispuestos —dijo Filostrato.—¡Alto! Un momento... —dijo miss Hardcastle súbitamente.—¿Qué pasa? Dese prisa, por favor —dijo Filostrato.—Me encuentro mal.—No debe usted encontrarse mal aquí. Márchese. Le daré un poco de X 54 en

seguida.—Ya estoy bien —dijo miss Hardcastle—. Ha sido momentáneo. Necesito algo más

fuerte para conmoverme.—Silencio, por favor —dijo el italiano—. No intenten abrir la segunda puerta hasta que

mi ayudante haya cerrado la primera detrás de ustedes. No hablen más de lo que sea

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (99)

C. S. Lewis

99

estrictamente necesario. No digan siquiera “Sí” cuando les dé una orden. El Jefe yacuenta con su obediencia. No hagan ustedes movimientos bruscos, no se acerquendemasiado, no griten y, por encima de todo, no discutan. ¡Vamos!

II

Mucho después de la salida del sol acudió a la dormida mente de Jane una sensaciónque si hubiese podido traducirla en palabras la hubiera hecho cantar: “Alégrate que tusueño y tu dolor te han abandonado. Yo soy la puerta de toda buena aventura12.” Y unavez que13 se hubo despertado y se vio en su lecho, experimentando una agradablelanguidez bajo un sol de invierno, el bienestar continuó. “Debe dejarme quedar ahora”,pensó. Poco tiempo después entró mistress Maggs, encendió el fuego y le sirvió eldesayuno. Jane tuvo un estremecimiento al sentarse, porque el extraño camisón de noche(demasiado grande para ella), en el cual se encontró envuelta, se había pegado a algunasde las quemaduras. Había una diferencia considerable en la manera de conducirse demistress Maggs.

—Es tan agradable, Mrs. Studdock, estar las dos aquí... —dijo en un tono que, en ciertomodo, implicaba una más íntima relación entre ellas de lo que Jane suponía. Pero sentíademasiada pereza para pensar en ello.

Poco después del desayuno entró miss Ironwood. Examinó y le curó las quemaduras,que no eran graves.

—Podrá usted levantarse por la tarde, si quiere, Mrs. Studdock —le dijo—. Deberíausted descansar hasta entonces. ¿Qué quiere usted leer? Tenemos una bibliotecaexcelente.

—Quisiera los libros de Curdie, por favor —dijo Jane—, el Parque Mansfield y losSonetos de Shakespeare.

Habiéndose así provisto de abundante lectura para algunas horas, se instalócómodamente para seguir durmiendo.

Cuando, a las cuatro de la tarde, entró Mrs. Maggs para ver si Jane estaba despierta,ésta le dijo que quería levantarse.

—Muy bien, mistress Studdock —repuso mistress Maggs—. Como usted quiera. Voy atraerle una taza de té y después le prepararé el baño. El cuarto de baño está casi aquí allado, pero tendré que ir a sacar de él a Mr. Bultitude. Es tan perezoso que se pasa el díasentado allí en cuanto hace frío.

En cuanto Mrs. Maggs se hubo marchado, Jane decidió levantarse. Creía que susaptitudes sociales le permitían entendérselas con el excéntrico Mr. Bultitude, y no queríaperder más tiempo en la cama. Tenia la idea de que en cuanto estuviese lista podíanocurrir cosas interesantes y agradables. De acuerdo con esto, se puso el abrigo, tomó latoalla y comenzó la exploración; y así fue como Mrs. Maggs, al subir la escalera unmomento después con el té, tuvo la sorpresa de ver a Jane salir del cuarto de baño con elrostro blanco y cerrar la puerta de golpe.

—¡Oh, Dios mío! —dijo Mrs. Maggs echándose a reír—. Hubiera debido decírselo austed. No importa. Ya lo sacaré pronto. —Dejó la bandeja del té en el suelo del pasillo yse dirigió al cuarto de baño.

—¿No es peligroso? —preguntó.—¡Oh, no, en absoluto! —repuso Mrs. Maggs—. Pero no es fácil de echar. Por lo

12 Posiblemente hay un error de escritura en la edición en papel, figurando “buena aventura” enlugar de “buena ventura”. (Nota del editor digital)13 En el original figura: “Y una vez se hubo despertado”. Puede ser debido a una práctica normal enla época y lugar del traductor, tal como un regionalismo; o bien una errata. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (100)

Esa Horrenda Fortaleza

100

menos para usted o para mí, Mrs. Studdock. Desde luego, si se tratase de miss Ironwoodo del Director sería otra cosa. —Y abrió la puerta. Dentro, sentado sobre sus patastraseras, al lado de la bañera y ocupando casi toda la habitación, había un enorme osopardo, de vientre voluminoso, ojos lacrimosos y piel lacia. Estaba jadeante y parecíahusmear. Después de grandes gritos, órdenes, exhortaciones, empujones y golpes porparte de Mrs. Maggs, levantó su enorme masa y salió lentamente al corredor.

—¿Por qué no sales a hacer un poco de ejercicio con la tarde tan bonita que hace,perezoso? —dijo Mrs. Maggs—. ¡Tendría que darte vergüenza estar aquí sentado el díaentero estorbando a todo el mundo! No tenga miedo, Mrs. Studdock. Es manso como uncordero. Dejará que lo toque. Anda, ven, mister Bultitude. Ven a darle los buenos días a laseñora...

Jane extendió una mano vacilante y poco convencida para tocar el lomo del animal,pero Mr. Bultitude se había puesto en marcha y, sin dirigir una mirada a Jane, continuó sulento camino por el corredor. Cuando hubo recorrido diez yardas, se detuvo súbitamente yse sentó. El servicio de té resonó a los pies de Jane, y todos los habitantes del piso deabajo debieron de enterarse de que Mr. Bultitude acababa de sentarse.

—¿Cree usted que no es peligroso tener un animal como ése en la casa? —preguntóJane,

—Mrs. Studdock —repuso Ivy Maggs con cierta solemnidad—, si el Director quisieratener un tigre en la casa, tampoco sería peligroso. Es la forma en que trata a los animales.No hay un solo ser en esta casa que atacase a otro ni a nosotros una vez que14 ha tenidouna pequeña conversación con él. Lo mismo que hace con nosotras. Ya lo verá usted.

—Si quisiera llevarme el té a mi habitación... —dijo Jane fríamente, entrando en elcuarto de baño.

—Sí —continuó Mrs. Maggs, deteniéndose en el umbral—, podría usted tomar el bañocon Mr. Bultitude sentado a su lado. Lo que no sé es si un ser humano y un animal tangrande harían buena pareja.

Jane hizo ademán de cerrar la puerta.—Bien, entonces se lo dejo allí —dijo Mrs. Maggs sin moverse.—Gracias —repuso Jane.—¿Está usted segura de que tiene todo lo que necesita?—preguntó Mrs. Maggs.—Completamente segura —contestó Jane.—Bien, entonces me marcho —dijo Mrs. Maggs, iniciando la partida, pero,

deteniéndose súbitamente, se volvió y dijo—: Me encontrará usted en la cocina con Mrs.Dimble y las demás.

—¿Vive en la casa Mrs. Dimble? —preguntó Jane.—Es una casa un poco extraña, pensándolo bien —dijo Mrs. Maggs eludiendo la

respuesta—. Bien, voy a marcharme, pues. No tarde mucho o encontrará el té helado.Pero creo que es mejor que no se bañe con esas heridas en el pecho. ¿Tiene usted todolo que necesita?

Cuando Jane se hubo lavado, tomado el té y vestido con todo el esmero que losextraños cepillos y el singular espejo permitían, se dispuso a visitar las habitacioneshabitadas. Recorrió un largo corredor, en medio de ese silencio que es diferente de todoslos silencios del mundo: el silencio de un piso alto en una casa grande durante una tardede invierno. Llegó a un lugar donde se juntaban dos corredores y en el que el silencio eraroto por un débil ruido irregular. Pob... Pob... Pob, pob... Mirando hacia la derecha vio laexplicación, porque donde el corredor terminaba, junto a un gran ventanal, estaba Mr.Bultitude, de pie esta vez sobre sus patas traseras, golpeando meditativamente un 14 En el original figura “una vez ha tenido una pequeña conversación con él” en lugar de “una vezque ha tenido una pequeña conversación con él”. Puede ser debido a una práctica normal en laépoca y lugar del traductor, tal como un regionalismo; o bien una errata. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (101)

C. S. Lewis

101

punching-ball15. Jane eligió el camino de la izquierda y llegó a una galería, desde dondemiró hacia abajo de la escalera y vio un gran hall iluminado por la luz del día mezcladacon el resplandor del fuego de la chimenea. A su mismo nivel, pero sólo teniendo accesoa ellas bajando a un rellano de la escalera y volviendo a subir, se hallaban las regionessombrías que reconoció como las que llevaban a la habitación del Director. Una especiede solemnidad parecía emanar de ellas, y Jane bajó al hall casi de puntillas. Allí, porprimera vez, el recuerdo de su curiosa experiencia del Cuarto Azul acudió a ella con unpeso que ni aun la imagen del Director pudo contrarrestar. Cuando llegó al hall vio en elacto dónde debían estar situadas las habitaciones traseras de la casa; bajó dos escalonesy siguió un corredor enlosado; pasó por delante de un esturión disecado encerrado en unacaja de cristal y de un gran reloj de péndulo, y desde allí, guiada por las voces y otrossonidos, llegó a la cocina.

Un vasto hogar lleno de leña encendida iluminaba la confortable habitación de Mrs.Dimble, que estaba sentada en una silla de cocina al lado del fuego, dedicadaaparentemente, a juzgar por la jofaina que tenía en su regazo y otras cosas que habíasobre la mesa a su lado, a preparar unas legumbres. Mistress Maggs y Camilla estabanocupadas en la cocina (el hogar, por lo visto, no se utilizaba para cocinar), y en el umbralde una puerta que indudablemente llevaba a la despensa, un hombre de cabello gris, conzapatos de goma, que parecía llegar del jardín, estaba secándose las manos.

—Entre, Jane —dijo Mrs. Dimble—. No queremos que haga usted nada hoy. Siénteseal otro lado del fuego y hablaremos. Le presento a Mr. MacPhee, que no tiene derecho aestar aquí, pero a quien es mejor que conozca.

Mr. MacPhee, después de secarse las manos y colgar la toalla detrás de la puerta,avanzó ceremoniosamente y estrechó la mano de Jane. Su mano era grande y basta.Tenía unas facciones duras y astutas.

—Estoy encantado de conocerla, Mrs. Studdock —dijo con un acento que a Jane lepareció escocés, pese a que era del Ulster.

—No crea una palabra de lo que le diga, Jane —dijo Mrs. Dimble—. Es su primerenemigo en esta casa. No cree en sus sueños.

—Mrs. Dimble —dijo MacPhee—, le he explicado a usted repetidamente la diferenciaentre el sentimiento personal de la confianza y la lógica satisfacción de los derechos de laevidencia. Uno es un acontecimiento psicológico...

—Y el otro una molestia continua —dijo mistress Dimble.—No la escuche usted nunca, Mrs. Studdock —dijo MacPhee—. Estoy, como le he

dicho, encantado de tenerla entre nosotros. El hecho de que haya considerado mi deberen diferentes ocasiones señalar que ningún experimentum crucis ha confirmado todavía lahipótesis de que sus sueños fuesen verídicos, no tiene ninguna relación mundana con miactitud personal.

—Desde luego —dijo Jane vagamente y un poco confusa—. Creo que tiene ustedderecho a tener sus opiniones personales.

Las mujeres se echaron a reír cuando MacPhee, elevando un poco la voz, dijo:—Mrs. Studdock, no tengo opiniones sobre nada de este mundo. Expongo los hechos y

saco mis conclusiones. Si todo el mundo se permitiese menos opiniones —pronunció estapalabra con enfático desagrado—, se dirían e imprimirían muchas menos tonterías en elmundo.

—Sé quién dice más en esta casa —dijo mistress Maggs.MacPhee miró a la que acababa de hablar con un rostro imperturbable, mientras

sacaba de su bolsillo una cajita de metal y aspiraba una narigada de rapé.—¿Qué hace usted aquí? —dijo Mrs. Maggs—. Hoy es día de cocina para las mujeres.

15 Hay una errata en la edición en papel. En el original figura “puching-ball” en lugar de“punching-ball”, que es la forma correcta en inglés. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (102)

Esa Horrenda Fortaleza

102

—Estaba pensando —dijo MacPhee— en si habría usted guardado una taza de té paramí.

—¿Y por qué no ha venido a la hora debida? —dijo Mrs. Maggs. Jane observó que lehablaba en el mismo tono con que había hablado con el oso.

—Estaba ocupado —repuso MacPhee sentándose a un extremo de la mesa; despuésde una pausa, añadió—, plantando apio. Las pobres mujeres hacen lo que pueden, perono tienen idea de los cuidados que necesita un jardín.

—¿Qué significa “día de cocina para las mujeres”? —preguntó Jane a Mrs. Dimble.—Aquí no hay servicio —replicó Mrs. Dimble—, y nosotras hacemos todo el trabajo.

Las mujeres lo hacen un día y los hombres el siguiente... ¿Cómo? No, es un arreglo muypráctico. La idea del Director es que los hombres y las mujeres no pueden hacer juntoslos trabajos de la casa sin pelearse. Hay algo de verdad en eso. Desde luego, no hay quemirar demasiado de cerca las copas el día que les toca a los hombres, pero en conjuntovamos bastante bien.

—Pero, ¿por qué habrían de pelearse? —preguntó Jane.—Diferencia de métodos, querida. Los hombres no pueden ayudar a nada, ya lo sabe

usted. Pueden ser llevados a hacerlo, pero no a ayudar mientras otro lo hace. Por lomenos, los vuelve gruñones.

—La dificultad principal —dijo MacPhee— en la colaboración entre los dos sexos esque la mujer habla un lenguaje sin substantivos. Si dos hombres están haciendo algo, unole dirá a otro: “Pon esta taza dentro del tazón grande que encontrarás en el estantesuperior del armario verde.” La mujer dirá: “Pon esto dentro del otro allí.” Y si le preguntausted “¿Dentro de qué?”, dirá: “Dentro de aquello, mujer...”

—Aquí tiene usted el té —dijo Ivy Maggs—, y voy a ir a buscarle un pedazo de budín,aunque no se lo merezca. Y cuando se lo haya comido, puede usted irse arriba a hablarde substantivos durante el resto de la noche.

—No de substantivos, sino por medio de substantivos —dijo MacPhee; pero Mrs.Maggs había salido ya de la habitación.

Jane aprovechó la oportunidad para decir a mistress Dimble en voz baja:—Mrs. Maggs parece encontrarse aquí como en su casa...—Querida, está en su casa.—¿Como sirvienta, quiere usted decir?—No más que cualquiera otra. Está aquí principalmente porque se quedó sin casa. No

tenía otro sitio donde ir.—¿Quiere usted decir que es... una de las obras de caridad del Director?—Ciertamente. ¿Por qué lo pregunta usted?—Pues... no lo sé. Me pareció un poco extraño que la tratase a usted con tanta

confianza. No quisiera parecer snob...—¿Olvida usted que Cecil y yo somos otra de las obras de caridad del Director?—¿No es esto jugar un poco con las palabras?—En absoluto. Ivy, Cecil y yo estamos aquí porque nos echaron de nuestras casas. Por

lo menos, Ivy y yo. Puede ser muy diferente para Cecil.—¿Y sabe el director que Mrs. Maggs habla con todo el mundo de esta forma?—Hija mía, no me pregunte usted lo que sabe el Director.—Lo que me inquieta es que cuando lo vi le dije algo referente a que la igualdad no es

lo importante. Y su casa parece ser llevada..., bueno, en una forma sumamentedemocrática.

—No he tratado nunca de entender lo que dice sobre este tema —dijo Mrs. Dimble—.Suele hablar generalmente de categorías espirituales (y no será usted lo suficientementeingenua para creerse espiritualmente superior a Ivy) o acerca del matrimonio.

—¿Entendió usted sus opiniones sobre el matrimonio?—Querida, el Director es un hombre muy prudente. Pero es hombre, al fin y al cabo, y

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (103)

C. S. Lewis

103

soltero, además. Algo de lo que dice, o de lo que dicen los Maestros, sobre el matrimoniome parece una serie de complicaciones acerca de una cosa tan simple y tan natural queno veo la necesidad de decirlas. Pero supongo que hoy en día debe de haber muchachasque necesitan que se les diga.

—No siente usted una gran predilección por ellas, por lo que veo.—No sé, quizá no tenga razón. Las cosas eran más fáciles para nosotras. Nos

educaron con historias que acababan bien y libros de oraciones. Siempre estuvimosdispuestas a amar, a honrar y a obedecer; teníamos imágenes, usábamos refajos, y nosgustaban los valses...

—¡Son tan bonitos los valses! —dijo Mrs. Maggs, que acababa de entrar para darle aMr. MacPhee un trozo de budín—. ¡Tan a la antigua!

En aquel momento se abrió la puerta y se oyó una voz que decía:—Bueno, entra, pues, si quieres.Con este advertencia entró en la cocina un bonito cuervo, seguido primero de Mr.

Bultitude, y después de Arthur Denniston.—Ya te he dicho otras veces, Arthur, que no traigas al oso a la cocina mientras

estamos haciendo la comida.Mientras hablaba, Mr. Bultitude, que al parecer dudaba de la acogida que le habían

hecho, cruzó la habitación de una forma que él creyó (erróneamente) disimulada y sesentó detrás de la silla de mistress Dimble.

—El doctor Dimble acaba de llegar, Mrs. Dimble —dijo Denniston—. Pero ha tenido queir directamente al Cuarto Azul. El Director quiere verlo a usted también, MacPhee.

III

Aquel día, Mark se sentó a almorzar de buen humor. Todo el mundo decía que eldesorden se había producido de la manera mas satisfactoria, y se divirtió leyendo supropia crónica en los diarios de la mañana. Se divirtió todavía más cuando oyó a Cosser ya Steele hablar de lo ocurrido de una forma que demostraba que no sabían siquiera laforma en que había sido urdido y menos aún quién había escrito la crónica en losperiódicos. Pasó una buena mañana. Sostuvo una conversación con Frost, el “Hada” yWither respecto al futuro de Edgestow. Todos estaban de acuerdo en que el Gobiernoseguiría la opinión casi unánime de la nación (como decían los periódicos) y pondríatemporalmente la población bajo el control de la Policía Institucional. Debía ser nombrado,con urgencia, un Gobernador en Edgestow. Feverstone era el hombre indicado. Comomiembro del Parlamento, representaba a la Nación; como Miembro de Bracton,representaba a la Universidad; como Miembro del Instituto representaba al Instituto.Todas las rivalidades y competencias que hubiesen podido suscitarse se conciliaban en lapersona de lord Feverstone; los artículos sobre este particular que Mark tenía queredactar aquella tarde se escribían casi por sí solos. Pero no había sido esto todo. Alproseguir la conversación vio claramente que había un doble objeto al conseguir esteenvidiable puesto para Feverstone. Cuando pasase el tiempo y la impopularidad local delI.N.E.C. llegase a su apogeo, podía ser sacrificado. Esto, desde luego, no se decía lisa yllanamente, pero Mark se daba perfecta cuenta de que incluso Feverstone había dejadode pertenecer al Círculo Interior. El “Hada” dijo que Dick era político hasta el alma y losería siempre. Wither, suspirando profundamente, confesó que sus servicios habían sidomás útiles durante los primeros tiempos del movimiento de lo que podrían probablementeser durante el período en que estaban ahora entrando. No había en la mente de Markningún plan de socavar el terreno que Feverstone pisaba, ni siquiera un determinadodeseo de que lo socavasen; pero el ambiente de la conversación en general fue para élmás agradable cuando comenzó a comprender la verdadera situación. Se alegrabatambién de “haber tenido” que conocer a Frost. Sabía por experiencia que en casi todas

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (104)

Esa Horrenda Fortaleza

104

las organizaciones hay siempre algún personaje tranquilo e insignificante que pasainadvertido para la gente vulgar pero que es en realidad el resorte principal de toda lamaquinaria. El mero hecho de reconocer a esta gente por lo que valen demuestra que unoha hecho un progreso considerable. Había en Frost algo escurridizo que a Mark no legustaba; tenía, además, algo repulsivo en la regularidad de sus facciones. Pero susmenores palabras (no decía muchas) iban directamente al fondo del asunto, y Markencontraba delicioso hablar con él. Los placeres de la conversación iban perdiendopaulatinamente para Mark relación con aquel espontáneo agrado o desagrado de la gentecon quien hablaba. Se daba cuenta de este cambio —que se había iniciado cuando entróa formar parte del Elemento Progresivo del Colegio—, y lo acogía como signo favorablede madurez.

Wither lo había recibido de la manera más esperanzadora. Al final de la conversaciónse llevó a Mark aparte, le habló vaga pero paternalmente de la gran obra que realizaba yfinalmente le preguntó por su mujer. El Director esperaba que no hubiese nada de verdaden el rumor que había llegado hasta él de que sufría de... un desequilibrio nervioso.“¿Quién diablos le habrá dicho esto?”, pensó Mark.

—Porque —dijo Wither— he pensado, en vista del enorme trabajo que pesa sobreusted actualmente y de la consecuente dificultad de poder ir a su casa con la frecuenciaque nosotros, que, en su caso, el Instituto podría autorizar... (hablo, desde luego,extraoficialmente), en fin, que estaríamos encantados de dar la bienvenida a Mrs.Studdock aquí.

Hasta que el D.D. le dijo esto, Mark no se había dado cuenta de que nada ledisgustaría tanto como tener a Jane en Belbury. ¡Había tantas cosas que Jane noentendería! No solamente la frecuencia de sus libaciones, que iba convirtiéndose enhábito, sino..., en fin, todo, de la mañana a la noche. Porque sólo rendiríamos justicia aMark y a Jane reconociendo que hubiera sido imposible sostener en presencia de Janeninguna de las conversaciones que su vida en Belbury le imponía. Su sola presenciahubiera sido causa de que la risa del Círculo Interior sonase metálica e irreal; y lo queahora consideraba como prudencia, a ella le hubiera parecido (y a través de ella a él)simple adulación, servilismo y cazurrería. Jane, en Belbury, lo hubiera convertido en algovulgar, blando e incluso furtivo. Se sentía angustiado sólo de pensar que podía tratar deenseñar a Jane a ayudar a mantener a Wither de buen humor y que debía ser amable conmiss Hardcastle. Se excusó vagamente con el D.D. y se marchó rápidamente.

Aquella tarde, mientras estaba tomando el té, el “Hada” Hardcastle se acercó e,inclinándose sobre el respaldo de su silla, le dijo al oído:

—Le ha fastidiado usted, Studdock.—¿Qué pasa, “Hada”? —preguntó Mark.—No logro descubrir qué le pasa a usted, joven Studdock, pero es un hecho. ¿Es que

ha decidido fastidiar al Viejo? Porque ya sabe que es un juego peligroso.—¿De qué diablos está usted hablando?—Bien, hemos estado todos trabajando en interés suyo, y esta mañana creíamos que

finalmente habíamos triunfado. Ha hablado de darle a usted el sueldo originariamenteprevisto y de cancelar el período de prueba. No había ninguna nube en el cielo. Despuéscharla usted cinco minutos con él, escasamente cinco minutos, y en este tiempo consigueusted estropearlo todo. Empiezo a creer que es usted un caso patológico.

—¿Qué diablos le ocurre esta vez?—¡Usted debe saberlo! ¿No le habló de traer a su mujer aquí?—Sí, en efecto. ¿Y qué pasa?—¿Qué dijo usted?—Le dije que no se preocupase por eso..., que, desde luego, se lo agradecía mucho, y

que tal y que cual...El “Hada” lanzó un silbido.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (105)

C. S. Lewis

105

—¿No comprende usted, cariño —dijo golpeando suavemente la cabeza de Mark conlos nudillos—, que difícilmente hubiera usted podido cometer una torpeza mayor? Para élera la concesión más grande que podía hacer. No lo ha hecho jamás con nadie. Podíausted haber pensado que se ofendería si se encogía tranquilamente de hombros. Ahoraestá refunfuñando sobre no sé qué falta de confianza. Dijo que está “herido”, lo cualquiere decir que pronto lo estará alguien más. Considera su negativa como signo de quetodavía no está usted “instalado” aquí.

—Pero eso es una locura. Yo quería decir...—¿Por qué demonios no le dijo que mandaría a buscar a su mujer?—¿No es esto asunto mío?—¿No quiere usted traerla? No es usted muy cariñoso con su mujercita, Studdock. Y

me han dicho que es preciosa.En aquel momento apareció la silueta errante de Wither, y la conversación terminó.Durante la comida estuvo al lado de Filostrato. No había ningún otro miembro del

círculo interior al alcance de la voz. El italiano estaba de buen humor y se sentíaparlanchín. Acababa de dar orden de cortar algunas magníficas hayas de los alrededores.

—¿Por qué ha hecho usted eso, profesor? —preguntó un tal Mr. Winter, que estabasentado frente a ellos—. No hubiera creído que pudiesen hacer ningún daño, estando tanlejos de la casa. A mí me gustan muchísimo los árboles.

—¡Oh, sí, sí! —contestó Filostrato—. Los árboles bonitos, los árboles de jardín, pero nolos silvestres. Planto rosas en mi jardín, pero no brezos. Los árboles del bosque son malahierba. Pero le diré a usted que he visto un árbol civilizado en Persia. Lo tenía un attachéfrancés, porque vivía en un sitio donde los árboles no crecen. Estaba hecho de metal. Eraalgo perfecto. Ligero, hecho de aluminio. Tan natural que hubiera incluso engañado.

—No podía ser lo mismo que un árbol verdadero —dijo Winter.—¡Pero considere usted las ventajas! Si uno se cansaba de tenerlo en un sitio, lo

llevaba a otro, donde uno quería. No se secaba nunca. No caían hojas ni ramas, ni habíapájaros que construyesen nidos, ni basura, ni escándalo.

—Quizá, como curiosidad, uno podía ser divertido.—¿Por qué uno solo? Hasta ahora, lo reconozco, tenemos que tener bosques por la

atmósfera. Pero hemos encontrado un substitutivo químico. Entonces, ¿para qué tenerárboles naturales? Preveo tan sólo el arte del árbol sobre toda la tierra. Limpiaremos elplaneta.

—¿Quiere usted decir? —preguntó un socio llamado Gould—. ¿Que no tendremosvegetación alguna?

—Exacto. Se afeita usted la cara; incluso, según la moda inglesa, se la afeita ustedtodos los días. Un día nosotros afeitaremos al planeta.

—No sé cómo les sentaría a los pájaros...—No habrá pájaros tampoco. En el árbol artístico habrá pájaros artísticos, que cantarán

cuando uno apriete un botón desde dentro de la casa. Cuando uno se canse de oírloscantar, vuelve a apretar el botón. Considere usted la mejora. No hay plumas que caigan alsuelo, ni huevos, ni nidos, ni porquería.

—Esto se parece mucho a la abolición de la vida orgánica —dijo Mark.—¿Y por qué no? Es sencillamente higiene. Escuchen, amigos míos. Si cogen ustedes

alguna cosa podrida y ven que la vida orgánica late dentro de ella, ¿no dicen ustedes:“¡Oh, que horror!” y la tiran?

—Siga —rogó Winter.—Y ustedes, especialmente los ingleses, ¿no son acaso hostiles a toda vida orgánica

salvo la suya propia, en su propio cuerpo? Antes que permitirla han inventado el bañodiario.

—Eso es verdad.—¿Y a qué llaman ustedes suciedad? ¿No es precisamente lo orgánico? Los minerales

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (106)

Esa Horrenda Fortaleza

106

son suciedad limpia. Pero la verdadera porquería es lo que viene de los organismos: elsudor, la saliva, los excrementos. ¿No es acaso un elocuente ejemplo su propia idea de lapureza? Lo impuro y lo orgánico son dos conceptos inseparables.

—¿A dónde va usted a parar, profesor? —dijo Gould— Al fin y al cabo, tambiénnosotros somos organismos.

—Lo concedo. Esta es la cuestión. En nosotros, la vida orgánica ha producido lamente. Ha hecho su obra. Después de esto, ya no queremos más. No queremos ya que elmundo siga cubierto de vida orgánica, germinando, echando capullos, brotando ymarchitándose. Hay que liberarse de ello. Poco a poco, desde luego; lentamente vamosaprendiendo cómo. Aprendemos a que nuestros cerebros vivan cada vez con menoscuerpo; aprendemos a formar nuestros cuerpos directamente con substancias químicas, ano tenerlos que saciar con animales muertos y hierbas. Aprenderemos a reproducirnos sinnecesidad de cópula.

—No creo que sea muy divertido —dijo Winter.—Amigo mío, ya han empezado ustedes a separar la diversión, como la llama usted,

de la fertilidad. La diversión empieza ya a pasar. ¡Bah! Ya sé que no es esto lo que ustedpiensa. Pero mire usted sus mujeres inglesas. De cada diez, seis son frígidas, ¿no eseso? ¿Lo ve usted? La Naturaleza misma empieza a alejar los anacronismos. Cuando loshaya alejado completamente, la verdadera civilización comenzará a ser posible. Loentenderían ustedes si fuesen campesinos. ¿Quién trataría de trabajar la tierra consem*ntales y toros? No, no, se necesitan castrados y bueyes. No habrá jamás paz, niorden, ni disciplina, mientras haya sexo. Cuando el hombre lo haya arrojado lejos de sípodrá finalmente ser gobernable.

La cena terminó, y, al levantarse de la mesa, Filostrato susurró al oído de Mark:—No le aconsejaría que fuese usted a la Biblioteca esta noche, ¿comprende? No está

usted en favor... Venga a mi habitación y charlaremos.Mark se levantó y lo siguió, contento y sorprendido de que, en su nueva crisis en el

I.N.E.C., Filostrato estuviese al parecer a su lado. Fueron al saloncito del italiano, situadoen el primer piso. Mark se sentó delante de la chimenea, pero su huésped continuóandando de un lado a otro.

—Siento muchísimo, mi joven amigo —dijo—, haberme enterado de su nuevo disgustocon el Director. Esto debe arreglarse, ¿comprende? Si le invita a usted a traer a su mujeraquí, ¿por qué no la trae?

—Pues, en realidad, no le di tanta importancia —repuso Mark—. Creí que erasimplemente una cuestión de cortesía. —Su reparo en llevar a Jane a Belbury, si no habíadesaparecido, por lo menos yacía aletargado por el vino que había bebido durante la cenay por la aguda ansiedad experimentada ante la amenaza de una expulsión de labiblioteca.

—No tiene importancia —dijo Filostrato—, pero tengo motivos para creer que lainvitación no procedía de Wither, sino directamente del Jefe.

—¿El Jefe? ¿Se refiere usted a Jules? —dijo Mark con sorpresa—. Creía que era unamera figura simbólica. ¿Y qué puede importarle que traiga mi mujer o no?

—Se equivoca usted. Nuestro Jefe no es una cabeza simbólica. —A Mark le parecióque había algo curioso en su expresión.

Ambos permanecieron en silencio durante algún tiempo.—Todo lo que he dicho durante la comida es verdad —dijo Filostrato al fin.—Pero, respecto a Jules —dijo Mark—, ¿qué le importa todo esto?—¿Jules? —dijo Filostrato—. ¿Por qué habla usted de él? He dicho que era todo

verdad. El mundo que veo en el futuro es un mundo de perfecta pureza. La mente limpia ylos minerales limpios. ¿Cuáles son las cosas que más ofenden la dignidad humana? Elnacimiento, la reproducción y la muerte. ¿Qué ocurrirá si llegamos a descubrir que lamente puede vivir sin ninguna de estas tres cosas? —Mark lo miró. La conversación de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (107)

C. S. Lewis

107

Filostrato parecía tan disparatada y sus maneras tan diferentes que empezó apreguntarse si estaba completamente cuerdo o completamente sereno—. En cuanto a suesposa —prosiguió Filostrato—, no doy importancia a la cosa. ¿Qué tengo yo que ver conlas esposas de los hombres? Hasta el tema me molesta. Pero si se empeñan en ello...Mire usted, amigo mío, aquí toda la cuestión estriba en si quiere usted ser franco connosotros o no.

—No acabo de entenderlo —dijo Mark.—¿Quiere usted ser un vulgar asalariado? Pero ha llegado usted ya demasiado lejos.

Está usted en la vuelta decisiva de su carrera, Mr. Studdock. Si trata usted de retroceder,tendrá un fin desgraciado como el del idiota de Hingest. Si realmente se mete usted delleno, el mundo..., ¿qué digo yo?, el universo entero está a sus pies.

—Desde luego, quiero meterme de lleno —dijo Mark, sintiendo que le embargaba ciertaexcitación.

—El Jefe cree que no puede usted ser realmente de los nuestros si no trae usted a sumujer aquí. Quiere disponer de usted y de todo lo que es suyo... o de nada. Debe ustedtraer aquí a su mujer. Debe ser también de los nuestros.

Esta observación fue como un vaso de agua fría arrojado al rostro de Mark. Y, noobstante, en aquella habitación y en aquel momento, sintiendo los pequeños y brillantesojos del profesor fijos en él, le era casi imposible evocar una imagen real de Jane.

—Lo oirá usted de los propios labios del Jefe —dijo Filostrato de pronto.—¿Está Jules aquí? —preguntó.En lugar de contestar, Filostrato dio rápidamente media vuelta y con un brusco

movimiento descorrió las cortinas de la ventana. Después apagó la luz. La niebla habíadesaparecido. Se había levantado viento. Pequeñas nubes se deslizaban por delante delas estrellas, y la luna llena —Mark no la había visto nunca tan brillante— parecíamirarlos. Cuando las nubes pasaron por delante de ella tuvieron la sensación de que eraun balón que rodaba por entre ellas. Su luz sin sangre invadió el salón.

—Aquí tiene usted un mundo, ¿no? —dijo Filostrato—. Ese es limpio, puro. Miles demillas cuadradas de roca bruñida sin una brizna de hierba, sin una fibra de liquen, sin unamota de polvo. Ni siquiera aire. ¿Ha pensado usted en la sensación que experimentaría,amigo mío, si pudiese caminar por ese mundo? Ni desmoronamientos, ni erosiones. Lospicos de esas montañas son verdaderos picos; agudos como alfileres, atravesarían sumano. Acantilados altos como el Everest y verticales como las paredes de las casas.Arrojadas por estos acantilados, extensiones de sombra negras como la ebonita y, en lassombras, centenares de grados de frío. Y después, al salir de estas sombras, la luzquemaría sus pupilas como un acero candente y las rocas abrasarían sus pies. Latemperatura es de fusión. Moriría usted, ¿verdad? Pero ni aun entonces se convertiríausted en podredumbre. En pocos segundos sería usted un montón de ceniza, un polvoblanco, limpio. Y fíjese usted bien, ni siquiera viento para esparcirlas16. La última mota deese polvo permanecería hasta el fin del mundo en el sitio donde hubiera usted muerto...Pero esto no tiene sentido. El universo no tiene fin.

—Sí. Es un mundo muerto —dijo Mark contemplando la luna.—¡No! —dijo Filostrato. Se había acercado a Mark y le hablaba ahora casi con un

susurro, el susurro del batir de alas de un murciélago correspondiente a una voznaturalmente aguda—. No. Hay vida en él.

—¿Sabemos esto? —preguntó Mark.—¡Oh, sí! Vida inteligente. Bajo la superficie. Una gran raza, mucho más avanzada que

nosotros. Una inspiración. Una raza pura. Han limpiado su mundo, casi se han liberado delo orgánico. 16 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “esparcerlas” en lugar de “esparcirlas”.(Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (108)

Esa Horrenda Fortaleza

108

—Pero, ¿cómo...?—No necesitan nacer, procrear ni morir; sólo el bajo pueblo, la canaglia, hace eso.

Ellos conservan la inteligencia; pueden mantenerla artificialmente viva después de que elcuerpo orgánico ha renunciado a ella; un milagro de la bioquímica aplicada. No necesitanalimento orgánico, ¿comprende? Están casi libres de la Naturaleza, ligados a ella tan sólopor el más tenue, el más sutil lazo.

—¿Quiere usted decir —preguntó Mark señalando el globo blanco de la luna— quetodo eso es obra suya?

—¿Por qué no? Si suprime usted toda la vegetación, no tiene atmósfera ni agua.—¿Y con qué objeto?—Higiene. ¿Por qué debían tener su mundo invadido de organismos? Y

deliberadamente suprimen todo organismo. Su superficie no es toda como usted la ve.Hay todavía habitantes en la superficie, salvajes. Una gran extensión sucia en el extremomás lejano donde hay todavía agua, aire y bosques; sí, y gérmenes y muerte. Estánextendiendo lentamente su higiene por todo su globo. Lo desinfectan. Los salvajes luchancontra ellos. En las cavernas y las galerías subterráneas hay fronteras, y guerras crueles.Pero la gran raza sigue presionando. Si pudiese usted ver el otro lado vería año tras añola roca limpia (como este lado de la luna) aumentar. La mancha orgánica, todo lo verde,azul y húmedo, disminuye. Como si se limpiase un objeto de plata empañado.

—Pero, ¿cómo se sabe todo esto?—Se lo diré a usted en un momento. El Jefe tiene muchas fuentes de información. De

momento, hablo sólo para inspirarlo. Hablo para que pueda usted saber lo que puedehacerse..., lo que debe hacerse aquí. Este Instituto está destinado a algo más útil que elalojamiento, la vacunación, los trenes más rápidos y la curación del cáncer. Estádestinado a la conquista de la muerte; o a la conquista de la vida orgánica, si lo prefiereusted. Es lo mismo. Es sacar del capullo de la crisálida de la vida orgánica que encierra lainfancia de la mentalidad, al Nuevo Hombre, al hombre que no morirá, al hombre artificial,libre de la Naturaleza. La Naturaleza es la escalera de mano por la que hemos trepado;ahora la arrojamos de un puntapié.

—¿Y usted cree que algún día encontraremos la manera de conservar el cerebro vivoindefinidamente?

—Hemos empezado ya. El Jefe mismo...—Siga —dijo Mark. Su corazón latía furiosamente y había olvidado ya a Jane y a

Wither. Esto, por lo menos, era una cosa real.—El Jefe en persona ha sobrevivido ya a la muerte, y hablará usted con él esta noche.—¿Quiere usted decir que Jules ha muerto ya?—¡Bah! Jules no es nadie. No es el Jefe.—Entonces, ¿quién es?En aquel momento llamaron a la puerta. Alguien, sin esperar la respuesta, entró.—¿Está dispuesto ya? —preguntó la voz de Straik.—¡Oh, sí! Está usted dispuesto, ¿verdad, Mr. Studdock?—¿Se lo ha explicado usted, entonces? —preguntó Straik. Se volvió hacia Mark. La luz

de la luna era tan potente que Mark pudo reconocer parcialmente su rostro; sus profundasarrugas se marcaban todavía más bajo aquella luz fría y sus sombras—. ¿Tiene ustedrealmente intención de unirse a nosotros?—dijo Straik—. No hay manera de retrocederuna vez se ha empuñado el arado. Y no hay reserva de ninguna clase. El Jefe lo manda abuscar, ¿entiende usted?... El Jefe. Va usted a ver alguien que murió y sigue viviendo. LaResurrección de Jesús en la Biblia era un símbolo; esta noche verá usted lo que se hasimbolizado. Este es, finalmente, el verdadero Hombre, y reclama toda nuestra fidelidad.

—¿De qué diablos está usted hablando? —dijo Mark. La tensión de sus nerviosconvirtieron su voz en una especie de hosco grito.

—Mi amigo tiene razón —dijo Filostrato—. Nuestro Jefe es el primer Nuevo Hombre, el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (109)

C. S. Lewis

109

primero que sobrevive a la vida animal. En cuanto a la Naturaleza, ha muerto ya; si laNaturaleza hubiese seguido su camino, su cerebro estaría en estos momentospudriéndose en su tumba. Pero antes de una hora habrá hablado con usted, amigo mío,y... obedecerá usted sus órdenes.

—Pero, ¿quién es? —preguntó Mark.—François Alcasan —repuso Filostrato.—¿El criminal que guillotinaron? —preguntó Mark con voz apagada.Los dos hombres asintieron. Sus rostros estaban cerca del suyo; bajo aquella luz

parecían dos máscaras que flotasen en el aire.—¿Tiene usted miedo? —dijo Filostrato—. Ya lo dominará usted. Le ofrecemos ser uno

de nosotros. Si estuviese usted fuera, si no fuese más que uno más de la canaglia,tendría motivos para tener miedo. Es el principio de todo poder. Vivimos eternamente. Elgigante del tiempo ha sido vencido. Y el gigante del espacio está conquistado también.Uno de los nuestros ha viajado ya por el espacio. Pero fue traicionado y muerto, y susmanuscritos son imperfectos; no hemos sido todavía capaces de reconstruir su nave delespacio. Pero ya llegará.

—Es el comienzo del Hombre Inmortal y el Hombre Ubicuo —dijo Straik—. El Hombreen el trono del Universo. Esto es lo que todas las profecías significan realmente.

—Al principio, desde luego —dijo Filostrato—, el poder será confiado a cierto número(un corto número) de individuos: los elegidos para la vida eterna.

—¿Y quiere usted decir que irá extendiéndose a todos los hombres? —preguntó Mark.—No —repuso Filostrato—. Quiero decir que será reducido a un solo hombre. No es

usted ningún tonto, ¿verdad, mi joven amigo? Todo el cuento ese del poder del Hombresobre la Naturaleza (del Hombre en lo Abstracto) es sólo para la canaglia. Sabe usted tanbien como yo que el poderío del Hombre sobre la Naturaleza no significa sino el poderíodel Hombre sobre otros Hombres con la Naturaleza por instrumento. No hay tal cosacomo Hombre; es una palabra. Sólo hay hombres. ¡No! No será el Hombre quien seráomnipotente; es sólo algún hombre, algún hombre inmortal. Alcasan, nuestro Jefe, es elprimer esbozo de ello. El producto acabado puede ser alguien más. Puede ser usted,puedo ser yo...

—Un rey universal —dijo Straik— que regirá el universo con justicia y los cielos conjuicio. Creyó usted que todo esto era un mito, sin duda. Creyó que porque la leyenda seha aferrado a la frase “Hijo del Hombre”, este Hombre no tendría jamás realmente un hijoque ostentase el poder. Pero lo tendrá.

—No lo entiendo, no lo entiendo... —dijo Mark.—Pues es muy fácil —dijo Filostrato—. Hemos encontrado la manera de hacer

sobrevivir a un muerto. Era un hombre docto incluso en su vida natural. Vive ahora parasiempre; será más docto todavía. Más tarde lo haremos vivir mejor, porque de momento,hay que reconocerlo, su segunda vida no es muy agradable para el que goza de ella.¿Comprende usted? Más tarde la haremos agradable para algunos..., quizá no tanagradable para otros. Porque podemos hacer que el muerto viva, quiera él o no. Aquelque será finalmente rey del universo puede dar la vida a quien quiera. No pueden rehusareste pequeño regalo.

—Y así —dijo Straik— vuelven las lecciones que aprendimos en el regazo de nuestramadre. Dios tendrá el poder de infligir eterna recompensa o eterno castigo.

—¿Dios? —dijo Mark—. ¿Qué tiene que ver Él con todo esto? No creo en Dios.—Pero, amigo mío —dijo Filostrato—, ¿es que necesariamente porque no hubo Dios

en el pasado no puede haber Dios en el futuro?—¿No comprende usted —dijo Straik— que le estamos ofreciendo la indecible gloria de

asistir a la creación del Dios Todopoderoso? Aquí, en esta casa, verá usted la primeragota de la esencia del verdadero Dios. Es un hombre (o un ser creado por el hombre) queascenderá finalmente al trono del universo. Y lo regirá para siempre.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (110)

Esa Horrenda Fortaleza

110

—¿Vendrá usted con nosotros? —preguntó Filostrato—. Ha mandado a buscarlo.—Claro que vendrá —dijo Straik—. ¿Cree acaso que puede retroceder y vivir?—Y el asuntillo ese de su esposa —añadió Filostrato—. No va usted a mencionar una

trivialidad como ésta. Hará usted lo que le han dicho. No se discute con el Jefe.Mark no tenía ya nada que lo ayudase, fuera de la animación del alcohol ingerido

durante la cena, la cual se iba desvaneciendo rápidamente, y algunos vagos recuerdos dehoras pasadas con Jane antes de ir a Bracton, durante las cuales el mundo tenía un sabordiferente de aquel espantoso horror que pesaba ahora sobre él. Esto, y una repulsióninstintiva hacia aquellos dos rostros iluminados por la luna que tanto atraían su atención.Por otra parte, tenía miedo. ¿Qué le harían si se negaba ahora a acceder? Y por efectodel miedo, Mark creía que si se sometía en aquel momento las cosas se arreglarían por sísolas, “por la mañana”. Y, ayudando al miedo y a la esperanza, había todavía, inclusoentonces, una emoción no del todo desagradable ante la idea de compartir un secreto deaquella magnitud.

—Sí... —dijo, interrumpiéndose como si le faltara el aliento—. Sí, desde luego..., iré.Lo llevaron fuera. Los corredores estaban ya silenciosos, y el ruido de risas y

conversaciones de las habitaciones públicas de la planta baja había cesado. Tropezó y losujetaron por los brazos. El camino parecía largo; pasillo tras pasillo, corredores que nohabía visto nunca... Atravesaron una puerta y llegaron a un sitio donde todas las lucesestaban encendidas y en el que se percibían extraños olores. Entonces Filostrato hablópor un tubo acústico y una puerta se abrió ante ellos.

Mark se encontró en una sala parecida a un quirófano, con luces vivas, botellas einstrumentos relucientes. Un muchacho a quien no conocía, vestido con una bata blanca,los recibió.

—Quítese el traje —dijo Filostrato.Mientras Mark obedecía observó que la pared de enfrente estaba llena de discos

numerados. Una serie de tubos flexibles salían del suelo y penetraban en la pared debajode los números. Aquellos discos numerados y los haces de tubos bajo ellos, que parecíanvibrar ligeramente, le producían el efecto de estar viendo a un ser dotado de muchos ojosy muchos tentáculos. El joven mantenía la mirada fija en las agujas vibrantes de losdiscos. Cuando los recién llegados se hubieron despojado de sus ropas exteriores, selavaron el rostro y las manos, y Filostrato, utilizando unas pinzas, sacó unas batasblancas de un receptáculo de vidrio. Cuando se las hubieron puesto les dio tambiénguantes y máscaras como las que usan los cirujanos. Después siguió un momento desilencio, durante el cual Filostrato examinó los círculos numerados.

—Sí, si —dijo—. Un poco más de aire. No mucho; punto, cero, tres. Abra la cámara deaire... despacio... hasta Lleno. Ahora las luces. Ahora aire al cierre. Un poco menos que lasolución. Y ahora —se volvió hacia Straik y Mark—, ¿está usted dispuesto a entrar?

Y los llevó hacia una puerta en la misma pared que los discos.

Nueve - La cabeza del sarraceno

I

—ES el peor sueño que he tenido —dijo Jane a la mañana siguiente, mientras estabasentada en el Cuarto Azul con el Director y miss Ironwood.

—Sí —dijo el Director—. Su puesto es quizá el más duro de todos; hasta que empiecela verdadera lucha.

—He soñado que estaba en una habitación obscura —dijo Jane—, con unos oloresraros y una especie de ruido sordo y continuo. Entonces se encendió la luz, no mucha luz,y durante largo tiempo no me di cuenta de lo que veía. Cuando lo comprendí... creo que

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (111)

C. S. Lewis

111

me hubiera despertado si no hubiese hecho un gran esfuerzo para seguir durmiendo. Creíver un rostro que flotaba delante de mí. No sé si me comprende. Era un rostro, no unacabeza. Es decir, que había una barba, una nariz y unos ojos..., si bien no podía verlos,porque me lo impedían las gafas de color, pero no parecía haber nada detrás de ellos. Porlo menos al principio. Pero a medida que me fui acostumbrando a la luz sufrí unaimpresión horrible. Me pareció que el rostro era una máscara atada a una especie debalón. Pero no era esto exactamente. Quizá semejaba un hombre que llevase unaespecie de turbante... Le estoy contando esto horriblemente mal. Lo que realmenteparecía era una cabeza (el resto de una cabeza) a la que hubiesen quitado la parte altadel cráneo y después..., después... como si dentro hubieran hervido algo. Veía una granmasa que surgía de dentro de lo que quedaba del cráneo. Estaba envuelto en una materiamuy delgada. Se la veía temblar. Incluso en medio de mi terror me acuerdo que pensé:“¡Oh, mátalo, mátalo! ¡Haz que cesen sus sufrimientos!” Pero fue sólo un segundo, porqueen seguida pensé que aquello estaba muerto. Tenía un color verde y la boca estabaabierta y muy seca. Transcurrió mucho tiempo antes de que ocurriese nada. Y entonces vique no estaba exactamente flotando. Estaba fija a una especie de estante o pedestal (nosé exactamente qué), del cual pendían unas cosas. Del cuello, quiero decir. Sí, tenía uncuello y algo parecido a un collar alrededor; pero bajo el collar no había nada, ni hombrosni cuerpo: sólo aquellas cosas que colgaban. En mi sueño pensé que debía de ser unnuevo género de hombre que no tenía más que cabeza y entrañas; creí que los tuboseran entrañas. Pero después, no sé exactamente cómo, vi que todo aquello era artificial.Eran unos tubos de caucho y como unas ampollas y unos objetos metálicos. No podíaentenderlo. Todos los tubos penetraban en la pared. Por fin ocurrió algo.

—¿Se siente usted bien, Jane? —preguntó miss Ironwood.—¡Oh, sí! —dijo Jane—, hasta cierto punto. Pero quisiera no tenerlo que decir... Bueno,

súbitamente, como un motor que se pone en marcha, salió un soplo de aire de la bocacon un sonido seco y rasposo. Y después otro, y así se fue repitiendo como en unaespecie de ritmo (huf, huf, huf...), como una respiración fingida. Entonces ocurrió algohorrible; la boca empezó a gotear. Sé que parecerá tonto, pero me dio cierta pena porqueno tenía manos y no podía secarse. Esto puede parecer insignificante comparado contodo lo demás, pero este es el efecto que me produjo. Después empezó a mover la bocae incluso a mojarse los labios. Parecía alguien que pusiese un motor en marcha. Lo veíamoverse como si estuviera vivo, y al mismo tiempo babear sobre la barba, que parecíapegajosa y muerta... Entonces entraron tres personas en la habitación, todas vestidas deblanco, cubiertas por máscaras, caminando cautelosamente como un gato sobre unapared. Una de ellas era alta y gorda17, y otra largirucha y huesuda. La tercera... —Janehizo una pausa involuntaria—, la tercera... creo que era Mark... Quiero decir, mi marido.

—¿Está usted segura? —preguntó el Director.—Sí... —repuso Jane—. Era Mark. Conozco su manera de andar. Y conozco los

zapatos que llevaba. Y su voz. Era Mark.—Lo siento... —dijo el Director.—Entonces —prosiguió Jane—, los tres se acercaron y se detuvieron delante de la

cabeza. Se inclinaron ante ella. Me es imposible decir si los miraba, a causa de las gafasobscuras. Siguió produciendo aquel ruido rítmico. Después habló.

—¿En inglés? —preguntó Grace Ironwood.—No, en francés.—¿Qué dijo?—Pues... no conozco suficientemente el francés para poderlo entender bien. Hablaba

pausadamente. A sacudidas, como un hombre a quien falta el aliento. Sin expresión. Y, 17 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “Uno de ellas era alto y gorda” en lugar de“Una de ellas era alta y gorda”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (112)

Esa Horrenda Fortaleza

112

desde luego, no podía dar una entonación u otra, como lo hace una... persona real.—¿No entendió usted nada de lo que se dijo?—No mucho. El hombre gordo parecía presentarle a Mark. Le dijo algo. Entonces Mark

trató de contestar, pero no pude entenderlo bien, porque su francés es mucho mejor queel mío.

—¿Qué dijo?—Dijo algo referente a “hacerlo en pocos días si era posible”.—¿Fue todo?—Casi. Mark no podía soportar aquello; sé que era incapaz. Recuerdo que en mi sueño

quise decírselo. Veía que iba a caerse. Traté de gritarles a los otros dos: “¡Va a caerse!”Pero, naturalmente, no pude. Estaba enfermo. Entonces lo sacaron de la habitación.

Los tres permanecieron silenciosos algunos segundos.—¿Es eso todo? —preguntó miss Ironwood.—Sí —contestó Jane—. Es todo lo que recuerdo. Creo que entonces me desperté.El Director hizo una profunda aspiración.—Bien —dijo mirando a miss Ironwood—, la cosa se va aclarando. Tenemos que

celebrar consejo en el acto. ¿Está aquí todo el mundo?—No. El doctor Dimble ha tenido que ir al Colegio de Edgestow a buscar a unos

discípulos. No volverá hasta esta noche.—Entonces celebraremos consejo esta noche. Dispóngalo todo. —Permaneció callado

un momento y se volvió hacia Jane—. Mucho temo que la cosa sea mala para usted,amiga mía —dijo—, y peor para él.

—¿Se refiere usted a Mark, señor?—Sí. No lo juzgue usted duramente. Sufre. Si somos vencidos, todos sucumbiremos

con él. Si vencemos, lo rescataremos. No puede haber ido muy lejos todavía. —Sedetuvo, sonrió y añadió—: Ya estamos acostumbrados a ocuparnos de los maridos. El dela pobre Ivy está en la cárcel.

—¿En la cárcel?—Sí, por robo vulgar... Pero es un buen hombre. Pronto estará libre.A pesar del horror que Jane había experimentado durante su sueño al ver a Mark y a

sus asociados rodeados de aquel espantoso ambiente, había sido un horror en el que semezclaba cierta grandeza y misterio. La súbita comparación entre su prestigio y un presocomún la hizo enrojecer. No dijo nada.

—Otra cosa —continuó el Director—. No interpretará usted mal que la excluya estanoche del consejo.

—De ninguna manera, señor —dijo Jane, interpretándolo, desde luego, muy mal.—Compréndalo. MacPhee parte del principio de que si oye usted decir ciertas cosas

referentes a sus sueños le dará ideas durante ellos que destruirán su indiscutible valor. Yno es fácil refutarlo. Es nuestro escéptico; un papel muy importante.

—Comprendo perfectamente —dijo Jane.—Esto, naturalmente, sólo se aplica a las cosas que no sabemos todavía. No debe

usted oír nuestras conjeturas; no debe usted estar presente cuando estemos tratando dedesenmarañar la evidencia. Pero no tenemos secretos para usted respecto a la pasadahistoria de nuestra organización. MacPhee insiste incluso en ser él quien le haga el relato.Teme que el de Grace o el mío no fuesen suficientemente objetivos.

—Comprendo.—Quisiera que lo apreciase usted, si puede. Es uno de mis más viejos amigos. Y sería

uno de nuestros hombres más útiles si fuésemos derrotados. No hay hombre mejor que élpara tenerle al lado en una batalla perdida. Lo que pueda hacer si ganamos, me esimposible imaginarlo.

II

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (113)

C. S. Lewis

113

Mark se despertó al día siguiente con la sensación de que le dolía toda la cabeza,especialmente la parte de atrás. Recordó que se había caído, dándose un golpe en lacabeza, entre Filostrato y Straik..., y después, como dice el poeta, “descubrió en su menteuna inflamación turbulenta que deformó su memoria”. Pero era imposible, no podíaaceptarlo de momento; había sido una pesadilla. Debía desecharlo. Ahora que estabadespierto, se desvanecería totalmente. Era un absurdo. Una vez, durante un delirio, habíavisto la parte delantera de un caballo, sin cuerpo ni patas traseras, corriendo por un prado,y lo había encontrado ridículo desde el primer momento, pero no por eso menos horrible.Aquello era un absurdo de la misma especie. Una cabeza sin cuerpo. Una cabeza quehablaba cuando le daban aire y saliva artificial por un grifo desde la habitación contigua.Sentía en su cerebro unos golpes tan fuertes que tuvo que dejar de pensar.

Pero sabía que era verdad. Y le era imposible, como suele decirse, “aceptarlo”. Estabaun poco avergonzado de ello, porque quería ser considerado como uno de los duros. Perola verdad era que su dureza residía puramente en su voluntad, no en los nervios, y lasvirtudes que casi había conseguido arrojar de su mente vivían todavía, aunque fuese sólonegativamente, como debilidad, en su cuerpo. Aprobaba la vivisección, pero no habíatrabajado nunca en un lugar donde se practicase. Recomendaba que determinadas clasessociales debían ser gradualmente eliminadas: pero no se había hallado nunca presenteen el momento en que un pobre tendero arruinado era llevado al hospicio o unadesgraciada anciana desfallecida moría abandonada en un ático helado. No sabía lo queera recordar aquel último medio vaso de leche bebido cinco días antes...

Entre tanto, tenía que levantarse. Había que ocuparse de Jane. Al parecer, tendría quellevarla a Belbury. Su mente había tomado esta decisión por sí sola en un momento queno podía recordar. La necesitaba para salvar su vida. Todas sus inquietudes respecto aentrar en el círculo interior o conseguir un puesto habían caído en la insignificancia. Si losfastidiaba, lo matarían; acaso lo decapitasen... ¡Oh, Dios, si tan sólo matasen realmenteaquel instrumento de tortura, aquel monstruoso instrumento con un rostro que seguíahablando sobre su pedestal de acero! Todos los temores menores de Belbury —porqueahora sabía ya que, salvo los dirigentes, en Belbury tenía miedo todo el mundo— eransólo emanaciones de aquel miedo central. Necesitaba a Jane; no luchaba ahora contraesto.

Hay que recordar que en la mente de Mark difícilmente hallaba albergue un noblesentimiento, ni cristiano ni pagano. Su educación no había sido ni clásica ni científica, sinosencillamente “moderna”. Las severidades de la abstracción y de las grandes tradicioneshumanas habían pasado por su lado; y no tenía ni la astucia campesina ni el honoraristocrático que pudiese ayudarlo. Era un hombre de paja, un analista sagaz de temasque no requerían un exacto conocimiento (siempre había brillado en cuestiones deEnsayos o Ideas Generales), y el primer indicio de verdadero miedo por su vida corporallo dejaba anonadado. Su cabeza le causaba dolores atroces, y se sentía enfermo.Afortunadamente, ahora tenía siempre una botella de whisky en su habitación. Un buentrago le permitió afeitarse y vestirse.

Llegó tarde a desayunar, pero no importaba, porque era incapaz de comer. Tomóvarias tazas de café solo y se fue a la sala de escribir. Estuvo mucho rato dibujandogarabatos en el papel secante. Ahora que había llegado el momento de escribir a Jane, leera imposible concebir la carta. ¿Por qué querían a Jane? Informes temores asediaron sumente. ¡A Jane, precisamente! ¿La llevarían a la Cabeza? Por primera vez en su vidaacudió a su mente una especie de amor desinteresado; deseaba no haberse casado conella, no meterla jamás en aquel mundo de espantosos horrores que parecía tener que serahora su vida.

—¡Hola, Studdock! —dijo una voz—. Escribiendo a la mujercita, ¿eh?—¡Maldita sea! —dijo Mark—. Ha hecho usted que se me cayese la pluma.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (114)

Esa Horrenda Fortaleza

114

—Pues cójala usted, muchacho —dijo miss Hardcastle sentándose sobre la mesa.Mark cogió la pluma y permanecieron sentados los dos, sin mirarse. Desde que salió delcolegio no había sabido lo que era odiar y temer a una persona con todas las fuerzas desu cuerpo tanto como odiaba y temía ahora a aquella mujer.

—Tengo malas noticias para usted, muchacho —dijo, produciéndole un sobresalto enel corazón—. Tómelo como un hombre, Studdock... —añadió el “Hada”.

—¿De qué se trata?El “Hada” no contestó en seguida, y Mark sabía que lo estaba estudiando, vigilando en

qué forma respondía el instrumento a su juego.—Estoy preocupada por su mujercita —dijo al fin.—¿Qué quiere usted decir? —preguntó Mark rápidamente, levantando la vista esta vez.La colilla entre los labios del “Hada” seguía apagada, pero había llegado incluso a

sacar las cerillas.—Me he ocupado de ella —dijo miss Hardcastle—, en interés de usted, naturalmente.

Pensé que Edgestow no era un sitio sano para ella en estos momentos.—¿Y qué le pasa? —gritó Mark.—¡Ssss! No conviene que nadie nos oiga —dijo el “Hada”.—¿No puede usted decirme qué ocurre?El “Hada” esperó unos segundos antes de contestar.—¿Qué sabe usted de su familia, Studdock?—Mucho. ¿Qué tiene que ver con esto?—¿No hay nada... raro... del otro lado?—¿Qué diablos quiere usted decir?—No sea usted brusco, querido. Hago todo lo que puedo por usted. Es sólo... No sé,

pero me pareció que obraba de una manera muy rara cuando la vi.Mark recordaba perfectamente su conversación con ella el día que salió para Belbury.

Sintió un nuevo ramalazo de dolor. ¿Diría acaso la verdad aquella mujer odiosa?—¿Qué dijo? —preguntó.—Si no hay por su parte ningún inconveniente —dijo el “Hada”—, siga mi consejo,

Studdock, y tráigala aquí en seguida. Aquí la cuidarán debidamente.—Todavía no me ha dicho usted lo que dijo o hizo.—No quisiera que ninguno de los míos ingresase en el manicomio de Edgestow.

Especialmente ahora que disponemos de poderes extraordinarios. Van a emplearexperimentalmente a los pacientes ordinarios, ya lo sabe usted. En cambio, si firma ustedeste impreso, salgo en el acto después de almorzar y esta tarde la tiene usted aquí.

—No hará nada de eso. Especialmente no habiéndome dado usted la menor idea de loque pasa.

—He tratado de decírselo, pero no me deja usted. Me habló de no sé quién que sehabía metido en su casa (o, mejor dicho, que le había encontrado en la estación, no pudeaveriguar cuál) y la había quemado con un cigarro. Entonces, desgraciadamente, vio micolilla, y, tal como se lo digo, me identificó con su perseguidor imaginario. Desde luego,después de esto, no pude hacer nada útil.

—Tengo que ir a casa en seguida —dijo Mark levantándose.—¡Oiga, oiga! No puede usted hacer eso —dijo el “Hada” levantándose también.—¿Que no puedo ir a casa? ¡Ya lo creo que iré, si todo eso es verdad!—No sea usted loco, querido —dijo miss Hardcastle—. Sé lo que digo. Está usted ya

en una posición sumamente peligrosa. Acabará usted de comprometerse si se ausentasin permiso. Mándeme a mí. Firme este impreso. Es la manera más lógica de obrar.

—Pero hace un momento me ha dicho usted que no podía soportarla de ningunaforma...

—¡Oh!, esto no será ninguna dificultad. Desde luego, sería más fácil si no me hubiesetomado esta antipatía. Oiga, Studdock, ¿no cree usted que su mujercita podría sentir

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (115)

C. S. Lewis

115

celos?—¿Celos? ¿De usted? —dijo Mark con irreprimible desagrado.—¿Dónde va usted? —preguntó el “Hada” secamente.—A ver al D.D., y de allí a casa.—Espere. No hará usted eso, a menos que quiera usted hacer de mí su enemiga

irreconciliable... Y, déjeme usted que se lo diga, no puede usted afrontar más enemigos.—¡Váyase usted al diablo! —exclamó Mark.—Escuche, Mark —gritó el “Hada”—. Espere. No sea usted loco.Pero Mark estaba ya en el hall. De momento, todo parecía haberse aclarado. Vería a

Wither, no para pedirle permiso, sino para anunciarle escuetamente que tenía que ir a sucasa porque su mujer estaba gravemente enferma; saldría de la habitación antes de queWither contestase, y de allí a la calle. El futuro más remoto era vago, pero no parecíatener importancia. Se puso el sombrero y el gabán, subió al primer piso y llamó a la puertadel despacho del Director.

No hubo respuesta. Entonces se dio cuenta de que la puerta no estaba completamentecerrada. Se aventuró a empujarla un poco, y vio al Director sentado, de espaldas a lapuerta.

—Perdóneme, señor —dijo Mark—. Quisiera hablar con usted un momento... —Nohubo respuesta—. Perdóneme, señor —repitió con voz más fuerte; pero la figura no semovió ni respondió.

Con cierta vacilación, Mark entró en la habitación y fue al otro lado del escritorio; perocuando se volvió para mirar a Wither se quedó sin aliento, porque creyó hallarse frente aun cadáver. Un momento después reconoció su error. En el silencio del despacho podíaoír su respiración. No estaba siquiera dormido, porque tenía los ojos abiertos.

—Perdóneme, señor... —comenzó Mark, pero se detuvo.El Director no lo escuchaba. Estaba tan lejos de oírlo que Mark tuvo la alocada duda de

si estaba realmente allí, de si el alma del Director Delegado no estaba en aquel momentoflotando en la lejanía, extendiéndose y disipándose como un gas a través de mundosinformes y sombríos, por las vastas extensiones desoladas del universo. Aquellos ojospálidos y húmedos eran, en cierto modo, el infinito, lo informe y lo indeterminable. Lahabitación estaba fría y silenciosa; no había reloj, y el fuego estaba apagado. Eraimposible hablar ante un rostro como aquel. Pero parecía imposible salir de la habitación,porque aquel hombre lo había visto. Mark tenía miedo: jamás se había encontrado en unasituación como aquella.

Cuando finalmente Wither habló, sus ojos no se fijaron en Mark, sino en un puntoremoto, más allá de la ventana, quizá en el cielo.

—Sé quien es —dijo Wither—. Se llama usted Studdock. ¿Qué significa esto de veniraquí? Hubiera hecho mejor en quedarse fuera. ¡Salga de aquí!

Los nervios de Mark estallaron en aquel momento. Todos aquellos temores lentamenteacumulados durante los últimos días cristalizaron de repente en una determinación, y unsegundo después bajaba los escalones de tres en tres. Cruzó el hall. Salió fuera y echó aandar por la avenida. De nuevo el camino a seguir le parecía fácil. Frente a la entradahabía un espeso macizo de árboles atravesado por un sendero. El sendero lo llevaría enmedia hora a Courthampton, y allí encontraría el autobús de Edgestow. No pensó enabsoluto en el futuro. Sólo dos cosas importaban: primero, salir de aquella casa, ysegundo, volver a Jane. Le devoraba un deseo por Jane que era físico sin ser en absolutosensual; como si el consuelo y la fortaleza brotasen de su cuerpo, como si su sola pielpudiese limpiar toda la inmundicia que parecía rodearlo. La idea de que podía realmenteestar loca había desaparecido de su mente. Y era todavía demasiado joven para creer enel sufrimiento. No podía desligarse de la creencia de que, sólo con que lo intentase, la redse rompería por sí sola, el cielo se aclararía y todo terminaría, tomando Jane y él el téjuntos, como si nada hubiese ocurrido. Estaba ya fuera de los campos; cruzaba la

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (116)

Esa Horrenda Fortaleza

116

carretera: había entrado en el macizo de árboles. Se detuvo súbitamente. Ocurría algoimposible. En el sendero, delante de él, estaba la figura de un hombre, un hombre alto,muy alto, ligeramente encorvado, vacilando y silbando distraídamente una tonada; elDirector Delegado en persona. En un momento, todo el optimismo y bienestar de Markdesapareció. Dio la vuelta. Se detuvo en la carretera; parecía experimentar el dolor másintenso que jamás había sufrido. Después, cansado, tan cansado que sus piernas nopodían casi llevarlo, reemprendió lentamente el camino de Belbury.

III

Mr. MacPhee ocupaba en la planta baja del Castillo una pequeña habitación que élllamaba su despacho, en la cual jamás entraba ninguna mujer si no era bajo su propiacustodia. Y en aquella limpia pero polvorienta estancia estaba sentado aquella tarde, pocoantes de cenar, con Jane Studdock, a quien había invitado a fin de darle lo que él llamaba“un breve y objetivo resumen de la situación”.

—Empezaré por decirle, Mrs. Studdock, que conozco al Director desde hacemuchísimos años, y que la mayor parte de su vida se ha dedicado a la filología. No estoypersonalmente convencido de que la filología pueda ser considerada como una cienciaexacta, pero cito el hecho como testimonio de su capacidad intelectual en general. Y, sinquerer prejuzgar ningún hecho, no diré, como diría en una conversación ordinaria, quesiempre fue un hombre de lo que podríamos llamar “índole imaginativa”. Su apellidooriginal era Ransom.

—¿No será el Ransom de Dialecto y Semántica? —dijo Jane.—El mismo. Este es nuestro hombre —repuso MacPhee—. Pues bien, hará unos seis

años (tengo todos los datos anotados en un librito, pero no tiene importancia demomento), ocurrió su primera desaparición. Se eclipsó sin dejar rastro durante nuevemeses. Yo creí que se había ahogado bañándose o algo por el estilo. Y un buen díaapareció tan tranquilo en sus habitaciones de Cambridge y tuvo que ingresar enfermo enel hospital donde estuvo tres meses. Y no quiso decir dónde había estado, salvo aalgunos amigos íntimos.

—¿Y entonces? —preguntó Jane con afán.—Dijo —prosiguió MacPhee, sacando su tabaquera y acentuando la palabra “dijo”—

que había estado en Marte.—¿Quiere usted decir que lo dijo... mientras estaba enfermo?—No, no. Lo dice todavía. Saque usted las consecuencias que quiera, pero esta es la

historia.—La creo —dijo.MacPhee tomó cuidadosamente un polvo de rapé y prosiguió:—Le expongo a usted los hechos. Nos dijo que había estado en Marte, secuestrado por

el profesor Weston y Mr. Devine, o sea, lord Feverstone hoy. Según su relato, habíapodido escaparse (en Marte, fíjese bien) y anduvo rondando algún tiempo solo. Solo.

—Supongo que Marte está deshabitado, ¿no?—No tenemos pruebas respecto a este punto, excepción hecha de su relato. Sabrá

usted indudablemente, Mrs. Studdock, que un hombre en una soledad completa, inclusoen esta tierra (un explorador, por ejemplo), llega a estados de conciencia extraordinarios.Me han dicho que un hombre puede llegar a olvidar su propia identidad.

—¿Quiere usted decir que pudo imaginar cosas sobre Marte sin haber estado allí?—No hago insinuación alguna —repuso MacPhee—. Me limito a repetir los hechos.

Según su relato, en el planeta hay diferentes clases de seres que rondan por él. Acasopor esto ha convertido esta casa en una especie de colección zoológica, pero no tieneimportancia. Dice también que encontró a unos seres que nos conciernen precisamenteen este momento. Los llamó eldiles.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (117)

C. S. Lewis

117

—¿Una especie animal, quiere usted decir?—¿Ha intentado alguna vez de definir la palabra “animal”, Mrs. Studdock?—Que yo recuerde, no. Quiero decir, ¿eran seres..., en fin, inteligentes? ¿Podían

hablar?—Sí, podían hablar. Eran inteligentes, además, lo cual no siempre es lo mismo.—En resumen, ¿eran los marcianos?—Esto es precisamente lo que no eran, según su relato. Estaban en Marte, pero no

pertenecían de derecho a él. Dice que son seres que viven en el espacio vacío.—Pero no hay aire...—Le refiero a usted su historia. Dice que no respiran. Dice también que su especie no

se reproduce ni mueren. Pero observará usted que aun cuando supongamos que el restode su relato sea cierto, esta última afirmación no resiste el análisis.

—¿Y cómo son?—Le digo a usted cómo los describe él.—Quiero decir, ¿qué aspecto tienen?—No estoy exactamente en condiciones de responder a esta pregunta —repuso

MacPhee.—¿Son voluminosos? —preguntó Jane casi involuntariamente.MacPhee se sonó y continuó:—El punto delicado, Mrs. Studdock, es el siguiente. El doctor Ransom pretende haber

recibido frecuentes visitas de esos seres desde que regresó de Marte. Esto en cuanto asu primera desaparición. Ahora viene la segunda. Estuvo ausente más de un año, y estavez afirma haber estado en el planeta Venus... llevado allí por los eldiles.

—¿Habitan en Venus también?—Me perdonará usted que le diga que esta observación demuestra que no ha

comprendido todo el alcance de lo que he dicho. Estos seres no son en absoluto seresplanetarios. Suponiendo que existan, hay que concebirlos flotando en las profundidadesdel espacio, si bien pueden fijarse en un planeta de vez en cuando, como un pájaro seposa en un árbol. Según dice, hay algunos que están más o menos afectos adeterminados planetas, pero no son naturales de ellos. Sólo son una cosa pura dediferente especie.

Hubo unos instantes de silencio, y Jane preguntó:—¿Son, deduzco, más o menos propicios?—Esta es exactamente la idea del Director, con una excepción importante.—¿Cuál?—Los eldiles que durante muchos siglos se han concentrado en nuestro planeta.

Parece que no hemos tenido ninguna suerte al elegir nuestro complemento de parásitos.Y esto, Mrs. Studdock, me lleva al punto esencial. —Jane esperó. Era extraordinaria laforma en que las maneras de MacPhee neutralizaban casi totalmente la extrañeza de surelato—. La cara y la cruz del asunto —continuó MacPhee— es que esta casa estádominada, o por los seres de que le estoy hablando, o por una extraña quimera. Por losconsejos que dice haber recibido de los eldiles, el Director ha descubierto la conspiracióncontra la raza humana; y, lo que es más, dirige la campaña bajo las instrucciones de loseldiles... si es que podemos llamar dirigirla. Se le puede haber ocurrido a ustedpreguntarse, Mrs. Studdock, cómo ningún hombre cuerdo puede pensar que vamos adestruir una poderosa conspiración por el hecho de estar aquí cultivando legumbres ydomesticando osos. Es una pregunta que he hecho en diferentes ocasiones, y lacontestación es siempre la misma: estamos esperando órdenes.

—¿De los eldiles? ¿Era a ellos a quienes se refería cuando me habló de sus Maestros?—No cabe la menor duda, si bien no emplea esta palabra cuando habla conmigo.—Pero, Mr. MacPhee, no lo entiendo. Creí que había usted dicho que los eldiles de

nuestro planeta nos eran hostiles.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (118)

Esa Horrenda Fortaleza

118

—Es una pregunta muy acertada —repuso MacPhee—, pero no es con los nuestroscon los que el Director pretende estar en comunicación. Es con sus amigos del espacio.Nuestro propio contingente, los eldiles terrestres, son los que urden la conspiración. Tieneusted que imaginarnos, Mrs. Studdock, viviendo en un mundo en el que las clasescriminales de los eldiles han establecido su cuartel general. Y, lo que ocurre ahora, si elpunto de vista del Director es justo, es que sus propios parientes y allegados visitannuestro planeta para poner orden.

—¿Quiere usted decir que los otros eldiles, los del espacio, vienen a esta casa?—Esto es lo que cree el Director.—Pero usted debe de saber si es verdad o no.—¿Cómo?—¿Los ha visto usted?—No es una pregunta que pueda contestarse afirmativa o negativamente. He visto

muchas cosas en mis tiempos que no estaban en un lugar ni eran lo que pretendían ser:arco iris, reflejos y puestas de sol, sin hablar de los sueños. Existe también laheterosugestión. No negaré que he observado en esta casa una clase de fenómenos queno me he explicado todavía claramente. Pero no ocurren nunca cuando tengo a mano micarnet de notas o alguna facilidad de comprobación.

—¿No es creer lo mismo que ver?—Puede serlo... para los chiquillos o las bestias —repuso MacPhee.—¿Pero no para la gente sensata, quiere usted decir?—Mi tío, Mr. Duncanson —dijo MacPhee—, cuyo nombre puede serle conocido como

Inspector General de la Asamblea sobre las Aguas, en Escocia, para ahuyentar a la genteque iba a contarle fantasías sobre fenómenos religiosos, solía dar un fuerte golpe sobre laBiblia que tenía sobre la mesa y exclamar: “¡Demostrádmelo en la palabra de Dios!” Y,aceptando sus principios, tenía razón. No comparto sus principios, Mrs. Studdock, perome baso en los mismos principios. Si quiere que Andrew MacPhee crea algo en suexistencia, tendrá que presentarse bajo la luz del día, delante de un número de testigossuficientes y no asustarse si cojo una máquina fotográfica o un termómetro.

—¿Ha visto usted algo, entonces?—Sí. Pero debemos tener un criterio libre. Puede ser una alucinación, o un truco de

ilusionista...—¿Por parte del Director? —preguntó Jane con rencor. Mr. MacPhee echó de nuevo

mano de su tabaquera—. ¿Imagina usted realmente que pueda creer que el Director esun hombre de esa clase, un charlatán?

—Quisiera, señora —dijo MacPhee—, que adoptase usted una forma de ver las cosassin emplear constantemente la palabra “creer”. Es obvio que el ilusionismo es unahipótesis que todo investigador imparcial debe tener en cuenta. El hecho de que sea unahipótesis no congénita a la idiosincrasia del investigador no debe en ningún caso sertenido en cuenta.

Por lo menos, quizá, es un nuevo campo de valorar la hipótesis en cuestión,precisamente porque hay un grave peligro psicológico de descuidarlo.

—Hay una cosa que se llama lealtad —dijo Jane.MacPhee, que estaba cerrando su tabaquera, levantó la vista con mil expresiones en

sus ojos.—La hay, señora —dijo—. Cuando tenga usted más edad aprenderá que es una virtud

demasiado importante para ser prodigada sobre personalidades individuales.En aquel momento llamaron a la puerta.—Adelante... —dijo MacPhee.Camilla entró.—¿Ha terminado usted con Jane, MacPhee? —dijo—. Me ha prometido ir a tomar un

poco el aire conmigo antes de la comida.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (119)

C. S. Lewis

119

—¡Bah! ¡Vaya usted con su abuela! —exclamó MacPhee con un gesto dedesesperación—. Muy bien, señoras, muy bien. Váyanse al jardín. Es indudable que en elcampo enemigo deben hacer algo más útil. A este paso tendrán a todo el país en elbolsillo antes de que nos movamos.

—Me gustaría que leyese usted el poema que estoy leyendo —dijo Camilla—. Porqueen un verso dice exactamente lo que pienso respecto a esta espera:

Loco,Todo yace en una pasión de paciencia, es la regla del Señor

—¿De dónde es eso? —preguntó Jane.—Taliessin Through Logres.—Mr. MacPhee probablemente no admite más poeta que Burns.—¡Burns! —exclamó MacPhee con profundo desprecio, abriendo enérgicamente el

cajón de su mesa y sacando un puñado de papeles—. Si van ustedes al jardín, noquisiera demorarlas, señoras...

—¿Se lo ha contado? —preguntó Camilla, cuando las dos muchachas avanzaban porel corredor.

Movida por un impulso extraño en ella, Jane cogió a su compañera de la mano y dijo:—¡Sí!Ambas estaban poseídas de la misma pasión, pero no sabían de qué pasión se trataba.

Llegaron a la puerta principal, y al abrirla vieron algo que, a pesar de ser natural, parecíade momento apocalíptico.

Durante todo el día había soplado viento, y se encontraron frente a un cielo claro. Elaire era intensamente frío, y las estrellas brillantes. En lo alto, los últimos jirones de lasnubes corrían delante de la luna, no la luna voluptuosa de mil canciones de amor de lastierras del sur, sino Diana Cazadora, la virgen indomable, la azagaya de la locura. Siaquel frío satélite hubiese aparecido por primera vez ante la tierra, no hubiera tenido conmayor intensidad el aspecto de un presagio. La fuerte sensación penetró en la sangre deJane.

—Este Mr. MacPhee... —dijo mientras caminaban lentamente hacia la parte máselevada del jardín.

—Lo sé... —dijo Camilla; y después—: ¿Lo ha creído usted?—Desde luego.—¿Cómo le ha explicado MacPhee la edad del Director?—¿Se refiere usted a su aspecto..., o a que sea tan joven, si es que llaman ustedes a

esto joven?—Sí. Así es como son los que vienen de las estrellas. O por lo menos de Perelandra. El

Paraíso dura todavía allí. Haga usted que se lo cuente alguna vez. No envejecerá yajamás un día ni una hora.

—¿Morirá?—Se lo llevarán, según creo. Volverá al Cielo Profundo. Le ha ocurrido a una o dos

personas, quizá a seis, desde que el mundo comenzó.—¡Camilla!—Dígame.—¿Qué... qué es ese hombre?—Eso, un hombre. Y el Pendragón de Logres. Esta casa, todos nosotros, Mr. Bultitude

y Pinch, somos todo lo que queda de Logres; todo lo demás se ha convertidosimplemente en Inglaterra. Sigamos. Vamos hasta la cumbre. Sopla el viento. Acasovengan esta noche.

IV

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (120)

Esa Horrenda Fortaleza

120

Aquella noche, Jane se aseó bajo la atenta mirada del Barón Corvo, el cuervo, mientraslos otros celebraban consejo en el Cuarto Azul.

—Bien —dijo Ransom cuando Grace Ironwood hubo terminado de leer sus notas—.Este es el sueño, y todo en él parece ser objetivo.

—¿Objetivo? —dijo Dimble—. No comprendo, señor. No querrá usted decir que puedentener una cosa así...

—¿Qué piensa usted, MacPhee? —preguntó Ransom.—¡Oh! sí, es posible —dijo MacPhee—. Es un viejo experimento que se realiza con

cabezas de animales. Se hace frecuentemente en laboratorios. Se le corta la cabeza a ungato, por ejemplo, y se tira el cuerpo. Se puede conservar la cabeza funcionando durantealgún tiempo si se le suministra sangre a la presión necesaria.

—Es curioso —dijo Ivy Maggs.—¿Quiere usted decir que se conserva viva? —dijo Dimble.—“Viva” es una palabra muy ambigua. Puede usted conservar sus funciones. Es lo que

popularmente se llamaría viva. Pero una cabeza humana..., consciente... No sé quéocurriría si se intentase.

—Se ha intentado —dijo miss Ironwood—. Un alemán lo intentó antes de la primeraguerra con la cabeza de un criminal.

—¿Es cierto? —preguntó MacPhee con gran interés—. ¿Y sabe usted el resultadoobtenido?

—Fracasó. La cabeza murió de la forma ordinaria.—Ya tengo bastante, la verdad —dijo Ivy Maggs levantándose y saliendo

precipitadamente de la habitación.—Entonces —dijo el doctor Dimble—, esta horrible abominación es real, no sólo un

sueño. —Su rostro estaba pálido y sus facciones alteradas. El de su esposa, por su parte,sólo demostraba esa repugnancia contenida con que una dama de la vieja escuelaescucha algún detalle repulsivo cuando su mención resulta inevitable.

—No hay pruebas de ello —dijo MacPhee—. Me limito a exponer los hechos. Lo que lamuchacha ha soñado es posible.

—¿Y qué quiere decir eso del turbante —dijo Denniston—, esa especie de agitación enla parte alta de la cabeza?

—¿Ve usted lo que puede ser? —preguntó el Director.—No estoy seguro, señor —dijo Dimble.—Suponiendo que el sueño sea real —dijo MacPhee—, se puede conjeturar lo que

puede ser. Una vez la han conservado viva, lo primero que se les ocurrirá a gente comoesa sería incrementar su cerebro. Probarían toda clase de estimulantes. Y entonces quizáse ayudarían abriendo el occipucio... para dejarlo hervir, podríamos decir. Esta esindudablemente la idea. Una hipertrofia cerebral induciendo artificialmente a apoyar unpoder sobrehumano de meditación.

—¿Hay alguna probabilidad de que una hipertrofia como esa aumentase el podermeditativo? —preguntó el Director.

—Este me parece el punto débil —repuso miss Ironwood—. Me inclinaría a creer quees igualmente fácil que produzca la demencia... o nada. Pero puede surtir el efectoopuesto.

—Entonces —dijo Dimble—, nos encontramos ante el cerebro de un criminal hinchadoen proporciones sobrehumanas, experimentando una forma de conciencia que nopodemos imaginar, pero que, presumiblemente, es una conciencia de sufrimiento y deodio.

—No hay certidumbre —dijo miss Ironwood— de que hubiese mucho sufrimiento. Algúndolor en el cuello, quizá, al principio.

—Lo que nos interesa mucho más, de momento —dijo MacPhee—, es determinar qué

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (121)

C. S. Lewis

121

conclusiones podemos sacar de todos estos experimentos con la cabeza de Alcasan yqué medidas prácticas deben ser tomadas por parte nuestra, siempre, y simplementecomo hipótesis, en la suposición de que el sueño sea verídico.

—De momento, nos dice ya una cosa —dijo Denniston.—¿Qué es? —preguntó MacPhee.—Que el movimiento enemigo es internacional. Conseguir esa cabeza representa tener

vara alta con una policía extranjera por lo menos.MacPhee se frotó las manos.—Hombre —dijo—, tiene usted visos de pensador lógico. Pero la deducción no es

exacta. Puede haber intervenido el soborno y explicar el hecho sin discusión.—Nos dice a la larga una cosa más importante todavía —dijo el Director—. Representa

que si esa técnica tiene realmente éxito, la gente de Belbury ha descubierto, conpropósitos prácticos, una manera de hacerse inmortales. —Hubo un momento de silencio,y después continuó—: Esto es el principio de lo que es realmente la nueva especie: lasCabezas Elegidas, que nunca mueren. Ellos lo llamarán un nuevo paso en la evolución. Yde ahora en adelante, todos los seres que ustedes y yo llamamos humanos son simplescandidatos a la admisión en las nuevas especies, o bien sus esclavos, quizá su alimento.

—El nacimiento del Hombre Sin Cuerpo —dijo Dimble.—Muy probable, muy probable —dijo MacPhee, tendiéndole su tabaquera. Dimble la

rehusó, pero MacPhee cogió un buen pellizco y prosiguió—: Pero no sirve de nada aplicartodas las fuerzas de la retórica a quitarnos la cabeza de encima de los hombros porque aotros les han quitado los hombros de debajo de la cabeza. Defenderé la cabeza delDirector, y la suya, doctor Dimble, y la mía propia, contra esa gente, hierva su cerebro ono. Con tal de que hagamos uso de ella. Celebraría saber qué medidas prácticasproponen ustedes. —Se dio un golpecito sobre las rodillas con los nudillos y mirófijamente al Director—. Es un asunto —añadió— que me he aventurado a proponer deantemano.

Una súbita transformación, como el surgir de la llama de un montón de rescoldos, seefectuó en el rostro de Grace Ironwood.

—¿Es que no podemos confiar en que el Director trace su plan a su debido tiempo, Mr.MacPhee? —preguntó orgullosamente.

—Del mismo modo, doctor —dijo él—, ¿no puede concedérsele la suficiente confianzapara que oiga su plan?

—¿Qué quiere usted decir, MacPhee? —preguntó Dimble.—Señor Director —dijo MacPhee—, me perdonará usted que le hable francamente.

Sus enemigos han conseguido esta cabeza. Han tomado posesión de Edgestow, y estánen camino de suspender todas las leyes de Inglaterra. Y, no obstante, nos dice usted queno es hora todavía de moverse. Si hubiesen ustedes seguido mi consejo hace seis mesestendríamos ahora una organización extendida por toda Inglaterra y quizá una parte de laCámara de los Comunes. Sé perfectamente lo que dirán: que éstos no son los métodosadecuados. Y quizá no lo sean. Pero si no puede usted seguir nuestro consejo ni darnosnada que hacer, ¿para qué estamos aquí sentados? ¿Ha pensado usted seriamente endespedirnos y buscar nuevos colegas con los cuales poder trabajar?

—¿Disolver la compañía, quiere usted decir? —preguntó Dimble.—Eso mismo —dijo MacPhee.El Director levantó la vista sonriendo.—No tengo poderes para disolverla —dijo.—En este caso —dijo MacPhee—, debo preguntar qué autoridad tiene usted para

habernos reunido.—Jamás los he reunido —repuso el Director. Después, dirigiendo una mirada circular a

los concurrentes, añadió—: Aquí hay un error de comprensión. ¿Están ustedes bajo laimpresión de que yo los he elegido? ¿No es eso? —repitió, al ver que nadie contestaba.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (122)

Esa Horrenda Fortaleza

122

—Pues... —dijo Dimble—, por lo que a mí se refiere, comprendo que las cosas hanocurrido más o menos inconscientemente..., incluso accidentalmente. En ningún momentome pidió usted mi adhesión al movimiento ni nada por el estilo. Por eso me heconsiderado siempre como una especie de edecán. Suponía que los demás estaban enuna posición más regular que la mía.

—Seguramente sabe usted por qué Camilla y yo estamos aquí —dijo Denniston—.Jamás pensamos en prever en qué forma íbamos a ser empleados.

Grace Ironwood levantó la vista con una expresión estática en su rostro, que habíapalidecido más aún.

—¿Desea usted...? —comenzó a decir.El Director apoyó la mano sobre su brazo.—No —dijo—, no hay necesidad de explicar todas estas cosas.Las duras facciones de MacPhee esbozaron una mueca.—Ya sé adonde va a parar —dijo—. Hemos estado todos jugando a la gallina ciega.

Pero me permitiré observar, doctor Ransom, que ha llevado usted las cosas un poco lejos.No recuerdo exactamente cómo fue nombrado usted Director, pero por este título y por unpar de indicios más cualquiera hubiera pensado que se conducía usted más como el jefede una organización que como el huésped de una fiesta familiar.

—Soy el Director —dijo Ransom sonriendo—.¿Cree usted que reclamaría la autoridad que reclamo si las relaciones entre nosotros

dependiesen de su voluntad o de la mía? Jamás me eligieron ustedes. Jamás los elegí. Niaun el gran Oyarsa, a quien sirvo, me eligió. Llegué a sus mundos de una forma quepodríamos llamar, en principio, casual; tal como vinieron ustedes a mí... y como vinieronlos animales de esta casa. Ni ustedes ni yo hemos proyectado ni iniciado esto; ha caídosobre nosotros, nos ha absorbido, si prefieren ustedes llamarlo así. Es, sin duda, unaorganización; pero no somos nosotros los organizadores. Por esto no tengo autoridadpara dar a ninguno de ustedes permiso para abandonar mi casa.

Durante algún tiempo no se oyó en el Cuarto Azul más ruido que el chascar de la leña.—Si no hay nada más que tratar —dijo Grace Ironwood—, quizá será mejor que

dejemos descansar al Director.MacPhee se levantó, quitándose una mota de tabaco de las rodillas..., y preparando así

una nueva sensación para los ratones cuando al día siguiente saliesen obedeciendo alsilbato del Director.

—No tengo la menor intención —dijo— de dejar esta casa si alguien desea que mequede. Pero respecto a la hipótesis general bajo la cual el Director parece actuar y lapeculiar autoridad que reclama, me reservo absolutamente mi juicio. Sabe usted muybien, Director, en qué sentido tengo y en cuál no, completa confianza en usted.

El Director se echó a reír.—Dios me libre —dijo— de pretender averiguar lo que pasa por los dos hemisferios de

su cabeza, MacPhee, y menos aún de unirlos. Pero sé (lo cual es mucho más importante)la clase de confianza que tengo en usted. ¿No quiere usted sentarse? Hay muchas cosasque decir todavía.

MacPhee volvió a sentarse. Grace Ironwood, que se había incorporado en su asiento,se arrellanó en él, y el Director dijo:

—Hemos averiguado esta noche, si no lo que está haciendo el verdadero poder denuestros enemigos, por lo menos la forma en que se ha materializado en Belbury.Sabemos, por consiguiente, algo acerca de uno de los dos ataques que están a punto deproducirse contra nuestra raza. Pero estoy pensando en el otro.

—Sí —dijo Camilla—, en el otro.—¿A saber? —preguntó MacPhee.—A saber —dijo Ransom—, lo que hay debajo del Bosque de Bragdon.—¿Todavía piensa usted en eso? —dijo MacPhee.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (123)

C. S. Lewis

123

—No pienso casi en nada más —dijo el Director—. Sabemos ya que el enemigo queríael Bosque. Algunos de nosotros adivinábamos por qué. Ahora Jane ha visto (o, mejor,tocado) durante su sueño lo que ellos están buscando en Bragdon. Puede ser el másgrande de los dos peligros. Pero lo cierto es que el mayor de ellos es la conjunción de lasfuerzas enemigas. Todo depende de esto. Cuando el nuevo poder de Belbury se reúnacon el antiguo poderío de Bragdon, Logres, es decir, el Hombre, estará casi cercado. Paranosotros todo depende de impedir esta conjunción. Este es el punto en el cual debemosestar todos dispuestos a matar y a morir. Pero no podemos atacar todavía. No podemosmeternos en Bragdon y comenzar a excavar por cuenta propia. Tiene que llegar unmomento en que lo encontrarán. No tengo la menor duda de que de una forma u otra noslo dirán. Hasta entonces, debemos esperar.

—No creo una palabra de esa otra historia —dijo MacPhee.—Pensaba —dijo miss Ironwood— que no debíamos emplear palabras como creer.

Pensaba que nos debíamos limitar a exponer los hechos y a sacar consecuencias.—Si siguen ustedes peleándose —dijo el Director—, creo que los haré casar.

V

Al principio, el gran misterio para el grupo Ransom había sido por qué el enemigoquería el Bosque de Bragdon. La tierra no era adecuada, y sólo podía aprovecharse paraconstruir un edificio de la escala que proyectaban con un enorme gasto de trabajospreliminares; y, además, Edgestow no era tampoco, evidentemente, el lugar indicado.Mediante un intenso estudio en colaboración con el doctor Dimble y pese al continuoescepticismo de MacPhee, el Director llegó por fin a una conclusión. Dimble, él y losDenniston poseían algún conocimiento de la época del rey Artús, cuya erudición no sealcanzará probablemente durante algunos siglos. Sabían que Edgestow estaba situado enlo que había sido el mismo corazón del antiguo Logres, que el pueblecillo de Cure Hardyconservaba el nombre de Ozana le Coeur Hardi, y que el legendario Merlín habíahabitado un día en lo que era ahora el Bosque de Bragdon.

Ignoraban con exactitud cuál fue su obra allí; pero por diferentes caminos habíanllegado demasiado lejos para considerar su arte como mera leyenda o impostura oequipararlo exactamente a lo que el Renacimiento llamó Magia. Dimble sostenía inclusoque un buen crítico, por su sola sensibilidad, podía distinguir la diferencia en los rastrosque ambas cosas habían dejado en la literatura. “¿Qué hay de común —preguntaba—entre los ocultistas ceremoniales como Fausto, Próspero o Archimago, con sus prácticasde medianoche, sus libros prohibidos, sus diablos y elementales auxiliares, y una figuracomo Merlín que obtenía sus resultados por el simple hecho de ser él?” Y Ransom estabade acuerdo. Creía que el arte de Merlín era el último superviviente de algo más antiguo ydiferente, algo traído a la Europa Occidental después de la caída de Numitor, remontandoa una era en la cual las relaciones generales entre la mente y la materia sobre esteplaneta habían sido otras que las que conocemos. Con seguridad difirieronprofundamente de la Magia del Renacimiento. Era muy posible (si bien incierto) que fuesem*nos culpable, pero había con certeza sido más efectivo. Porque Paracelso, Agripa ytodos los demás habían conseguido muy poco o nada; Bacon mismo (que no era enemigode la Magia salvo bajo este concepto) cita que los magos “no alcanzaban la grandeza y lacertidumbre del trabajo”. Toda la explosión de artes prohibidas del Renacimiento no fue, alparecer, sino un sistema de perder el alma en condiciones particularmente desfavorables.Pero el arte más antiguo tenía propósitos completamente diferentes.

Pero si la única posible atracción de Bragdon residía en los últimos vestigios de lamagia Atlántica, aquello significaba para ellos algo más. Decía claramente que el I.N.E.C.,en lo más profundo, no se preocupaba simplemente de las formas modernas ymaterialistas del poder. Le decía al Director, en realidad, que detrás de todo aquello había

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (124)

Esa Horrenda Fortaleza

124

energía eldílica y conocimiento eldílico. Otra cuestión era, desde luego, si sus miembroshumanos tenían conocimiento de los obscuros poderes que eran en realidad losverdaderos organizadores. Y, en el fondo, este punto acaso no fuese muy importante.Como Ransom había dicho más de una vez, “lo sepan o no lo sepan, de todos modos vaa ocurrir lo mismo. La cuestión no estriba en la forma en que actuará la gente de Belbury(los Eldiles Sombríos se ocuparán de ello), sino en cómo juzgarán sus acciones. Irán aBragdon; falta saber si algunos de ellos sabrán la verdadera razón por la que van, o sitodos ellos forjan alguna teoría de emanaciones, aire o tensiones etéreas para explicarlo.”

Hasta cierto punto, el Director supuso que los poderes por los cuales luchaba elenemigo residían en Bragdon mismo, porque hay una antigua y extendida creencia deque la localidad misma tiene importancia en esta materia. Pero por el sueño de Janesobre el frío durmiente supo algo más. Era algo más definitivo, algo localizado bajo elsuelo del Bosque de Bragdon, algo que podía descubrirse excavando. Era, en realidad, elcuerpo de Merlín. Lo que le dijeron los eldiles respecto a la posibilidad de estedescubrimiento lo recibió casi sin asombro. No había asombro posible con ellos. A susojos, las formas normales telúricas —generación, nacimiento, muerte y destrucción— queforman el marco de nuestro pensamiento, no eran menos maravillosas que las incontablesotras formas de ser que estaban continuamente presentes en sus mentes incansables.Para aquellas altas criaturas cuya actividad construye lo que llamamos Naturaleza, nadaes “natural”. Desde su estado, la arbitrariedad esencial, por llamarla así, de toda creaciónes incesantemente visible; para ellos no hay suposiciones básicas; todo brota, con lavoluntaria belleza de una broma o una canción, de aquel milagroso momento deautolimitación, mientras el Infinito, proyectando miríadas de posibilidades, arroja fuera desí la elegida y positiva invención. Que un cuerpo pueda permanecer mil quinientos añosincorrupto no es para ellos una cosa extraña; conocen mundos en los que no existe lacorrupción. Tampoco era para ellos extraño que su vida individual pueda permanecerlatente en él durante todo este tiempo; han visto innumerables modos diferentes en loscuales el alma y la materia pueden ser combinados y separados; separados sin pérdidade recíproca influencia, combinados sin verdadera encarnación, fundidos tanestrechamente que llegan a ser una tercera cosa, o reunidos periódicamente en una unióntan íntima y tan momentánea como el abrazo nupcial. No daban sus noticias al Directorcomo una maravilla de filosofía natural, sino como una información de tiempo de guerra.Merlín no había muerto. Su vida permanecía oculta, apartada, alejada de nuestro tiempomonodimensional durante quince siglos. Pero bajo ciertas condiciones volvería a sucuerpo.

No se lo habían dicho hasta hacía poco porque no lo habían sabido. Una de lasmayores dificultades con que se encontraba al discutir con MacPhee, que se negabaobstinadamente a creer en la existencia de los eldiles, era que éste partía de la comúnpero curiosa suposición de que, si existían unos seres más fuertes y sabios que elhombre, debían de ser omniscientes y omnipotentes. En vano intentaba Ransomexplicarle la verdad. Indudablemente, aquellos seres que con tanta frecuencia acudían aél tenían poder suficiente para borrar a Belbury de la faz de Inglaterra y a Inglaterra de lafaz del globo; quizá borrar incluso el globo de la existencia. Pero no debía emplearse unpoder de esta clase. Como tampoco tenían una visión directa sobre la mente del hombre.Fue desde un lugar diferente y aproximando sus conocimientos al otro lado cómodescubrieron el estado de Merlín; no por la inspección de aquello que dormía bajo elBosque de Bragdon, sino observando una configuración úbica18 en aquel lugar donde 18 Esta palabra no figura en el DRAE; podría ser un cultismo derivado del latín “ubi”, o sea el lugar“en dónde”; así podría querer hablar de la configuración de ese lugar, como dependiente de suubicación. También podría ser una errata, habiéndose escrito “úbica” en lugar de “única”. (Nota deleditor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (125)

C. S. Lewis

125

permanecían aquellas cosas que fueron apartadas de la ruta del tiempo para ocultarsetras invisibles vallas de un campo inimaginable. No todos los tiempos que están fuera delpresente pertenecen por ello al pasado o al futuro.

Esto era lo que mantenía al Director despierto y con el ceño fruncido durante las fríashoras de aquella madrugada, cuando sus compañeros lo dejaron solo. No le cabía ya lamenor duda de que el enemigo había comprado Bragdon para encontrar a Merlín; y si loencontraban, lo reanimarían. El viejo druida formaría inevitablemente parte de los nuevosconjurados. ¿Quién podía evitarlo? La conjunción entre las dos clases de poderes quedebían decidir la suerte de nuestro planeta sería efectuada. Indudablemente, éste habíasido el deseo de los eldiles sombríos durante siglos enteros. Las ciencias físicas,inocentes en sí, habían comenzado ya, incluso en vida de Ransom, a ser contrahechas ymanejadas sutilmente en determinada dirección. La desesperación de la bondad objetivafue crecidamente insinuada en la mente de los científicos; el resultado había sido laindiferencia hacia ella y una concentración sobre el mero poderío. Los balbuceos acercadel élan vital y las escaramuzas con el panpsiquismo daban ciertas probabilidades derestaurar el Anima Mundi de los magos. Sueños del remoto futuro del destino del hombrearrancaban de su hueca e inquieta tumba el sueño del Hombre como Dios. Los mismosexperimentos de la sala de disección y del laboratorio patológico aumentaban laconvicción de que el acto de ahogar las repugnancias profundamente arraigadas era laprimera esencia del progreso. Y ahora todo esto alcanzaba la fase en la cual sussombríos promotores creían poder comenzar, seguros, a inclinarlo de modo que sereuniese con esta otra forma más temprana de poder. Elegían el primer momento en queesto podía ser realizado. No hubiera podido hacerse con los científicos del siglo XIX. Sufirme materialismo objetivo lo hubiera excluido de su mente; e incluso si hubiesen podidoser llevados a creerlo, su heredada moralidad los hubiera alejado de tener contacto con lacarroña. MacPhee era un superviviente de esta tradición. Ahora era diferente. Acasopocos o ninguno de los miembros de Belbury sabían lo que estaba ocurriendo; pero unavez que19 ocurriese, serían como briznas de paja en el fuego. ¿Qué podrían encontrarincreíble, puesto que no creían ya en un universo racional? ¿Qué podrían considerardemasiado obsceno, puesto que sostenían que toda moralidad era un simple productosubjetivo de la situación física y económica del hombre? Todo estaba a punto. Desde elpunto de vista aceptado en el infierno, toda la historia de nuestra Tierra había tendido allegar a este momento. Ahora había por fin una verdadera oportunidad para el hombrecaído de sacudir aquella limitación de poderes que la merced había impuesto sobre élcomo protección contra las consecuencias de su caída. Si esto triunfaba, el infierno seríapor fin encarnado. Los hombres malvados, mientras conservasen su cuerpo, mientras searrastrasen todavía por esta tierra, entrarían en aquel estado en el cual, hasta el presente,sólo habían entrado después de la muerte; tendrían la diuturnidad y el poder de losespíritus del mal. La Naturaleza, extendida sobre todo el globo de Tellus, se convertiría ensu esclava; y de este dominio era imposible prever un fin antes de que llegase el mismofin del tiempo.

Diez - La ciudad conquistada

I

HASTA entonces, cualquiera que hubiesen sido sus días, Mark había dormido bien, pero 19 En el original figura “pero una vez ocurriese” en lugar de “pero una vez que ocurriese”. Puede serdebido a una práctica normal en la época y lugar del traductor, tal como un regionalismo; o bien unaerrata. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (126)

Esa Horrenda Fortaleza

126

aquella noche el sueño le falló. No había escrito a Jane, y pasó el día manteniéndoseapartado de todo el mundo, sin hacer nada de particular. La noche de insomnio situótodos sus temores en un nuevo plano. Era, desde luego, materialista en teoría; y, tambiénen teoría, había pasado ya de la edad de tener terrores nocturnos. Pero ahora, mientras elviento azotaba sus ventanas hora tras hora, sentía de nuevo los terrores de la infancia:aquella vieja y espantosa sensación de unos dedos fríos que recorriesen el espinazo. Elmaterialismo no es en realidad una protección. Los que se amparan en él con estaesperanza (y no son una clase despreciable) tendrán un desengaño. Lo que uno teme esimposible. Neta y escuetamente. ¿Puede, por consiguiente, dejar de temerlo? De ningunamanera. Entonces, ¿qué? Si hay que ver fantasmas, es mejor no negar su existencia.

Lo llamaron más temprano que de costumbre, y con el té le llevaron una nota. ElDirector Delegado saludaba a Mr. Studdock y le rogaba fuese a verlo inmediatamentepara un asunto urgente y lamentable. Mark se vistió y cumplió la orden.

En el despacho encontró a Wither y a miss Hardcastle. Con gran sorpresa de Mark y,momentáneamente, con gran alivio por su parte, Wither no parecía recordar su últimaentrevista. Por el contrario, sus modales eran corteses, casi deferentes, aun cuandoexcesivamente graves.

—Buenos días, buenos días, Mr. Studdock —dijo—. Lamento muchísimo... En unapalabra, no le hubiera privado del desayuno si no hubiese creído que en su propio interésdebía ser puesto usted en antecedentes de los hechos lo antes posible. Consideraráusted, desde luego, todo lo que voy a decirle como estrictamente confidencial. El asuntoes lamentabilísimo, o, por lo menos, muy molesto. Tengo la certeza de que a medida queavance nuestra conversación (siéntese, por favor, Mr. Studdock) comprenderá en susituación actual cuan cuerdamente hemos obrado al asegurarnos la protección de uncuerpo de policía (por darle un nombre poco afortunado) estrictamente nuestro.

Mark se humedeció los labios y se sentó.—Mi resistencia a suscitar la cuestión —continuó Wither— hubiera sido, no obstante,

mucho más seria si no me hubiese considerado capaz de asegurarle (por adelantado,¿comprende?) la absoluta confianza que todos tenemos depositada en usted y lo muchoque esperamos —aquí levantó la vista por primera vez y miró fijamente a Mark— queempiece usted a corresponder. Nosotros nos consideramos aquí hermanos y... hermanas,de manera que cualquier cosa que ocurra en esta habitación puede ser consideradaconfidencial en el más estricto sentido de la palabra, y creo que los tres estamoscalificados para discutir el tema que voy a exponerle de la manera más humana y menosceremoniosa.

La voz de miss Hardcastle, interrumpiéndole súbitamente, produjo el efecto de un tirode revólver.

—Ha perdido usted su cartera, Mr. Studdock —dijo.—¿Mi... mi cartera? —dijo Mark.—Sí, su cartera. Con el libro de notas y algunas cartas...—Sí. Es verdad. ¿La ha encontrado usted?—¿Contenía tres libras con diez peniques, un resguardo de giro postal por valor de

cinco chelines, cartas de una mujer que firma Myrtle, del Tesorero de Bracton, de G.Hernshaw, de F. A. Browne y de M. Belcher, y la factura del sastre Simonds and Son, 32AMarket Street, Edgestow?

—Sí, más o menos eso.—Aquí está —dijo miss Hardcastle señalándole sobre la mesa—. ¡No, no la toque! —

exclamó al ver a Mark avanzar un paso en dirección a ella.—¿Qué diablos significa esto? —preguntó Mark en el tono que cualquiera hubiera

adoptado en aquellas circunstancias, pero que la policía tiene la costumbre de llamar“bravata”.

—Nada —dijo miss Hardcastle—. Esta cartera fue encontrada sobre la hierba, al lado

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (127)

C. S. Lewis

127

de la carretera, a unas cinco yardas del cuerpo de Hingest.—¡Dios mío! —dijo Studdock—. No querrá usted decir... Pero todo esto es absurdo...—Es inútil apelar a mí —dijo miss Hardcastle—. No soy abogado, ni jurado, ni juez. Soy

sólo una mujer policía. Le expongo a usted los hechos.—¿Debo entender que soy sospechoso de haber asesinado a Hingest?—No creo verdaderamente —dijo el Director Delegado— que necesite usted tener el

menor temor de que exista, en estos momentos, ninguna diferencia radical entre suscolegas y usted respecto a la luz bajo la cual este lamentable asunto debe serconsiderado. La cuestión es realmente constitucional...

—¿Constitucional? —dijo Mark con enojo—. Si he comprendido bien, miss Hardcastleme está acusando de asesinato.

Los ojos de Wither lo miraron como desde una distancia infinita.—¡Oh! —exclamó—. No creo realmente que esto haga justicia a la posición de miss

Hardcastle. El elemento de este Instituto que ella representa estaría estrictamente ultravires al obrar en este sentido dentro del I.N.E.C. (suponiendo, simplemente con elpropósito de argumentar, que quisieran, o pudiesen querer en un momento posterior,hacerlo), mientras en relación con las autoridades externas su función, como quiera que ladefinamos, sería inconsecuente con cualquier acción de esta especie; por lo menos en elsentido en que he comprendido empleaba usted sus palabras.

—Pero es con las autoridades externas con las que tengo que ver, supongo —dijoMark. Se le había secado la boca y tenía dificultad en hacerse oír—. Por lo que he podidoentender, miss Hardcastle insinúa que voy a ser detenido.

—Nada de eso —dijo Wither—. Este es precisamente uno de los casos en los cualesverá usted la enorme ventaja de poseer nuestra propia fuerza ejecutiva. Este es un asuntoque podría causarle a usted considerables molestias si la cartera hubiese sido hallada porla policía o si estuviésemos en la posición de un ciudadano ordinario que considerase sudeber (como consideraríamos nuestro deber nosotros si no nos encontrásemos en estapeculiar situación) entregar la cartera a la policía. No sé si miss Hardcastle le ha explicadoa usted bastante claramente que son sus subordinados y sólo ellos los que han hechoeste... este enojoso hallazgo.

—¿Qué diablos quiere usted decir? —dijo Mark—. Si miss Hardcastle no cree que hayamotivo de sospecha contra mí, ¿a qué viene toda esta acusación y este interrogatorio? Ysi lo cree, ¿cómo puede evitar poner al corriente a las autoridades?

—Mi querido amigo —dijo Wither en un tono antediluviano—, no existe por parte delComité el menor deseo de insistir en definir, en casos de esta especie, los poderes deacción de nuestra policía particular, y mucho menos, que es de lo que se trata aquí, desus poderes de inacción. No creo que nadie haya sugerido que miss Hardcastle estuvieseobligada (en cualquier sentido que limitase su iniciativa) a comunicar a las autoridadesexteriores (las cuales, por su misma organización, deben suponerse menos aptas paratratar con estas imponderables y casi técnicas investigaciones que a menudo se suscitan)ningún hecho sabido por ella o por sus subordinados en el curso de sus funciones en elseno del I.N.E.C.

—¿Debo entender —dijo Mark— que miss Hardcastle cree que hay hechos quejustificarían mi detención como asesino de Mr. Hingest, pero que ofrece generosamentesuprimirlos?

—Ahora lo ha entendido usted, Studdock —dijo el “Hada”. Un momento después, porprimera vez en presencia de Mark, encendió su colilla, lanzó una bocanada de humo ysonrió, o por lo menos sus labios se abrieron hasta mostrar los dientes.

—Pero no es eso lo que quiero —dijo Mark. No era completamente verdad. La idea dedesechar el asunto de cualquier forma que fuese y casi bajo cualesquiera condiciones,cuando se le expuso hacía pocos segundos, fue para él como una bocanada de aire parael hombre que se ahoga. Pero un vestigio de civilización latía aún en él y prosiguió, casi

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (128)

Esa Horrenda Fortaleza

128

sin darse cuenta de su emoción, siguiendo una línea de conducta diferente.—No me gusta esto —dijo, hablando en un tono demasiado fuerte—. Soy inocente, y

creo que será mejor que me dirija a la Policía, a la verdadera Policía, en el acto.—Si quiere usted ser condenado a cadena perpetua, es otro asunto —dijo el “Hada”.—Quiero ser rehabilitado —dijo Mark—. La acusación caerá por su propio peso. No hay

ningún móvil concebible. Y tengo una coartada. Todo el mundo sabe que aquella nochedormí aquí.

—¿De veras? —dijo el “Hada”.—¿Qué quiere usted decir? —preguntó Mark.—Siempre hay un móvil, ¿comprende usted?, para matar a alguien —repuso ella—. La

policía está formada sólo por seres humanos. Cuando la maquinaria se pone enmovimiento, quiere naturalmente una prueba.

Mark se aseguró de que no estaba asustado. ¡Si por lo menos Wither no tuviesesiempre las ventanas cerradas y un fuego que crepitaba!

—Existe la carta que escribió usted —dijo el Hada.—¿Qué carta?—Una carta dirigida a un Mr. Pelham, de su Colegio, fechada hace seis semanas, en la

cual dice usted: “Quisiera que Bill el “Aguacero” pudiese pasar a mejor vida...”Como un pinchazo de dolor físico, el recuerdo de aquella carta acudió a la mente de

Mark. Era el tono tontamente jocoso que se usaba en el Elemento Progresivo, la frase quepodía decirse docenas de veces al día en Bracton refiriéndose a un contrincante o inclusoa un individuo molesto.

—¿Cómo ha ido a parar esa carta a sus manos? —preguntó Mark.—Creo, Mr. Studdock —dijo el Director—, que sería inoportuno pretender que miss

Hardcastle diese ningún género de explicaciones (en detalle, me refiero) sobre la formade obrar de la Policía Institucional. Al decir esto no pretendo ni un solo instante negar quela más absoluta confianza entre todos los miembros del I.N.E.C. es una de lascaracterísticas más valiosas que puede tener y, desde luego, un sine qua non de estaauténticamente concreta y orgánica vida que tenemos la esperanza que desarrollará.Pero hay necesariamente ciertas esferas (no netamente definidas, desde luego, pero quese revelan inevitablemente en respuesta al ambiente y obediencia del ethos latente o dela dialéctica del todo) en las cuales la confianza que envuelve el intercambio verbal de loshechos podría... aniquilar su propia finalidad.

—No irá usted a suponer —dijo Mark— que nadie puede tomar en serio el significadode esa carta.

—¿Ha tratado usted alguna vez de hacerle comprender algo a un policía? —preguntóel “Hada”.

Mark no contestó.—Y no creo que la coartada tenga gran valor —prosiguió el “Hada”—. Se le vio a usted

hablando con Bill durante la cena. Se los vio salir juntos por la puerta principal cuando semarchó. No se le vio a usted regresar. No se sabe nada de sus actos hasta el desayunode la mañana siguiente. Si se hubiese marchado con él hasta el lugar del crimen tendríausted tiempo de sobra para haber estado de regreso a las dos y cuarto de la madrugada.Recuerde usted que helaba. Sus zapatos podían, por consiguiente, no estar manchadosde barro.

—Si me permite poner de relieve un punto suscitado por miss Hardcastle —dijoWither—, verá usted que esto es la prueba evidente de la inmensa importancia de laPolicía Institucional. Hay infinitos y sutiles matices inherentes al hecho, que seríairrazonable esperar, que la policía ordinaria comprendiese, pero que, mientraspermanezcan, por decirlo así en el seno de nuestra familia (considero siempre el I.N.E.C.como una gran familia, Mr. Studdock), no necesitan desarrollar tendencia alguna que llevea una errónea interpretación de la justicia.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (129)

C. S. Lewis

129

Debido a alguna confusión mental que algunas veces le había invadido en la sala deespera de algún dentista o delante de algún director del colegio, Mark casi comenzó aidentificar la situación que parecía aprisionarlo al mismo tiempo que los cuatro muros deaquella habitación. ¡Si tan sólo pudiese marcharse de allí, fuera como fuese, salir al airelibre y al sol, alejarse por el campo, huir de aquel obsesionante crujido de los zapatos delDirector, de la colilla manchada de rojo de miss Hardcastle y del retrato del Rey quecolgaba sobre la chimenea!

—¿Me aconseja usted realmente que no vaya a la policía? —preguntó.—¿A la policía? —dijo Wither, como si esta idea fuese completamente nueva—. No

creo, Mr. Studdock, que nadie haya pensado nunca que pudiese usted cometer unaacción irreparable de esta naturaleza. Podría incluso argüirse que con esta acción seríausted culpable (involuntariamente culpable, me apresuro a añadir) de cierto grado dedeslealtad para con sus colegas y especialmente para con miss Hardcastle. Se colocaríausted, desde luego, fuera de nuestra protección...

—Esta es la cuestión, Studdock —dijo el “Hada”—. En cuanto está usted en manos dela policía, está usted en manos de la policía...

El momento de su decisión pasó ante Mark sin que él se diese cuenta.—Bien —dijo—. ¿Y qué proponen ustedes?—¿Yo? —dijo el “Hada”—. Nada. Es una suerte para usted que hayamos sido nosotros

y no un desconocido quienes encontramos la cartera.—No sólo una suerte para... para Mr. Studdock —dijo Wither—, sino para todo el

I.N.E.C. No hubiéramos podido permanecer indiferentes...—No hay más que un detalle —dijo el “Hada”—, y es que no tenemos la carta dirigida a

Pelham, sino una copia. Pero con un poco de suerte no ocurrirá nada por este lado.—Entonces, ¿no hay nada que hacer de momento? —preguntó Mark.—Nada —repuso Wither—. Nada que tenga carácter oficial. Desde luego es

aconsejable que obre usted, como estoy seguro lo hará, con la mayor prudencia y...cuidado, durante los próximos meses. Mientras esté usted entre nosotros, creo queScotland Yard verá el inconveniente de intentar obrar a menos que vean el casoperfectamente claro. Es indudable que se producirá alguna escaramuza entre lajurisdicción ordinaria y nuestra organización dentro de los seis próximos meses; pero creomuy improbable que quieran profundizar demasiado.

—Pero, ¿cree usted que me consideran culpable todavía?—preguntó Mark.—Esperemos que no —dijo el “Hada”—. Desde luego, exigen un culpable, lo cual es

muy natural. Pero lanzarían un profundo suspiro si lo encontrasen sin tener queinmiscuirse en los asuntos del I.N.E.C.

—Pero, escúcheme, ¡maldita sea! —dijo Mark—. ¿Es que no espera usted hallar alladrón dentro de algunos días? ¿Es que no piensa usted hacer nada?

—¿El ladrón? —dijo Wither—. Nadie ha dicho hasta ahora que el cuerpo hubiese sidorobado.

—Me refiero al ladrón que me robó la cartera.—¡Oh, su cartera! —exclamó el viejo, acariciándose suavemente su refinado y bello

rostro—. Ya comprendo. Debo entender que lanza usted una acusación de robo contrauna persona o personas desconocidas...

—¡Pero, válgame Dios! —gritó Mark—. ¿Es que no suponían ustedes que alguien mela había robado? ¿Creían ustedes de veras que fui yo? ¿Creen ustedes que soy unasesino?

—Por favor, por favor, Mr. Studdock —dijo Wither—, no debería usted gritar. Aparte dela indiscreción que representa, debo recordarle que está usted en presencia de una dama.Hasta donde puedo recordar, no hemos dicho una palabra respecto a asesinato, ni hechoacusación de ninguna especie. Mi único deseo es exponer claramente lo que todosestamos haciendo. Hay, desde luego, ciertas líneas de conducta y ciertas formas de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (130)

Esa Horrenda Fortaleza

130

proceder que podría usted teóricamente adoptar y que harían para nosotros difícilcontinuar la discusión. Estoy seguro de que miss Hardcastle está de acuerdo conmigo.

—A mí me da igual —dijo el “Hada”—. Lo que no sé es por qué Studdock nos estáchillando aquí porque tratamos de sacarlo de un atolladero. El debe saberlo. Yo tengo undía muy ocupado y no quiero perder aquí toda la mañana.

—Realmente —dijo Mark—, hubiera creído excusable...—Por favor, tranquilícese, Mr. Studdock —dijo Wither—. Como le he dicho antes, nos

consideramos como una gran familia y no exigimos nada que se parezca a unas excusasformales. Nos entendemos unos a otros, y nos desagradan... las escenas. Me creoautorizado a decir, de la manera más amistosa posible, que toda inestabilidad de caráctersería considerada por el Comité como... no muy favorable para la confirmación de sunombramiento. Estamos hablando, desde luego, en terreno estrictamente confidencial.

Mark estaba muy lejos de preocuparse de su empleo, pero se daba cuenta de que laamenaza de expulsión era la amenaza de la horca.

—Siento haber estado brusco —dijo—. ¿Qué me aconsejan ustedes hacer?—No asome usted la nariz fuera de Belbury. Studdock —dijo el “Hada”.—Creo que miss Hardcastle no podría darle un consejo mejor —dijo Wither—. Y ahora

que Mr. Studdock estará con usted durante su temporal cautiverio (empleo esta palabra,como comprenderá, en sentido metafórico), no habrá ningún perjuicio serio. Debe ustedconsiderar esto como su hogar, mister Studdock.

—¡Ah! Ahora que me acuerdo —dijo Mark—. No estoy realmente seguro de poder traeraquí a mi mujer. En realidad, no disfruta de muy buena salud...

—En este caso debe usted sentir ansia de tenerla aquí...—No creo que le sentase bien, señor.El Director levantó la vista y bajó la voz.—Había olvidado, Mr. Studdock —dijo—, felicitarle por su presentación a la Cabeza.

Marca una importante transición en su carrera. Todos nosotros lo consideramos ya ahoracomo uno de los nuestros en el sentido más profundo de la palabra. Estoy seguro de quenada está más lejos de su intención que repeler el amistoso, el casi paternal interés quesiente por usted. Siente vivos deseos de dar la bienvenida a Mrs. Studdock lo antesposible.

—¿Por qué? —preguntó Mark súbitamente.Wither miró a Mark con una sonrisa indescriptible.—Mi querido muchacho —dijo—, por cuestión de unidad, ya lo sabe. El círculo de

familia. Será..., será una buena compañía para miss Hardcastle. —Antes de que Markreaccionase de esta perturbadora idea, Wither se levantó y, dirigiéndose a la puerta, sedetuvo, con una mano en el picaporte y la otra sobre el hombro de Mark—. Debe usted detener ganas de desayunar —añadió—. No quiero que se retrase. Tenga usted muchaprecaución. Y... y... —Su rostro cambió súbitamente. Su boca abierta adquirió el aspectode la de un animal rabioso. Lo que había sido la senil vaguedad de sus ojos se convirtióen una ausencia de toda expresión específicamente humana—. Y traiga usted a lamuchacha, ¿comprende? Traiga a su mujer. La Cabeza... no tiene importancia —terminó.

II

Cuando Mark hubo cerrado la puerta después de salir, pensó: “¡Ahora! Ahí están losdos juntos. Salvado por un minuto, por lo menos.” Sin detenerse siquiera a coger susombrero, salió por la puerta principal al paseo. Sólo la imposibilidad física podríaimpedirle ir a Edgestow y prevenir a Jane. Después, no tenía planes. Incluso la vaga ideade huir a América, que a una edad temprana conforta a tantos fugitivos, le era negada.Había ya leído en los periódicos la ferviente aprobación del I.N.E.C. y de todos sustrabajos que llegaban de Estados Unidos y de Rusia. Algún mísero instrumento como él

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (131)

C. S. Lewis

131

los había escrito. Sus garras se aferraban a todos los países; en el barco, si consiguieseembarcar, en la lancha, si alcanzaba algún puerto, sus afiliados lo estaban esperando.

Pasó más allá de la carretera; estaba en el cinturón de árboles. Había transcurridoescasamente un minuto desde que salió del despacho del Director y nadie lo habíadetenido. Pero la aventura de la víspera ocurrió de nuevo. Una figura alta, encorvada,silbando una tonada, le cerró el paso. Mark no había luchado nunca. Ancestrales impulsosque se alojaban en su cuerpo (aquel cuerpo que bajo tantos conceptos era más cuerdoque su mente) dirigieron el golpe que lanzó a la cabeza de su senil obstructor. Pero supuño no chocó con nada. La figura se había desvanecido súbitamente.

Los que estaban más al corriente no llegaron jamás a ponerse de acuerdo sobre laexplicación de este episodio. Pudo ser que Mark, tanto entonces como el día anterior,estando sus fuerzas agotadas, tuviese una alucinación, sin que viese a Wither enpersona. Podía ser que la continua aparición de Wither a todas horas en tantashabitaciones y corredores de Belbury fuese, en el sentido estricto de la palabra, unfantasma, una de esas impresiones sensoriales que una fuerte personalidad puedeimprimir en sus postrimerías, más comúnmente después de la muerte, pero algunasveces antes de ella, en la misma estructura de un edificio y que puede ser alejada, no pormedio de exorcismos, sino por alteraciones arquitectónicas. O podía ser, finalmente, quelas almas que han perdido el bien intelectual reciban a cambio, y durante un cortoperíodo, el vano privilegio de reproducirse en diferentes lugares en forma de aparecidos.En todo caso, fuera como fuese, la figura desapareció.

El sendero cruzaba diagonalmente un campo cubierto de hierba espolvoreadaentonces de escarcha, y el cielo era de un azul brumoso. Después llegó a un portillo. Trasél, el sendero corría a través de tres campos a lo largo de un seto espinoso. Después, unpoco hacia la izquierda, pasó por la parte trasera de una granja; más allá siguió un caminoa través de un bosque. Allí alcanzó la vista de la flecha de Courthampton; los pies deMark se iban calentando y empezaba a sentir hambre. Cruzó una carretera, pasó a travésde un rebaño vacuno que bajaba la cabeza y lo husmeaba, atravesó un puente sobre unriachuelo y penetró en el helado sendero que llevaba hacia Courthampton.

Lo primero que vio al entrar en la calle del pueblo fue una carreta. Una mujer y treschiquillos estaban sentados al lado del hombre que la conducía, y en ella iban apiladascómodas, camas, colchones, cajas y un canario en una jaula. Inmediatamente despuéspasaron un hombre, una mujer y un chiquillo, a pie, empujando un cochecillo llenotambién de diferentes utensilios domésticos. Más allá, una familia empujaba una carretilla.Después pasó un coche pesadamente cargado y un viejo automóvil tocandoincesantemente la bocina, pero incapaz de abrirse paso por entre aquella procesión. Unconstante desfile iba cruzando el pueblo. Mark no había visto nunca una guerra; si lahubiese visto, habría reconocido en el acto los síntomas de la evacuación. En todosaquellos caballos sobrecargados y hombres cansados, en todos los vehículos atestadosde objetos, hubiera podido leer claramente el mensaje: “Enemigo a la vista.”

El tráfico era tan continuo que necesitó mucho tiempo para poder llegar al cruce decaminos donde había un bar y poder leer el malparado horario de los autobuses. No habíaninguno para Edgestow hasta las 12.15. Se detuvo allí, no comprendiendo nada de lo queveía, pero haciendo conjeturas. Courthampton era normalmente una población pacífica.Por una feliz ilusión, no inusitada, se sentía menos en peligro ahora que había perdido devista a Belbury, y pensaba sorprendentemente poco en su futuro. Unas veces pensaba enJane y otras en huevos con jamón, pescado frito y olorosos chorros de café vertiéndoseen grandes tazas. A las once y media, el bar abrió sus puertas. Entró y encargó una pintade cerveza y un poco de pan y queso.

El bar estaba al principio vacío. Durante la primera media hora entraron, uno tras otro,cuatro hombres. Al principio no hablaron de aquella infortunada procesión que continuabasu éxodo tras la ventana. Durante algún tiempo no dijeron nada. Después, uno de ellos,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (132)

Esa Horrenda Fortaleza

132

muy pequeño, con una cara como una patata vieja, observó sin dirigirse a nadie enparticular:

—Vi al viejo Rumbold la otra noche.Nadie contestó, y al cabo de cinco minutos un muchacho muy joven con polainas dijo:—Creo que está arrepentido de haberlo probado.La conversación sobre Rumbold prosiguió de esta forma durante algún tiempo. Sólo

cuando el tema Rumbold estuvo agotado, la conversación, muy indirectamente y porgrados sucesivos, empezó a arrojar alguna luz sobre el desfile de refugiados.

—Todavía siguen marchando —dijo uno de ellos.—Sí —dijo otro.—No deben quedar muchos ya.—No sé dónde se van a meter.Poco a poco la cosa se fue aclarando. Eran los refugiados procedentes de Edgestow.

Algunos habían sido expulsados de sus casas; otros, asustados por los disturbios y mástodavía por la restauración del orden. Sobre la población reinaba algo parecido al terror.

—Dicen que ayer hubo doscientas detenciones —dijo el dueño.—¡Ah! —exclamó el muchacho—. La gente de la policía del I.N.E.C. es dura; todos son

iguales. A mi padre le han dado un miedo terrible... —Y terminó echándose a reír.—No hubieran debido traer a estos galeses e irlandeses —dijo otro.Pero las criticas no pasaban de aquí. Lo que más sorprendía a Mark era la casi total

ausencia de indignación entre los que hablaban y la falta de simpatía por los refugiados.Cada uno de los presentes conocía por lo menos un atropello en Edgestow; pero todosconvenían en que aquellos refugiados debían exagerar mucho.

—Este periódico dice que las cosas se van arreglando —dijo el dueño.—Es verdad —dijeron los otros.—Siempre hay alguien que tiene miedo —dijo el hombre de rostro de patata.—¿De qué sirve exagerar las cosas? —preguntó otro.—No hay más remedio que aguantar... No podemos pararlo. Eso es lo que yo digo —

dijo el dueño.Fragmentos de artículos que el propio Mark había escrito rondaban por todas partes. Al

parecer, él y sus colegas habían hecho bien las cosas; miss Hardcastle había valoradodemasiado alto la resistencia de las clases trabajadoras a la propaganda.

Cuando llegó el momento no tuvo dificultad alguna en tomar el autobús; iba vacío,porque toda la circulación avanzaba en dirección opuesta. Lo dejó en lo alto de MarketStreet, y emprendió en el acto el camino de su casa. La ciudad entera tenía un nuevoaspecto. De cada tres casas había una vacía. Casi la mitad de las tiendas tenían losescaparates cubiertos con maderas. Mientras ascendía y llegaba al lugar de las grandesvillas con jardines, se dio cuenta de que muchas de ellas habían sido requisadas yostentaban grandes cartelones con el símbolo del I.N.E.C.: un hombre desnudo,musculado, llevando en la mano un rayo. En cada esquina, y a menudo a media calle, seveían policías del I.N.E.C. con casco, enarbolando sus porras, con sus revólveres en lafunda de sus brillantes cinturones negros. Sus redondos y pálidos rostros, moviéndoseincesantemente al mascar chicle, se grababan hondamente en la memoria. Había tambiénpasquines por todas partes, que Mark no se detenía a leer; llevaban el título deOrdenanzas de urgencia, y ostentaban la firma de Feverstone.

¿Estaría Jane en casa? Le parecía que no podría soportar que no estuviese. Muchoantes de llegar tenia ya el llavín en las manos. La puerta principal estaba cerrada. Estoquería decir que los Hutchinson, que ocupaban la planta baja, estaban fuera. Abrió yentró. La escalera le pareció fría y húmeda, lo mismo que el rellano. “Jaaane...”, gritó alabrir la puerta. Pero había perdido ya todas las esperanzas. En cuanto pasó de la puertasupo que la casa estaba deshabitada. Un montón de cartas sin abrir yacía sobre elfelpudo. No se oía ningún ruido, ningún tictac de reloj. Todo estaba en orden. Jane debió

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (133)

C. S. Lewis

133

de salir inmediatamente después de arreglar las habitaciones. Los manteles del técolgados en la cocina estaban completamente secos; era evidente que no habían sidousados durante las veinticuatro horas. El pan del cajón estaba duro. Había un jarro mediolleno de leche, pero ésta se había cuajado. Continuó rondando de una habitación a otradespués que estuvo seguro de la verdad, notando la desolación que prevalece en loshogares vacíos. Pero era completamente inútil permanecer allí. Una cólera irrazonada loinvadió. ¿Por qué diablos no le había dicho Jane que se iba? ¿O se la había llevadoalguien de casa? Quizá hubiese dejado alguna nota. Cogió un montón de papeles desobre la chimenea, pero sólo eran cartas que él mismo había puesto allí para contestar.Después, sobre la mesa, vio un sobre dirigido a mistress Dimble, a su casa del otro ladodel Wynd. ¡Conque aquella maldita mujer había estado allí! Aquellos Dimble siempre lehabían desagradado. Probablemente habrían invitado a Jane a que fuese a vivir con ellos.Entrometiéndose siempre, sin duda. Tenía que ir al “Northumberland” y ver a Dimble.

La idea de pelearse un poco con los Dimble acudió a la mente de Mark como unainspiración. Chillar un poco como marido ofendido en busca de su mujer sería unagradable cambio en la actitud que estuvo obligado a adoptar aquellos últimos tiempos.Se detuvo por el camino para beber algo. Al entrar en el “Bristol” y ver el cartelón delI.N.E.C., estuvo a punto de lanzar una maldición y dar media vuelta, cuando súbitamenterecordó que también él era un alto funcionario del I.N.E.C. y no miembro de aquel públicohoy excluido del “Bristol”. En la puerta le preguntaron quién era y cuando dijo su nombrese mostraron obsequiosos. Ardía un fuego agradable. Después del día agotador queacababa de pasar pensó que tenía derecho a un buen whisky, y después del primero pidióel segundo. Aquello completó el cambio mental que se había iniciado en el momento enque se le ocurrió ir a pelearse con los Dimble. La situación general de Edgestow teníaalgo que ver con ello. Había en él un elemento para el cual todas estas exhibiciones defuerza sugerían principalmente cuanto más agradable era formar parte del I.N.E.C. quepermanecer fuera de él. Incluso ahora, ¿se habría tomado toda aquella démarche acercade un proceso por asesinato demasiado en serio? Desde luego, era la forma en queWither arreglaba las cosas; le gustaba tener siempre algo de que culpar a uno. Era sólouna manera de mantenerlo en Belbury y de mandarle a buscar a Jane. Y cuando unapensaba bien en ello, ¿por qué no? No podía seguir viviendo indefinidamente sola. Y laesposa de un hombre que pretende hacer carrera y vivir en un ambiente importante teníaque aprender a ser una mujer de mundo. De todos modos, lo primero era ver a Dimble.

Salió del “Bristol” sintiéndose otro hombre. Y era, en efecto, otro hombre. Desdeentonces, y hasta el momento de la decisión final, aparecía en él el hombre nuevo consorprendente rapidez, y cada fase parecía completa mientras duraba. Y así, agitándoseviolentamente de un lado para otro, su juventud se aproximaba al momento en quecomenzaría a ser un hombre.

III

—Adelante —dijo Dimble en sus habitaciones del “Northumberland”. Acababa determinar con su último discípulo y se disponía a marcharse a St. Anne—. ¡Oh, es usted,Studdock! —dijo al abrirse la puerta—. Entre. —Trataba de hablar con naturalidad, peroestaba sorprendido de la visita e impresionado por lo que veía.

El rostro de Studdock parecía haber cambiado desde la última vez que lo vio; parecíamás gordo y más pálido, y en su expresión había como una nueva vulgaridad.

—He venido a preguntarle por Jane —dijo Mark—. ¿Sabe usted dónde está?—Temo no poderle dar su dirección —repuso Dimble.—¿Quiere usted decir que no la sabe?—No puedo darla —dijo Dimble.De acuerdo con el programa de Mark, aquel era el momento en que debía empezar a

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (134)

Esa Horrenda Fortaleza

134

adoptar una actitud violenta. Pero ahora que estaba en aquella habitación no era lomismo. Dimble lo había tratado siempre con escrupulosa cortesía, y Mark sabíaperfectamente que no le era simpático. Esto no había hecho que Dimble le desagradase aél. Lo único que había conseguido era que se sintiera embarazado al hablar en supresencia y que hiciese cuanto pudiera por serle agradable. La venganza no era en modoalguno uno de los defectos de Mark. A Mark le agradaba gustar. Un desplante lo alejaba,soñando, no en una venganza, sino en bromas y actitudes que pudiesen un día granjearlela amistad y la buena voluntad del que lo había ofendido. Si jamás fue cruel, fue siemprecon los inferiores que solicitaban su atención, no hacia arriba, con los superiores que se lanegaban. En el fondo, tenía un temperamento perruno.

—¿Qué quiere usted decir? —preguntó—. No lo entiendo.—Si tiene usted la menor consideración por la seguridad de su esposa, no me pedirá

usted que le diga dónde ha ido.—¿Seguridad?—Seguridad —repitió Dimble con firmeza.—¿Seguridad contra qué?—¿No sabe usted lo que ha ocurrido?—¿Qué ha ocurrido?—La noche del gran alboroto, la Policía Institucional trató de detenerla. Pudo escapar,

pero no antes de que fuera torturada.—¿Torturada? ¿Qué quiere usted decir?—La quemaron con un cigarro.—Por eso he venido —dijo Mark—. Temo que Jane esté al borde de un desequilibrio

nervioso. No es verdad, ya lo sabe usted...—El médico que le curó las quemaduras no piensa lo mismo.—¡Gran Dios! —exclamó Mark—. Entonces, ¿fue verdad? Pero, escuche... —Bajo la

tranquila mirada de Dimble le era difícil hablar—. ¿Por qué no he sido informado de estecrimen? —gritó.

—¿Por sus colegas? —preguntó Dimble secamente—. Me hace usted una curiosapregunta. Debe usted comprender las maquinaciones del I.N.E.C. mejor que nosotros.

—¿Por qué no me lo ha dicho usted? ¿Por qué no se ha hecho nada a este respecto?¿Han avisado ustedes a la policía?

—¿A la Policía Institucional?—No, a la policía ordinaria.—¿Es que ignora usted que no ha quedado policía ordinaria en Edgestow?—Supongo que habrá autoridades.—Hay un Comisario de Urgencia, lord Feverstone. No parece usted comprender la

situación. Esta es una ciudad conquistada y ocupada.—Entonces, ¿por qué, en el nombre del cielo, no ha acudido usted a mí?—¿A usted? —dijo Dimble.Durante un momento, y por primera vez en muchos años, Mark se vio tal como lo veía

Dimble. Quedó casi sin respiración.—Escúcheme... —dijo—. No va usted a... (¡oh, es horrible), no va usted a imaginar que

lo sabía, ¿verdad? No puede usted creer que mandé policías a maltratar a mi propiamujer. —Había empezado con un tono indignado, pero terminó con cierta jocosidad. SiDimble esbozase la sombra de una sonrisa, algo que cambiase el tono de laconversación...

Pero Dimble no dijo nada, ni su rostro cambió de expresión. No estaba siquieraplenamente convencido de que Mark no hubiese intervenido incluso en aquello, pero porcaridad no quería decirlo.

—Sé que no le he sido nunca simpático —dijo Mark—, pero no sabía que me tuviesepor un malvado.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (135)

C. S. Lewis

135

Dimble continuaba silencioso, por una razón que Mark no podía adivinar. Lo cierto eraque el dardo había dado en el blanco. La conciencia de Dimble lo acusó durante muchosaños de falta de caridad para con Studdock, y había tratado de corregirse; en aquelmomento luchaba.

—Bien —dijo Studdock con la boca seca, después de un silencio que duró variossegundos—, no creo que haya mucho más que decir. Insisto en saber dónde está Jane.

—¿Es que quiere usted que se la lleven a Belbury?Mark experimentó un sobresalto. Parecía que aquel hombre hubiese leído la idea que

había tenido hacía media hora, mientras estuvo en el “Bristol”.—No sé por qué, Dimble —dijo—, debo soportar un interrogatorio de este género.

¿Dónde está mi mujer?—No tengo permiso para decírselo. No está ni en mi casa ni bajo mi custodia. Está bien

y a salvo, y es feliz. Si tiene usted todavía la menor consideración hacia su felicidad, nohará usted ninguna tentativa por ponerse en contacto con ella.

—¿Soy acaso algún criminal, algún leproso, que no puedo saber siquiera su dirección?—Perdóneme. Es usted miembro del I.N.E.C., que la ha ofendido, detenido y torturado.

Desde su evasión ha seguido en libertad únicamente porque sus colegas ignoran dóndeestá.

—Y si realmente fue la policía del I.N.E.C. la culpable, ¿cree usted que no les voy aexigir una explicación? ¡Maldita sea! ¿Por quién me toma usted?

—Sólo me cabe esperar que no tenga usted en el I.N.E.C. autoridad alguna. Si no tieneusted autoridad, no puede protegerla. Si la tiene, es que está identificado con su policía.En ninguno de los dos casos le ayudaré a usted a descubrir su paradero.

—Esto es fantástico —dijo Mark—. Aun cuando tenga momentáneamente un empleoen el I.N.E.C., me conoce usted...

—No lo conozco a usted —dijo Dimble—. No tengo la menor idea de sus aspiraciones ypropósitos.

A Mark le pareció que Dimble lo estaba mirando, no con odio ni desprecio, sino con esarepugnancia que produce en quienes la sienten una especie de embarazo, como si fueseante una obscenidad que la gente decente se ve obligada, por vergüenza propia, a fingirignorar. En lo cual se equivocaba. En realidad, su presencia actuaba sobre Dimble comoun estímulo de su propio dominio. Dimble trataba simplemente con todas sus fuerzas deno odiarlo, de no despreciarlo, y, por encima de todo, de no saborear ni su odio ni sudesprecio, y no tenía idea de la rigidez que este esfuerzo imprimía a sus facciones.

El resto de la conversación prosiguió sobre la base de esta mala interpretación.—Aquí hay algún error ridículo —dijo Mark—. Le ruego que analice usted los hechos a

fondo. Voy a armar un escándalo. Algún policía recientemente contratado seemborracharía o algo así. Bien, pues será despedido... Yo...

—Fue el jefe de su policía, miss Hardcastle en persona, quien lo hizo.—Muy bien. Pues la echaré a ella. ¿Creía usted que me iba a quedar tan tranquilo?

Pero debe de haber algún error. No puede ser...—¿Conoce usted bien a miss Hardcastle? —preguntó Dimble. Esta pregunta redujo a

Mark al silencio. Y pensaba —erróneamente— que Dimble estaba leyendo hasta el fondode su mente y viendo en ella la certidumbre de que era ella quien lo había hecho y que notenía más fuerza para pedirle explicaciones que para detener la revolución de la Tierra.

Súbitamente, la inmovilidad del rostro de Dimble cambió, y su voz, al hablar, adquirióun tono diferente:

—¿Tiene usted facultades para pedirle explicaciones? —dijo—. ¿Está usted ya tancerca del centro de Belbury como eso? Si es así, ha consentido usted el asesinato deHingest, el asesinato de Compton. Si es así, fue por orden suya por lo que Mary Prescottfue raptada y azotada hasta la muerte en los cobertizos que hay detrás de la estación. Sies así, aprueba que los criminales (honrados criminales cuyas manos no tiene usted el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (136)

Esa Horrenda Fortaleza

136

derecho de estrechar) sean sacados de las cárceles a las que los jueces los habíanmandado bajo el veredicto de los jurados y enviados a Belbury para sufrir durante unperíodo indefinido, fuera del alcance de la ley, todas esas torturas y violencias sobre laidentidad personal que llaman ustedes Tratamiento Curativo. Es usted quien ha arrojadode sus hogares a dos mil familias para mandarlas a morir de inanición en los barrancos deBirmingham y Worcester. Es usted quien nos puede decir por qué Place, Rowley yCummingham (a los ochenta años de edad) han sido detenidos y dónde están. Y si estáusted tan metido en eso, no solamente no pondré a Jane en sus manos, sino que nopondría ni a mi perro.

—Verdaderamente, verdaderamente —dijo Mark—. Esto es absurdo.20 Sé que se hanhecho una o dos cosas un poco fuertes. Esto ocurre siempre en todos los cuerpos depolicía del mundo, especialmente al principio. Pero, ¿qué he hecho yo jamás para que mehaga usted responsable de todas las medidas que los funcionarios del I.N.E.C. puedanhaber tomado, o dice usted haber tomado, en la Prensa callejera?

—¡La Prensa callejera! —exclamó Dimble, que pareció a Mark haber aumentadoincluso físicamente de tamaño—. ¿Qué absurdo es esto? ¿Es que se figura usted que nosé que tienen ustedes el control de todos los periódicos del país menos uno? Y éste no haaparecido esta mañana. Sus tipógrafos se han declarado en huelga. Los pobres infelicesdicen que no quieren imprimir artículos atacando a los miembros del Instituto. En cuanto ala procedencia de las mentiras de los otros, usted lo sabe mejor que yo.

Puede parecer extraño que Mark, habiendo vivido durante mucho tiempo en un mundodesprovisto de caridad, hubiese experimentado, no obstante, muy raras veces la ira.Había encontrado mucha maldad, pero siempre operaba por medio de desaires,sarcasmos y puñaladas traperas. La frente y los ojos de aquel anciano producían sobre élun efecto angustioso y enervante. En Belbury solían usar las expresiones “lloriqueo” y“aullido” para describir cualquier oposición que las acciones del Instituto provocasen en elmundo exterior. Pero Mark no había tenido nunca la imaginación suficiente paracomprender lo que estos “lloriqueos” eran realmente, cuando se encontraba uno frente aellos.

—Le digo a usted que no sabía nada de todo esto —gritó—. ¡Maldita sea, soy yo elofendido! Por la forma en que habla usted cualquiera creería que fue su mujer quien fuemaltratada...

—Lo mismo hubiera podido ser la mía. Lo mismo puede ser. Le puede ocurrir acualquier hombre o mujer de Inglaterra. Era una mujer y una ciudadana. ¿Quéimportancia tiene de quién fuese la esposa?

—Ya le digo a usted que me quejaré de lo ocurrido. Destituiré a la prostituta infernalque ha hecho eso. aunque represente destituir a todo el I.N.E.C.

Dimble no contestó. Mark se daba cuenta de que Dimble sabía que estaba diciendotonterías. Y, no obstante, no podía detenerse. Si no chillaba, no hubiera sabido qué decir.

—Antes que soportar esto —gritó—, dejaría el I.N.E.C.—¿Lo dice usted en serio? —preguntó Dimble con una mirada aguda.Y a Mark, cuyas ideas eran ahora una fluida confusión de vanidad herida y alborotados

temores y vergüenzas, aquella mirada le pareció acusadora e intolerable. En realidad,había sido una mirada de remota esperanza; porque la caridad espera siempre. Perohabía también cautela en ella; y entre la cautela y la esperanza, Dimble permaneció denuevo silencioso.

—Veo que no tiene usted confianza en mí —dijo Mark, adoptando aquella expresión 20 Hay una posible errata en la edición en papel. En el original figura “Verdaderamente,verdaderamente —dijo Mark—. Esto es absurdo.” en lugar de “Verdaderamente, verdaderamente—dijo Mark—, esto es absurdo.” La segunda forma se adapta mejor al contexto del diálogo. (Notadel editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (137)

C. S. Lewis

137

varonil y ofendida que tantas veces le había servido en los despachos de los directores decolegios.

Dimble era un hombre sincero.—No —dijo después de una pausa—. No, no totalmente.Mark se encogió de hombros y se apartó.—Studdock —dijo Dimble—, no es hora de tonterías ni cumplidos. Es posible que

estemos los dos a diez minutos de la muerte. Ha sido usted probablemente seguido hastael Colegio. Y yo, por lo menos, no me propongo morir con corteses faltas de sinceridad enla boca. No tengo confianza en usted. ¿Por qué había de tenerla? Es usted (por lo menoshasta cierto punto) el cómplice de los hombres más malvados del mundo. Incluso su visitade esta tarde puede ser una trampa.

—-¿Tan poco me conoce usted? —dijo Mark.—¡No diga más tonterías! —repuso Dimble—. Deje usted de gesticular y fingir, aunque

sea por un minuto. ¿Quién es usted para hablar así? Han corrompido antes que a usted ahombres mejores que nosotros. Straik era una buena persona. Filostrato era conseguridad un genio. Incluso Alcasan (sí, sí, sé quien es la Cabeza de ustedes) era tansólo un asesino vulgar, algo mejor que lo que han hecho ahora de él. ¿Por qué tieneusted que quedar exento?

Mark se quedó con la boca abierta. El descubrimiento de lo que sabía Dimble invertíacompletamente todo el orden de la situación.

—No obstante —continuó Dimble—, sabiendo todo esto (sabiendo que puede usted sersólo el cebo de la trampa), correré un riesgo. Arriesgaré cosas comparadas con las cualesnuestras dos vidas son una cosa trivial. Si quiere usted seriamente apartarse del I.N.E.C.,le ayudaré.

Por un momento pareció que se abrían las puertas del Paraíso; después, de repente, lacautela y el incurable deseo de contemporizar retrocedieron. El resquicio se había cerradode nuevo.

—Necesito... necesito pensar en ello —murmuró Mark.—No hay tiempo —dijo Dimble—. Y no hay en realidad nada que pensar. Le ofrezco a

usted un puesto para que vuelva a la familia humana. Pero tiene que ser en seguida.—Es una cuestión que afecta toda mi futura carrera...—¡Su carrera! —exclamó Dimble—. Es la condenación... o una última probabilidad.

Pero tiene usted que venir en seguida.—Creo que no entiendo bien —dijo Mark—. Insiste usted en hablar de una especie de

peligro. ¿Cuál es? ¿Y qué poderes tiene usted para proteger a Jane o a mí si realmenteabandono...?

—Tiene usted que correr el riesgo —le interrumpió Dimble—. No le ofrezco a ustedseguridad. ¿No lo comprende? No hay seguridad para nadie ahora. La batalla hacomenzado. Le ofrezco a usted un sitio en el bando de la justicia. No sé qué bandoganará.

—En realidad —dijo Mark—, he pensado ya en marcharme. Pero tengo que reflexionar.Expone usted las cosas de una manera muy rara...

—No hay tiempo —dijo Dimble.—¿Y si volviese a verlo mañana?—¿Sabe usted si estará en condiciones?—¿O dentro de una hora? Vamos, seamos lógicos. ¿Quiere usted esperarme aquí

dentro de una hora?—¿Qué le importa a usted una hora? No hace más que esperar, con la esperanza de

que su mente esté menos clara.—Pero, ¿estará usted aquí?—Si insiste usted... Pero no saldrá nada bueno de ello.—Quiero pensar. Quiero pensar... —dijo Mark, saliendo de la habitación sin esperar la

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (138)

Esa Horrenda Fortaleza

138

respuesta.Mark había dicho que quería pensar; en realidad, quería alcohol y tabaco. Tenía

muchos pensamientos, más de los que deseaba. Un pensamiento lo inducía a agarrarse aDimble como un chiquillo extraviado se agarra a una persona mayor. Otro le susurraba:“¡Locura! No rompas con el I.N.E.C. Te perseguirán. ¿Cómo puede Dimble salvarte? Tematarán.” Un tercero le imploraba que no perdiera totalmente su posición en el círculoInterior del Instituto, ganada a tan duras penas; debía de haber a la fuerza alguna posiciónintermedia. Un cuarto le sugería la idea de no volver a ver jamás a Dimble; el recuerdo deltono de Dimble le causaba un malestar horrible. Y quería ver a Jane, quería castigar aJane por ser amiga de Dimble. Deseaba no volver a ver nunca a Wither, y, al mismotiempo, volver atrás y poner las cosas en claro con éste de una forma u otra. Queríahallarse en absoluta seguridad y, al propio tiempo, atreverse (siendo admirado por su virilhonradez entre los Dimble y también por su realismo y conocimientos en Belbury) atomarse dos buenos whiskies más, y además verlo todo claro y relacionado. Empezaba allover y su cabeza a dolerle nuevamente. ¡Maldito fuese todo aquello! ¡Maldito! ¡Maldito!¿Por qué tenia aquella herencia tan perversa? ¿Por qué había sido su educación tan pocoinefectiva? ¿Por qué era el sistema social tan irracional? ¿Por qué tendría tan malasuerte?

Llovía copiosamente cuando llegó al Colegio. En la calle estaba detenido una especiede camión, y a su lado dos o tres hombres de uniforme con capote. Recordó más tardecómo relucía el hule bajo la luz de las lámparas. Una lámpara de mano enfocó su rostro.

—Perdóneme, señor —dijo uno de ellos—. ¿Quiere usted decirme su nombre?—Studdock —dijo Mark.—Mark Gainsby Studdock —dijo el hombre—, tengo el deber de detenerlo a usted por

el asesinato de William Hingest.

IV

El doctor Dimble regresó a St. Anne descontento de sí mismo, obsesionado por la ideade que no había obrado bien, de que si hubiese sido más hábil, o más caritativo con aquelpobre desgraciado, habría podido hacer algo por él. “¿Me habré dejado llevar de migenio? ¿Obré en uso de mi derecho? ¿Le dije todo lo que me atreví a decirle?”, pensaba.Después sintió aquella desconfianza hacia si mismo que le era habitual. “¿Fracasaste enponer las cosas en claro porque en realidad no querías ponerlas? ¿No querrías sólo heriry humillar, gozar de tu propia rectitud? ¿Habrá otro Belbury dentro de ti también?” Latristeza que lo invadió no era una cosa nueva. “Y así —dijo citando al HermanoLawrence—, así obraré siempre, cuando Tú lo dejes en mis manos.”

Una vez fuera de la población condujo despacio. El cielo estaba rojo por el oeste, y seveían ya las primeras estrellas. Lejanas, a sus pies, en un valle, vio las luces de CureHardy. “Demos gracias al cielo de que este lugar, por lo menos, está lo suficientementelejos de Edgestow para estar a salvo”, pensó. La súbita nitidez de un búho blanco cruzóvolando bajo el cielo crepuscular, a su izquierda. Le dio la deliciosa sensación de laproximidad de la noche. Estaba placenteramente cansado; pensaba con delicia en unatardecer agradable y una noche apacible.

—¡Aquí está! ¡Aquí está el doctor Dimble! —gritó Ivy Maggs en el momento en que sedetenía a la puerta del Castillo.

—No se lleve usted el coche, Dimble —dijo Denniston.—¡Oh, Cecil! —exclamó su esposa con una expresión de miedo. Parecía que todo el

mundo hubiese estado esperándolo.Un momento después, parpadeando bajo la intensa luz de la cocina, vio que aquella no

era una noche normal. Incluso el Director estaba allí, sentado al lado del fuego, con elcuervo sobre el hombro y Mr. Bultitude a los pies. Veía indicios de que todo el mundo

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (139)

C. S. Lewis

139

había comido temprano, y su mujer y Mrs. Maggs le instaron excitadamente a que sesentase a la mesa y comiese y bebiese.

—No te entretengas haciendo preguntas, querido —dijo Mrs. Dimble—. Come y bebemientras te explican...21 Haz una buena comida.

—Tiene usted que salir otra vez —dijo Mrs. Maggs.—Sí —dijo el Director—. Vamos a entrar en acción por fin. Lamento sacarle de casa en

el momento que llega, pero la batalla ha comenzado.—He insistido ya repetidamente —dijo MacPhee— en lo absurdo de mandar a un

hombre de edad como usted, que lleva ya por delante una jornada de trabajo, estando yoaquí que soy fuerte y estoy sentado sin hacer nada.

—No, MacPhee —dijo el Director—, no puede usted ir. Por una parte, no conoce ustedla lengua, y por otra (es hora de hablar con franqueza), no se ha puesto usted nunca bajola protección de Maleldil.

—Estoy absolutamente dispuesto —dijo MacPhee—, dada la urgencia de caso, aadmitir la existencia de esos eldiles suyos y de un ser llamado Maleldil a quien considerancomo su rey. Y además...

—No puede usted ir, MacPhee —dijo el Director—. No puedo mandarle a usted. Seríacomo mandar a un chiquillo de tres años a luchar contra un tanque. Ponga el otro mapasobre la mesa, donde Dimble pueda verlo mientras sigue comiendo. Y ahora, silencio.Esta es la situación, Dimble. Bajo la tierra de Bragdon había un Merlín viviente. Si,dormido, si quiere usted llamar a eso dormir. Y hasta ahora no ha ocurrido nada quedemuestre que el enemigo lo ha encontrado. “¿Comprende? No, no diga nada, sigacomiendo. La noche pasada, Jane Studdock tuvo el sueño más importante de todos.Recordará usted que durante un sueño anterior vio (o así lo pensé) el lugar donde yacíaMerlín, bajo Bragdon. Pero, y este es el punto importante, no se llega allí por ningún pozoni escalera. Soñó que avanzaba por un largo túnel que ascendía gradualmente. ¡Ah!empieza usted a comprender. Tiene usted razón. Jane cree poder reconocer la entrada deeste túnel; bajo un montón de piedras, al extremo de un matorral con... ¿Qué era, Jane?

—Una puerta blanca, señor. Una puerta ordinaria de cinco barrotes, con uno de ellosformando cruz. Pero este barrote estaba roto a un pie aproximadamente de la partesuperior.

—¿Ve usted, Dimble? Hay muchas probabilidades de que ese túnel salga fuera delárea ocupada por el I.N.E.C.

—¿Quiere usted decir que podemos llegar debajo de Bragdon sin entrar en Bragdon?—preguntó Dimble.

—Exacto. Pero no es eso todo. —Dimble, masticando lentamente, lo miró—. Al parecer—añadió el Director—, es casi demasiado tarde. Se ha despertado ya.

Dimble dejó de comer.—Jane ha encontrado el lugar vacío —dijo Ransom.—¿Quiere usted decir que el enemigo lo ha encontrado ya?—No. No es tan grave como eso. Nadie ha entrado todavía en el lugar. Parece haberse

despertado solo.—¡Dios mío! —exclamó Dimble.—Trata de comer, querido —dijo su esposa.—Pero, ¿qué quiere decir con eso? —preguntó, poniendo una mano sobre la de su

mujer.—Creo que quiere decir que todo esto ha sido planeado y cronometrado desde hace

mucho, muchísimo tiempo —repuso el Director—. Que salió de la acción del Tiempo,cayendo en estado paracrónico, con el deliberado propósito de regresar a él en este 21 Hay una posible errata en la edición en papel. El original dice “Come y bebe mientras teexplicarán...” en lugar de “Come y bebe mientras te explican...” (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (140)

Esa Horrenda Fortaleza

140

momento.—Una especie de bomba humana retardada —dijo MacPhee—. Por eso...—No puede usted ir, MacPhee —le interrumpió el Director.—¿Ha... salido? —preguntó Dimble.—Ahora probablemente sí —respondió el Director—. Dígale usted lo que vio, Jane.—Era el mismo sitio —dijo Jane—.Un lugar obscuro, todo de piedra, como un

subterráneo. Le reconocí en seguida. La lápida de piedra estaba allí, pero nadie yacíasobre ella; y esta vez no hacia tanto frío. Después soñé en el túnel..., ascendiendogradualmente desde el subterráneo. Y en el túnel había un hombre. Desde luego, no pudeverlo; había una obscuridad absoluta. Pero era un hombre alto. Respiraba pesadamente.Al principio creí que era un animal. El frío aumentó al ir subiendo por el túnel. Había aire,un poco de aire, procedente del exterior. Parecía terminar en un montón de piedrassueltas. El hombre las estaba empujando cuando en aquel momento el sueño cambió. Yoestaba fuera, bajo la lluvia. Entonces fue cuando vi la puerta blanca.

—Parece, como puede ver —dijo Ransom—, que no hayan establecido todavíacontacto con él. Esta es nuestra única oportunidad en este momento. Encontrar a ese serantes de que lo encuentren ellos.

—Habrán observado ustedes que Bragdon es un lugar casi anegado de agua —dijoMacPhee—. Vale la pena preguntarse dónde se puede encontrar una cavidad en la quepueda conservarse un cuerpo durante tantos siglos. En caso, desde luego, de que algunode ustedes dude todavía de la evidencia.

—Esta es la cuestión —dijo el Director—. La cámara debe de estar bajo los terrenosaltos, la arista pedregosa al sur del bosque donde empieza a ascender hacia el camino deEton22. Cerca de donde vivía Storey. Allí es donde tienen ustedes que buscar primero lapuerta blanca de Jane. Sospecho que debe de dar a la carretera. O si no a esta otracarretera (mire el mapa), esta amarilla que corre hacia la encrucijada de Cure Hardy.

—Podemos estar allí dentro de media hora —dijo Dimble conservando todavía la manode su mujer entre las suyas. Todos los reunidos en aquella estancia sentían la excitaciónde los momentos que preceden a una batalla.

—Supongo que tendrá que ser esta noche, ¿no? —preguntó Mrs. Dimble un pocoavergonzada.

—Temo que sí, Margaret —repuso el Director—. Cada minuto es precioso. Habremosprácticamente perdido la guerra si el enemigo se pone en contacto con él. Todo su plangira probablemente alrededor de esto.

—Desde luego, comprendo... Lo siento —dijo mistress Dimble.—¿Y cuál es el procedimiento a seguir? —preguntó Dimble, apartando su plato y

comenzando a llenar la pipa.—La primera cuestión es si está o no fuera —contestó el Director—. No parece

probable que la entrada del túnel haya estado oculta durante todos estos siglos sólo por elmontón de piedras. Y si es así, no estarán muy sueltas ahora. Puede necesitar horas parasalir de allí.

—Necesitará usted por lo menos dos hombres fuertes con picos... —comenzó a decirMacPhee.

—Es inútil, MacPhee —dijo el Director—, no le dejaré ir. Si la boca del túnel estáobstruida, todavía puede usted esperar aquí. Pero puede tener fuerzas que ignoramos. Siha salido, hay que buscar el rastro. Gracias a Dios, con esta noche el suelo estará llenode barro. Tienen ustedes que buscarlo.

—Si Jane va, señor —dijo Camilla—, ¿no podría ir yo también? Tengo más experienciaen estas cosas que... 22 Posiblemente hay un error de escritura en la edición en papel, figurando “Eton” en lugar de“Eaton”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (141)

C. S. Lewis

141

—Jane tiene que ir porque es el guía —dijo Ransom—. Tiene usted que quedarse encasa. Nosotros, aquí, somos todo lo que queda de Logres. Lleva usted su futuro en elcuerpo. Como le decía, Dimble, debe usted buscarlo. No creo que pueda haber ido muylejos. El país será, desde luego, absolutamente irreconocible para él, incluso a la luz deldía.

—¿Y... y si lo encontramos, señor?—Por eso debe ser usted, Dimble. Sólo usted conoce la Gran Lengua. Si había poder

eldílico tras la tradición que representa, puede entenderla. Incluso si no la entiende, creoque la reconocerá. Esto le dirá que está hablando con Maestros. Es fácil que crea quepertenece usted a Belbury..., a sus amigos. En este caso, debe traerlo aquí en el acto.

—¿Y en caso contrario?—Entonces es cuando debe usted usar de la fuerza. Es el momento de peligro. No

sabemos cuáles eran las fuerzas de que disponían los viejos círculos atlánticos; esprobable que estuviesen protegidos por una especie de hipnotismo. No tenga miedo; perono le permita usar de ningún truco. Tenga la mano en el revólver. Usted también,Denniston.

—Yo valgo mucho con un revólver en la mano —dijo MacPhee—. ¿por qué, en nombredel sentido común...?

—No puede usted ir, MacPhee —dijo el Director—. Lo dormiría a usted en diezsegundos. Los otros están fuertemente protegidos, pero usted no. ¿Comprende, Dimble?El revólver en la mano, una plegaria en los labios y la mente fija en Maleldil. Entonces, sise resiste, conjúrelo.

—¿Qué tengo que decirle en la Gran Lengua?—Dígale que va usted en nombre de Dios, de los ángeles y del poder de los planetas

de parte de uno que está sentado hoy en el sitio de Pendragón, y ordénele que leacompañe. Repítalo ahora.

Y Dimble, que había permanecido sentado con el rostro bajo y pálido, entre los rostrospálidos de las dos mujeres, con la vista fija sobre la mesa, levantó la cabeza, y grandesmonosílabos que resonaban como castillos salieron de su boca. Al oírlos, Jane sintió sucorazón saltar y estremecerse. Todo lo demás de la habitación parecía estarintensamente tranquilo; incluso el oso y el gato, permanecían inmóviles, mirando fijamentea Dimble. La voz no recordaba la de Dimble; parecía que las palabras fuesenpronunciadas a través de él desde una remota distancia, o como si no fuesen en realidadpalabras, sino presentes manifestaciones de Dios, de los planetas y del Pendragón.Porque aquel era el lenguaje hablado antes de la Caída, y más allá de la Luna, y lossignificados no eran dados a las sílabas al azar, al arte o a la tradición, sinoauténticamente inherentes a ellas como la forma del gran Sol es inherente a la gota deagua. Era el Lenguaje en esencia, como la primera manifestación de Maleldil al emergerde la plata viva de la estrella que en la Tierra llamamos Mercurio y Viritrilbia en el CieloProfundo.

—Gracias —dijo el Director en inglés; y de nuevo el cálido ambiente doméstico de lacocina reinó en la estancia—. Si viene con usted, todo está perfectamente. Si no...Entonces, Dimble, debe usted confiar en su cristianismo. No intente truco alguno. Digausted su oración y permanezca con su voluntad fija en la voluntad de Maleldil. No sé loque hará. Pero manténgase firme. No puede usted perder su alma, ocurra lo que ocurra,por lo menos por alguna de sus acciones.

—Bien —dijo Dimble—. Comprendo.Hubo una larga pausa. Después, el Director prosiguió:—No se inquiete usted, Margaret. Si matan a Cecil no nos quedará a ninguno de

nosotros muchas horas de vida. Será una separación más corta de la que hubiera ustedpodido esperar de la Naturaleza, Y ahora caballeros —añadió—, tienen ustedes algún,tiempo para decir sus oraciones y despedirse de sus esposas. Son las ocho

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (142)

Esa Horrenda Fortaleza

142

aproximadamente. ¿Qué les parece reunimos aquí a las ocho y media, dispuestos apartir?

—Muy bien —contestaron varias voces.Jane quedó en la habitación con Mrs. Maggs, MacPhee, el Director y los animales.—¿Se siente usted bien, muchacha? —preguntó Ransom.—Creo que sí, señor —repuso Jane. Su estado mental era difícil de analizar. Su

expectación había llegado al máximo; algunas veces la hubiera poseído el terror de no serpor el júbilo, y otras el júbilo de no ser por el terror. Era una tensión absorbente deexcitación y obediencia. Todo el resto de su vida parecía pequeño y vulgar comparadocon aquel momento.

—¿Se somete usted a la obediencia de Maleldil? —preguntó el Director.—Señor —dijo Jane—, no sé nada de Maleldil. Pero me someto a la obediencia de

usted.—Es bastante de momento —repuso el Director—. Esta es la cortesía del Cielo

Profundo; que cuando se tiene buena intención, Él siempre considera que se ha obradomejor de lo que uno pensaba. Pero no bastaría para siempre. Es muy celoso. Al final noquiere que se sea de nadie más que de Él. Pero para esta noche es bastante.

—Todo esto es la locura más grande que he oído en mi vida —dijo MacPhee.

Once - Empieza la batalla

I

—NO veo nada —dijo Jane.—La lluvia estropea el plan —dijo Dimble desde el asiento trasero—. ¿Es esta la

carretera de Eaton, Arthur?—Creo que sí... Sí, allí está el fielato —dijo Denniston, que conducía.—Pero, ¿a qué vamos? —dijo Jane—. No veo nada, ni aun bajando el cristal. Debemos

de haber pasado de largo no se cuántas veces. El único sistema es bajar y caminar.—Creo que tiene razón —dijo Denniston.—Oiga —exclamó Jane súbitamente—, ¡mire! ¡mire! ¿Qué es aquello? ¡Pare!—No veo ninguna puerta blanca —dijo Denniston.—¡Oh, no es eso! —exclamó Jane—. Miren hacia allá.—No veo nada —repuso Dimble.—¿Se refiere usted a aquella luz? —dijo Denniston.—Sí, desde luego, es la hoguera.—¿Qué hoguera?—La luz, la hoguera en la hondonada del bosque. Lo había olvidado. Sí, lo sé; no se lo

he dicho a Grace ni el Director. Había olvidado esta parte de mi sueño hasta estemomento. Así fue como terminó. Era la parte más importante, realmente... Allí fue dondelo encontré... A Merlín, ya sabe. Estaba sentado al lado de una hoguera, en unbosquecillo. Cuando salí del subterráneo. ¡Oh, pronto, pronto!

—¿Qué cree usted, Arthur? —preguntó Dimble.—Creo que debemos ir donde Jane nos lleve —contestó Denniston.—¡Oh, aprisa, aprisa! —exclamó Jane—. Aquí hay una puerta. ¡Pronto! No tenemos

más que cruzar el campo.Los tres atravesaron la carretera y, abriendo la puertecilla, entraron en el campo.

Dimble no decía nada. Estaba interiormente agitado bajo la impresión y la vergüenza delespantoso terror que se había apoderado de él. Acaso tuviese una idea más clara de loque podía ocurrir cuando llegasen al sitio.

Jane, como guía, iba delante, y Denniston al lado de ella, dándole el brazo, iluminando

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (143)

C. S. Lewis

143

de vez en cuando el suelo desigual con su linterna. Dimble iba a la retaguardia. Nadietenia ganas de hablar.

El paso de la carretera al campo fue como si hubiesen salido del estado de vigilia a unmundo fantasmagórico. Todo estaba más obscuro, mas húmedo, más imponderable. Elmenor declive daba la sensación de precipitarse hacia un abismo. Seguían un sendero allado de un seto; húmedos y agudos tentáculos parecían agarrarse a ellos a medida queavanzaban. Cuando Denniston encendía su linterna, la parte iluminada por el círculo deluz (matas de hierba, surcos llenos de agua, hojas amarillas arrancadas que se agarrabantodavía a las ramitas húmedas y negras y, alguna vez, los fuegos verdiamarillentos de losojos de algún animal) tenía un aspecto más vulgar del que hubieran debido tener; como sien el momento de ser expuesta a la luz adoptase algún disfraz del que se despojaría encuanto volviese a su ambiente de tinieblas. Parecían también curiosamente pequeños;pero cuando la luz se apagaba, la obscuridad fría y ruidosa adquiría proporcionesenormes.

El miedo que Dimble había experimentado desde el principio comenzaba a infiltrarse enla mente de los otros a medida que avanzaban, como el agua que invade la proa de unbarco al dar un fuerte cabeceo. Comprendían que en realidad no habían creído en Merlínhasta entonces. Creyeron haber creído lo que les dijo el Director en la cocina, pero sehabían equivocado. La impresión tenía que producirse todavía. Allí, sólo allí, con aquelfuego rojo vacilante delante de ellos y las tinieblas alrededor, empezaban realmente aaceptar como un hecho aquella cita con algo muerto que no estaba muerto, algoexhumado, sacado de las entrañas de la tierra, del sombrío pozo de la historia que sedeslizaba entre los antiguos romanos y los albores de Inglaterra. “Las Eras Sombrías”,pensó Dimble. ¡Con qué ligereza solían leerse y escribirse estas palabras! Pero ahoraiban a penetrar directamente en lo Sombrío. Era una era, no un hombre, lo que lesaguardaba en aquella pavorosa hondonada.

Y súbitamente toda aquella Inglaterra que durante tanto tiempo le había sido tanfamiliar cuando estudiante se elevó ante él como una cosa sólida. Lo veía todo claro. Laspequeñas ciudades en decadencia eran vestigios de la antigua Roma, lugares cristianoscomo Camalodunum, Kaerleon, Glastonbury; una iglesia, una o dos villas, un puñado decasas, algunas murallas... Y después, comenzando escasamente a un tiro de piedra delas puertas de la ciudad, los bosques húmedos, inmensos, intrincados, tapizados por losdetritos acumulados de incontables otoños que dejaron caer sus hojas antes de queInglaterra fuese una isla: zorros que aullaban, castores que construían, grandes pantanosprofundos, tenues cuernos y tambores, ojos que atisbaban en la espesura, ojos dehombres no solamente prerromanos y prebritánicos, sino seres antiguos, desgraciados ydesposeídos, que se convertían en los duendes y los ogros de la posttradición. Pero peorque las selvas eran los espacios abiertos. Pequeñas fortalezas de reyes anónimos.Reuniones y conjuraciones de los druidas. Casas cuya argamasa había sido mezcladaritualmente con sangre de niño. Habían tratado de hacerle esto a Merlín. Y ahora todaaquella era, horriblemente contrahecha, arrancada de su lugar y de su tiempo, obligada avolver y a avanzar a través de todas sus actuaciones con redoblada monstruosidad, ibaacercándose a ellos, y dentro de pocos instantes los recibiría en su seno.

Entonces tuvieron un tropiezo. Se habían metido directamente en un espeso seto, yperdieron un minuto desenredando el cabello de Jane con el auxilio de la linterna.Llegaron al extremo de un campo. El resplandor del fuego, que seguía aumentando ydisminuyendo alternativamente de intensidad, era apenas visible desde allí. Lo único quepodían hacer era buscar un portillo o un hueco por donde pasar. Tuvieron que caminarbastante hasta encontrar uno. Era un portillo que no podía abrirse; y, cuando consiguieronllegar al otro lado después de pasar por encima de él, se metieron en el agua hasta eltobillo. Durante algunos minutos, trepando suavemente por una pendiente, permanecieronfuera de la vista del fuego, y, cuando reapareció, se hallaba hacia la izquierda y mucho

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (144)

Esa Horrenda Fortaleza

144

más lejos de lo que ninguno de ellos hubiera creído.Hasta entonces Jane apenas había pensado en lo que podía presentarse ante ellos.

Mientras caminaban comprendió claramente el verdadero significado de la escena de lacocina. El Director había mandado a los dos hombres a despedirse de sus esposas. Loshabía bendecido a todos. Era probable, pues, que todo aquello —aquel tambalearse enmedio de la noche obscura por un campo lleno de agua— significase la muerte. LaMuerte, aquello de que se oye siempre hablar (como del Amor) y sobre la que escribenlos poetas. Esto era, pues, lo que iba a suceder. Pero éste no era el punto esencial. Janetrataba de representarse la muerte bajo la nueva luz de todo lo que había oído desde quesalió de Edgestow. No sentía ya el menor resentimiento contra el Director por sutendencia a disponer de ella, a entregarla, en cierto sentido, a Mark, y en otro sentido aMaleldil; nunca, bajo ningún concepto, a sí mismo. Lo aceptaba. Y en Mark pensaba poco,porque pensar en él aumentaba considerablemente sus sensaciones de piedad y culpa.Pero respecto a Maleldil... Hasta entonces no había pensado tampoco en Maleldil. Nodudaba de la existencia de los eldiles ni de la de aquel ser más obscuro y fuerte a quienesobedecían..., a quien el Director obedecía, y con él todo el personal de la casa, inclusoMacPhee. Si alguna vez se le hubiese ocurrido preguntarse si todos aquellos hechospodían ser la realidad detrás de la cual se ocultaba aquello que le enseñaron en el colegiocon el nombre de “religión”, habría alejado el pensamiento de su mente. La distancia entreestas dos alarmantes y efectivas realidades y el recuerdo, digamos, de la obesa Mrs.Dimble rezando sus oraciones, era demasiado vasta. Las cosas pertenecían, a su manerade ver, a dos mundos diferentes. Por una parte, terrores y sueños, el éxtasis de laobediencia, la luz tenue y el sonido que salía de debajo de la puerta del Director, y la granlucha contra un peligro inminente; por otra, el olor de los bancos de la iglesia, laslitografías del Salvador con su rostro inexpresivo, la molestia de la confirmación, lanerviosa afabilidad de los curas. Pero esta vez, si realmente se trataba de la muerte, laidea no tenía que ser dejada de lado. Porque, realmente, parecía ahora que casi todoaquello podía ser verdad. El mundo se había convertido en una cosa completamentedistinta de lo que había esperado. La vieja valla que los separaba había sidocompletamente destrozada. Podía encontrarse dentro de ella por cualquier motivo.Maleldil podía ser, sencilla y cruelmente, Dios. Podía haber una vida después de lamuerte; un Cielo, un Infierno. La idea brilló en su cerebro como una chispa que cae en unmontón de virutas, y un segundo más tarde, como las virutas, toda su mente ardía losuficiente para que este ardor, pudiese lanzar todavía un grito de protesta. “¡Oh, esto esinsoportable!... Hubieran debido decírmelo”. En aquel momento no se le ocurrió siquieradudar de que si tales cosas existían debían serle total e inmutablemente adversas.

—Mire, Jane —dijo Denniston—. Allí hay un árbol.—Creo..., creo que es una vaca —dijo Jane.—No. Es un árbol. Mire. Allí hay otro...—¡Ssss! Es el bosquecillo de Jane. Estamos cerca ya —dijo Dimble.Ante ellos se alzaba una cuesta de unas veinte yardas, y al final formaba de nuevo un

borde contra el fuego. Veían ya el bosque muy claramente, así como sus rostros, blancosy desencajados.

—Avanzaré primero —dijo Dimble.—Admiro su valor —dijo Jane.—¡Ssss! —hizo Dimble de nuevo.Avanzaron lentamente hacia el borde y se detuvieron. A sus pies, un gran fuego de

leña ardía al fondo de una pequeña cañada. Había matorrales alrededor, cuyas sombrascambiantes, a medida que las llamas aumentaban y disminuían, impedían ver claramente.Más allá del fuego parecía haber una especie de basta tienda de campaña hecha controzos de lona, y a Denniston le pareció ver un carro volcado. Más cerca, entre ellos y elfuego, se veía claramente una marmita colgada.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (145)

C. S. Lewis

145

—¿Hay alguien ahí? —susurró Dimble a Denniston.—No sé. Esperemos un poco.—¡Mire! —exclamó Jane súbitamente—. ¡Allí! Cuando la llama se aparta...—¿Qué? —dijo Dimble.—¿No lo ha visto usted?—No he visto nada.—He creído ver un hombre —dijo Denniston.—Yo he visto un vulgar vagabundo —dijo Dimble—. Es decir, un hombre vestido a la

moderna.—¿Qué aspecto tenía?—No lo sé.—Tenemos que ir allá abajo —dijo Dimble.—¿Se puede ir abajo? —preguntó Denniston.—Por aquí, no —repuso Dimble—. Parece que hay una especie de sendero que baja

por allí, a la derecha. Sigamos el borde hasta que encontremos la entrada.Hablaban en voz baja, y los chasquidos del fuego eran el ruido dominante, porque la

lluvia parecía amainar. Cautelosamente, como la tropa que teme ser vista por el enemigo,comenzaron a avanzar por el borde de la hondonada, ocultándose detrás de los árboles.

—¡Alto! —susurró Jane súbitamente.—¿Qué pasa?—Hay algo que se mueve.—¿Dónde?—Allí. Muy cerca.—No oigo nada.—Ahora no lo veo.—Avancemos.—¿Cree usted todavía que hay algo, Jane?—Todo está tranquilo ahora. Pero había algo.Avanzaron unos pasos más.—¡Ssss! —dijo Denniston—. Jane tiene razón. Hay algo...—¿Puedo hablar? —dijo Dimble.—Espere un momento —dijo Denniston— Está aquí... ¡Mire!... ¡Maldita sea, no es más

que un asno viejo!—Es lo que les he dicho —dijo Dimble—. Debe de ser un gitano; un calderero o algo

por el estilo. Aquí está su asno. No obstante, debemos seguir adelante.Avanzaron. Pocos momentos después bajaban por un estrecho sendero cubierto de

hierba que rodeaba la hondonada, hasta llegar al fondo de ella; el fuego no estaba yaentre ellos y la tienda.

—Allí está —dijo Jane.—¿Lo ve usted? —preguntó Dimble—. No tengo tan buena vista como usted.—Lo veo muy bien —repuso Denniston—. Es un vagabundo. ¿No lo ve usted, Dimble?

Es un hombre viejo, con una barba hirsuta, vestido con los restos de una capa y unospantalones negros. ¿No ve usted su pie izquierdo y su dedo gordo un poco en el aire?

—¿Aquello? —dijo Dimble—. Creí que era un poste. Tiene usted mejor vista que yo.¿Ve usted realmente un hombre, Arthur?

—Pues... creí verlo, sí. Pero no estoy seguro ya. Creo que tengo los ojos cansados.Está sentado, inmóvil. Si es un hombre, está dormido.

—O muerto —dijo Jane con un súbito estremecimiento.—Bueno —dijo Dimble—. Bajemos.Y en menos de un minuto, los tres bajaron a la cañada y llegaron al lado del fuego. Allí

estaba la tienda; dentro había un miserable vestigio de lecho un plato de estaño, algunascerillas en el suelo y la boquilla de una pipa, pero no vieron hombre alguno.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (146)

Esa Horrenda Fortaleza

146

II

—Lo que no comprendo, Wither —dijo el “Hada” Hardcastle—, es por qué no me dejausted ensayar mi sistema con el muchacho. Tiene usted unas ideas tan mezquinas...Perseguirlo por lo del crimen, detenerlo, dejarlo toda la noche en la cárcel para quereflexione... ¿Por qué pierde usted el tiempo con cosas que pueden surtir efecto y puedenno surtirlo..., cuando veinte minutos de mi tratamiento le harían cambiar de manera depensar? Conozco a mi hombre.

Miss Hardcastle estaba hablando con el Director en su despacho, sobre las diez deaquella misma noche de lluvia. Se hallaba presente una tercera persona, el profesorFrost.

—Le aseguro a usted, miss Hardcastle —dijo Wither fijando la vista, no en ella, sino enla frente de Frost—, que no debe usted dudar de que sus puntos de vista en este asunto,como en cualquier otro, recibirán siempre plena consideración. Pero este es uno de loscasos en los que, por decirlo así, toda grave aplicación de interrogatorio coercitivo puedeser contraproducente.

—¿Por qué? —preguntó el “Hada” contrariada.—Debe usted perdonarme —repuso Wither— que le recuerde (no, desde luego, porque

suponga que olvida usted este punto, sino por puro formulismo) que es muy importanteaclarar las cosas, que necesitamos a esa mujer, es decir, que sería para nosotros de granvalor tener a Mrs. Studdock entre los nuestros, principalmente a causa de la extraordinariafacultad psíquica que posee. Al usar la palabra psíquica no me hago adepto,compréndalo, de ninguna teoría determinada.

—¿Se refiere usted a esos sueños?—Es muy dudoso —dijo Wither— cuál sería el efecto que podría producir sobre ella si

al traerla aquí por la fuerza hallase a su marido... en la condición marcadamente anormal(si bien, sin duda alguna pasajera) que tenemos que suponer sería resultado de suscientíficos procedimientos interrogatorios. Correríamos el riesgo que experimentase unaprofunda perturbación emocional. La facultad puede desaparecer, por lo menos durantelargo tiempo.

—No tenemos todavía el informe del Mayor Hardcastle —dijo el profesor Frostpausadamente.

—No hay gran cosa —repuso el “Hada”—. Lo seguimos hasta el “Northumberland”.Sólo tres personas posibles salieron del Colegio después que él: Lancaster, Lyly y Dimble.Lancaster es cristiano y un hombre muy influyente. Forma parte de la Lower House ofConvocation. Está muy relacionado con la Repton Conference. Está mezclado conmuchas altas familias clericales. Y ha escrito una serie de libros. Tiene verdaderainfluencia en su esfera. Lyly es un tipo de la misma clase, pero con menos espírituorganizador. Como recordarán ustedes, hizo mucho daño en aquella comisiónreaccionaria acerca de la Educación, el año pasado. Los dos son hombres peligrosos.Son gente de esa que lleva las cosas hasta el fin, jefes naturales del otro partido. Dimblees completamente diferente. Excepto que es cristiano, no hay realmente gran cosa contraél. Es puramente académico. No creo que su nombre sea muy conocido, salvo de losotros profesores de su especialidad. No es el tipo que llega a hombre público. No espráctico... Estaría demasiado lleno de escrúpulos para serles útil. Los otros saben algunascosas. Lancaster, en particular. En realidad, es un hombre al cual podríamos dar un sitioentre nosotros si profesase las opiniones debidas.

—Debería usted decirle al Mayor Hardcastle que conocemos ya la mayoría de estoshechos —dijo e! profesor Frost.

—Quizá —dijo Wither—, en vista de que es tarde (no queremos sobrecargar susenergías, miss Hardcastle), podríamos seguir analizando la parle narrativa de su informe.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (147)

C. S. Lewis

147

—Bien —dijo el “Hada”—, tenía que seguirlos a los tres, con los recursos de quedisponía de momento. Comprenderán ustedes que sólo se debió a la suerte el que viera aStuddock emprender el camino de Edgestow. Había estallado una bomba. La mitad de migente estaba ya ocupada con el asunto del hospital. Tenía que echar mano de todo el queencontraba. Aposté un centinela y seis hombres más fuera de la vista del Colegio, depaisano, desde luego. En cuanto Lancaster salió, les dije a los tres mejores que no loperdieran de vista. Hace media hora, he recibido un telegrama de ellos desde Londres,donde Lancaster fue en tren. Podemos estar sobre la pista de algo. Lyly dio un trabajo detodos los diablos. Al parecer, fue a ver lo menos a quince personas de Edgestow. Lastenemos todas anotadas. Mandaré a dos de mis muchachos a hablar con él. Dimble salióel último. Hubiera querido mandar a mi último hombre que lo siguiera, pero en aquelmomento recibí una llamada del capitán O'Hara que quería otro coche. Entonces decidídejar que se fuese Dimble aquella noche, y mandé a mi hombre con el único coche quetenía. De Dimble podemos apoderarnos cuando queramos. Va al Colegio regularmentecada día; y es realmente una nulidad.

—No acabo de entender —dijo Frost— cómo no dejó usted a alguien dentro delColegio para ver por qué escalera salía Studdock.

—A causa de su maldito Comisario de Urgencia —dijo el “Hada”—. No se nos permiteahora entrar en los Colegios, si quiere usted saberlo. Ya dije a su debido tiempo queFeverstone no era el hombre indicado. Está tratando de hacer un doble juego. Está connosotros contra la población, pero cuando se trata de estar contra nosotros por laUniversidad, es inabordable. Fíjese en lo que le digo, Wither: tendrá usted disgustos conél todavía.

Frost miró al Director.—Me guardaré muy mucho de negar —dijo Wither—, sin por esto cerrar mi criterio a

otras posibles explicaciones, que algunas de las medidas tomadas por lord Feverstone nohan sido muy oportunas. Sería para mí indeciblemente doloroso suponer que...

—¿Necesitamos retener al Mayor Hardcastle? —preguntó Frost.—¡Bendita sea mi alma —exclamó Wither—, cuánta razón tiene usted! Por poco olvido,

mi querida amiga, cuan cansada debe usted de estar y cuan precioso es su tiempo.Debemos tratar de consagrarla a usted exclusivamente a este género de trabajo en elcual se ha revelado usted indispensable. No debe permitirnos que abusemos de su buencarácter. Hay una cantidad de trabajo rutinario y enojoso del cual es más que razonableque sea usted excusada. —Se levantó y le abrió la puerta.

—¿No cree usted —dijo el “Hada”— que debería dejar que los muchachos seentendiesen sólo un poco con Studdock? Quiero decir que me parece absurdo tomarsetantas molestias por averiguar una dirección...

Y súbitamente, mientras Wither seguía de pie con la mano en el picaporte de la puerta,cortés, paciente y sonriente, toda expresión se desvaneció de su rostro. Sus labiospálidos, lo suficientemente abiertos para mostrar sus encías, su cabeza blanca y rizada,los ojos con bolsas, dejaron de tener la menor expresión. Miss Hardcastle tuvo laimpresión de que la estaba mirando una simple máscara de carne y piel. Un momentodespués se había marchado.

—Me pregunto —dijo Wither sentándose de nuevo— si no damos demasiadaimportancia a mistress Studdock.

—Obramos en cumplimiento de la orden del 14 de octubre —dijo Frost.—¡Oh!, no es que lo pusiese en duda... —dijo Wither con un gesto implorante.—Permítame que le recuerde los hechos —dijo Frost—. Las autoridades tuvieron

acceso a la mente de la muchacha sólo durante un corto espacio de tiempo.Inspeccionaron sólo un sueño importante, un sueño que reveló, aun con algunasincongruencias, un elemento esencial para nuestro programa. Esto nos puso en guardia, ypensamos que si esa mujer caía en manos de alguna persona mal intencionada que

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (148)

Esa Horrenda Fortaleza

148

supiese cómo explotar su facultad, podría constituir para nosotros un grave peligro.—¡Oh!, seguro, seguro... No he intentado jamás negar...—Este es el primer punto —dijo Frost interrumpiéndole—. El segundo es que su mente

se volvió opaca para nuestras autoridades casi inmediatamente después. En el estadoactual de nuestra ciencia, sólo conocemos una causa para que esto ocurra. Sucedecuando la mente en cuestión se ha colocado, por alguna elección voluntaria, por vaga quefuese, bajo el control de algún organismo hostil. La ocultación por consiguiente, al mismotiempo que nos veda el acceso a sus sueños, nos dice que ha caído, de una forma u otra,bajo la influencia del enemigo. Esto es por si sólo un grave peligro. Pero significa tambiénque encontrarla a ella representa probablemente descubrir el cuartel general de nuestrosenemigos. Es probable que miss Hardcastle tenga razón al pretender que la torturainduciría a Studdock a revelarnos el paradero de su mujer. Como ha hecho ustedobservar, un cerco de su cuartel general, una detención, y la revelación de la presencia desu marido aquí, en el estado en que lo habría dejado la tortura, produciría unascondiciones psicológicas en la mujer que podrían destruir su facultad. Esto frustraría porconsiguiente uno de los propósitos por los cuales queremos apoderarnos de ella. Esta esla primera objeción. La segunda es que un ataque al cuartel general enemigo es muyarriesgado. Tienen casi seguramente un protección de un género para el que no estamospreparados para enfrentarnos. Y finalmente, este hombre puede no saber el paradero desu mujer. En este caso...

—¡Oh! —exclamó Wither—, no hay nada en el mundo que deplorase másprofundamente. El interrogatorio científico (no puede admitir la palabra “tortura” en estesentido), en casos en que el paciente ignora lo que se pregunta, es un error fatal. Comohumanos, ninguno de nosotros osaría ir hasta... y entonces, si se sigue adelante, elpaciente, naturalmente, no reacciona... y si uno se detiene, incluso el practicante másexperimentado tiene la obsesión de que, después de todo, tal vez supiera... En amboscasos es siempre insatisfactorio.

—No hay; en realidad, ningún sistema de incrementar nuestras instrucciones, salvoinduciendo a Studdock a traer aquí voluntariamente a su mujer.

—O bien —dijo Wither un poco más soñadoramente que de costumbre—, si fueseposible, incluyendo en él un afecto mucho más profundo a nuestra causa que el que hamostrado hasta ahora. Hablo, mi querido amigo, de un cambio completo hecho de todocorazón.

Frost abrió ligeramente su ancha boca, mostrando sus blancos dientes.—Esto —dijo— es una subdivisión del plan de que estaba hablando. Decía que debe

ser inducido a mandar a buscar voluntariamente a su mujer. Esto, desde luego, puedehacerse de dos maneras: o facilitándole algún motivo de tipo instintivo, como el temorhacia nosotros o el deseo de ella, o bien, poniéndolo en condiciones de identificarse tancompletamente con la Causa que comprenda el verdadero motivo que tenemos paraasegurarnos de su persona y obrar sobre ella.

—Exacto, exacto —dijo Wither—. Sus expresiones son, como siempre, un pocodiferentes de las que usaría yo, pero...

—¿Dónde está ahora Studdock? —dijo Frost.—En una de las celdas del otro lado.—¿Bajo la impresión de que ha sido detenido por la policía oficial?—No podría contestarle. Presumo que si. La cosa, de todos modos, quizá no cambie

mucho.—¿Y qué se propone usted hacer?—Hemos pensado dejarlo varias horas solo, a fin de permitir que tengo tiempo de

madurar los resultados psicológicos de la detención... Me he aventurado (desde luego,con toda clase de consideraciones humanitarias) a contar con la influencia de ciertomalestar físico... Quizá no habría comido, ¿comprende? He dado instrucciones de que

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (149)

C. S. Lewis

149

vaciasen sus bolsillos. No quisiéramos que el pobre muchacho calmase fumando latensión nerviosa que hubiese experimentado... Deseamos que su mente no pueda contarexclusivamente más que con sus propios recursos.

—Desde luego. Y después ¿qué?—Pues... supongo que algún interrogatorio. Este es un punto sobre el cual me gustaría

saber su opinión. Me refiero a si debo, personalmente, aparecer desde el principio. Meinclino a creer que la apariencia de interrogatorio por parte de la policía ordinaria debe sermantenido algún tiempo más. Después, como última fase, vendrá el descubrimiento deque sigue todavía en nuestras manos. Es muy probable que al principio, durante algunosminutos, interprete erróneamente este descubrimiento. Será conveniente darle acomprender que esto no lo libra lo más mínimo de... de las molestias consecuentes a lamuerte de Hingest. Preveo que después de esto comprenderá que es inevitable su plenaidentificación con el Instituto...

—¿Y entonces le pedirá usted nuevamente que traiga su mujer?—No pienso hacer nada parecido —dijo Wither—. Si me está permitido decirlo así, una

de las desventajas de la extrema simplicidad y exactitud con que usted hablahabitualmente (pese a lo mucho que todos lo admiramos) es que no deja lugar a sutilesmatices. Yo hubiera confiado más bien en una espontánea explosión de confianza porparte del muchacho. Algo como una demanda directa...

—La debilidad del plan —dijo Frost— es que se basa usted enteramente en el miedo.—Miedo... —repitió Wither, como si no hubiese oído pronunciar nunca aquella

palabra—. No sigo bien la relación de ideas. Me es difícil creer que sigue usted lasugestión opuesta hecha una vez, si mal no recuerdo, por miss Hardcastle.

—¿Cuál era?—Pues... si no comprendí mal, pensaba tomar ciertas medidas científicas para

conseguir que la compañía de su esposa fuese a los ojos del muchacho más deseableque de costumbre... Algunos de los recursos científicos...

—¿Se refiere usted a un afrodisíaco?Wither suspiró ligeramente y no contestó.—Es absurdo —dijo Frost—. Bajo la influencia de un afrodisíaco, el hombre no se

vuelve hacia su mujer. Pero, como decía, creo que es un error contar únicamente con lainfluencia del miedo. He observado, a través de cierto número de años, que susresultados son imprevisibles, especialmente cuando el miedo es complejo. El pacientepuede llegar a tener demasiado miedo para moverse, incluso en el sentido deseado. Sidebemos desesperar de traer aquí a esa mujer por la buena voluntad de su esposo,debemos usar la tortura y aceptar las consecuencias. Pero hay otras alternativas. Una deellas es el deseo.

—Creo que no le entiendo bien. Ha rechazado usted la idea de toda influencia médicao química.

—Pensaba en deseos más fuertes.Ni en aquel momento de la conversación ni en ningún otro, miró el Director muchas

veces frente a frente a Frost; sus ojos, como de costumbre, vagaban por la habitación ose fijaban en objetos distantes. Algunas veces, los cerraba. Pero o Frost o Wither —seríadifícil decir cuál de los dos— habían ido moviendo sus sillas de manera que en aquelmomento sus rodillas casi se tocaban.

—He tenido una conversación con Filostrato —dijo Frost con su voz clara y pausada—.He empleado expresiones que debieran exponerle claramente el sentido de lo que queríadecir, por poco que tuviese idea de la verdad. Su primer ayudante, Wilkins, estabapresente también. La verdad es que ninguno de los dos está interesado. Lo que lesinteresa es haber conseguido, según creen, conservar la Cabeza con vida y hacerlahablar. Lo que dice, en realidad, no les interesa. No sienten la menor curiosidad por eltema de que habla. Llegué más lejos. Suscité cuestiones relativas a su forma de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (150)

Esa Horrenda Fortaleza

150

conciencia, sus fuentes de información. No contestaron.—Propone usted, si comprendo bien —dijo Wither—, un movimiento hacia Mr.

Studdock siguiendo esta línea de conducta. Si mal no recuerdo, rechazó usted el miedobasándose en que sus efectos no podían ser previstos con la exactitud que sería dedesear. Pero, ¿puede contarse mucho más con el método que ahora preconiza? Creoinútil decir que comprendo perfectamente que la gente de buen sentido tiene queexperimentar un cierto desengaño ante unos colegas como Filostrato y su subordinadoMr. Wilkins.

—Este es el punto grave —dijo Frost—. Es necesario ponerse en guardia contra elerror de suponer que el dominio político y económico de Inglaterra por parte del I.N.E.C.es algo más que un objeto secundario; lo que realmente nos preocupa son los individuos.Un grupo duro e inmutable de individuos realmente adictos a la misma causa quenosotros: esto es lo que necesitamos y lo que, efectivamente, tenemos órdenes deprocurar. Hasta ahora no hemos conseguido meter mucha gente dentro... realmentedentro.

—¿No hay noticias todavía del Bosque de Bragdon?—No.—¿Y cree usted realmente que Studdock puede ser un hombre indicado?—No debe usted olvidar —repuso Frost— que su valor no reside únicamente en la

clarividencia de su esposa. La pareja es eugenésicamente interesante. Y, en segundolugar, creo que puede no ofrecer resistencia. Las horas de miedo en la celda, y despuésuna llamada a sus deseos que suprima el temor, tienen que producir casi con certezaefecto sobre una naturaleza como la suya.

—Desde luego —dijo Wither—, nada es tan deseable como la mayor unidad posible.No sospechará usted que no dé el valor debido a este aspecto de sus órdenes. Todonuevo individuo traído a esta unidad será una fuente de la más intensa satisfacción para...todos los afectados. Deseo que nos una el lazo más estrecho posible. Quisiera unainterpenetración de personalidades tan cercana, tan irrevocable, que casi trascendiese laindividualidad. No dudará usted que abriría mis brazos para recibir, para absorber, paraasimilar a ese muchacho.

Estaban ahora sentados tan cerca uno de otro que sus rostros casi se tocaban comolos de dos amantes que estuviesen a punto de besarse. Los lentes de Frost brillaban a laluz haciendo sus ojos invisibles; sólo su boca, con una sonrisa crispada, revelaba suexpresión, Wither tenía la boca abierta, con el labio inferior colgando y los ojos húmedos,todo su cuerpo parecía haberse desplomado sobre la silla como si las fuerzas le hubiesenabandonado. Un desconocido hubiera creído que había estado bebiendo. Entonces, sushombros empezaron a estremecerse gradualmente y acabó echándose a reír. Frost no serió, pero su sonrisa iba haciéndose gradualmente más radiante y al propio tiempo másfría, y extendiendo su mano dio unos golpecitos en la espalda de su colega. Súbitamente,en el silencio de la habitación se oyó un fuerte golpe. El Who's Who había caído de lamesa y rodado por el suelo, al mismo tiempo que, con su súbito movimiento convulsivo,los dos hombres se arrojaban uno sobre otro y se desplomaban balanceándose de unlado a otro, fundidos en un abrazo del cual ambos luchaban por desasirse. Y mientras sebalanceaban y arañaban el suelo con las manos y las uñas, resonó débil y agudo alprincipio, pero creciendo gradualmente en intensidad, un ruido estridente que al finalparecía una parodia más animal que senil de la risa.

III

Cuando, al ser sacado del furgón de la policía, Mark se encontró en la obscuridad ybajo la lluvia, y dos agentes de policía le metieron en una habitación intensamenteiluminada donde por fin quedó solo, no tenía la menor idea de hallarse en Belbury. Ni le

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (151)

C. S. Lewis

151

hubiera importado gran cosa saberlo, porque desde el momento en que fue detenidohabía ya desesperado de su vida. Sería ahorcado.

Hasta entonces no se había encontrado nunca cerca de la muerte. Ahora, al mirar susmanos (porque las tenía frías y se las había estado frotando automáticamente), aparecióante él, como una idea totalmente nueva, que aquellas mismas manos, con sus cincouñas y la mancha amarilla de tabaco en el interior de su índice, penderían pronto a lolargo de un cadáver, y más tarde de un esqueleto. No sentía exactamente horror, a pesarde que en el terreno físico experimentaba una sensación de ahogo; lo que le hacía darvueltas al cerebro era lo descabellado de la idea. Aquello era algo increíble, y, noobstante, al mismo tiempo, completamente cierto.

Entonces vio súbitamente la imagen de los siniestros detalles de la ejecución,facilitados desde hacía mucho tiempo por miss Hardcastle. Aquello era demasiado fuertepara que su conciencia lo aceptase. Durante una fracción de segundo penetró en sumente, produciéndole un espantoso grito mental de agonía, y se desvaneció en unanebulosa. La muerte en sí acudió de nuevo a él como objeto digno de atención. Elproblema de la inmortalidad apareció ante sus ojos. No era que le interesase en absoluto.¿Qué tenía que ver con ello una vida póstuma? La felicidad en otro mundodesincorporado (no había pensado jamás en la felicidad) era totalmente indiferente a unhombre que iba a ser ahorcado. La muerte era lo importante. En todo caso, aquel cuerpo—tan esbelto, tembloroso, desesperadamente vívido, tan íntimo, tan suyo— iba a serconvertido en un cuerpo muerto. Si realmente existían las almas, no tenían nada que vercon aquello. La sofocante angustia dio a su cuerpo la visión de la materia con unaintensidad que excluía todo lo demás.

Al sentir aquella sensación de ahogo miró alrededor de la estancia en busca de algúnsigno de ventilación. Había, en efecto, una especie de enrejado en la puerta. Este y lapuerta eran los dos únicos puntos que podían atraer sus miradas. Todo lo demás eranblancas paredes, blanco techo, blanco suelo; sin una silla, ni una mesa, ni un libro, ni untrozo de madera saliente, y una fuerte luz blanca en el centro del techo.

Había en aquella estancia algo que le sugirió por primera vez la idea de que acasoestuviese en Belbury y no en una delegación ordinaria de policía. Pero el destello deesperanza ante esta idea fue sólo instantáneo. ¿Qué diferencia podía haber entre queWither y miss Hardcastle hubiesen decidido librarse de él entregándolo a la policíanacional, o lo liquidasen en privado, como sin duda alguna habían hecho con Hingest? Elsignificado de todos aquellos altibajos que experimentó en Belbury aparecía ahoraclaramente. Todos ellos eran sus enemigos, especulando sobre sus esperanzas ytemores para reducirlo a un completo servilismo, seguros de matarlo si se escapaba, yseguros de matarle también de todos modos cuando hubiese servido para el propósito alcual lo destinaban. Le parecía sorprendente haber podido pensar jamás otra cosa. ¿Cómopudo suponer que era posible conseguir una verdadera conciliación con aquella gente porcualquier cosa que hiciese?

¡Qué loco, qué infantil, absurdo, incauto loco había sido! Se sentó en el suelo, porquesentía sus piernas cansadas como si hubiese caminado veinte millas. ¿Por qué había idoa Belbury, en primer lugar? ¿No hubiera debido aquella primera entrevista con el Directorprevenirlo tan claramente, como si fuese transmitido por un megáfono impreso sobre uncartel en letras de seis pies de alto, que aquello era un mundo de complot contra complot,treta y zancadilla, mentiras y chanchullos, puñaladas traperas, asesinatos y despreciativasironías para el desgraciado loco que les servía de juguete? La ironía de Feverstone, el díaque lo había llamado “incurable romántico”, acudió de nuevo a su mente. Feverstone... Elfue quien le llevó a conocer a Wither. Al parecer, su locura databa de mucho antes.¿Cómo diablos había podido llegar a confiar en Feverstone, un hombre con una bocacomo un tiburón, de modales fofos, un hombre que no miraba nunca a la cara? Jane, oDimble, hubieran visto a través de él en el acto. Llevaba la palabra “falso” escrita en el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (152)

Esa Horrenda Fortaleza

152

rostro. Había nacido para embaucar polichinelas como Curry y Busby. Pero cuandoconoció a Feverstone no tenía a Curry y a Busby por dos polichinelas. Con extraordinariaclaridad, pero con renovado asombro, recordaba sus sentimientos respecto al ElementoProgresivo de Bracton cuando por primera vez fue admitido en su seno. Recordaba, másincrédulamente todavía, lo que experimentó cuando, siendo todavía muy joven, estabafuera de él; con que ansia y deseo contemplaba las cabezas de Busby y de Curryinclinadas una contra otra en la Sala Capitular, oyendo accidentalmente algún fragmentode frases de su susurrada conversación, fingiéndose a sí mismo, entretanto, estarabsorbido por la espera —tan larga espera— de que uno de ellos cruzase la habitaciónpara poder hablar con él. Y entonces, después de meses y más meses, sucedió por fin.Se imaginaba a sí mismo, aquel odioso externo que pretendía ser interno, el infantilimbécil, bebiendo aquellas hoscas e intrascendentes confidencias, como si estuviese apunto de ser admitido en el Gobierno del planeta. ¿Es que su locura no tenía principio?¿Había sido un loco rematado desde el día mismo de su nacimiento? ¿Incluso de colegial,cuando había estropeado su trabajo y destrozado casi su corazón al tratar de meterse enuna sociedad llamada Grip perdiendo el único verdadero amigo que había tenido en todasu vida? ¿Incluso de chiquillo, cuando se peleaba con Myrtle porque quería ir a hacerleconfidencias a Pamela detrás de la puerta?

No podía comprender cómo aquello, que estaba ahora tan claro, no cruzó jamás por sumente. No se daba cuenta de que estas ideas llamaron a menudo a la puerta para entrar,pero fueron repelidas porque de entrar una sola vez hubieran desgarrado todo elcañamazo de su vida, anulando cualquier decisión que su mente hubiese tomado yrecomenzando de nuevo como si fuese todavía un niño. La indistinguible masa deproblemas con que hubiera debido enfrentarse si admitía tales ideas, los innumerables“algos” respecto a los cuales “algo” podía hacerse, le impidieron siempre suscitar estascuestiones. Pero ahora el hecho de que no hubiere ya nada que hacer apartaba losobstáculos. Iban a ahorcarle. Su historia tocaba a su fin. No había ya inconveniente enque el cañamazo de su vida se desgarrase puesto que no iba a usarlo más; no había yafactura que pagar (en forma de ardua decisión y reconstrucción) por decirse a sí mismo laverdad. Era un resultado de la aproximación de la muerte que acaso el Director y elprofesor Frost no habían previsto.

En aquel momento no existía en la mente de Mark la menor consideración moral.Miraba su vida pasada, no con vergüenza, sino con una especie de desagrado yrepulsión. Se veía de niño, con pantalones cortos, escondido en los matorrales detrás dela valla para escuchar las conversaciones de Myrtle con Pamela, ocultándose a sí mismoel hecho de que no le interesasen cuando las había oído. Se vio tratando de convencersede que se divertía durante aquellos domingos con los héroes atléticos del Grip, cuandodurante toda la tarde (como veía ahora claramente) sentía la nostalgia de un tranquilopaseo con Pearson, aquel Pearson que tanto trabajo le había costado apartar de él. Seveía a los diez años tomando cerveza y leyendo laboriosamente asquerosas novelas paragente mayor, cuando en realidad le hubiera gustado más leer a John Buchan y beberlimonada. Las horas que había pasado aprendiendo la jerga de cada nuevo grupo que lohabía atraído; la perpetua ficción de interesarse por cosas que consideraba aburridas ycuyo conocimiento no poseía; el casi heroico sacrificio de cuanto le gustaba y cuantaspersonas le eran agradables; la lamentable tentativa de convencerse de que podíarealmente gustarle el Grip, o el Elemento Progresivo, o el I.N.E.C..., todo esto acudíaahora a su mente con una especie de congoja. ¿Cuándo había hecho realmente lo quehabía querido? ¿Cuándo se había mezclado con la gente que le gustaba? ¿Cuándo habíacomido o bebido lo que le dictaba su fantasía? La concentrada insipidez de todo aquello leinspiraba una especie de piedad hacia sí mismo.

En estado normal, hubiera acudido inmediatamente a su mente, siendoinmediatamente aceptada, la excusa de que la responsabilidad de toda su vida de errores

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (153)

C. S. Lewis

153

y torpezas pesaba sobre unas fuerzas impersonales ajenas a él. Hubiera sido “el sistema”o el “complejo de inferioridad” debido a sus padres, o las peculiaridades de la época. Peroahora no se le ocurría nada de esto. Su visión “científica” no fue nunca una verdaderafilosofía creída en cuerpo y alma. Había vivido sólo en su cerebro, y formaba parte deaquel ente público que ahora lo abandonaba. Se daba cuenta, sin tener siquiera quepensar en ello, de que era él mismo —nada más que él, en todo el universo— elresponsable de todos sus errores y torpezas, del montón de estiércol que fue su vida, delos lugares inmundos y pestilentes.

Una idea inesperada acudió a su mente. Su desaparición seria una suerte para Jane.Myrtle, hacía mucho tiempo, Pearson, en el colegio, Denniston, cuando no se habíagraduado todavía, y, finalmente, Jane, fueron las cuatro grandes invasiones de su vidaprocedentes de algo ajeno a los lugares inmundos y pestilentes. A Myrtle la conquistó porser el hermano inteligente que gana becas y trata con gente importante. Eran verdaderosgemelos, pero después de un período de infancia durante el cual ella parecía ser lahermana mayor, se convirtió en la hermanita pequeña y así permaneció desde entonces.El la había atraído a su órbita; sus grandes ojos soñadores y sus ingenuas respuestas alos relatos de sus actuaciones en el círculo en donde en aquel momento se movía fueronlo que mayores satisfacciones le dieron durante el transcurso de su carrera. Pero por lamisma razón había dejado de intervenir en su vida desde su lejanía. La flor, un díaplantada a salvo en medio de la basura, se convirtió en basura a su vez. A Pearson y aDenniston los había despreciado. Y ahora sabía por primera vez lo que había intentadohacer secretamente con Jane. Si todo hubiese triunfado, si hubiera llegado a ser elhombre que él esperaba, ella debía llegar a ser la gran mediadora, la mediadora secretaen el sentido de que sólo los pocos y auténticos esotéricos sabrían lo que era aquellamujer de aspecto impresionante y por qué tenía aquella enorme importancia granjearse subuena voluntad. En fin, era una suerte para Jane. Le parecía, al pensar ahora en ella, quellevaba en sí misma profundos pozos y vastos prados de felicidad, torrentes de frescura,encantados jardines de placer, en los que no pudo penetrar pero que hubiera podidodestruir. Ella era una de esas personas —como Pearson, como Denniston, como losDimble— que podían gozar de las cosas por su propio placer. No era como él. Era unasuerte que pudiese librarse23 de él. Desde luego, quedaría libre de él... Había intentadohacer cuanto pudo, pero realmente no lo quería. Nadie lo había querido nunca mucho...

En aquel momento se oyó el ruido de una llave que giraba en la cerradura de la celda.Instantáneamente, todas estas ideas se desvanecieron; el terror físico de la muerte,secando su garganta, se apoderó nuevamente de él. Se puso rápidamente en pie y secolocó de espaldas a la pared más lejana, mirando tan duramente como si le fueseposible escapar a la horca manteniendo imperturbable ante su vista a cualquiera queentrase.

No fue un policía quien entró. Era un hombre vestido con un traje gris cuyos lentes, almirar hacia Mark y hacia la luz, se convirtieron en dos ventanas opacas que ocultaban susojos. Mark lo conoció en seguida, y supo que estaba en Belbury. Pero no fue esto lo quele hizo abrir todavía más los ojos y olvidar casi su terror en su sorpresa. Era el cambio enel aspecto del hombre, o, mejor dicho, el cambio en los ojos con los que Mark lo miró. Enun sentido, todo en el profesor Frost era como había sido siempre: la barba en punta, laextrema blancura de su frente, la regularidad de sus facciones y su marcado acentonorteño. Pero lo que Mark no podía comprender era cómo había podido hasta entoncesno ver en aquel hombre algo tan evidente, tan palpable, que cualquier criatura al verlohubiese escapado a su proximidad y cualquier perro se hubiera metido en su guarida conlas orejas tiesas y mostrando los dientes. La muerte en sí parecía menos horrible que 23 El original dice “libertarse”, pero nos parece más adecuado el término “librarse”. (Nota del editordigital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (154)

Esa Horrenda Fortaleza

154

pensar que hacía apenas seis horas hubiera confiado hasta cierto punto en aquel hombre,agradecido su confianza e incluso llegado a creer que su compañía no era desagradable.

Doce - Noche de lluvia y de viento

I

—AQUÍ no hay nadie —dijo Dimble.—Estaba aquí hace un momento —dijo Denniston.—¿Está usted seguro de haber visto a alguien? —preguntó Dimble.—Creí haber visto a alguien —repuso Denniston—. No lo aseguro.—Si había alguien, no puede estar muy lejos todavía —dijo Dimble.—¿Qué le parece si lo llamamos? —preguntó Denniston.—¡Ssss! ¡Escuchen! —exclamó Jane. Los tres permanecieron silenciosos durante unos

instantes.—Es el asno —dijo Dimble al cabo de un rato—, que va hacia arriba.Hubo otro silencio.—Me parece un poco extraño tantas cerillas —dijo Denniston contemplando la tierra

pisoteada al resplandor del fuego—. Es raro que un vagabundo...—Por otra parte —le interrumpió Dimble—, es difícil que Merlín llevase una caja de

cerillas encima desde el siglo V...—¿Qué debemos hacer? —preguntó Jane.—No me gusta pensar en lo que dirá MacPhee si regresamos sin más éxito que éste.

Expondrá en el acto el plan que hubiéramos debido seguir —dijo Denniston con unasonrisa.

—Ahora que ha cesado la lluvia —dijo Dimble—, sería mejor volver al coche y empezara buscar la puerta blanca. ¿Qué está usted mirando, Denniston?

—Estoy mirando este barro —repuso Denniston, que se había alejado del fuegosiguiendo la dirección del sendero por donde habían bajado. Se detuvo y encendió sulinterna. Súbitamente se irguió. —Mire —dijo—, aquí ha habido varias personas. No, noande por encima. Estropeará usted las huellas. Mire ¿No lo ve usted?

—¿No serán nuestras pisadas? —insinuó Dimble.—Algunas de ellas se dirigen en otra dirección. Mire ésta, y ésta...—¿No podrían ser las del mismo vagabundo? —preguntó Dimble—. Si es que era un

vagabundo.—No puede haber subido por el sendero sin que lo hayamos visto —dijo Jane.—A menos que se hubiera marchado antes de que nosotros llegáramos —dijo

Denniston.—Pero si lo hemos visto todos... —dijo Jane.—Vamos —dijo Dimble—. Sigámoslo hasta arriba. No creo que podamos seguirlo muy

lejos. En otro caso, volveremos a la carretera y buscaremos la puerta.Al llegar al borde de la hondonada, el barro se convirtió en hierba y las huellas de las

pisadas desaparecieron. Dieron dos veces la vuelta a la hondonada sin ver a nadie, y sedispusieron a volver a la carretera. La noche se había vuelto hermosa. Orion dominabatodo el cielo.

II

El Director apenas dormía. Cuando le era absolutamente necesario hacerlo, tomabauna droga, pero la necesidad era rara, porque la forma de conciencia que experimentabadurante la mayor parte de las horas del día o de la noche hacía mucho tiempo que había

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (155)

C. S. Lewis

155

cesado de ser lo que los demás hombres llaman estado de vigilia. Había aprendido aretirar la mayor parte de su conciencia de la tarea de vivir, y a dirigir incluso los asuntossólo con una cuarta parte de su mentalidad. Los colores, los gustos, los olores y lassensaciones táctiles impresionaban sus sentidos físicos de una manera normal; noalcanzaban ahora su ego. La forma externa y la actitud lejana que había adoptado desdehacía cincuenta años con los hombres era ya ahora una organización que funcionaba casiindependientemente, como un gramófono, y en la cual podía depositar su cotidiana rutinade entrevistas y comités. Mientras su cerebro y sus labios llevaban adelante el trabajo yedificaban día tras día para los que lo rodeaban aquella vaga y formidable personalidadque tan bien conocían todos, su más íntimo ser era libre de proseguir su propia vida.Aquel desprendimiento del espíritu, no sólo de los sentidos, sino incluso de la razón, queha sido la meta de muchos místicos, era ahora suyo.

Así, pues, estaba todavía, en cierto modo, despierto —es decir, que con toda seguridadno dormía— una hora después que Frost lo dejase para ir a ver a Mark en su celda.Cualquiera que lo hubiera visto durante aquella hora en el despacho lo hubieseencontrado inmóvil en un sillón, con la cabeza inclinada y las manos juntas. Pero no teníalos ojos cerrados. Su rostro carecía de expresión; el verdadero hombre estaba muy lejos,sufriendo, gozando y martirizándose todo lo que las almas sufrían, gozaban o semartirizaban, cuando la cuerda que las sujeta al orden natural de las cosas es estiradahasta su máxima resistencia pero no se ha roto todavía. Cuando el teléfono sonó alalcance de su mano, descolgó el auricular sin ningún sobresalto.

—Diga.—Habla Stone, señor —dijo una voz—. Hemos encontrado la cámara.—Bien...—Estaba vacía, señor.—¿Vacía?—Sí, señor.—¿Está usted seguro, mi querido mister Stone, de haber encontrado el lugar

verdadero? Es posible que...—¡Oh, sí, señor! Es una especie de pequeña cripta. Una muralla de piedra y algunos

ladrillos romanos. Y una especie de lápida en medio, como un altar, o un lecho.—¿Debo entender que no había nadie allí? ¿Ningún síntoma de ocupación?—Pues... a nosotros nos ha parecido que aquello había sido recientemente removido.—Le ruego que sea lo más explícito posible, mister Stone.—Pues, verá, señor... Había una salida, es decir, un túnel, que sale de allí en dirección

sur. Lo seguimos en el acto. Sale a la superficie a unas ochocientas yardas de distancia,fuera del área del bosque.

—¿Sale a la superficie? ¿Entonces, hay un arco..., una puerta..., una boca de túnel?—Pues ésta es precisamente la cuestión. Salimos al aire libre sin dificultad. Pero

seguramente allí removieron algo hace poco tiempo. Parece como si hubiese sido hechocon explosivos. Como si el extremo del túnel hubiera sido murado y tuviese cierto espesorde tierra encima, que se hubiese hecho saltar para abrirse paso. Todo estaba revuelto.

—Continúe, Mr. Stone ¿Qué hizo usted entonces?—He cumplido la orden que me dio usted de reunir toda la policía disponible y destacar

patrullas de investigación en busca del hombre que me describió usted.—Ya... ¿Y cómo los describió usted a ellos?—Lo mismo que usted, señor: un anciano con una barba muy larga o bien una barba

muy enmarañada, probablemente envuelto en un manto, pero con seguridad usandoropas extrañas. Se me ocurrió en el último momento añadir que podía no llevar ropaalguna.

—¿Por qué añadió usted eso, Mr. Stone?—Pues, señor, no sabía cuánto tiempo podía llevar allí, y, además, no es cosa mía. He

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (156)

Esa Horrenda Fortaleza

156

oído hablar de que hay ropas que se conservan muy bien en un lugar como aquel, peroque caen a pedazos en cuanto les da el aire. Espero que no imaginará usted un soloinstante que trato de adivinar algo que usted no quiera decirme. Pero creí que podía...

—Ha tenido usted razón, Mr. Stone —dijo Wither—, en pensar que nada que pudiese,aun cuando remotamente, parecer inquisitorial de su parte, podría tener las másdesastrosas consecuencias... para usted; porque, desde luego, son sus intereses lo quehe tenido principalmente en cuenta al elegir mi modo de proceder. Le aseguro que puedecontar con mi apoyo en la muy... delicada posición que ha decidido usted (sin dudaalguna, inintencionadamente) ocupar.

—Muchas gracias, señor. Celebro mucho que crea usted que tenía razón al decir quepodía estar desnudo.

—¡Oh! En cuanto a eso —dijo el Director—, hay una serie de consideraciones que nopueden de momento ser suscitadas. ¿Y qué instrucciones dio usted en caso de encontraresta... persona?

—Pues esto era otra dificultad, señor. Mandé a mi ayudante, el Padre Doyle, con unade las patrullas, porque sabe latín. Y le di al inspector Wrench la sortija que me entregóusted, poniéndolo a la cabeza de la segunda. Lo mejor que pude hacer para la tercera fueponer en ella a alguien que supiese el galés.

—¿No pensó usted en acompañar una de las patrullas personalmente?—No, señor. Me dijo usted que le telefonease sin falta en cuanto ocurriese algo, y no

quise demorar las patrullas hasta haber hablado con usted.—Comprendo. Bien, no hay duda de que su conducta (hablando enteramente sin

prejuicio) pudo ser interpretada de esta forma. ¿Les explicó usted bien claramente queese... personaje, si era hallado, debía ser tratado con gran deferencia y (entiéndameusted) precaución?

—¡Oh, sí, señor!—Bien, Mr. Stone, estoy, con ciertas reservas inevitables, moderadamente satisfecho

de su conducta en este asunto. Creo poder estar en situación de presentarlo bajo una luzfavorable ante aquellos de mis colegas cuya buena voluntad, desgraciadamente, no hasido usted capaz de conservar. Si puede usted llevarlo a buen fin, habrá reforzadoconsiderablemente su posición. De lo contrario, me es indeciblemente penoso pensar quehabrá entre nosotros aquellas tensiones y recriminaciones habituales. Pero usted meentiende perfectamente, mi querido amigo... Si tan sólo me fuese posible convencer a...digamos a miss Hardcastle y a Mr. Studdock, de que compartiesen mi apreciación de susverdaderas cualidades, no tendría usted que tener aprensión alguna respecto a su carrerao... a su vida.

—Pero, ¿qué quiere usted que haga, señor?—Mi querido amigo, el camino soñado es muy simple. Hay sólo dos errores que

podrían ser fatales para una persona colocada en la peculiar situación que ciertos detallesde su previa conducta han creado desgraciadamente para usted. Por un lado, toda faltade iniciativa sería desastrosa. Por otra, la más leve sombra de acción no autorizada (algoque sugiriese que está usted asumiendo una libertad de movimientos que, en cualquiercircunstancia, no es realmente suya) podría tener consecuencias contra las cuales ni aunyo estaría en situación de protegerlo. Pero mientras conserve usted claramente estos dosextremos, no hay ninguna razón (hablando extraoficialmente) para que no esté ustedenteramente a salvo.

Y sin esperar la respuesta de Mr. Stone, colgó el auricular y tocó el timbre.

III

—¿No debemos estar ya cerca del portillo que hemos saltado? —preguntó Dimble.Al cesar la lluvia, la noche se había aclarado, pero el viento soplaba con furia y su

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (157)

C. S. Lewis

157

rugido impedía oír nada que no fuese dicho gritando. Las ramas altas del seto que ibansiguiendo se inclinaban y volvían a levantarse, dando la impresión de que estabanazotando las estrellas.

—Me parece más largo de lo que recordaba —dijo Denniston.—Y no había tanto barro —observó Jane.—Tiene usted razón —dijo Denniston deteniéndose súbitamente—. Estaba todo lleno

de piedras. No era así el camino que seguimos. Nos hemos equivocado de campo.—Creo —dijo Dimble modestamente —que debemos de estar en buen camino. Dimos

media vuelta a la izquierda a lo largo de este seto en cuanto salimos de los árboles, yestoy seguro de recordar...

—Pero, ¿habremos salido del matorral por el lado indicado? —preguntó Denniston.—Si empezamos a cambiar de ruta —dijo Dimble—, nos pasaremos toda la noche

describiendo círculos. Sigamos andando en línea recta. Al final tenemos que salir a lacarretera.

—¡Hola! —exclamó Jane vivamente—. ¿Qué es eso?Escucharon. A causa del viento, el ruido que se esforzaban en oír les parecía algunas

veces muy distante. Un momento después, mientras oían gritar: “¡Tenga cuidado! ¡Fuerade aquí, gran bruto! ¡Atrás!” y cosas por el estilo, se ocultaron en el matorral en elmomento en que el ploc, ploc de un caballo galopando sobre la tierra blanda pasaba juntoa ellos. Un frío puñado de barro levantado por los cascos del caballo dio a Denniston en lacara.

—¡Mire! ¡Mire! —gritó Jane—. ¡Deténganlo! ¡Pronto!24

—¿Detenerlo? —preguntó Denniston, que trataba de limpiarse la cara—. ¿Para qué?Cuanto menos vuelva a ver al caballo ese, mejor...

—¡Grítele, grítele, doctor Dimble! —decía Jane en la angustia de su impaciencia—.¡Venga! ¡Corra! ¿No ha visto usted?

—¿El qué? —preguntó Dimble, mientras los tres, bajo la influencia del tono imperativode Jane, echaban a correr en dirección al caballo que se alejaba.

—Iba un hombre montado —jadeó Jane. Estaba cansada y sin aliento, y había perdidoun zapato.

—¿Un hombre? —dijo Denniston, y después: —¡Válgame Dios, Jane tiene razón!¡Mire, mire allí! Contra el cielo..., a su izquierda.

—No podemos alcanzarlo —dijo Dimble.—¡Eh! ¡Pare! ¡Venga! ¡Amigos! Amìs! Amici! —gritaba Denniston.Dimble era incapaz de gritar en aquel momento. Era un hombre viejo, y estaba ya

cansado antes de emprender el viaje. En aquel momento su corazón y sus pulmonesobraban de una forma cuyo significado le había explicado su médico hacía ya muchosaños. No estaba asustado, pero no podía gritar (y menos aun en la lengua Gran Solar)hasta que hubiese recobrado el aliento. Y mientras permanecía de pie tratando derecuperar el aliento, los otros, súbitamente, gritaron de nuevo: “¡Mire!”, porque contra lasestrellas, como si fuese desmesuradamente grande y con muchas patas, apareció laforma del caballo en el momento de saltar un seto a unas veinte yardas de allí, y en sulomo, con una amplia vestidura que flameaba al viento, había la figura de un hombre. Seoyó el ruido de los cascos del caballo al tocar el suelo del otro lado; después, nada, sinoel viento y de nuevo el resplandor de las estrellas. A Jane le pareció que volvía la cabezapara mirarlos con un gesto de burla.

24 En el original hay una errata, figurando:—¡Mire! ¡Mire! —gritó Jane—. ¡Deténganlo!—¡Pronto!(Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (158)

Esa Horrenda Fortaleza

158

IV

—Está usted en peligro —dijo Frost cuando hubo cerrado la puerta de la celda deMark—, pero tiene usted también a su alcance una gran oportunidad.

—Deduzco —dijo Mark— que estoy en el Instituto, por fin, y no en una delegación depolicía.

—Sí. Pero el peligro es el mismo. El Instituto tendrá pronto poderes oficiales. Los haanticipado. Hingest y Carstairs han sido liquidados. Son atribuciones nuestras.

—Si piensan ustedes matarme —dijo Mark—, ¿a qué viene esta farsa de acusarme deasesinato?

—Antes de seguir adelante —dijo Frost—, tengo que pedirle que sea estrictamenteobjetivo. El resentimiento y el miedo son fenómenos químicos. Nuestras mutuasreacciones son fenómenos químicos. Las relaciones sociales son igualmente fenómenosquímicos. Debe usted observar estos sentimientos en usted mismo de una forma objetiva.No deje que distraigan su atención de los hechos.

—Comprendo —dijo Mark. Mientras decía esto trataba de mostrar a un tiempo una leveesperanza y cierta melancolía, disponiéndose a someterse a cualquier influencia. Pero ensu interior, su nueva visión interna de Belbury lo mantenía resuelto a no creer una palabrade lo que le dijesen, ni aceptar (aun cuando podía fingir aceptarla) cualquier promesa quele hiciesen. Sabía que debía mantener a toda costa la certidumbre de que aquelloshombres eran sus acérrimos enemigos; porque ya empezaba a sentir dentro de sí su viejainclinación a esperar y a creer a medias.

—La acusación de asesinato contra usted y las vicisitudes de su tratamiento hanformado parte de un programa planeado con un objeto perfectamente definido —dijoFrost—. Es una disciplina por la que tiene que pasar todo el mundo antes de su definitivaadmisión en el Círculo.

Mark sintió de nuevo un espasmo de terror retrospectivo. Muy pocos días antes sehubiera tragado el anzuelo con este cebo; y sólo la inminencia de la muerte pudo hacerlever el anzuelo tan claramente y el cebo tan insípido como lo veía ahora. Por lo menos, tanrelativamente insípido. Porque incluso ahora...

—No comprendo la utilidad de todo esto —dijo.—Es, una vez más, para provocar la objetividad. Un círculo cerrado por sentimientos

subjetivos de mutua confianza y agrado sería inútil. Todo esto, como he dicho antes, sonfenómenos químicos. Todos ellos pueden ser producidos, en principio, por medio deinyecciones. Se le ha obligado a usted a pasar por opuestas sensaciones respecto alDirector y otros miembros a fin de que su futura asociación con nosotros no pudiesebasarse en absoluto en una cuestión de sentimientos. Puesto que tiene que haberforzosamente relaciones sociales entre los miembros de un circulo, es quizá mejor quesean sentimientos de desagrado. Hay menos peligro de que lleguen a confundirse con elverdadero nexus.

—¿Mi futura asociación? —dijo Studdock simulando una temblorosa ansiedad. Pero leera peligrosamente fácil aquel fingimiento. La realidad podía despertar de nuevo encualquier momento.

—Sí —dijo Frost—. Ha sido usted seleccionado como posible candidato a la admisión.Si no consigue usted la admisión, o si la rechaza usted, será necesario destruirlo. Notrato, desde luego, de especular sobre sus temores. No sirven más que para confundir elresultado. El procedimiento será absolutamente indoloro, y sus presentes reacciones a élson inevitables acontecimientos físicos.

—Parece..., parece verdaderamente una decisión formidable —dijo Mark.—Es simplemente una proposición acerca del estado de su cuerpo en el momento. Si

me permite, seguiré dándole la información necesaria. Debo empezar por decirle que ni elDirector ni yo somos responsables de la creación de la policía del Instituto.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (159)

C. S. Lewis

159

—¿La Cabeza? —dijo Mark.—No. Filostrato y Wilkins se han llevado un gran desengaño con la Cabeza. Han

llevado a cabo, indudablemente, un experimento extraordinario al preservarla de lapodredumbre. Pero la mente de Alcasan no es la mente con la cual estamos en contactocuando la Cabeza habla.

—¿Quiere usted decir que Alcasan está verdaderamente... muerto? —preguntó Mark.Su sorpresa ante la última declaración de Frost no necesitaba ser fingida.

—En el actual estado del conocimiento, esta pregunta no tiene respuesta.Probablemente no tiene sentido. Pero la corteza y los órganos vocales de la cabeza deAlcasan son usados por un cerebro diferente. Y ahora, por favor, escuche muyatentamente. Es probable que no haya usted oído hablar de macrobios.

—¿Microbios? —dijo Mark asombrado—. Naturalmente...—No he dicho “microbios”, sino “macrobios”. La palabra misma lo indica. Desde hace

muchísimo tiempo sabemos que bajo el nivel de la vida animal existen organismosmicroscópicos. Su influencia sobre la vida humana, respecto a la salud y a la enfermedad,constituye una gran parte de la historia; la causa secreta no fue conocida hasta que seinventó el microscopio.

—Siga —dijo Mark. Una voraz curiosidad lo devoraba como una especie de ondulacióndel suelo bajo su consciente determinación de estar en guardia.

—Tengo ahora que informarle que hay organismos similares por encima del nivel de lavida animal. Cuando digo “encima” no hablo biológicamente. La estructura del macrobio,en cuanto la conocemos, es de una extrema simplicidad. Cuando digo que está porencima del nivel animal, quiero decir que es más permanente, dispone de más energía ytiene una inteligencia superior.

—¿Más inteligente que el más alto antropoide? —dijo Mark—. Debe de ser casihumano, entonces.

—No me ha entendido usted bien. Cuando dije que era superior a los animales incluía,naturalmente, el animal más eficiente, el Hombre. El macrobio es más inteligente que elhombre.

—¿Y cómo, en este caso, no tenemos comunicación con él?—No es cierto que no la tengamos. Pero en los tiempos primitivos era puramente

espasmódica y estaba contrarrestada por numerosos prejuicios. Además, el desarrollointelectual del hombre no ha alcanzado un nivel al cual la comunicación con nuestraespecie pueda ofrecer para el macrobio atractivo alguno. Pero, a pesar de que hayahabido escasa comunicación, ha existido profunda influencia. Sus efectos en la historiahumana han sido mucho mayores que los de los microbios, si bien, naturalmente,igualmente ignorados. Bajo la luz de lo que hoy sabemos, la historia entera de lahumanidad debería ser escrita de nuevo. Las verdaderas causas de los principalesacontecimientos son totalmente ignoradas por los historiadores; éste es, precisamente, elmotivo por el cual la historia no ha conseguido todavía ser elevada a la categoría deciencia.

—Voy a sentarme, si no le importa —dijo Mark, sentándose nuevamente en el suelo.Frost permaneció durante todo el transcurso de la conversación inmóvil y de pie, con

los brazos colgando a lo largo de su cuerpo. Salvo un periódico movimiento de su cabezahacia arriba y el brillo de sus dientes al final de una frase, no hizo gesto ni ademánalguno.

—Los órganos vocales y el cerebro procurados por Alcasan —prosiguió— se hanconvertido en conductores de una comunicación regular entre los macrobios y nuestraespecie. No digo que hayamos descubierto esta técnica: el descubrimiento fue de ellos,no nuestro. El círculo en el cual puede usted ser admitido es el órgano de estacooperación entre las dos especies que ha creado ya una nueva situación para lahumanidad. El cambio, como verá, es mucho mayor que el que convirtió al subhombre en

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (160)

Esa Horrenda Fortaleza

160

hombre racional. Es más comparable a la primera aparición de la vida orgánica.—Entonces estos organismos —dijo Mark—, ¿son amigos de la humanidad?—Si reflexiona usted un momento —repuso Frost— verá que su pregunta no tiene

significado alguno, salvo en el terreno del más vulgar pensamiento popular. La amistad esun fenómeno químico, lo mismo que el odio. Ambos presuponen organismos de nuestromismo tipo. El primer paso encaminado a la intercomunicación con los macrobios es lacomprensión de que es necesario salir enteramente del mundo de nuestras emocionessubjetivas. Sólo al comenzar a hacerlo descubre usted cuánto de aquello que tomóerróneamente por su pensamiento no era sino un subproducto de su sangre y de sustejidos nerviosos.

—Sí, desde luego... No quise realmente decir “amigos” en este sentido. Quise más bienpreguntar si sus aspiraciones son compatibles con las nuestras.

—¿Qué entiende usted por “nuestras aspiraciones”?—Pues... supongo que la reconstrucción científica de nuestra raza encaminada a una

eficiencia incrementada..., la eliminación de la guerra y la miseria. y otras formas dedestrucción..., una más amplia exploración de la naturaleza...; la preservación y extensiónde nuestra especie, en resumen.

—No creo que este lenguaje pseudocientífico modifique realmente las basesesencialmente subjetivas e instintivas de la ética que usted describe. Volveremos a estomás adelante. De momento, le haré únicamente observar que su punto de vista de laguerra y su referencia a la preservación de las especies indica un conceptoprofundamente erróneo. Estas25 son meras generalizaciones de sentimientos afectivos.

—Supongo —dijo Mark— que es necesaria una gran población, si no para otra cosa,para la plena explotación de la naturaleza, ¿no es eso? Sin duda la guerra es disgénica ydegenera la raza. Aun cuando la población necesitase disminuir, ¿no es la guerra el peormétodo de disminución?

—Esta idea es lo que queda de condiciones de vida que se están alterandorápidamente. Hace algunos siglos, la guerra operaba en el sentido que usted describe.Era necesaria una gran población agrícola, y la guerra destruía tipos que eran entoncestodavía útiles. Pero cada adelanto en el campo agrícola e industrial reduce el número detrabajadores necesarios. Una gran población inculta ha llegado a ser hoy un peso muerto.La verdadera importancia de la guerra científica es que los científicos tendrán que serreservados. No fueron los grandes tecnócratas de Koenigsberg o de Moscú quienessuplieron las bajas en el sitio de Stalingrado; fueron los bávaros supersticiosos y losincultos agricultores rusos. El efecto de la guerra moderna es eliminar tipos retrógrados, almismo tiempo que pone a salvo la tecnocracia y aumenta su intervención en los asuntospúblicos. En la nueva era, lo que hasta ahora ha sido simplemente el núcleo intelectual dela raza, tiene que convertirse, por grados sucesivos, en la raza misma. Tiene usted queconcebir las especies como un animal que ha descubierto cómo simplificar la nutrición y lalocomoción hasta tal punto que el viejo complejo de órganos y el gran cuerpo que loscontenía no son ya necesarios. El cuerpo tiene, por consiguiente, que desaparecer. Sólouna décima parte de él será necesario para albergar el cerebro. El individuo tiene queconvertirse el todo cabeza. La raza humana tiene que convertirse en tecnocracia.

—Comprendo —dijo Mark—. Había pensado, muy vagamente, que el núcleo inteligentedebería ser extendido por educación.

—Esto es una pura quimera. La gran mayoría de la raza humana sólo puede sereducada en el sentido de darle conocimientos; no puede ser llevada hasta la totalobjetividad mental que es ahora necesaria. Permanecerán siempre animales,contemplando el mundo a través del halo de sus reacciones subjetivas. Aunque pudiesen, 25 Hay una errata en la edición en papel. El original dice: “Esto son meras generalizaciones desentimientos afectivos.” (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (161)

C. S. Lewis

161

la época de las poblaciones numerosas ha pasado. Ha ejercido su función obrando comouna especie de capullo de gusano de seda del hombre tecnocrático y objetivo. Ahora,para los macrobios y los humanos seleccionados que pueden cooperar con ellos no tieneya utilidad.26

—Entonces, a su manera de ver, las dos últimas guerras, ¿no fueron dos desastres?—Al contrario, fueron simplemente el comienzo del programa, las dos primeras de las

dieciséis importantes que están previstas para este siglo. Me doy cuenta de lasreacciones emocionales (es decir, de la química) que esta afirmación produce en usted, ypierde el tiempo al tratar de ocultármelo. No espero que las controle usted. No es éste elsendero de la objetividad. Las he suscitado deliberadamente a fin de que se acostumbre aconsiderarlas bajo una luz puramente científica y distinguirlas, tan sagazmente como seaposible, de los hechos.

Mark permanecía sentado con la vista fija en el suelo. Había experimentado, enrealidad, muy poca emoción al escuchar el programa de Frost para la raza humana;incluso en aquel mismo momento casi descubrió cuán poco le había importado enrealidad aquel remoto futuro y los universales beneficios en los que su cooperación con elInstituto se había basado teóricamente al principio. Desde luego, en aquel momento nohabía sitio en su cerebro para consideraciones de este género. Estaba totalmenteocupado por el conflicto entre su resolución de no confiar en aquellos hombres, de nodejarse atraer más por ningún cebo de cooperación y la terrible fuerza —como la succióndel reflujo arrastrando los guijarros de la playa— de una emoción opuesta. Porque allí,allí, por fin, con toda seguridad (así se lo susurraba su deseo), estaba el círculo másinterior de todos, el círculo cuyo centro estaba fuera de la raza humana, el secreto final, elsupremo poder, la última iniciación. El hecho de que fuese espantosamente horrible nodisminuía en lo más mínimo su atractivo. Nada que careciese de aquel toque de horrorhubiera tenido la fuerza suficiente para satisfacer la excitación delirante que manteníaahora sus sienes palpitantes. Se le ocurrió la idea de que Frost se daba cuenta de aquellaexcitación, así como de su determinación opuesta, y contaba seguramente con estaexcitación como algo susceptible de iluminar la mente de su víctima.

Un golpeteo que había sido apenas perceptible durante algún tiempo se hizo tanintenso que Frost se volvió hacia la puerta.

—¡Márchese de aquí! —dijo levantando la voz—. ¿Qué significa esta impertinencia?Se oyó una voz indistinta al otro lado de la puerta, y los golpes continuaron. La sonrisa

de Frost se ensanchó, al tiempo que daba media vuelta y la abría. Instantáneamente lepusieron en la mano un trozo de papel. Al leerlo tuvo un violento sobresalto. Sin mirarsiquiera a Mark, salió de la celda. Mark oyó que la puerta se cerraba nuevamente.

V

—¡Qué amigos son estos dos! —dijo Ivy Maggs.Se refería a Pinch, el gato, y a Mr. Bultitude, el oso. Este se hallaba sentado, con la

espalda apoyada en la pared caliente de la cocina. Sus mejillas eran tan gordas y sus ojostan pequeños que parecía sonreír.

El gato, después de rondar de un lado para otro con la cola erecta y haberse frotadocontra su barriga, se enroscó finalmente y se puso a dormir entre sus patas. El cuervo,siempre sobre el hombro del Director, hacía ya tiempo que había metido la cabeza bajo elala.

Mrs. Dimble, que estaba en el extremo opuesto de la cocina, zurciendo como si tuvieseque ganarse la vida, hizo un gesto con los labios al oír las palabras de Ivy Maggs. No 26 Hay una errata en la edición en papel. El original dice: “Ahora, los macrobios y los humanosseleccionados que pueden cooperar con ellos no tiene ya utilidad para él.” (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (162)

Esa Horrenda Fortaleza

162

podía irse a la cama. Deseaba que nadie dijese nada. Su ansiedad había llegado a eseextremo en que cualquier cosa, por pequeña que sea, amenaza convertirse en irritación.Pero cualquiera que hubiese observado su mueca de contrariedad la habría vistodesvanecerse en el acto. Su voluntad llevaba ya muchos años de práctica.

—Cuando usamos la palabra amistad para estos dos seres —dijo MacPhee—, dudoque seamos simplemente antropomórficos. Es difícil evitar la ilusión de que tienenpersonalidad en el sentido humano. Pero no hay prueba alguna de ello.

—¿Por qué se acerca a él, entonces? —dijo Ivy.—Pues —dijo MacPhee— acaso sea un mero deseo de calor. No hay corriente de aire

ahí. Y puede haber también una sensación de seguridad al hallarse cerca de algo familiar.Y muy probablemente algún obscuro e innato impulso sexual.

—Realmente, Mr. MacPhee —dijo Ivy con gran indignación—, es una vergüenza quediga usted cosas de esta naturaleza de dos pobres animales. Estoy segura de no habervisto jamás a Pinch, ni al pobrecito Mr. Bultitude...

—He dicho “innato” —la interrumpió Mr. MacPhee—. En todo caso, les gusta el roce desus pieles como medio de calmar la irritación producida por los parásitos. Ahora bien,observará usted...

—Si quiere usted decir que tienen pulgas —dijo Ivy—, sabe usted tan bien comonosotros que no es verdad.

Tenía razón, en cierta forma, puesto que era el mismo MacPhee quien una vez al messe ponía un mono y enjabonaba solemnemente a Mr. Bultitude del hocico a la cola, vertíabarreños de agua tibia sobre él y finalmente lo secaba, trabajo que le llevaba el día enteroy en el que no admitía ayuda de nadie.

—¿Qué piensa usted, señor? —preguntó Ivy mirando al Director.—¿Yo? —repuso Ransom—. Pienso que MacPhee introduce en la vida animal una

distinción que no existe en ella, y trata después de determinar de qué lado de estadistinción caen los sentimientos de Pinch y de Mr. Bultitude. Hay que llegar a ser humanoantes de que los deseos físicos puedan distinguirse de los afectos, como hay que serespiritual antes de que los afectos puedan distinguirse de la caridad. Lo que experimentanel gato y el oso no es ninguna de estas dos cosas; es una sencilla sensación nodiferenciada, en la cual se puede hallar el germen de lo que llamamos amistad y de lo quellamamos necesidad física. Pero no está tampoco a este nivel. Es una de las “antiguasunidades” de Barfield.

—No he negado nunca que les guste estar juntos —dijo MacPhee.—Bien, pues eso es lo que he dicho... —gritó mistress Maggs.—La cuestión vale la pena de ser suscitada, Director —dijo MacPhee—, porque

pretendo que tiende a señalar una falsedad esencial del sistema general de este lugar.Grace Ironwood, que había permanecido sentada con los ojos medio cerrados, los

abrió súbitamente y los fijó en MacPhee, mientras Mrs. Dimble, inclinando la cabeza haciaCamilla, le decía en un susurro:

—Quisiera poder persuadir a MacPhee de que se fuese a la cama. A estas horas esperfectamente insoportable.

—¿Qué quiere usted decir, MacPhee? —preguntó el Director.—Quiero decir que hay aquí una tentativa indiferente de adoptar una actitud acerca de

los animales irracionales que no puede ser eficazmente mantenida. Y haré justicia al decirque no lo han intentado nunca. El oso vive en esta casa, y se le dan manzanas y jarabehasta que casi revienta...

—¡Vaya, eso me gusta! —exclamó Mrs. Maggs—. ¿Quién es que le da constantementemanzanas? Me gustaría saberlo.

—El oso, como iba diciendo —continuó MacPhee—, vive en esta casa y está mimado.Los cerdos están en la pocilga y se matan para hacer jamones. Me interesaría saber larationale filosófica de esta distinción.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (163)

C. S. Lewis

163

Ivy Maggs miró con asombro del rostro sonriente del Director al inmutable de MacPhee.—Me parece una tontería —dijo—. ¿Quién ha oído hablar jamás de hacer jamones de

un oso?MacPhee hizo un pequeño gesto de impaciencia y dijo algo que quedó ahogado

primero por la explosión de risa del Director y después por un gran golpe del viento quesacudió la ventana como si quisiera penetrar por ella.

—¡Qué noche más horrible habrán tenido! —exclamó Mrs. Dimble.—Me gusta —dijo Camilla—. Quisiera estar con ellos. Fuera, en lo alto de una colina.

¡Oh, quisiera que me hubiese usted dejado ir con ellos, señor!—¡Le gustaría! —dijo Ivy—. ¡A mí, no! Escuche el viento en la esquina de la casa.

Tendría un miedo horrible si estuviese sola. O incluso si estuviese usted arriba, señor.Siempre pienso que es en las noches como ésta cuando ellos... acuden a usted.

—No hacen ningún caso del tiempo, Ivy —dijo Ransom.—¿Sabe usted? —dijo Ivy en voz baja—, es una cosa que no he comprendido bien. Me

dan tanto miedo esos seres que vienen a visitarlo... Ni que me diesen cien libras meacercaría a esa parte de la casa si creyese que estaban allí. Pero no siento lo mismorespecto a Dios. Pero Él tiene que ser peor, si comprende lo que quiero decir...

—Lo era antes —dijo el Director—. Tiene usted razón respecto a los Poderes. Losángeles, en general, no son una buena compañía para los hombres, incluso cuando sonángeles buenos y hombres buenos. Todo esto está en San Pablo. En cuanto a Maleldil,todo ha cambiado; todo cambió por lo que ocurrió en Belén.

—Se acerca ya Navidad —dijo Ivy dirigiéndose a todos en general.—Tendremos antes a Mr. Maggs con nosotros —dijo Ransom.—Dentro de un par de días —dijo Ivy.—¿Ha sido eso el viento? —preguntó Grace Ironwood.—Me ha parecido un caballo —repuso Mrs. Dimble.—¡Ya está! —exclamó MacPhee poniéndose en pie—. Apártate de aquí, Mr. Bultitude,

que voy a ponerme los chanclos. Deben de ser los dos caballos de Broad otra vez,pisoteándome mi plantel de apios. Si sólo me dejase usted ir a avisar la policía, paraempezar... No sé por qué ese hombre no puede tenerlos encerrados... —Se estabaponiendo el impermeable mientras hablaba, y el resto de la frase fue inaudible.

—Mi muleta, Camilla, por favor —dijo Ransom—. Venga, MacPhee. Iremos juntoshasta la puerta. Que las señoras no se muevan de aquí.

Había en su rostro una expresión que algunos de los presentes no habían visto nunca.Las cuatro mujeres permanecían sentadas como si se hubiesen convertido en piedra, conlos ojos bien abiertos, mirando. Un momento después, Ransom y MacPhee estaban solosen la despensa. La puerta trasera daba unas sacudidas tan fuertes sobre sus goznes queno se sabía si alguien llamaba o no.

—Ahora —dijo Ransom—, ábrala y colóquese detrás de ella.MacPhee luchó con la cerradura durante unos segundos. Después, tuviese o no

intención de desobedecer (punto que puede permanecer dudoso), la tempestad arrojó lapuerta contra la pared y se encontró en el acto sujeto tras ella. Ransom, de pie e inmóvil,inclinándose sobre su muleta, vio a la luz de la despensa, perfilándose en la obscuridad,un enorme caballo, enteramente cubierto de espuma, con las orejas pegadas al cráneo,los dientes amarillos, las ventanas de la nariz rojas y palpitantes y los ojos llameantes.Estaba tan cerca de la puerta que sus cascos delanteros se apoyaban en el peldaño. Nollevaba silla, estribos ni brida; pero en aquel mismo momento un hombre saltó de su lomo.Parecía a la vez muy alto y muy gordo, casi un gigante. Su cabello y su barba, de un grisroji*zo, cubrían enteramente su rostro invisible; y sólo cuando hubo avanzado un pasohacia él, Ransom se fijó en sus ropas: una chaqueta parda mal ajustada, anchospantalones y botas a las que faltaba la puntera.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (164)

Esa Horrenda Fortaleza

164

VI

En la gran sala de Belbury, donde el fuego ardía, el vino y la plata centelleaban sobremesitas portátiles, y una gran cama ocupaba el centro de la habitación; el Directorguardaba profundo silencio, mientras cuatro hombres, con reverente y médico cuidado,llevaban un bulto en una camilla. Cuando quitaron las sábanas y pasaron a la cama alocupante de la camilla, Wither abrió la boca. Su interés era tan intenso que de momentoel caos de su rostro apareció ordenado y tomó el aspecto de un hombre corriente. Vio uncuerpo humano desnudo, vivo, pero aparentemente inconsciente. Ordenó a los ayudantesque le pusiesen botellas de agua caliente a los pies y le levantasen la cabeza conalmohadas; una vez cumplida su orden, se retiraron, y Wither, tomando una silla, se sentóa los pies de la cama y comenzó a estudiar la fisonomía del durmiente. La cabeza eragrande, si bien quizá parecía mayor de lo que era debido a su largo y enmarañado cabelloy a su gran barba gris. El rostro estaba intensamente curtido por la intemperie, y el cuello,donde era visible, delgado y arrugado por la edad. Los ojos estaban cerrados, y los labiosesbozaban una tenue sonrisa. El efecto total era sumamente ambiguo. Wither permaneciómucho tiempo mirándolo. Algunas veces movía la cabeza para ver su aspecto desde unángulo diferente. Parecía que buscase algún rasgo determinado que no conseguíaencontrar y sufriese un desengaño. Durante un cuarto de hora permaneció sentado enesta forma: después, la puerta se abrió y el profesor Frost entró en la habitación.

Se acercó a la cama, se inclinó y contempló atentamente el rostro del extranjero.—¿Está dormido? —preguntó Wither.—No lo creo. Es más bien una especie de trance. Pero no sé de qué género.—¿No tiene usted dudas?—¿Dónde lo han encontrado?—En un foso, a cosa de un cuarto de milla de la entrada del subterráneo. Han

encontrado el rastro de los pies durante todo el camino.—¿Estaba vacío el subterráneo?—Sí. Tuve el informe de Stone poco después de que se marchase.—¿Tomará usted disposiciones acerca de Stone?—Sí. Pero, ¿qué piensa usted? —dijo indicando la cama con la mirada.—Creo que es él —dijo Frost—. El lugar es el indicado. La desnudez es difícil de

explicar en cualquier otra hipótesis. El cráneo es del género que esperaba.—Pero, ¿y el rostro?—Sí. Hay algunos rasgos que son un poco inquietantes.—Hubiera jurado —dijo Wither— que conocería el aspecto de un Maestro, incluso de

alguien que podía llegar a ser un Maestro. Se ve en seguida que Straik o Studdockpueden llegar a serlo, pero que miss Hardcastle, con todas sus excelentes cualidades, nolo será nunca.

—Sí. Acaso debamos estar preparados para grandes crueldades en... él... ¿Quién sabecómo era realmente la técnica del Círculo Atlántico?

—Indudablemente, no debemos mostrarnos... mezquinos. Podemos suponer que losMaestros de aquellas épocas no estaban tan hondamente divididos de la gente comúncomo ahora. Acaso en el Gran Atlántico eran todavía tolerados una serie de elementosemocionales e incluso instintivos que hemos tenido que descartar.

—No solamente podemos, sino que debemos suponerlo. No olvidemos que todo el planconsiste en la reunión de las diferentes especies del arte.

—Exactamente. Acaso nuestra asociación con los Poderes (su diferente escala detiempo y todo lo demás) tienda a hacernos olvidar cuan enorme es el abismo del tiemposegún nuestros patrones humanos.

—Lo que tenemos aquí —dijo Frost señalando al durmiente— no es, compréndalo, algoque pertenece al siglo V. Es el último vestigio, superviviente en el siglo V, de algo mucho

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (165)

C. S. Lewis

165

más remoto. Algo que viene de mucho más lejos que el Gran Desastre, incluso delprimitivo druidismo; algo que nos lleva hasta Numinor, a los períodos preglaciares.

—El experimento en sí es quizá más azaroso de lo que suponíamos.—He tenido ya ocasión —dijo Frost— de expresar el deseo de que no persista usted en

introducir estas pseudoobservaciones emocionales en nuestra conversación científica.—Amigo mío —dijo Wither sin mirarlo—, me doy perfecta cuenta de que el asunto que

menciona ha sido discutido entre usted y los Poderes mismos. Perfectamente enterado. Yno dudo de que está usted igualmente enterado de ciertas discusiones que han tenidoconmigo relativas a algunos aspectos de sus métodos que están sujetos a crítica. Nadasería más fútil (podría decir más peligroso) que cualquier tentativa de introducir entrenosotros aquellas formas de oblicua disciplina que aplicamos oportunamente a nuestrosinferiores. En interés suyo me aventuro a tocar este punto.

En lugar de contestar, Frost hizo una seña a su compañero. Los dos permanecieronsilenciosos, con la mirada fija en el lecho; porque el Durmiente había abierto los ojos.

Cuando esto ocurrió, todo su rostro pareció adquirir expresión, pero era una expresiónque ninguno de los dos podía interpretar. El Durmiente parecía mirarlos, pero no estabanseguros de que los viese. Mientras transcurrían los segundos, la impresión más fuerte quepareció expresar el rostro fue la de cautela. Pero no había en él nada temeroso niinquieto. Era una especie de defensa habitual, sin énfasis, que parecía tener tras ellaaños de dura experiencia, tranquilamente —acaso incluso humorísticamente— soportada.

Wither se puso en pie y se aclaró la garganta.“Magister Merline —dijo—, Sapientissime Britonum, secreti secretorum possessor,

incredibili quodam gaudio afficimur quod te domum nostram accipere nobis contingit. Scitonos etiam haud imperitos esse magnae artis ut ita dicam...” 27

Pero su voz se apagó. Era obvio que el Durmiente no se enteraba de lo que le estabadiciendo. Era imposible que un hombre docto del siglo V no supiese latín. ¿Habríaentonces algún error en la pronunciación? Pero no le cabía la menor duda de que aquelhombre no lo entendía. La carencia absoluta de curiosidad o incluso de interés de surostro sugería claramente que no lo escuchaba.

Frost tomó el frasco de sobre la mesa y sirvió un vaso de vino tinto. Después volvió a lacama, se inclinó profundamente y lo tendió al desconocido. Este lo tomó con unaexpresión que podía ser interpretada (o no serlo) como de curiosidad, y súbitamente sesentó en la cama, revelando un pecho amplio y velludo y unos brazos largos ymusculados. Sus ojos se fijaron en la mesa y la señaló con un dedo. Frost se acercó aella y tocó un frasco diferente. El extranjero hizo un ademán negativo y señaló de nuevo.

—Creo —dijo Wither— que nuestro muy distinguido huésped trata de indicar el jarro.No sé exactamente lo que contiene. Quizá...

—Contiene cerveza —dijo Frost.—No me parece muy apropiado... No obstante, conocemos tan poco las costumbres de

aquella época...Mientras estaba hablando, Frost llenó un pichel de barro de cerveza y lo ofreció al

desconocido. Por primera vez, un destello de interés apareció en su hermético rostro. Elhombre cogió el pichel afanosamente, apartó su enmarañado bigote de la boca ycomenzó a beber. La cabeza gris fue inclinándose hacia atrás; el pichel fue ascendiendopaulatinamente; los músculos de su demacrada garganta hacían visible su deglución.Finalmente, el hombre, habiendo bebido hasta el final el contenido del pichel, se limpió loslabios con el dorso de la mano y lanzó un profundo suspiro, primer sonido que profiriódesde su llegada. Después fijó de nuevo su atención en la mesa. 27 Maestro Merlín, el más docto de los bretones, poseedor del secreto de los secretos; coninexpresable placer abrazamos la oportunidad de darte la bienvenida a esta casa. Comprenderás quetampoco nosotros somos ignorantes en el Gran Arte, y, si me está permitido decirlo así...

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (166)

Esa Horrenda Fortaleza

166

Durante unos veinte minutos, los dos hombres lo alimentaron; Wither con trémula ycortés deferencia, Frost con los rituales y silenciosos movimientos de un servidoracostumbrado. Se habían provisto de toda clase de manjares delicados, pero el extranjerodedicó su atención al rosbif, al pollo, a los encurtidos, al pan, al queso y a la mantequilla,que comía sola, con la punta del cuchillo. No conocía, al parecer, el uso del tenedor, ytomaba los trozos de pollo con las dos manos, mordiendo vorazmente, dejando loshuesos sobre la almohada al terminar. Comía de una manera ruidosa y animal. Cuandoterminó de comer, señaló de nuevo el pichel de cerveza, lo vació de dos tragos, se secó laboca con la sábana, y la nariz con las manos, y pareció disponerse a echar otro sueño.

—Ah, domine! —dijo Wither con suplicante entonación—. Nihil magis mihi displiceretquam tibi ullo modo molestum esse. Attamen, venia tua...28

Pero el hombre no parecía enterarse. Les era imposible decir si sus ojos estabancerrados o si estaba mirándolos con los ojos entornados; pero se veía claramente que notenía ganas de conversación. Frost y Wither cambiaron una mirada interrogadora.

—No hay acceso a esta habitación salvo por la antesala, ¿verdad? —preguntó Frost.—No —dijo Wither.—Entonces, vamos allá a analizar la situación. Podemos dejar la puerta entornada.

Podremos oírlo si se mueve.

VII

Cuando Mark se encontró súbitamente liberado de la presencia de Frost, experimentóuna sensación de alivio. No era que se calmasen sus temores por el futuro. No obstante,en medio de sus inquietudes, una extraña sensación de sentirse liberado lo invadió. Elalivio de no tener que tratar de ganar ya la confianza de aquel hombre, de poder ahogarsus miserables esperanzas, era una sensación casi jubilosa. La lucha directa, después deuna serie de fracasos diplomáticos, era como un tónico. Podía perder aquella lucha frentea frente. Pero por lo menos era su partida contra la de los demás. Podía ya hablar de “supartida”. Le parecía estar ya con Jane y con todo lo que simbolizaba. En realidad, era élquien estaba en la línea de frente; Jane era casi una no combatiente.

La aprobación de la propia conciencia es una carga muy pesada, especialmente paralos que no están acostumbrados a ello. En el espacio de dos minutos, Mark pasó deaquella primera sensación involuntaria de liberación a la consciente actitud de valor, y deallí a un heroísmo sin restricciones. La imagen de sí mismo como héroe y mártir, comoJack el Matador de Gigantes lavándose tranquilamente las manos en la propia cocina delgigante, se elevó ante él, prometedora de poder borrar para siempre aquellas otrasinsoportables imágenes que lo habían obsesionado durante las últimas horas. No todo elmundo hubiera podido resistir una invitación como la de Frost, al fin y al cabo, unainvitación que le ofrecía pasar más allá de las fronteras de la vida humana..., penetrar enalgo que los hombres habían tratado de encontrar desde el principio del mundo..., unapulsación de aquella cuerda secreta infinitesimal que es el verdadero nervio de la historia.¡Cuánto le hubiera atraído en otro tiempo!

¡Cuánto le hubiera atraído en otro tiempo! Súbitamente, como algo que saltase sobre éldesde una distancia infinita con la velocidad de la luz, el deseo (un deseo violento,irrefrenable) lo agarró por la garganta. La mera insinuación produciría a aquellos que lahan experimentado la calidad de las emociones que ahora lo sacudían, como la de unperro que sacude a una rata; para los otros no hay descripción posible. Algunos escritoresla llaman lascivia; es una descripción admirablemente descriptiva desde dentro,totalmente errónea desde fuera. No tiene nada que ver con el cuerpo. Pero es, bajo dos 28 Señor, nada más lejos de mi deseo que producirle la menor molestia. Pero, al propio tiempo, consu venia...

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (167)

C. S. Lewis

167

aspectos, como la lascivia tal como la lascivia se manifiesta en la profunda y sombríabóveda de su laberíntica mansión. Porque, como la lascivia, encanta el universo entero.Todo aquello que Mark había sentido hasta entonces —amor, ambición, hambre, lalascivia misma— parecía ahora haber sido únicamente agua con leche, juguetes para loschiquillos, que no valían un latido del corazón. La infinita atracción de aquella cosasombría absorbía dentro de sí todas las demás pasiones; el resto del mundo aparecíapálido, desolado, insípido, un mundo de bodas blancas y blancas masas, platos sin sal,juegos de niños. Sólo podía pensar en Jane bajo un aspecto de apetito: y el apetito notenía aquí atractivo alguno. Aquella serpiente, enfrentándose con el verdadero dragón, seconvertía en un miserable gusano. Pero era como la lascivia bajo otro aspecto también.Es inútil señalar al hombre pervertido el horror de su perversión; mientras su fuerzasubsiste, este horror es precisamente la sal de su emoción. Es la fealdad en sí misma quese convierte, al final, en la meta de su libertinaje; la belleza hace ya tiempo que se hadebilitado demasiado para ser un estimulante. Y lo mismo ocurría ahora. Aquellos seresde que Frost había hablado —y ahora no dudaba ya de que estaban en aquel momentopresentes en su celda— respiraban la muerte sobre la raza humana y sobre todo goce.No a pesar de esto, sino a causa de esto, la terrible gravitación lo aspiraba, lo fascinaba ylo atraía hacia ellos. Jamás hasta entonces había experimentado la espantosa fuerza deun movimiento opuesto a la naturaleza como el que entonces lo tenía entre sus garras, elimpulso de derribar toda resistencia y de trazar todos los círculos contrarios al sentido delreloj. El significado de ciertas imágenes de la peroración de Frost sobre “objetividad”, delas cosas hechas por las brujas en los tiempos antiguos, aparecían ahora ante élclaramente. La imagen del rostro de Wither se formó en su mente; y esta vez no selimitaba simplemente a repelerlo. Observó, con escalofriante satisfacción, los signos queostentaba de una experiencia compartida entre ellos. Wither sabía también. Withercomprendía...

Al mismo tiempo acudió a él la idea de que probablemente lo matarían. En cuantopensó en esto, se dio de nuevo cuenta de su celda, de aquel lugar blanco y reducido consu luz deslumbradora, en el cual estaba sentado en el suelo. Entornó los ojos. Norecordaba haberla visto durante los últimos minutos. ¿Dónde había estado? En todo caso,tenía la mente clara. Aquella idea de que pudiese haber algo de común entre él y Witherera un absurdo. Desde luego, pensaban matarlo al final, a menos que pudiese escapargracias a su propio ingenio... ¿En qué habría estado pensando y sintiendo mientrasolvidaba aquello?

Gradualmente fue dándose cuenta de que había sufrido una especie de ataque, y queno había ofrecido la menor resistencia: y con esta comprensión, una nueva especie detemor fue invadiendo su mente. A pesar de que era teóricamente materialista, habíacreído durante toda su vida, de una forma inconsistente e incluso indiferente, en la libertaddel pensamiento. Raras veces tomó una determinación moral; y cuando resolvió algunashoras antes no confiar nunca más en la gente de Belbury, dio por descontado que seríacapaz de hacer lo que resolvía. Sabía, con seguridad, que podía “cambiar depensamiento”; pero mientras no lo hiciese, desde luego, llevaría adelante su plan. No sele había ocurrido pensar que podían cambiarle el pensamiento en un solo instante,cambiarlo hasta no ser posible reconocerlo. Si podía ocurrir una cosa así..., no era leal.Allí había un hombre tratando (por primera vez en su vida) de seguir el buen camino, elcamino que Jane, los Dimble y tía Gilly le hubieran indicado. Era de esperar que cuandoun hombre se decidía a ello, el universo entero tenía que apoyarlo. Porque las reliquias deaquellas versiones semisalvajes de teísmo que Mark había aprendido durante eltranscurso de su vida estaban más arraigadas en él de lo que creía, y sentía, si bienhubiera sido incapaz de traducirlo en palabras, que era misión del universo recompensarsus buenas resoluciones. Y, no obstante, en cuanto trataba de ser bueno, el universo loabandonaba. Mostraba figuras en las que no había soñado jamás. Inventaba nuevas

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (168)

Esa Horrenda Fortaleza

168

leyes con el deliberado propósito de abandonarlo. Este era el premio de sus sufrimientos.Los cínicos, entonces, tenían razón. Pero ante esta idea se detuvo súbitamente. Una

especie de aroma que venía con ella lo hizo detenerse. ¿Es que comenzaba de nuevo suotro estado de espíritu? ¡Oh, no, no, a ningún precio! Juntó las manos. Necesitaba a Jane;necesitaba a Mrs. Dimble; necesitaba a Denniston. Necesitaba algo o a alguien. “¡Oh, no,no permitáis que vuelva allí! —dijo; y después, más fuerte—: ¡No, no!...” Todo cuanto enalgún sentido podía llamarse su ser salió con este grito; y la espantosa conciencia dehaber jugado la última carta se convirtió lentamente en una especie de paz. No habíanada más que hacer. Inconscientemente dejó que sus músculos fuesen relajándose. Sujoven cuerpo estaba sumamente cansado ya, e incluso el duro suelo le parecía cómodo.La celda misma le parecía vacía y purificada, como si también ella estuviese cansada delos conflictos de que había sido testigo, vacía como el cielo después de la lluvia, cansadacomo un chiquillo después de llorar. La vaga sensación de que la noche debía de estar apunto de terminarse le embargó y se quedó dormido.

Trece - Han bajado del cielo profundo sobre sus cabezas

I

—¡DETÉNGASE! ¡Deténgase donde está y dígame su nombre y lo que le trae! —dijoRansom.

La harapienta figura del umbral inclinó un poco la cabeza, como el hombre que no oyebien algo. Al mismo tiempo, el viento que penetraba por la puerta abierta se metía por lacasa. La puerta que separaba la despensa de la cocina se cerró de golpe, dejando a lostres hombres aislados de las mujeres, y una jofaina de estaño cayó ruidosamente en elfregador. El desconocido avanzó un paso en la habitación.

—Sta! —dijo Ransom con voz fuerte—. In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti, dicmihi qui sis et quam ob causam venenis.29

El extranjero levantó la mano y apartó el cabello que goteaba sobre su frente. La luzdaba de lleno sobre su rostro, en el que Ransom encontró una inmensa paz. Todos losmúsculos de su cuerpo parecían reposar como si estuviese dormido, y permanecíaabsolutamente inmóvil. Cada gota de lluvia que caía sobre el suelo enladrillado coincidíacon la que había caído antes.

Sus ojos se posaron en Ransom durante unos segundos sin interés particular. Despuésvolvió la cabeza hacia la izquierda, hacia la puerta, casi adosada a la pared, tras la queMacPhee estaba oculto.

—Sal —dijo en latín el extranjero. Las palabras eran pronunciadas en voz baja, perocon un timbre tan profundo que incluso en aquella habitación azotada por el vientoprodujeron una vibración. Pero lo que más sorprendió a Ransom fue que MacPheeobedeciese en el acto. No miró a Ransom, sino al extranjero. Entonces, inesperadamente,lanzó un formidable bostezo. El extranjero lo miró de arriba abajo y se volvió hacia elDirector.

—Amigo —dijo en latín—, di al Señor de esta Casa que he venido—. Mientras hablaba,el viento que lo azotaba por detrás pegaba sus ropas a su cuerpo y echaba su cabellohacia adelante; pero su enorme corpulencia permanecía inmóvil como un árbol, y noparecía tener prisa. También la voz daba la impresión que darían los árboles si éstoshablasen; era amplia, lenta y paciente, como si saliese, por entre raíces, tierra ypedruscos, de las entrañas de la tierra.

—Yo soy el dueño aquí —dijo Ransom en la misma lengua. 29 ¡Detente! En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, dime quién eres y a qué vienes.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (169)

C. S. Lewis

169

—Bien —repuso el extranjero—. En este caso, ése será tu obispo. —No puede decirseque sonriese, pero una mirada de intranquilidad apareció en sus ojos agudos.Súbitamente avanzó la cabeza, como para acercar su rostro al del Director—. Di a tuSeñor que he venido —repitió con la misma voz.

Ransom lo miró sin pestañear.—¿Deseas verdaderamente que evoque a mis Maestros? —dijo finalmente.—Una corneja que vive en la celda de un ermitaño aprendió ya a hablar el latín docto

—dijo el hombre—. Veamos tu llamada, homúncula (homuncio).—Tengo que usar otra lengua para ello —dijo Ransom.—Una corneja puede también saber el griego.—No es griego.—Veamos tu hebreo, entonces.—No es hebreo.—Entonces —dijo el hombre con una especie de risa, una risa que se tradujo

únicamente en un ligero movimiento de hombros—, si caes en la amalgama de losbárbaros, será difícil, pero trataré de entenderte.

—Quizá a ti te parezca el hablar de los bárbaros —repuso Ransom—, porque hatranscurrido mucho tiempo desde que no se oye. Ni aun en Numinor se oyó hablar por lascalles.

El extranjero no hizo ningún gesto al oír estas palabras y permaneció tan quieto comoantes, acaso más inmóvil todavía; pero de nuevo, con interés, dijo:

—Tus Maestros te dejan jugar con juguetes peligrosos. Dime, esclavo, ¿qué esNuminor?

—El verdadero Oeste —repuso Ransom.—Bien... —dijo el hombre. Y después de una pausa, añadió—: Poca cortesía tenéis

para con los huéspedes en esta casa. El viento frío sopla a mi espalda, y he estadomucho tiempo acostado. ¿Lo ves? He cruzado ya tu umbral.

—Esto no tiene ningún valor —dijo Ransom—. Cierre la puerta, MacPhee —añadió eninglés. Pero no hubo respuesta. Mirando por primera vez alrededor, vio que MacPhee sehabía sentado en una silla de la despensa y estaba profundamente dormido—. ¿Quésignifica toda esta locura? —preguntó Ransom al extranjero.

—Si eres verdaderamente el dueño de esta casa, no es necesario decírtelo. Si no loeres, ¿por qué habría yo de dar cuenta de mí a un ser como tú? No temas. Tu escuderono sufrirá por eso.

—Esto lo veremos pronto —dijo Ransom—. Entre tanto, no temo tu entrada en mi casa.Tengo más razones para temer tu fuga. Cierra la puerta si quieres, pues ya ves que mi pieestá herido.

El extranjero, sin apartar los ojos de Ransom, buscó la puerta con la mano izquierda yla cerró de golpe. MacPhee no se movió.

—Ahora —dijo—, ¿quiénes son tus Maestros?—Mis Maestros son los Oyarsas.—¿Dónde has oído ese nombre? —preguntó el extranjero—. O, si realmente

perteneces al Colegio, ¿por qué te vistes como un esclavo?—Tus ropas no son tampoco las de un druida —repuso Ransom.—Buena contestación —dijo el otro—. Puesto que tienes saber, contesta a mis

preguntas si te atreves.—Las contestaré si puedo. En cuanto a atreverme, ya veremos.El extranjero reflexionó durante algunos segundos. Después, hablando con una voz

ligeramente cantarina, como si repitiese una vieja lección, pregunto, en dos exámetroslatinos, la siguiente cuestión:

—¿Quién es llamado Sulva? ¿Qué camino sigue? ¿Por qué es la matriz estéril por unlado? ¿Dónde están los matrimonios blancos?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (170)

Esa Horrenda Fortaleza

170

Ransom contestó:—Sulva es aquella a quienes los mortales llaman luna. Camina por la esfera más baja.

El borde del mundo que se perdió pasa a través de ella. La mitad de su órbita está vueltahacia nosotros y comparte nuestra maldición. Su otra mitad mira hacia el Cielo Profundo;feliz será quien pueda franquear esas fronteras y asomarse a los campos del otro lado. Aeste lado, la matriz es estéril y los matrimonios blancos. Allí mora el pueblo maldito, llenode orgullo y lascivia. Allí, cuando un hombre toma a una virgen en matrimonio, no yacenjuntos, sino que cada uno yace con una extraña imagen contrahecha del otro, hecha paraser impelida y alentada por artes diabólicas, porque la verdadera carne no les gustaría.Son demasiado perversos en sus sueños de lascivia. Sus verdaderos hijos son fabricadospor artes viles en lugares secretos.

—Has contestado bien —dijo el extranjero—. Creí que sólo había tres hombres en elmundo que supiesen responder a esto. Pero mi segunda pregunta puede ser más difícil.¿Dónde está el anillo del rey Artús? ¿Qué Señor tiene en su casa tal tesoro?

—El anillo del rey —dijo Ransom— está en el dedo de Artús cuando se sienta en laCámara de los Reyes en la tierra cónica de Abhalljin, más allá de los mares de Lur enPerelandra. Porque Artús no ha muerto; pero Nuestro Señor le ordenó que conservase sucuerpo hasta el final del tiempo y la destrucción de Sulva, con Enoch, Elías, Moisés yMelquisedec el Rey. Melquisedec es aquel en cuyo seno los tres anillos de escalones depiedra brillan en el índice de Pendragón.

—Bien contestado —dijo el extranjero—. En mi Colegio era creencia que sólo doshombres sabían esta contestación. Pero en cuanto a la tercera pregunta, sólo yo conozcola respuesta. ¿Quién será Pendragón en el tiempo en que Saturno descenderá de suesfera? ¿En qué mundo aprendió la guerra?

—En la esfera de Venus aprendí la guerra —repuso Ransom—. En esta era bajaráLurga. Yo soy el Pendragón.

Al decir estas palabras retrocedió un paso, porque el hombre había avanzado hacia él yhabía una nueva expresión en sus ojos. Cualquiera que los hubiese visto allí, frente afrente, hubiera podido pensar fácilmente que de un momento a otro podían luchar. Pero elextranjero no había avanzado con propósito hostil. Lentamente, ceremoniosamente, perono de una forma extraña, como una montaña que se desplomase con la suavidad de unaola, el hombre cayó de hinojos; y todavía seguía su rostro casi al mismo nivel que el delDirector.

II

—Esto representa una seria dificultad para nuestros recursos —dijo Wither a Frost,cuando estuvieron sentados en la antecámara con la puerta entornada—. Debo confesarque no había previsto dificultad alguna respecto al lenguaje.

—Hay que buscar un técnico celta en el acto —dijo Frost—. Estamos lamentablementedébiles en aspecto filológico. No sé de momento quién es el más versado en antiguobritánico. Ransom sería el hombre indicado si pudiésemos encontrarlo. Supongo que nose sabe nada de él en nuestro departamento, ¿verdad?

—Creo inútil señalar —dijo Wither— que la capacidad filológica del doctor Ransom noconstituye en modo alguno el único motivo por el cual desearíamos saber algo de él. Sihubiésemos podido descubrir su rastro, tenga la seguridad de que no hubiera transcurridomucho tiempo sin que tuviese usted la... la satisfacción de verlo personalmente.

—Desde luego. Quizá no esté en la Tierra.—Lo conocí en otro tiempo —dijo Wither entornando los ojos—. Era un hombre muy

brillante, a su manera. Un hombre cuyas intuiciones y penetraciones hubieran podido serdel más alto valor, si no hubiese abrazado la causa de la reacción. Es una reflexiónentristecedora...

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (171)

C. S. Lewis

171

—Desde luego —dijo Frost interrumpiéndolo—. Straik sabe el galés moderno. Sumadre era del país de Gales.

—Sería mucho más satisfactorio —dijo Wither— poder, por decirlo así, conservar elasunto en familia. Sería para mí sumamente desagradable (y estoy seguro de que sienteusted la misma repulsión) tener que introducir un intérprete del celta ajeno al Instituto.

—El intérprete, desde luego, sería despedido en cuanto pudiésemos prescindir de susservicios —contestó Frost—. Es la pérdida de tiempo lo que me preocupa. ¿Quéprogresos ha hecho usted con Straik?

—¡Oh!, verdaderamente sorprendentes —repuso el Director—. Incluso estoy un pocodecepcionado. Quiero decir que mi discípulo avanza tan rápidamente que me voy a verobligado a abandonar una idea que, lo confieso, me atraía profundamente. Estabapensando, mientras estaba usted fuera de la habitación, que sería sumamenteconveniente y... útil, al mismo tiempo que satisfactorio, que su discípulo y el mío pudiesenser iniciados juntos. Tengo la seguridad de que tanto usted como yo hubiéramos sentido...Pero, desde luego, si Straik está a punto antes que Studdock, no me considero conderecho a seguir con esta idea. Comprenderá usted, mi querido amigo, que trato de hacerde esto una especie de piedra de toque sobre la comparativa eficacia de nuestrosdiferentes métodos.

—Le hubiera sido imposible —dijo Frost—, puesto que he hablado con Studdock unasola vez y la entrevista ha tenido todo el éxito que de ella podía esperarse. Hemencionado a Straik únicamente para saber si había alcanzado ya un grado que lepermitiese ser presentado debidamente a nuestro huésped.

—¡Oh! En cuanto a haber alcanzado el grado —dijo Wither—, en cierto sentido...,ignorando ciertos sutiles matices de momento (si bien reconociendo plenamente su granimportancia), no vacilaría... Estaríamos perfectamente justificados...

—Pensaba —dijo Frost— que tendríamos que poner a alguien de guardia aquí. Puededespertarse de un momento a otro. Nuestros discípulos, Straik y Studdock, podríanturnarse. No hay motivo para que no sean útiles incluso antes de su iniciación total.Tendrían, naturalmente, orden de llamarnos en cuanto ocurriese algo.

—¿Cree usted que Mr. Studdock está suficientemente avanzado?...—No importa —dijo Frost—. ¿Qué mal puede hacer? No puede salir. Y, de momento,

sólo necesitamos a alguien que vigile. Podría ser una prueba muy útil.

III

MacPhee, que durante aquel sueño que no pudo recordar jamás había estadodiscutiendo con Ransom y negado la existencia de cabeza de Alcasan por medio de dosargumentos de doble filo que parecían irrefutables, se despertó violentamente al sentirque alguien lo sacudía por los hombros. Se dio cuenta en el acto de que tenía frío y quesu pie izquierdo se le había dormido. Después vio a Denniston mirándolo frente a frente.La despensa parecía llena de gente... Denniston, Dimble y Jane. Parecían estar sucios,desgarradas las ropas, llenos de barro y mojados.

—¿Se encuentra usted bien? —preguntó Denniston—. Hace diez minutos que trato dedespertarlo.

—¿Bien? —dijo MacPhee humedeciéndose los labios y tragando saliva un par deveces—. Sí, estoy bien... —Se enderezó rápidamente—. Aquí ha habido..., ha venido unhombre —dijo.

—¿Qué clase de hombre? —preguntó Dimble.—Pues en cuanto a esto —dijo MacPhee—, la cosa no es tan fácil... Me quedé dormido

hablando con él, para decir la verdad. Me es imposible recordar lo que me estabadiciendo.

Los otros cambiaron una mirada. A pesar de que a MacPhee no le disgustaba algún

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (172)

Esa Horrenda Fortaleza

172

trago durante las noches de invierno, era un hombre sobrio; jamás lo habían visto enaquel estado. Un momento después se puso en pie de un salto.

—¡Dios nos ampare! —exclamó—. ¡El Director estaba aquí! ¡Pronto! Tenemos queregistrar la casa y el jardín. Debía de ser algún impostor o un espía. Ya sé ahora lo queme ha pasado. He sido hipnotizado. Había un caballo, además. Me acuerdo del caballo.

Este último detalle produjo un efecto inmediato en sus oyentes. Denniston abriórápidamente la puerta de la cocina y todos salieron tras él. Durante un segundo vioindistintamente unas formas en la penumbra de la luz roja de la chimenea, en la que ardíaun gran fuego del que nadie se había ocupado desde hacía horas. Después, cuandoDenniston dio la vuelta al interruptor y se encendió la luz, todos lanzaron un profundosuspiro. Las cuatro mujeres estaban sentadas profundamente dormidas. El cuervodormía, encaramado sobre el respaldo de una silla. Mr. Bultitude, echado de costado allado del hogar, dormía también; su ligero y tenue ronquido, tan desproporcionado a suvolumen, se oía en medio del momentáneo silencio. Mrs. Dimble, en una posición queparecía muy incómoda, dormía con la cabeza sobre la mesa, con un calcetín todavía amedio zurcir sobre sus rodillas. Dimble la miró con la sensación de piedad que todosexperimentamos por una persona dormida, especialmente por nuestras esposas. Camilla,que ocupaba una mecedora, estaba encogida, en una posición llena de gracia, y parecíaun animal acostumbrado a dormir en cualquier sitio. Mrs. Maggs dormía con la bocaabierta y un gesto servicial y vulgar; y Grace Ironwood, erguida casi como si estuviesedespierta, pero con la cabeza colgando ligeramente a un lado, parecía someterse conaustera paciencia a la humillación de la inconsciencia.

—Están bien —dijo MacPhee detrás—. Es lo mismo que me ha ocurrido a mí. Notenemos tiempo de despertarlos. Vamos.

Salieron de la cocina al corredor embaldosado. A todos ellos, menos a MacPhee, aquelsilencio les parecía profundo, después de la violencia del viento y de la lluvia. Las lucesque iban encendiendo al pasar sólo revelaban habitaciones vacías y corredores desiertosque tenían el aspecto abandonado de una casa a medianoche; fuegos apagados en loshogares, un periódico de la noche sobre un sofá, un reloj que se había parado... Peroninguno de ellos esperaba hallar gran cosa más en la planta baja.

—Vamos arriba —dijo Dimble.—Las luces están encendidas —dijo Jane, cuando todos llegaron al pie de la escalera.—Las hemos encendido nosotros desde el corredor —dijo Dimble.—No lo creo... —dijo Denniston.—Perdónenme —dijo Dimble—, creo que quizá sea mejor que suba yo primero.Subieron hacia el primer rellano, en la obscuridad. En el segundo y último, la luz del

primer piso cayó sobre ellos. A cada rellano la escalera formaba un ángulo recto, demanera que hasta que se llegaba al segundo no podía verse el vestíbulo del piso superior.Jane y Denniston, que iban detrás, vieron a Dimble y a MacPhee detenerse súbitamenteen el segundo rellano; los perfiles de sus rostros estaban iluminados. MacPhee tenía laboca cerrada como una trampa, con una expresión hostil y asustada. Dimble estaba conla boca abierta. Después, pidiendo un esfuerzo a sus cansados miembros, Jane se colocóal lado de ellos y vio lo mismo que habían visto.

Mirándolos desde la balaustrada había dos hombres, uno cubierto por unas ropasharapientas y rotas y el otro vestido de azul. El Director era quien iba de azul, y, duranteun momento, la idea de que tenía una pesadilla cruzó por la mente de Jane. Las dosfiguras parecían pertenecer a la misma especie... Al fin y al cabo, ¿qué sabía ella delDirector que la había atraído a aquella casa, obligándola a soñar y enseñándole el miedodel Infierno aquella misma noche? Y allí estaban los dos, confiándose sus secretos comoera natural en seres semejantes, después de haber vaciado la casa o sumido a sushabitantes en un sopor. El hombre que había sido arrancado a las entrañas de la tierra yel que había viajado por los espacios, aquellos dos hombres que se acusaron uno a otro

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (173)

C. S. Lewis

173

de ser un enemigo, estaban ahora juntos desde el momento en que se encontraron, y sefundían como dos gotas de mercurio. Durante todo aquel rato apenas miró al extranjero.El Director había abandonado su muleta, y Jane no lo había visto jamás tan erguido y tanfirme. La luz que caía sobre su cabeza formaba una especie de halo, y en lo alto de ellaparecía haber un toque dorado. Súbitamente, mientras pensaba en estas cosas, seencontró sin querer mirando fijamente a los ojos del Extranjero. En el acto se dio cuentade su tamaño. Aquel hombre era monstruoso. Y los dos hombres eran aliados. Elextranjero estaba hablando y señalándola a ella al mismo tiempo.

Jane no comprendió lo que decía. Pero Dimble sí, y oyó a Merlín decir, en una lenguaque parecía una especie de latín extraño:

—Señor, tienes en tu casa a la mujer más falsa de cuantas viven en este tiempo.Y Dimble oyó al Director contestar en la misma lengua:—Señor, te equivocas. Es, sin duda, como todos nosotros, una pecadora, pero esta

mujer es casta.—Señor —dijo Merlín—, debes saber que hizo en Logres una cosa por la cual no

vendrá menos dolor que vino cuando el golpe que Balinus dio. Porque, señor, el propósitode Dios era que entre ella y su señor engendrasen un niño por el cual los enemigospudiesen ser arrojados de Logres por mil años.

—Está recién casada —repuso Ransom—. El niño puede nacer todavía.—Señor —dijo Merlín—, ten la certeza de que el niño no nacerá nunca, porque la hora

de ser engendrado pasó. Por su propia voluntad, son estériles; no sabía hasta ahora quelos usos de Sulva fuesen tan comunes entre vosotros. Durante cien generaciones seestuvo madurando en las dos líneas la generación de este niño. A menos que Dios lamadurase por la obra del tiempo, esta semilla, a esta hora, en esta tierra, no fructificarájamás.

—Hemos dicho bastante —dijo Ransom—. La mujer se da cuenta de que hablamos deella.

—Sería muy caritativo —dijo Merlín— que dieses orden de que le cortasen la cabeza;porque es abrumador contemplarla.

Jane, a pesar de tener algunas nociones de latín, no había entendido la conversación.El acento no le era familiar, y el viejo druida empleaba un vocabulario que estaba muy porencima de su saber: el latín del discípulo para el cual Apuleyo y Martianus Capella eranlos clásicos primarios y cuyas elegancias se parecían a las del Hisperica Famina. PeroDimble lo había entendido. Empujó a Jane detrás de él y gritó:

—¡Ransom! En el nombre del cielo, ¿qué quiere decir todo esto?Merlín habló de nuevo en latín, y Ransom se volvía para contestarle cuando Dimble le

interrumpió:—¡Contéstenos! —dijo—. ¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué va usted vestido de esa

manera? ¿Qué va usted a hacer con este anciano sediento de sangre?MacPhee, que había entendido la conversación en latín menos todavía que Jane, pero

que estuvo contemplando a Merlín con la expresión de un terrier que ve sus dominiosinvadidos por un enorme dogo, se mezcló en la conversación.

—Doctor Ransom —dijo—, ignoro quién es este hombre, y no soy latinista. Pero séperfectamente que me ha vigilado usted toda la noche contra mi voluntad expresa y hapermitido que drogasen e hipnotizasen. Me causa muy poco placer, se lo aseguro, verlo austed vestido como un personaje de pantomima, dándose la mano con ese yogui,polichinela, sacerdote o lo que sea. Y puede decirle que no hay necesidad de que memire en la forma que lo hace. No me da miedo. En cuanto a mí hace referencia, si usted,doctor Ransom, ha cambiado de opinión después de lo que ha ocurrido, no veo de qué lespodría yo servir a ustedes. Pero, a pesar de que me puede costar la vida no voy a hacerel ridículo. Esperamos una explicación.

El Director permaneció mirándolos durante algunos segundos.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (174)

Esa Horrenda Fortaleza

174

—¿Hasta este punto hemos llegado? —dijo—. ¿Es que ninguno de ustedes tieneconfianza en mí?

—Yo sí, señor —dijo Jane súbitamente.—Estas llamadas a las pasiones y emociones —dijo MacPhee— no tienen utilidad

alguna. Podría echarme a llorar en este momento como cualquier otro si así se meantojase.

—Bien —dijo el Director después de una pausa—, tienen ustedes cierta excusa, porquehemos sido engañados. Lo mismo lo ha sido el enemigo. Este hombre es MerlinusAmbrosius. Ellos creían que si volvía al mundo estaría de su lado. He descubierto queestá con nosotros. Usted, Dimble, tiene que reconocer que siempre fue una posibilidad.

—Es cierto —dijo Dimble—. Creo que fue... Bien, de pronto..., al verlos a ustedes dosde pie, juntos... de esa forma... Y su horrible sed de sangre...

—También a mí me ha sorprendido —dijo Ransom—. Pero, después de todo, notenemos derecho a exigir que su código penal sea el del siglo XX. Veo difícil tambiénhacerle entender que no soy un monarca absoluto.

—¿Es... es cristiano? —preguntó Dimble.—Sí —dijo Ransom—. En cuanto a mis ropas, me he puesto por una vez el traje de mi

dignidad para honrarlo y porque me sentía avergonzado. Nos tomó a MacPhee y a mí porescuderos y mozos de cuadra. En sus días, ¿comprende usted?, salvo por necesidad, loshombres no se vestían con informes sacos de tela ni el pardo era el color favorito.

En aquel momento, Merlín habló de nuevo. Dimble y el Director, que eran los únicosque podían entenderlo, le oyeron decir:

—¿Quién es esta gente? Si son tus esclavos, ¿por qué no te reverencian? Si son tusenemigos, ¿por qué no los destruyes?

—Son mis amigos... —comenzó Ransom en latín. Pero MacPhee lo interrumpió.—¿Debo entender, doctor Ransom —dijo—, que nos pide usted que aceptemos a este

hombre como miembro de nuestra organización?—Siento no poderme expresar en estos términos —dijo Ransom—. El es miembro de

la organización. Y debo mandarles a todos ustedes que lo acepten.—Y en segundo lugar —continuó MacPhee—, quisiera preguntar qué comprobación se

ha hecho de sus credenciales.—Estoy plenamente convencido —contestó el Director—. Estoy tan seguro de su

buena fe como de la de ustedes.—Pero, ¿y los motivos de su confianza? —insistió MacPhee—. ¿Es que no vamos a

enterarnos?—Sería difícil —repuso el Director— explicarle a usted los motivos que tengo para

confiar en Merlinus Ambrosius; pero no más difícil que explicarle a él por qué, pese aciertas apariencias que pueden ser mal interpretadas, confío en usted. —Al decir estoapareció en sus labios como una sombra de sonrisa.

Merlín se dirigió entonces a él en latín, y Ransom contestó. Después, Merlín se dirigió aDimble con voz inconmovible.

—El Pendragón me dice que me acusas de fiereza y crueldad. Es una acusación quejamás había oído. Una tercera parte de mi substancia la he dado a las viudas y a la gentepobre. Jamás deseé la muerte más que a los felones y a los odiados sajones. En cuanto ala mujer, por mí puede vivir. No soy el dueño de esta casa. Pero, ¿tanta importanciatendría decapitarla? ¿No han ido por menos a la hoguera reinas y señoras que ladespreciarían como a una sirvienta? Incluso ese pájaro sombrío que tienes al lado (merefiero a ti, amigo, a pesar de que no hables más que tu bárbara lengua; tú, con tu rostrode leche agria, tu voz como una sierra y tus piernas de cigüeña), incluso ese cortabolsas,a quien quisiera pillar en la poterna, pero no para usar la cuerda en su gaznate, sino ensus espaldas.

MacPhee, que se daba cuenta, aun sin entender, que estaba siendo objeto de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (175)

C. S. Lewis

175

desfavorables comentarios, permanecía escuchando con aquella expresión de estar a laexpectativa que es más común en el norte de Irlanda y en las tierras bajas de Escocia queen la propia Inglaterra.

—Director —dijo cuando Merlín hubo terminado—, le estaría muy agradecido si...—Vamos —dijo el Director súbitamente—, ninguno de nosotros ha dormido esta noche.

Arthur, ¿quiere usted venir a encender la chimenea en honor de nuestro huésped en lagran habitación del extremo norte de este corredor? ¿Podría despertar alguien a lasmujeres? Pedidles que le traigan algún refrigerio. Una botella de borgoña y lo que hayafrío. Y después, todos a la cama. No hay que excitarse a primeras horas de la mañana.Todo acabará muy bien.

IV

—Vamos a tener dificultades con este nuevo colega —dijo Dimble al encontrarse solocon su mujer en su habitación de St. Anne, a última hora del día siguiente—. Sí —repitiódespués de una pausa—. Es lo que se llama un hombre difícil.

—Pareces muy cansado, Cecil —dijo Mrs. Dimble.—Pues... ha sido una entrevista un poco fuerte —repuso él—. Es... es un hombre

fatigante. ¡Oh!, ya sé que todos hemos estado locos... Quiero decir que todos imaginamosque porque volvía a la vida en el siglo XX sería un hombre de nuestro siglo. El tiempo esmás importante de lo que creemos, después de todo.

—Me he dado cuenta de ello durante el almuerzo —dijo su mujer—. ¡Es tan tonto nohaber pensado que no podía conocer los tenedores! Pero lo que me sorprendió más fuecon que... con que elegancia prescindía de ellos. No daba la sensación de carecer demodales, sino de tener otros distintos.

—¡Oh! Este hombre es un caballero, a su manera. Es fácil verlo. Pero... En fin, no sé.Supongo que todo irá bien.

—¿Qué ha ocurrido en la entrevista?—Todo ha tenido que ser explicado por ambas partes. Nos ha costado mucho hacerle

comprender que Ransom no es el rey de este país ni está tratando de serlo. Después notuvimos más remedio que confesarle que no éramos en absoluto bretones, sinoingleses..., lo que él llama sajones. Necesitó algún tiempo para entenderlo.

—Comprendo.—Y a MacPhee se le ocurrió elegir este momento para iniciar una interminable

explicación sobre las relaciones entre Escocia, Irlanda e Inglaterra. Todo lo cual,naturalmente, tuvo que ser traducido. Era absurdo, además. Como muchísima gente,MacPhee se imagina que es celta, cuando, aparte de su nombre, hay en todo él tanto decelta como en Mr. Bultitude. A propósito, Merlinus Ambrosius ha hecho una profecíarespecto a Mr. Bultitude.

—¡Oh! ¿Cuál ha sido?—Dijo que antes de Navidad este oso realizaría la mejor hazaña que jamás oso alguno

ha realizado en Inglaterra, salvo uno de ellos del cual ninguno do nosotros ha oído hablar.Dijo muchas cosas por el estilo. Brotaban de repente, cuando estábamos hablando deotras cosas, y con voz muy diferente, como si no pudiese evitarlo. Da la impresión de nosaber más que lo que cuenta en aquel momento. No sé si me explico... Como siapareciese una visión en su cerebro para borrarse inmediatamente en cuanto hubiesevisto su imagen. Produce un efecto muy desagradable.

—Supongo que MacPhee y él se pelearían de nuevo.—No exactamente. Temo que Merlinus Ambrosius no toma a MacPhee muy en serio.

Al ver que MacPhee se muestra siempre impugnador y rudo y, no obstante, no se le ponenunca en su sitio, Merlinus ha llegado a la conclusión de que es el bufón de Ransom.Parece haber dominado su aversión hacia él. Pero no creo que a MacPhee llegue a

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (176)

Esa Horrenda Fortaleza

176

gustarle Merlinus.—¿Le habéis expuesto la situación actual? —preguntó Mrs. Dimble.—Pues... hasta cierto punto —repuso Dimble frunciendo la frente—. Había divergencia

de opiniones, ¿comprendes? Expusimos el asunto del encarcelamiento del marido de Ivy,y quiso saber por qué no lo habíamos rescatado ya. Al parecer, nos imaginaba a todosnosotros asediando la cárcel y tomando la fortaleza por asalto. Lo que ocurría en sustiempos...

—Cecil —dijo Mrs. Dimble—, ¿crees que va a ser de alguna utilidad?—Va a ser capaz de hacer algunas cosas, si es eso lo que preguntas. En este sentido,

es más peligroso que sea capaz de hacer demasiado que poco.—¿Qué clase de cosas? —preguntó su mujer.—El universo es tan complicado... —repuso mister Dimble.—Eso has dicho a menudo, querido...—¿De veras? —dijo él con una sonrisa—. ¿Muy a menudo? ¿Cuándo? ¿Tan a

menudo como tú has contado la historia del carrito y la jaca?—¡Cecil! ¡Hace años que no la he contado!—Querida, te oí anteanoche contársela a Camilla.—¡Oh, Camilla! Es diferente. No la sabía...—No sé siquiera si podemos estar seguros de ello... El universo es tan complicado...Durante algunos minutos reinó el silencio entre los dos.—Pero, ¿y respecto a Merlín? —preguntó mistress Dimble al fin.—¿No te has dado nunca cuenta —dijo Dimble— de que el universo, e incluso cada

fragmento de universo, está siempre endureciéndose, estrechándose y tendiendo haciaun punto?

Su mujer esperó como esperan los que conocen desde largo tiempo por experiencia elproceso mental de la persona que les está hablando.

—Quiero decir —continuó Dimble, contestando una pregunta no formulada— que siprofundizas un punto cualquiera de la historia de un colegio, escuela, parroquia o familia,lo que quieras, encontrarás siempre que hubo un momento anterior en que había másespacio vital y en que los contrastes no eran tan acusados; y que vendrá un momentodespués en que habrá todavía menos espacio para la indecisión y que la elección serátodavía más momentánea. El bien va siempre mejorando, y el mal siempre empeorando;la posibilidad de una neutralidad aparente incluso va disminuyendo constantemente. Lacuestión estriba en salirse del tiempo, llegar a un punto, agudizándose y endureciéndose.Como en el poema en que el Cielo y el Infierno devoran la alegre Tierra Media desde losdos extremos opuestos... ¿Cómo dice? Algo así como “devora cada día... hasta que todoes reducido a la nada”. Esto no puede ser “devorado”; no sería apropiado. Mi memoria hadecaído terriblemente estos últimos años. ¿No recuerdas el fragmento, Margery?

—Lo que dices me recuerda más bien el fragmento de la Biblia respecto a aventar eltrigo para separarlo de la paja. O, como el verso de Browning: “El problema de la vidasiendo sólo la terrible elección...”

—¡Exacto! Acaso todo el proceso del tiempo represente esto y nada más. Pero no essólo en cuestiones de lección moral. Todo va siendo constantemente cada vez lo mismo ymás diferente de lo demás. Evolución quiere decir que las especies serán cada vezmenos parecidas unas a otras. Las mentalidades se van haciendo más y más espirituales,la materia más y más material. Incluso en literatura, la poesía y la prosa se apartan cadavez más una de otra.

Mrs. Dimble, con la facilidad innata de una larga práctica, comprendió el peligro,constantemente presente en su casa, de que la conversación tomase un cariz puramenteliterario.

—Sí —dijo—. Espíritu y materia, ciertamente. Eso explica por qué cierta gente comolos Studdock encuentran tan difícil ser felices en su matrimonio.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (177)

C. S. Lewis

177

—¿Los Studdock? —dijo Dimble, mirándola vagamente. Los problemas domésticos dela joven pareja habían preocupado a su mujer mucho más que a él—. ¡Oh, comprendo!Sí. Diría, en efecto, que tiene algo que ver con esto. Pero respecto a Merlín, el resultadofinal, por lo que puedo ver, es el siguiente. Había posibilidades para un hombre de aquellaera que no existen para los de la nuestra. La tierra misma tenía en aquellos días algo másde animalidad. Y los procesos mentales se parecían mucho más a las acciones físicas. Yhabía también... neutrales que rondaban por allá.

—¿Neutrales?—No quiero decir, desde luego, que nada pueda ser estrictamente neutral. Un ser

consciente obedece a Dios o lo desobedece. Pero puede haber cosas neutrales enrelación a nosotros.

—¿Quieres decir eldiles..., ángeles?—La palabra “ángel” más bien suscita la cuestión. Incluso los Oyarsas no son

exactamente ángeles en el sentido en que lo son nuestros ángeles custodios.Técnicamente son Inteligencias. El punto es que así como podrá ser verdad al fin delmundo describir a cada eldil como ángel o como demonio, como puede incluso ser verdadahora, era mucho menos verdad en los tiempos de Merlín. Eran sólo entes de esta tierraprosiguiendo su propio trabajo, por decirlo así. No eran espíritus representativosmandados a ayudar a la humanidad caída, pero tampoco eran enemigos que buscaban supresa entre nosotros. Incluso en San Pablo vemos a veces una población que no seadaptaría a ninguna de las dos columnas de ángeles y demonios. Y, si vamos todavíamás atrás..., encontraremos los dioses, faunos, enanos, tritones, sirenas, fate, longaevi...Tú y yo sabemos demasiado para creer que eran sólo ilusiones.

—¿Crees que existen seres de estas especies?—Creo que existían. Creo que había entonces espacio para ellos, pero el universo se

ha inclinado más hacia un punto. No es que fuesen todos racionales, quizá. Algunospodrían ser meras voluntades inherentes a la materia, apenas conscientes. Más parecidosa los animales. Otros... Pero no sé, en realidad. En todo caso, ésta es la situación en queaparece un hombre como Merlín.

—Todo esto me parece horrible.—Era verdaderamente horrible. Quiero decir que en tiempos de Merlín (aparece en las

postrimerías de su tiempo), aun cuando se podía llevar inocentemente esta clase de vidaen el universo, no era posible hacerlo con toda seguridad. Las cosas no eran malas en símismas, pero eran ya malas para nosotros. Capaces de marchitar al hombre que serelacionaba con ellas, y no de una forma deliberada. No podían evitarlo. Merlín semarchitó. Es muy pío, humilde y todo lo que quieran, pero le ha sido arrancado algo. Estatranquilidad suya está un poco muerta, como la tranquilidad de un edificio antiguo. Es elresultado de haber abierto con exceso su mente a algo que ensanchaba el ambiente quelo rodeó. Como la poligamia. No era pecado para Abraham, pero es difícil sentir queincluso él perdió algo a causa de ella.

—Cecil —dijo Mrs. Dimble—, ¿te sientes completamente tranquilo viendo al Directorutilizar a un hombre como ése? Quiero decir, ¿no te parece que es un poco como lucharcontra Belbury con sus mismas armas?

—No. Ya he pensado en ello. Merlín es el reverso de Belbury. Es el extremo opuesto.Es el último vestigio de un viejo orden en el cual la materia y el espíritu estaban, desdenuestro moderno punto de vista, confundidos. Para él cada operación de la Naturaleza esuna especie de contacto personal, como reñir a un chiquillo o dar un latigazo a un caballo.Después de él vino el hombre moderno para el cual la Naturaleza es algo muerto, unamáquina con que trabajar y hecha piezas si no trabaja en la forma que él quiere.Finalmente viene la gente de Belbury, que toma el punto de vista del hombre modernoinmutable y quiere simplemente incrementar su poder apelando a la ayuda de losespíritus, a los espíritus extranaturales y antinaturales. Desde luego, esperan conseguirlos

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (178)

Esa Horrenda Fortaleza

178

por los dos caminos. Creen que la vieja magia de Merlín, que operaba ayudada por lascualidades espirituales de la Naturaleza, amándolas, reverenciándolas y conociéndolasdesde el interior de ellas, puede ser combinada con la nueva goeteia, la brutal cirugía delexterior. No. En este sentido, Merlín representa aquello a que debemos volver pordistintos caminos. ¿Sabes que está incluso prohibido por las reglas de su Orden usarningún instrumento cortante sobre nada que crezca?

—¡Válgame Dios! —dijo Mrs. Dimble—. Son las seis. He prometido a Ivy estar en lacocina hace un cuarto de hora. No hay necesidad de que te muevas, Cecil.

—¿Sabes una cosa? —dijo Dimble—. Que eres una mujer maravillosa.—¿Por qué?—¿Cuántas mujeres que han vivido en su casa durante treinta años serían capaces de

amoldarse a una colección zoológica como ésta?—Eso no es nada —dijo Mrs. Dimble—. Ivy tenía también su casa, ya lo sabes. Y para

ella es mucho peor. Después de todo, yo no tengo a mi marido en la cárcel.—Si la mitad de los planes de Merlinus Ambrosius son puestos en acción, no tardarás

mucho en tenerlo.

V

Merlín y el Director estaban entre tanto hablando en el Cuarto Azul. El Director se habíaquitado su vestidura azul y su diadema, y yacía sobre el sofá. El druida estaba sentadofrente a él, con las piernas abiertas y sus grandes manos pálidas inmóviles sobre lasrodillas, con el aspecto, para unos ojos modernos, de una escultura convencional de unrey. Iba todavía con su túnica, y bajo ella vio Ransom que llevaba poquísima ropa porqueel calor de la casa era para él excesivo y encontraba los pantalones insoportables. Suvehemente demanda de aceite después del baño había producido cierta agitación y unacompra precipitada, consiguiendo al fin, gracias a los esfuerzos de Denniston, un frascode brillantina. Merlín lo usó tan pródigamente que su barba y su cabello relucían, y en lahabitación reinaba un olor dulce y pegajoso. Estos efluvios atrajeron a Mr. Bultitude, quedio insistentes zarpazos a la puerta hasta que se le permitió entrar; ahora estaba sentadolo más cerca posible del mago, husmeando el aire. Jamás en su vida olió a un hombre taninteresante.

—Señor —dijo Merlín en respuesta a una pregunta que el Director le había hecho—, tedoy infinitas gracias. No puedo, desde luego, comprender la forma en que vives, y tu casame es totalmente extraña. Me has proporcionado un baño que el emperador mismoenvidiaría, pero nadie me ha ayudado; un lecho más blando que el sueño mismo, perocuando me levanto veo que tengo que ponerme las ropas con mis propias manos, como sifuese un campesino. Duermo en una habitación cuyas ventanas de puro cristal dejan verel cielo tan claramente cuando están abiertas como cuando están cerradas, y no hay enella viento suficiente para agitar la llama de una antorcha no resguardada; pero duermoen ella solo, sin más hombres que un prisionero en un baluarte. Tu gente come carneseca y sin sabor, pero la sirves en platos tan lisos y brillantes como el sol. En toda la casareina un calor, una suavidad y un silencio que harían creer a cualquiera que se halla en elparaíso terrenal; pero no hay cortinajes, ni bellos pavimentos, ni músicos, ni perfumes, nialtos sitiales, ni el brillo del oro, ni un perro, ni un halcón. No me parece que vivas comoun pobre ni como un rico; ni como un señor ni como un ermitaño. Señor, te digo estascosas porque me las has preguntado. No tienen importancia. Ahora que nadie nos oye,salvo el último de los siete osos de Logres, es hora de que celebremos consejo entrenosotros.

Miró fijamente el rostro del Director durante su peroración, y después, como asombradode lo que veía en él, se inclinó rápidamente hacia adelante.

—¿Te duele tu herida? —preguntó.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (179)

C. S. Lewis

179

Ransom movió la cabeza.—No —dijo—, no es la herida. Tenemos cosas terribles de qué hablar.—Señor —dijo Merlinus con voz suave y profunda—, puedo hacer desaparecer todo

dolor de tu talón como si lo lavase con una esponja. Dame sólo siete días para rondar poraquí a fin de renovar antiguas amistades. Estos campos, este bosque y yo tenemosmuchas cosas que decirnos.

Al decir esto inclinó la cabeza de tal forma que su rostro y el del oso se encontraron yprodujeron el efecto de sostener una conversación. El rostro del druida tenía un aspectoextrañamente animal; no sensual o fiero, sino lleno de aquella paciente y resignadasagacidad de las bestias. Ransom, entre tanto, se sentía atormentado.

—Encontrarás el país muy cambiado —dijo, forzando una sonrisa.—No —dijo Merlín—. No creo encontrarlo muy cambiado—. La distancia entre los dos

hombres iba aumentando a cada momento. Merlín tenía el aspecto de un ser que nopuede vivir puertas adentro. Bañado y ungido como estaba, flotaba, no obstante, en tornosuyo un olor a tierra húmeda, guijarros, hojas secas y hierbas acuáticas.

—No cambiado30 —repitió con una voz casi inaudible. Y en medio de aquel interno yprofundo silencio que evidenciaba su rostro, parecía que siguiese escuchandocontinuamente el murmullo de unos sonidos evasivos; el roer de los ratones y los armillos,el avance saltarín de las ranas, el ligero ruido de la caída de las avellanas, el crujido delas ramas, el crecimiento mismo de la hierba. El oso había cerrado los ojos. Toda lahabitación parecía espesarse de una especie de flotante anestesia—. A través de mí —dijo Merlín— puedes absorber de la tierra el olvido de todos tus dolores.

—Silencio —dijo el Director vivamente. Estaba sentado en el sofá con la cabezaligeramente inclinada sobre el pecho. Súbitamente se irguió. El mago se enderezó a suvez en forma análoga. El aire de la habitación se aclaró. Incluso el oso abrió nuevamentelos ojos—. No —dijo el Director—. Por la Gloria de Dios, ¿crees acaso que fuiste sacadode la tierra para darme un bálsamo para mis heridas? Tenemos drogas con que sanareste dolor tan eficaces como tu bálsamo mágico terrestre, si no fuese mi voluntadsoportarlo hasta el fin. No quiero oír hablar más de esto. ¿Me comprendes?

—Oigo y obedezco —dijo el mago—. Pero no quise hacer daño. Si no para curar tuherida, para la curación de Logres, necesitarás mi comercio con los campos y el agua. Esposible que tenga que ir de aquí para allá, renovando mis relaciones. No pueden habercambiado, ¿comprendes?, por lo menos lo que tú llamarías cambiado.

De nuevo aquella dulce pesadez, como el olor del heno, pareció flotar en el CuartoAzul.

—No —dijo el Director, bajando más la voz—, no es posible ya. El alma ha desertadode los bosques y del agua. ¡Oh!, no diré que no puedas despertarla... un poco. Pero nosería suficiente. Una tempestad, o incluso una inundación, serían de poca eficacia contranuestro enemigo actual. Tu arma se rompería en tus manos. La Repulsiva Fuerza seenfrenta con nosotros, y es como en los tiempos en que Nemrod construyó una torre paraalcanzar el cielo.

—Oculto puede estar —dijo Merlín—, pero no cambiado. Déjame trabajar, señor. Yo lodespertaré. Haré de cada hoja de hierba una espada para herirlo, y los mismos terronesde la tierra serán veneno que emponzoñarán sus pies. Haré...

—No —le interrumpió el Director—, te prohibo que hables de ello. Si fuese posible no 30 Hay una posible errata en la edición en papel. El original dice “No cambiada” en lugar de “Nocambiado”, pero la última expresión parece ser más adecuada ya que Ransom y Merlín estánhablando del país (género masculino), y por otra parte el texto indica que Merlín repitió loexpresado anteriormente: “No creo encontrarlo muy cambiado”. También es posible que no existauna errata, ya que “cambiada” podría estar referido a “la tierra” en el sentido de “el alma del esemundo” o “el espíritu de esa tierra”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (180)

Esa Horrenda Fortaleza

180

sería igual. Lo que pueda quedar de espíritu sobre la tierra se ha retirado a mil quinientosaños de tus tiempos. No debes decir una palabra de eso. No debes levantar tu dedomeñique para llamarlo. Te lo ordeno. En nuestra era es completamente ilegal. —Hastaentonces había hablado con dureza y frialdad. Luego se inclinó hacia adelante y dijo convoz más suave—: No era nunca muy legal, ni aun en tus tiempos. Recuerda que cuandosupimos por primera vez que ibas a despertar pensamos que podías estar del lado delenemigo. Y porque Nuestro Señor hace todas las cosas para todos, uno de nuestrospropósitos al despertarte fue tratar de salvar tu alma.

Merlín estaba sentado con el aspecto de un hombre desorientado. El oso lamía sumano, que pendía del brazo de la butaca.

—Señor —dijo Merlín—, si no puedo serte útil de esta forma, has metido en tu casa aun inútil fardo de carne, porque hace ya tiempo que no soy hombre de guerra. Si se tratade punta y filo, valgo ya poco.

—No es tampoco de esta forma —dijo Ransom vacilando un poco, como el hombre quese resiste a tocar una cuestión—. No hay poder simplemente terrenal —continuófinalmente— que pueda ser eficaz contra la Repulsiva Fuerza.

—Entonces vamos a orar —dijo Merlín—. Pero tampoco en eso... estuve muyrecompensado... Algunos de ellos me llamaban el hijo del diablo. Era mentira. Pero no sétodavía por qué he vuelto atrás.

—No obstante, hay que refugiarse en las oraciones —dijo Ransom—, ahora y siempre.Pero no era esto lo que quería decir. Hay poderes celestiales, poderes creados, no enesta Tierra, sino en el Cielo. —Merlín lo contempló en silencio—. Sabes muy bien de quéhablo —dijo Ransom—. ¿Acaso no te dije la primera vez que nos encontramos que losOyarsas eran mis Maestros?

—Es cierto —dijo Merlín—. Y por esto supe que pertenecías al Colegio. ¿No es acasonuestro santo y seña sobre toda la Tierra?

—¿Un santo y seña? —dijo Ransom con una mirada de sorpresa—. No lo sabía...—Pero... pero... —dijo Merlín—, si no conocías el santo y seña, ¿cómo pudiste decirlo?—Lo dije porque era verdad.El mago se humedeció los labios, que habían palidecido.—Verdad como son verdad las cosas más esenciales —repitió Ransom—; verdad

como es verdad que estás sentado aquí con mi oso a tu lado.Merlín extendió las manos.—Tú eres mi padre y mi madre —dijo. Sus ojos se abrían como los de un chiquillo

dominado por el terror, pero, por lo demás, parecía más pequeño de lo que había creídoRansom a primera vista. —Resígnate a que hable —dijo finalmente—, o destrózame siquieres, porque me tienes en tu mano. Oí referir en mis días la historia de alguien quehabía hablado con los dioses. Blaise, mi Maestro, sabía algunas palabras de esta lengua.Pero esto eran, no obstante, poderes de la Tierra. Porque (no tengo que decírtelo, puestoque sabes más que yo) no son los mismos Oyarsas, los verdaderos poderes del cielo,aquellos que encontraron los grandes de nuestro arte, sino sus espectros terrenales, sussombras. Sólo la tierra-Venus, la tierra-Mercurio; no Perelandra misma, no Voritrilbia. Essólo...

—No estoy hablando de espectros —dijo Ransom—. He estado delante de Martemismo en la esfera de Marte, y de Venus misma en la esfera de Venus. Será su fuerza, yla fuerza de algo más fuerte que ellos, lo que destruirá a nuestros enemigos.

—Pero, señor —dijo Merlín—. ¿cómo puede ser eso? ¿No va esto contra la SéptimaLey?

—¿Qué ley es esa?—¿No ha dictado nuestro Noble Señor una ley para Sí mismo diciendo que no

mandará sus Poderes sobre la tierra para enmendar o frustrar nada hasta el final de todaslas cosas? ¿O es que es el final de todo lo que ya se avecina?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (181)

C. S. Lewis

181

—Puede ser el principio del fin —repuso Ransom—. pero no sé nada de ello. Maleldilpuede haber hecho ley no mandar sus Poderes a la tierra. Pero si los hombres, por suingenio y natural filosofía, han aprendido a volar por el cielo, y venir, hechos carne, entrelos poderes celestiales y perturbarlos, no ha prohibido a los Poderes reaccionar. Porquetodo esto está dentro del orden natural. Un hombre malvado aprendió a hacerlo. Llegóvolando, mediante un ingenioso mecanismo, donde mora Marte en el cielo y donde moraVenus. Me llevó allí cautivo. Y allí hablé con los verdaderos Oyarsas cara a cara. ¿Mecomprendes? —Merlín inclinó la cabeza—. Y de esta forma el hombre malvado ha sidocausa, como fue causa Judas, de lo que menos intentaba. Porque ahora hay un hombreen el mundo (es decir, yo mismo) que es conocido de los Oyarsas y habla su lengua, nopor milagro de Dios ni por la magia de Numinor, sino naturalmente, como cuando doshombres se encuentran en el camino. Nuestros enemigos han apartado de ellos laprotección de la Séptima Ley. Han derribado por filosofía natural la barrera que Dios, contodo Su poder, no quería derribar. Aun así te buscaban como amigo y han levantadocontra ellos mismos un flagelo. Y así es cómo los Poderes del Cielo han bajado a estacasa, y en esta estancia, donde estamos ahora discutiendo, Malacandra y Perelandra hanhablado conmigo.

El rostro de Merlín palideció un poco más. El oso le olió la mano, sin que él se diesecuenta.

—He llegado a ser un puente —dijo Ransom.—Señor —dijo Merlín—, ¿qué saldrá de todo esto? Si usan de su poder, desintegrarán

media tierra.—Su poder desnudo, sí —dijo Ransom—. Por eso quieren obrar solamente a través de

un hombre. —El mago se pasó su enorme mano por la frente—. A través de un hombrecuya mente está abierta a la invasión —continuó Ransom—, un hombre que por su propiavoluntad la abrirá desde el primer momento. Quiero que Nuestro Leal Señor sepa que siyo fuese el elegido no me recusaría. Pero no sufrirá una mente que tiene todavía suvirginidad para que sea de esta forma violada. Y a través de la mente de un mago negro,su pureza no puede obrar ni obrará. Uno que haya intervenido, en los días en queintervenir no había empezado todavía a ser el mal, o empezaba a serlo solamente, unhombre cristiano y penitente. Un instrumento (por decirlo claramente) suficientementebueno para ser empleado, pero no demasiado bueno. En todas estas regionesoccidentales de la Tierra sólo existía un hombre que había vivido en aquellos días ypuede todavía ser llamado de nuevo. Tú...

Se detuvo, asombrado de lo que ocurría. El enorme Merlín se había levantado y estabade pie, inclinándose sobre él. De su horrible boca abierta salió un grito que a Ransom lepareció profundamente bestial, si bien no era en realidad sino el grito de una primitivalamentación celta. Era horrible ver aquel rostro barbudo y marchito cubierto de lágrimasque no trataba de ocultar, como un chiquillo. Todo el aspecto romano de Merlín habíadesaparecido. Se había convertido en una arcaica monstruosidad, ingenua, balbuceandoruegos e imploraciones en un lenguaje mezclado que sonaba entre galés y español.

—¡Silencio! —gritó Ransom—. Siéntate. Es una vergüenza para los dos.Con la misma rapidez con que había comenzado, el frenesí terminó. Merlín volvió a

sentarse. A un hombre moderno hubiera podido parecerle extraño que habiendorecobrado el dominio de sí mismo, no se sintiese embarazado por haberlo perdidotemporalmente. Todo el ambiente de la doble sociedad en la cual aquel hombre debía dehaber vivido apareció ante Ransom con mayor claridad que la que páginas enteras dehistoria hubieran podido referirle.

—No creas —dijo Ransom— que para mí sea un juego de niños ver a aquellos quebajarán a darte sus poderes.

—Señor —respondió Merlín—, tú has estado en el Cielo. Yo no soy más que unhombre. No soy el hijo de uno de esos Hombres Etéreos. ¿Cómo podría yo...? Tú no eres

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (182)

Esa Horrenda Fortaleza

182

como yo. Tú has visto ya otra vez sus rostros.—No todos ellos —dijo Ransom—. Esta vez bajarán espíritus superiores a Malacandra

y Perelandra. Estamos en las manos de los Dioses. Pueden desintegrarnos a los dos. Nohay promesa alguna que salvaguarde nuestras vidas ni nuestra razón. No sé cómopodemos osar mirar sus rostros; pero sé que no podemos osar mirar hacia Dios sirehusamos cumplir su encargo.

Súbitamente, el mago se dio un golpe sobre la rodilla.—Mehercule! —gritó—. ¿No iremos demasiado aprisa? Si tú eres el Pendragón, yo soy

el Alto Consejo de Logres, y tengo que aconsejarte. Si los poderes tienen que hacermepedazos para destrozar a nuestros enemigos, la voluntad de Dios será hecha. Pero,¿debemos realmente llegar a esto? Este rey sajón vuestro que está sentado en Windsor...¿No hay que esperar ayuda por parte de él?

—No tiene poder en esta materia.—Entonces, ¿no es suficientemente débil para ser destronado?—No tengo deseos de destronarlo. Es el rey. Ha sido coronado y ungido por un

arzobispo. En el orden de Logres, puedo ser el Pendragón, pero en el orden de la GranBretaña soy su súbdito.

—¿Son entonces sus grandes hombres, sus condes, sus legados y sus obispos los quehacen el mal sin que él lo sepa?

—Así es, si bien no son exactamente los grandes hombres que te figuras.—¿Y no somos nosotros lo suficientemente grandes para encontrarnos en abierta

batalla?—Somos cuatro hombres, algunas mujeres y un oso.—He visto los tiempos en que Logres era yo solo, un hombre y dos muchachos, y uno

de ellos era un rústico. Y, no obstante, vencimos.—Ahora sería imposible. Tienen una organización llamada la Prensa por medio de la

cual se engaña a todo el mundo. Moriríamos sin haber sido siquiera escuchados.—Pero, ¿y los verdaderos fieles? ¿No hay esperanza en ellos? Es imposible que todos

tus sacerdotes y obispos hayan sido corrompidos.—Incluso la fe ha sido hecha pedazos desde tus días y habla con otra voz. Aun cuando

pudiésemos llegar a ser todos uno31, los cristianos no somos sino una décima parte de lapoblación del mundo. No hay ayuda posible por su parte.

—Entonces, busquemos ayuda allende los mares. ¿No hay ningún príncipe enNeustria, Heland o Benwick, que estuviese dispuesto a venir a limpiar la Bretaña si seacudiese a ellos?

—No queda ya ningún príncipe cristiano. Esos otros países, o están como Bretaña ohan caído más bajo todavía en el mal.32

—Entonces acudamos a más alto. Debemos acudir a aquel cuya misión es derribar alos tiranos y dar vida a los reinos agonizantes. Acudamos al Emperador.

—No hay ya Emperador.—No hay Emperador... —empezó Merlín, y su voz se desvaneció. Permaneció inmóvil

algunos minutos, luchando con un mundo que jamás había soñado. Al final dijo—: Unaidea acude a mi mente, y no sé si es buena o mala. Pero porque soy el Alto Consejo deLogres, no te la ocultaré. Es una era de frialdad esta en que me he despertado. Si toda

31 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “todos unos” pero la expresión correcta es“todos uno”, ya que el autor hace referencia a la oración de Jesús: “Que todos sean uno como tú,Padre, estás en mí, y yo en ti. Sean también uno en nosotros: así el mundo creerá que tú me hasenviado.” [Jn 17, 21]. (Nota del editor digital)32 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “han caído más bajos todavía en el mal”.(Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (183)

C. S. Lewis

183

esta parte occidental del mundo es apóstata, ¿no sería legal, en nuestra gran necesidad,mirar más allá, fuera de la Cristiandad? ¿No encontraríamos a algunos, incluso entre lospaganos, que no estuviesen totalmente corrompidos? En mis tiempos se referían historiassobre ellos; hombres que no conocían los artículos de nuestra más sagrada Fe, pero queadoraban a Dios como podían y acataban las leyes de la Naturaleza. Señor, creo quesería legal buscar ayuda incluso en ellos..., más allá de Bizancio. Se rumoreaba tambiénque había mucha sabiduría en aquellas tierras, un círculo oriental y una sabiduría quevino al Oeste de Numinor. No sé dónde... Babilonia, Arabia o Catay. Dices que vuestrosbarcos han navegado por todo el mundo, de arriba abajo...

Ransom movió la cabeza.—No has comprendido —dijo—. El veneno ha sido engendrado en estas tierras

occidentales, pero se ha extendido ya por todas partes. Doquiera que fueses hallarías lasmáquinas, las ciudades atestadas, los tronos vacíos, los falsos escritos, los lechosestériles; hombres enloquecidos por falsas promesas y amargados por verdaderasmiserias, adorando los trabajos de hierro de sus propias manos, separados de su madrela Tierra y de su Padre el Cielo. Podrías ir hacia el Este hasta que el Este se convirtieseen Oeste y regresar a Bretaña a través del gran océano, pero ni aun así hallarías la luz enninguna parte. La sombra de un ala negra se extiende sobre todo Tellus.

—¿Es el fin, entonces? —preguntó Merlín.—Y así es —dijo Ransom sin responder— cómo no se puede seguir otro camino que el

que te he explicado. La Repulsiva Fuerza tiene a la Tierra en su puño para estrujarlacomo quiera. Pero porque han cometido un error no habrá esperanza para ellos. Si por sumalvada voluntad no hubiesen roto la barrera y respetado los celestiales Poderes, éstehubiera sido el momento de su victoria. Pero su propia fuerza los ha traicionado. Hanacudido a los dioses que no hubieran ido a ellos, y arrojado el Cielo Profundo sobre suscabezas. Por consiguiente, morirán. Porque a pesar de que buscas todas las rendijaspara escapar, ahora que encuentras todas las rendijas tapadas me obedecerás.

Y entonces, muy lentamente, fue apareciendo en el rostro pálido de Merlín, cerrandoprimero su desalentada boca y brillando finalmente en sus ojos, aquella expresión casianimal, terrenal y radiante, con un leve matiz de tenue satisfacción.

—Bien —dijo—, cuando las madrigueras están tapadas, la zorra hace frente a losperros. Pero si hubiese sabido quién eras cuando ocurrió nuestro primer encuentro, creoque hubiese vertido sobre ti el sueño, como lo he vertido sobre tu bufón.

—Tengo el sueño muy ligero desde que viajé por los Cielos —dijo Ransom.

Catorce - “La verdadera vida se encuentra”

I

NO habiendo para Mark diferencia alguna entre el día y la noche al hallarse en sucelda, ignoraba si habían transcurrido horas o días, cuando se despertó, siempre enayunas, y se encontró nuevamente en presencia de Frost. El profesor iba a preguntarle sihabía reflexionado sobre su reciente conversación. Mark, que juzgaba que ciertademostración de resistencia haría su rendición final más convincente, contestó que sólouna cosa le preocupaba todavía. No comprendía bien lo que él en particular y lahumanidad en general ganaban cooperando con los macrobios. Veía claramente que losmotivos por los cuales la mayoría de los hombres obraban, y que dignificaban con losnombres de patriotismo, deber o humanidad, eran meros productos del organismo animal,variando según la forma de conducta de las diferentes comunidades. Pero no veía aúnqué era lo que debía substituir estos motivos irracionales. ¿En qué campo debíanentonces justificarse o condenarse las acciones humanas?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (184)

Esa Horrenda Fortaleza

184

—Si se insiste en poner la cuestión en estos términos —dijo Frost—, creo queWaddington ha dado la mejor respuesta. La existencia es su propia justificación. Latendencia al cambio y al desarrollo que llamamos evolución está justificada por el hechode que es una característica general de las entidades biológicas. El presenteestablecimiento de contacto entre las más altas entidades biológicas y los macrobiosqueda justificado por el hecho de que está ocurriendo y debe ser incrementado, porque seestá produciendo un incremento.

—Entonces, ¿usted cree que no tendría sentido preguntar si la tendencia general deluniverso se inclina hacia lo que podríamos llamar el Mal?

—No tendría ningún sentido —dijo Frost—. El juicio que trata usted de pronunciar seinclina hacia la inspección para ser simplemente una expresión emotiva. Huxley mismopodía expresarlo únicamente empleando crudamente términos emotivos como“gladiatorial” o “despiadado”. Me refiero a su famoso Romanes. Cuando la llamada luchapor la existencia es considerada simplemente como un teorema actuario, tenemos, dichoen palabras de Waddington, “un concepto tan inemotivo como una integral definida”, y laemoción desaparecerá. Con ella desaparece la extravagante idea de un standard externode valores que la emoción produce.

—Y la actual tendencia de los acontecimientos —dijo Mark—, ¿podrá todavíajustificarse en el sentido “bueno”, cuando está trabajando hacia la extinción de toda vidaorgánica, como ocurre en el presente?

—Desde luego —dijo Frost—, si insiste usted en formular el problema en estostérminos. En realidad, la cuestión no tiene sentido alguno. Presupone una pauta mentalde objeto-y-fin que desciende de Aristóteles, quien a su vez se limitaba a apostatarelementos de la experiencia de una comunidad agrícola de la Edad del Hierro. Losmotivos no son las causas de la acción, sino sus subproductos. Está usted perdiendo eltiempo al tenerlos en cuenta. Cuando haya usted alcanzado la verdadera objetividadreconocerá, no algunos motivos, sino todos los motivos como meros epifenómenosanimales subjetivos. Entonces no tendrá usted motivos y verá que no los necesita. Su sitioestará ocupado por algo más, que entonces comprenderá usted mejor que ahora. Lejosde quedar empobrecida, su acción será mucho más eficiente.

—Ya veo... —dijo Mark. La filosofía que Frost le estaba desarrollando distaba muchode serle desconocida. La reconoció en el acto como la lógica conclusión de ideas quehasta entonces había aceptado siempre y que en aquel momento rechazabairrevocablemente. Comprender que sus propias conclusiones llevaban a la posiciónadoptada por Frost, combinado con la expresión que veía en el rostro de éste y lo quehabía experimentado en aquella horrible celda, efectuó una completa conversión. Todoslos filósofos y evangelistas del mundo no hubieran podido realizar su obra taneficazmente.

—Y esta es la razón —dijo Frost— por la cual es necesario aplicarle a usted untratamiento sistemático de objetividad. Su finalidad es eliminar una a una de su mentetodas las ideas que hasta ahora ha considerado como campo de acción. Es como matarun nervio. Todo este sistema de instintivas preferencias, sean éticas, estéticas o lógicas,disfraza su propósito y debe ser simplemente destruido.

—Comprendo la idea —dijo Mark, con la reserva interna de que su instintivo deseo dehacer papilla el rostro del Profesor sería ya una buena destrucción. Después de aquello,Frost sacó a Mark de la celda y le hizo servir comida en una habitación contigua. Estabaigualmente iluminada con luz artificial y no tenía ventanas. El Profesor permanecióinmóvil, contemplándolo mientras comía. Mark ignoraba qué era lo que le habían dado decomer, pero, a pesar de que era bastante malo, tenía demasiada hambre para rehusar,suponiendo que hubiese sido posible. Cuando terminó de comer, Frost lo llevó a laantecámara de la Cabeza y de nuevo tuvo que desnudarse y ponerse la bata de cirujano yla máscara. De nuevo se encontró delante de la cabeza balbuciente y babeante. Con gran

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (185)

C. S. Lewis

185

sorpresa suya, vio que Frost no daba la menor importancia al lugar. Lo llevó a través de lahabitación hasta una pequeña puertecilla con un arco ojival en la pared opuesta. Allí sedetuvo y dijo:

—¡Vaya! No hablará usted con nadie de lo que vea aquí. Volveré luego. Abrió la puertay Mark entró. La habitación, a primera vista, era desagradable. Parecía una sala de juntascon una gran mesa, ocho o nueve sillas, algunos cuadros y (cosa bastante rara) una granescalera de mano en una esquina. Tampoco allí había ventanas; estaba iluminada con luzeléctrica, que producía, con mayor intensidad de lo que jamás había visto, la sensación deser la luz del día, de hallarse en algún lugar frío y gris al aire libre. Esto, unido a laausencia de chimenea, daba una sensación de frío a pesar de que la temperatura nofuese muy baja.

Un hombre de acusada sensibilidad hubiera visto en seguida que la habitación estabamal proporcionada, no mucho, pero sí lo suficiente para desagradar. Era demasiado alta ydemasiado estrecha. Mark experimentó el efecto sin analizar la causa, y el efecto fueaumentando mientras pasaba el tiempo. Sentado, miró alrededor, y se fijó entonces en lapuerta. Al principio pensó que era víctima de alguna ilusión óptica. Necesitó mucho tiempopara convencerse de que no había tal cosa. La punta del arco no estaba en el centro; lapuerta estaba inclinada. Pero tampoco se trataba de un error. La deformación estabasuficientemente cercana de la verdad para engañar de momento y seguir molestando,incluso después de haber visto el error. Involuntariamente, colocaba la cabeza tratando deencontrar una posición en que pareciese recta. Dio media vuelta y se sentó de espaldas aella... No debía dejarse influir por una obsesión.

Entonces se fijó en unas manchas redondas del techo. No eran meras manchas desuciedad o decoloración. Estaban deliberadamente pintadas; eran unas manchasredondas y negras, colocadas a intervalos irregulares sobre la superficie de color demostaza pálido. No había muchas; quizá treinta... ¿O cien? Decidió no caer en la trampade contarlas. Sería difícil contarlas, porque estaban colocadas muy irregularmente. ¿Oquizá no? Ahora que su vista había ido acostumbrándose (era imposible no ver que habíacinco en el rincón aquel de la derecha), su disposición parecía rozar el borde de laregularidad. Sugerían una especie de dibujo. Lo molesto de ellas era que sugerían unaforma determinada y después frustraban la sensación creada. Súbitamente se dio cuentade que era otra trampa. Fijó la mirada en la mesa.

También sobre la mesa había unos puntos blancos; unos puntos brillantes y no del todoredondos, dispuestos, al parecer, para corresponder a los círculos del techo. ¿O quizáno? No, desde luego, no... ¡Ah, ahora lo veía! La forma (si es que podía llamarse forma)de la mesa era exactamente el reverso de la del techo. Pero había ciertas excepciones.Se dio cuenta de que estaba mirando rápidamente de una a otra tratando de descubrirlas.Por tercera vez reaccionó. Se levantó y comenzó a pasear de un lado a otro. Dirigió unamirada a los cuadros.

Algunos de ellos pertenecían a una escuela de arte que le era ya familiar. Había unretrato de mujer que tenía la boca abierta, sin duda únicamente para mostrar que la teníallena de pelo. Estaba muy bien pintado, y tenía un carácter casi fotográfico, de maneraque aquel pelo parecía poderse tocar; era verdaderamente imposible no tener estasensación por mucho que se tratase de evitarlo. Había un mantis gigantesco que tocabael violín mientras era devorado por otro mantis, y un hombre con sacacorchos en lugar debrazos que se bañaba en un mar llano de color melancólico bajo una puesta de solestival. Pero la mayoría de los cuadros no eran de este género. A primera vista parecíanmuy corrientes, si bien Mark quedó un poco sorprendido al ver la abundancia de temasbíblicos. Sólo al mirarlos más atentamente se veían en ellos ciertos detallesinsignificantes, algo raro respecto a la posición de los pies de las figuras, del arreglo desus dedos o de la agrupación. ¿Quién era el personaje que estaba de pie entre Cristo yLázaro? ¿Y por qué había tantos escarabajos debajo de la mesa de la Ultima Cena?

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (186)

Esa Horrenda Fortaleza

186

¿Qué truco era el de la iluminación, que parecía que todos los cuadros hubiesen sidopintados en estado de delirio? Una vez se había dado uno cuenta de estas anomalías, suaparente vulgaridad se convertía en su suprema amenaza, como la aparente inocenciasuperficial de ciertos sueños. Cada pliegue de los ropajes, cada detalle arquitectónico,tenía un significado que era imposible captar pero que confundía la mente. Comparadoscon éstos, los otros cuadros surrealistas eran meras tonterías. Desde hacía mucho tiempoMark había leído algo respecto a las “cosas de una extremada maldad que pareceninocentes al no iniciado”, y se había preguntado qué podían ser. Ahora creía saberlo.

Volvió la espalda a los cuadros y se sentó. Ahora lo comprendía todo. Frost no estabatratando de volverlo loco; por lo menos, no en el sentido que él había dado hastaentonces a la palabra “loco”. Frost sólo intentaba lo que había dicho. Estar allí sentado enaquella habitación era el primer paso hacia lo que él llamaba “objetividad”, el procesomediante el cual toda reacción específicamente humana era destruida en el hombre a finde ser apto para la enojosa sociedad de los macrobios. Sin duda alguna, seguirían altosgrados en el ascetismo de la antinatura: comida de abominables alimentos, chapoteo enla sangre y la porquería, celebración ritual de calculadas obscenidades... Hasta ciertopunto, estaban jugando limpio con él; lo hacían pasar por la misma iniciación por la cualellos mismos habían pasado y que los había separado del resto de la humanidad,moldeando a Wither hasta hacer de él una informe ruina, mientras condensaba yagudizaba a Frost, convirtiéndolo en el hombre fuerte, duro y agudo que era.

Pero al cabo de una hora aproximadamente, aquella especie de ataúd en forma dehabitación comenzó a producir en Mark un efecto que probablemente su instructor nohabía previsto. No era que le volviese el ataque que había tenido la noche anterior en lacelda. Fuera porque hubiese sobrevivido ya a este ataque, fuese porque la inminencia dela muerte le había hecho venir a la boca aquel deseo eterno de lo esotérico de toda suvida, o porque hubiese (en cierto modo) pedido urgentemente auxilio, la perversión de laforma y la pintura de aquella estancia le produjeron el efecto de darse cuenta, como no sehabía dado cuenta hasta entonces, de todo lo opuesto a aquella sala. Así como lo primeroque el desierto enseña al hombre es a adorar el agua, o la ausencia hace sentir el afecto,sobre aquel fondo de amargura y perversidad se elevó la visión de la dulzura y lacorrección. Algo que él llamaba vagamente “normal”, existía. No había pensado nunca enello. Pero allí estaba: sólido, macizo, con su forma propia, casi como algo tangible, ocomestible, o digno de ser amado. Todo aquello se mezclaba extravagantemente a Jane,a los huevos fritos, al jabón, a la luz del sol, al graznar de las cornejas en Cure Hardy y ala idea de que, en alguna parte del exterior, brillaba el sol en aquel momento. No pensabaen absoluto en términos morales; o bien (lo cual es muy parecido) estaba experimentandosu primera sensación moral profunda. Tenía que elegir un camino: el Normal. “Todoaquello”, tal como lo llamaba él, era lo que elegía. Si el punto de vista científico loapartaba de “todo aquello”, entonces, ¡que sea maldito el punto de vista científico! Lavehemencia de su elección lo dejó casi sin aliento; jamás había experimentado aquellasensación. De momento, casi le tenía sin cuidado que Wither y Frost lo matasen o no.

No sé cuánto tiempo hubiera durado este estado de espíritu, pero estaba todavía enplena intensidad cuando regresó Frost. Llevó a Mark a una habitación donde ardía elfuego y había un hombre en una cama. La luz que se reflejaba en los cristales y la plata, yla suave suntuosidad de aquella habitación, elevaron el espíritu de Mark hasta tal puntoque casi no escuchó a Frost mientras éste le decía que se quedase allí de guardia hastaque lo relevasen, y que debía llamar inmediatamente al Director si aquel hombre se movíao hablaba. En cuanto a él, no debía decir nada; por otra parte, hubiera sido inútil hacerlo,puesto que el paciente no hablaba inglés.

Frost se retiró. Mark examinó la habitación. Estaba perdido. No veía la posibilidad desalir de Belbury con vida, a menos de dejarse convertir en el siervo deshumanizado de losmacrobios. Entre tanto, tuviese o no que morir, comería. La mesa estaba llena de

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (187)

C. S. Lewis

187

manjares delicados. Quizá fumase un cigarrillo primero, con los pies apoyados en elguardafuegos.

—¡Maldita sea!—exclamó al meter la mano en los bolsillos y hallarlos vacíos. Al mismotiempo se dio cuenta de que el hombre había abierto los ojos y lo estaba mirando—.Perdone —dijo Mark—, no quería... —y se detuvo.

El hombre se sentó en la cama y señaló la puerta con la cabeza.—¿Eh? —dijo interrogadoramente.—Perdone... —dijo Mark.—¿Eh? —repitió el hombre. Y después—: Extranjeros, ¿eh?—Entonces, ¿habla usted inglés, al fin? —preguntó Mark.—¡Eh! —dijo el hombre. Y después de una pausa de varios segundos añadió—: ¡Oiga,

compañero! —Mark se quedó mirándolo—. Compañero —repitió con gran energía—, ¿noencontraría usted en los bolsillos aunque fuese una colilla? ¿Eh?

II

—Creo que, de momento, es todo lo que podemos hacer —dijo Mrs. Dimble—. Por latarde arreglaremos las flores. —Estaba hablando con Jane en lo que ambas llamaban laglorieta, una pequeña casita de piedra al lado de la puerta del jardín por la cual habíaentrado Jane en el castillo la primera vez. Mrs. Dimble y Jane la estaban preparando parala familia Maggs. Porque la condena de Mr. Maggs terminaba aquel día, y Mrs. Maggshabía ido a pasar la noche a casa de una tía suya, en la población donde cumplíacondena, a fin de ir a buscarlo a la puerta de la prisión.

Cuando Mrs. Dimble le dijo aquella mañana a su marido cuál sería su ocupación, élcontestó:

—En fin, no creo que necesites mucho tiempo para encender un fuego y hacer la cama.Pertenezco al sexo de Mr. Dimble y comparto sus limitaciones. No tengo la menor idea

de lo que pudieron hacer las dos mujeres en aquella casita para pasar tantas horas enella. Ni Jane lo había previsto. En manos de Mrs. Dimble, la tarea de airear un poco lacasa y hacer la cama para Ivy Maggs y el pájaro de su marido, se convirtió en unaespecie de ritual. Evocó para Jane vagos recuerdos de cuando ayudaba a la decoraciónde la iglesia durante las Navidades o la Pascua, siendo niña. Pero sugería también a suliteraria memoria toda clase de ceremonias de epitalamios del siglo XV, viejassupersticiones y juegos, y sentimentalismos acerca de la cama nupcial, con presagios enel umbral y hadas en el hogar de la chimenea. Era una atmósfera extraordinariamenteajena a aquella en que había crecido. Unas semanas antes le hubiera desagradado. ¿Nohabía acaso algo absurdo en aquel mundo rígido y arcaico: aquella mezcla de recato ysensualidad, los estilizados ardores del novio y la candidez convencional de la prometida,la sanción religiosa, las salacidades permitidas de las canciones Fesceninas, y laprevisión de que todo el mundo, menos los dos personajes principales, empinarían elcodo? ¿Cómo había llegado la raza humana a aprisionar en una ceremonia como aquellael acto menos ceremonioso del mundo? Pero no estaba ya segura de su reacción. De loque estaba segura era de la línea divisoria que incluía a Mrs. Dimble en este mundo y ladejaba a ella fuera. Mrs. Dimble, pese a su tipo netamente siglo XX, o acaso a causa deél, le daba aquella tarde la impresión de ser una persona arcaica. A cada momentoparecía tener que dar la mano a alguna solemne pero picara compañía de mujerotas quehabían estado metiendo jóvenes enamorados en la cama desde que el mundo empezócon una incongruente mezcla de reverencias, bendiciones y lágrimas; mujeres imposiblesllenas de rufos y falbalás que tan pronto gastaban bromas shakespearianas acerca deadulterios y lascivias como se arrodillaban devotamente ante un altar un momentodespués. Era muy curioso; porque, desde luego, en cuanto hacía referencia a suconversación, la diferencia entre ellas estaba invertida. Jane, bajo un concepto literario,

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (188)

Esa Horrenda Fortaleza

188

era capaz de hablar de escenas licenciosas con plena sangre fría, mientras Mrs. Dimbleera una dama eduardiana que hubiera fingido simplemente ignorar la existencia de talesdesórdenes si hubiese habido alguien lo suficientemente indiscreto para haber suscitadoeste tema en su presencia. Acaso el tiempo tuviera alguna influencia en la curiosasensación de Jane. El frío había cesado, y hacía uno de esos días de casi penetrante ysuave dulzura que se presentan algunas veces a principios del invierno.

El día anterior, Ivy había hablado con Jane de lo que le ocurría. Mr. Maggs habíarobado una pequeña cantidad en el lavadero donde trabajaba. Lo había hecho ya algunaotra vez antes de conocer a Ivy, cuando iba con malas compañías. Desde que Ivy y élempezaron a andar juntos por la vida, había sido siempre “de lo más recto”; pero elpequeño delito no había sido descubierto; venía ahora del remoto pasado a alcanzarlo, yfue detenido unas seis semanas después de su matrimonio. Jane no dijo apenas nadamientras duró el relato. Ivy no parecía darse cuenta del estigma puramente socialinherente a un pequeño robo y a una condena temporal, de manera que Jane no hubieratenido ocasión de practicar, aunque hubiese querido, aquella “gentileza” casi técnica quealguna gente reserva para las penas de los pobres. Por otra parte, no tuvo tampocooportunidad de mostrarse revolucionaria o subversiva, sosteniendo que el robo no eramás criminal que la riqueza en sí. Ivy parecía dar la moralidad tradicional por descontada.Había estado siempre “tan impresionada” por lo ocurrido... Por una parte parecía tenergran importancia, y por la otra ninguna. Jamás se le había ocurrido pensar que aquellopudiese alterar sus relaciones con su marido, como si el robo, como la mala salud, fueseuno de los riesgos normales que se corren al casarse.

—Yo siempre digo que no puede una saberlo todo respecto a un hombre hasta queestá una casada —había dicho.

—Supongo que no —repuso Jane.—Desde luego, no es lo mismo para ellos —añadió Ivy—. Mi padre siempre decía que

jamás se hubiera casado con mi madre si hubiese sabido cómo roncaba. Y ella misma ledecía: “No, papá, ya sé que no te hubieras casado...”

—Es muy diferente, me parece —dijo Jane.—Bueno, lo que quiero decir es que si no hubiese sido esto hubiera sido otra cosa. Así

es como veo yo la cosa. Y no es que no tuviesen muchas cosas de que ocuparse,además. Porque si había una manera correcta de casarse, esta fue la de ellos, los pobres.Pero, digamos lo que queramos, Jane, una mujer corre siempre un riesgo al casarse. Nome refiero a lo que podríamos llamar una mala mujer. Recuerdo que un día, antes de queusted viniese, Mrs. Dimble le estaba diciendo no sé qué al doctor; él estaba sentadoleyendo algo (ya sabe usted cómo se pone) con los dedos entre las páginas y un lápiz enla mano (no de la forma en que leemos usted o yo), y contestó solamente: “Sí, querida”, ylas dos supimos que no la había escuchado. Y yo dije: “Ya ve usted, Mrs. Dimble, así escomo nos tratan una vez que se han casado.33 Ni siquiera ha oído lo que le ha dichousted.” Y, ¿sabe usted lo que me contestó? Pues me dijo: “Ivy Maggs, ¿no le ha pasado austed por la mente preguntarse cómo alguien puede escuchar todo lo que decimos?”Estas fueron sus mismas palabras. Desde luego, no iba a abandonar la partida en supresencia, de manera que repuse: “Sí, creo que podría.” Pero el golpe había sido bueno.Algunas veces he estado hablando con mi marido durante largo tiempo, y cuando levantala cabeza y me pregunta qué le he dicho, ¿sabe usted?, ¡pues soy incapaz de recordarlo!

—¡Oh!, eso es diferente —dijo Jane—. Es cuando la gente vive aparte, cuando tienediferentes opiniones y sigue otros caminos...

—Debe usted estar con cuidado por Mr. Studdock —interrumpió Ivy—. Me sería 33 En el original figura: “así es como nos tratan una vez se han casado”. Puede ser debido a unapráctica normal en la época y lugar del traductor, tal como un regionalismo; o bien una errata. (Notadel editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (189)

C. S. Lewis

189

imposible cerrar un ojo si estuviese en su lugar. Pero el Director se lo devolverá sano ysalvo al final. Ya lo verá usted... Mrs. Dimble fue a la casa a buscar cuatro chucherías quedarían el toque final al alojamiento de los Maggs. Jane, sintiéndose un poco cansada, searrodilló en el sofá de la ventana apoyando los codos en el alféizar y la barbilla en lasmanos. El sol casi calentaba. La idea de volver a Mark si Mark era salvado alguna vez deBelbury había sido aceptada desde hacía mucho tiempo por su mente; no la horrorizaba,pero era llano e insípido. Tanto más cuanto que en aquel momento le perdonabaplenamente el crimen conyugal de haber preferido algunas veces su persona a suconversación y otras sus propios pensamientos a ambas cosas. ¿Por qué tenía queinteresarle a nadie lo que ella pudiese decir? Esta nueva humildad habría sido inclusoagradable si hubiese hecho referencia a alguien más interesante que Mark. Podía, desdeluego, mostrarse muy diferente con él, cuando volviesen a encontrarse de nuevo. Peroera este “de nuevo” lo que quitaba sabor a la gran resolución, como repasar una suma enla que uno se hubiese ya equivocado, repitiéndola en la misma página llena de garabatosdel cuaderno de ejercicios. “Si vuelven a encontrarse...” Se sintió culpable de su falta deansiedad, y al mismo tiempo se dio cuenta de que experimentaba un poco de ella. Porquehasta entonces había dado siempre por descontado que Mark volvería. La posibilidad desu muerte se le ocurría ahora por primera vez. No sentía emoción alguna al pensar enque ella viviría después; veía solamente la imagen de Mark muerto, su rostro sin vida enmedio de una almohada, su cuerpo rígido, con las manos y los brazos (tan diferentes delos demás brazos y manos para el bien y para el mal) estirados a lo largo del cuerpo comolos de una muñeca. Sentía frío. Y, no obstante, el sol calentaba; calentaba incluso de unamanera inverosímil en el tiempo en que estaban. Todo estaba silencioso, además, tansilencioso que podía oír los movimientos de un pajarillo que andaba picoteando por elsendero delante de la ventana. Este sendero llevaba a la puertecilla del muro del jardínpor la que había entrado la primera vez. El pájaro subió de un saltito al escalón de estapuerta, y de allí se posó en el pie de alguien. Porque en aquel momento Jane vio quehabía alguien sentado en una silla al lado de la puerta. La persona se hallaba sólo aalgunas yardas de ella, pero debía de estar completamente inmóvil para que Jane no sehubiese dado cuenta de su presencia.

Un ropaje de color de llama en el cual estaban ocultas sus manos cubría a aquellapersona desde los pies hasta detrás de su cuello formando una especie de gorguera, perola parte delantera era tan baja o abierta que mostraba sus grandes pechos. Su piel eraobscura y brillante, casi del color de la miel. Jane recordaba haber visto aquel ropajeusado por alguna sacerdotisa de Minos sobre un jarrón de Cnossos. La cabeza, inmóvilsobre la columna muscular de su cuello, miraba a Jane frente a frente. Era un rostro demejillas rojas, labios húmedos y ojos negros —un poco como los ojos de una vaca— deenigmática expresión. No se parecía en nada, bajo un concepto normal, a Mrs. Dimble;pero Jane la reconoció en el acto. Era, para hablar como los músicos, el pleno desarrollode aquel tema que había obsesionado de una forma elusiva el rostro de Mrs. Dimbledurante las últimas horas. Era el rostro de Mrs. Dimble con algo que faltaba, y estaomisión chocó a Jane. “Es brutal —pensó, porque su energía la aplastaba; pero entoncescambió casi de manera de pensar y se dijo—: Soy yo quien estoy débil. Es unaalucinación.” Luego pensó: “Se burla de mí”, y de nuevo cambió de idea: “Ignora mipresencia. Se burla de mí.” Porque a pesar de que había una expresión casi de siniestroalborozo en su rostro, Jane no parecía ser invitada a compartirlo. Trató de apartar la vistadel rostro y lo consiguió. Entonces vio por primera vez que había otros seres presentes,cuatro o cinco..., no, más, toda una muchedumbre de ridículos hombrecillos: enanosgordinflones con caperuzas rojas como borlas, juguetones34, parecidos a los gnomos,insoportablemente familiares, frívolos e irrefrenables. No cabía la menor duda de que 34 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “juguetonas”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (190)

Esa Horrenda Fortaleza

190

ellos, por lo menos, se estaban burlando de ella. La señalaban, saltando, gesticulando,poniéndose cabeza abajo, dando volteretas y saltos mortales. Jane no sentía miedotodavía, en parte porque la elevada temperatura del aire que entraba por la ventana ledaba un poco de sueño. Era completamente ridículo, a aquella época del año. Susentimiento dominante era la indignación. Una sospecha que había cruzado por su menteun par de veces volvía ahora a ella con irresistible fuerza: la sospecha de que elverdadero universo podía ser sencillamente una tontería. Todo evocaba en ellaíntimamente el recuerdo de aquellas fuertes y estridentes risotadas, descuidadas,masculinas, que salían de los labios de unos tíos suyos solteros y que tan a menudo lahabían enfurecido siendo chiquilla, de las cuales la intensa seriedad de sus deberesescolares le habían ofrecido tan feliz evasión.

Pero un momento después sintió verdadero miedo. Todos se dirigían a ella. Con granbullicio y resplandor, la mujer del traje de color de fuego y los insolentes enanos entrabanen la casa. Estaban en la habitación con ella. La extraña mujer llevaba una antorcha en lamano. Ardía con un brillo terrible y cegador, crepitando, lanzando una nube de espesohumo negro y llenando la habitación de un olor pegajoso a resina. “Si no se andan concuidado —pensó Jane”—, van a pegar fuego a la casa.” Pero apenas tuvo tiempo depensar en esto cuando su atención fue atraída por la escandalosa conducta de losenanos. Comenzaban a convertir la habitación en un montón de leña. A los pocossegundos, la cama era un caos, las sábanas estaban por el suelo, las mantas habían sidoarrancadas y usadas para mantear a los más gordos de sus compañeros, las almohadasvolaban por el aire y las plumas flotaban por todas partes. “¡Cuidado! ¡Cuidado! ¿Nopuede tener cuidado?”, gritó Jane al ver a la gigante tocar varias partes de la habitacióncon su antorcha encendida. Tocó un jarrón de la chimenea. Instantáneamente salió de éluna franja de color que a Jane le pareció fuego. Iba a acercarse para tratar de apagarlocuando vio que sucedía lo mismo en un cuadro de la pared. Y así fue ocurriendo cada vezmás cerca de ella, en torno suyo. Incluso las borlas de los enanos ardían ya. Pero en elmomento en que su terror era ya insoportable, Jane se dio cuenta de que lo queserpenteaba por todos los sitios que la antorcha había tocado no era, finalmente, fuego,sino vegetación. La hiedra y la madreselva trepaban por las patas de la cama, rosas rojasbrotaban de las caperuzas de los hombrecillos, y por doquier grandes lirios crecían a suspies elevándose hasta su cintura y mostrándole sus lenguas amarillas. Los olores, elcalor, la muchedumbre y la extravagancia de todo aquello la hicieron desvanecerse.Jamás se le ocurrió pensar que estaba soñando. Mucha gente toma erróneamente lossueños por visiones; nadie tomó jamás erróneamente una visión por un sueño...

—¡Jane! ¡Jane! —gritó súbitamente la voz de mistress Dimble—. Pero, ¿qué le hapasado?

Jane se incorporó. La habitación se hallaba vacía, pero la cama estaba revuelta. Alparecer, estuvo echada en el suelo. Tenía frío y se sentía muy cansada.

—Pero, ¿qué ha ocurrido? —repitió Mrs. Dimble.—No lo sé —contestó Jane.—¿Está usted enferma, muchacha?—Tengo que ver al Director inmediatamente —dijo Jane—. No se preocupe. Puedo

levantarme sola... De verdad... Pero quiero ver al Director en seguida.

III

La mentalidad de Mr. Bultitude era tan peluda y tan inhumana de forma como sucuerpo. No recordaba, como hubiera recordado un hombre, el parque zoológicoprovinciano del que se había escapado durante un incendio, ni su primera sorprendente yterrorífica llegada al Castillo, ni las lentas etapas durante las cuales fue aprendiendo aquerer y a confiar en sus habitantes. Ignoraba incluso que los quería y que confiaba en

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (191)

C. S. Lewis

191

ellos. No sabía que ellos eran personas, ni que él fuese un oso. En realidad, no sabía queexistiese; todo lo representado por las palabras “yo”, “mío”, “tuyo”, estaban ausentes desu mente. Cuando Mrs. Maggs le daba un tazón de dorado jarabe, como hacía cadadomingo, él no reconocía ni a la donante ni el recipiente. La calidad del sabor la notaba alprobarlo.35 Y nada más. Por consiguiente, sus amores podían, si les parece bien, sertodos descritos como amores de alacena; comida y calor, manos que acarician, voces quetranquilizan, eran sus objetos conocidos. Pero si por amores de alacena entiendenustedes algo frío y calculado, entenderán ustedes erróneamente la verdadera calidad delas sensaciones de los animales. No se parecía ni a un egoísta humano ni a un altruistahumano. En su vida no había prosa. Sus apetitos, que una mente humana desdeñaríacomo amores de alacena, eran para él temblorosas y estáticas aspiraciones queabsorbían todo su ser, infinitos anhelos, empañados por la amenaza de tragedia yembellecidos con los colores del Paraíso. Uno de nuestra raza, si se sumergiese unmomento en la cálida, temblorosa e iridiscente sima de esta conciencia preadamita,surgiría de ella con la creencia de que había asido lo absoluto; porque los estados pordebajo de la razón y los estados por encima de ella tienen, por su común contraste con lavida que conocemos, cierta semejanza superficial. Algunas veces vuelve a nosotrosdesde nuestra infancia el recuerdo de una indecible delicia o terror, desligada de todacosa deliciosa o terrible, un potente adjetivo flotando en una bóveda sin fin, una calidadpura. Pero a muchos estadios más de profundidad de lo que ningún recuerdo puedellevarnos, bajo el calor y la obscuridad centrales, el oso vivía toda su vida.

Aquel día le había ocurrido una cosa inusitada: había salido al jardín sin bozal. Llevabasiempre bozal cuando salía de la casa, no porque hubiese el más remoto temor de quepudiera ser peligroso, sino por su franca afición a los frutos y a las especies dulces delegumbres. “No es porque no sea manso —le había explicado Ivy Maggs a Jane—, sinoporque no es honrado. No dejaría pieza sana si lo dejásemos hacer de las suyas.” Peroaquel día la precaución fue olvidada y el oso pasó una mañana deliciosa investigando losnabos. Ahora, a primeras horas de la tarde, se acercaba al muro del jardín. Junto al murohabía un nogal al que el oso trepaba fácilmente, y desde sus ramas podía dejarse caer alotro lado. Estaba parado mirando fijamente el árbol. Mistress Maggs hubiera seguramentedescrito su estado de espíritu diciendo: “Sabe perfectamente que no le está permitido salirdel jardín.” Pero no parecía ser esta la opinión de Mr. Bultitude. No tenía sentido moral;pero el Director había creado en él algunas inhibiciones. Una misteriosa resistencia brotó—una nube del tiempo emotivo— cuando el muro estaba ya demasiado cerca; peromezclada a ella venía el encontrado impulso de saltar al otro lado del muro. No sabía,desde luego, el porqué, y era incapaz incluso de plantearse la cuestión. Si la presión quehabía detrás de aquel impulso pudiese traducirse en términos humanos, diríamos que eraalgo más cercano a la mitología que al pensamiento. Se ven abejas en el jardín, pero nose encuentra nunca una colmena. Todas las abejas se van más allá del muro. Y seguir alas abejas era la cosa más natural del mundo. Creo que en la mente del oso había lasensación —difícilmente podríamos llamarlo la imagen— de infinitos campos verdesextendiéndose más allá del muro, y colmenas innumerables, y abejas del tamaño degorriones; y, esperándolo, o acaso caminando, goteando, escurriéndose, algo o alguienmás espeso, más dulce, más dorado incluso que la misma miel.

Hoy, esta inquietud se apoderaba de él hasta un grado inusitado. Echaba de menos aIvy Maggs. No sabía que existiese aquella persona y no la recordaba como recordamosnosotros, pero en su experiencia había una falta inespecificada. Ella y el Director eran, endos formas distintas, los dos factores principales de su existencia. Sentía, a su manera, lasupremacía del Director. Su encuentro con él era para el oso lo que las sensaciones 35 Hay una errata en la edición en papel. El original dice: “La calidad del sabor lo notaba alprobarlo”. (Nota del editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (192)

Esa Horrenda Fortaleza

192

místicas para los hombres, porque el Director había traído de Venus una sombra de laperdida prerrogativa del hombre de ennoblecer a las bestias. En su presencia, Mrs.Bultitude temblaba hasta los mismos límites de su personalidad, pensaba lo impensable yhacía lo imposible; se sentía turbado y extasiado por resplandores que procedían de fuerade su mundo velludo, y se marchaba cansado. Pero con Ivy se sentía como en su casa,de la misma manera que un salvaje que cree en el Dios más Alto se encuentra más a susanchas con las deidades menores del agua y de los bosques. Era Ivy quien le daba decomer, lo echaba de los lugares prohibidos, lo peinaba y le hablaba durante todo el día.Ella tenía la firme convicción de que “entendía todo lo que le decía”. Si se toma esta fraseliteralmente, no era exacta; pero bajo otro concepto no estaba tan lejos de la verdad.Porque la mayor parte de la conversación de Ivy era la expresión, no de un pensamiento,sino de un sentimiento, y de sentimientos que Mrs. Bultitude casi compartía: sentimientosde afecto, celo, comodidad y afecto físico.

Cada cual a su manera, se entendían perfectamente bien.Tres veces se alejó Mr. Bultitude del árbol y del muro, pero tres veces volvió a él.

Entonces, con gran cautela y cuidado, comenzó a trepar a él. Cuando por fin llegó a lacopa, se sentó cómodamente y esperó. Vio al otro lado un margen herboso en declive quedescendía a un camino. El deseo de libertad era ahora demasiado fuerte. Estuvo sentadoallí media hora. Algunas veces, su mente divagaba y se quedaba casi dormido.Finalmente se deslizó al otro lado del muro. Cuando se dio cuenta de que la cosa era unhecho, sintió tanto miedo que de nuevo se sentó en lo alto de la pendiente, en el bordemismo del camino. Entonces oyó ruido.

Un furgón automóvil apareció a la vista. Lo guiaba un hombre que llevaba el uniformedel I.N.E.C., y otro hombre igualmente uniformado iba sentado a su lado.

—¡Hola! —exclamó el segundo—. Frena, Sid. ¿Qué diablos es eso?—¿El qué? —preguntó el que conducía.—¿Es que no tienes ojos en la cara?—¡Diablos! —exclamó Sid, frenando—. Un oso enorme... Oye, ¿no podría ser el

nuestro?—¡Qué va! —dijo el otro—. Estaba esta mañana en su jaula, tan tranquilo.—¿No crees que puede haberse escapado? Oye, aquí habría dinero a ganar...—No podría estar aquí aunque se hubiese escapado. Los osos no recorren cuarenta

millas por hora. No es esta la cosa. Pero, ¿no sería mejor que pescásemos a éste?—No tenemos órdenes —dijo Sid.—No. Y, además, fracasamos en coger aquel maldito lobo también, ¿no es cierto?—No fue culpa nuestra. La vieja dijo claramente que no quería venderlo por nada, si

recuerdas bien, querido Len. Hicimos lo que pudimos. Le dijimos que los experimentos deBelbury no eran lo que ella creía; que la bestia llevaría una vida de príncipe y que lomimarían como a un niño. En mi vida he dicho más mentiras en una sola mañana. Habráque mandar a alguien por él.

—Claro que no fue culpa nuestra. Pero el amo no quiso saber nada. En Belbury escuestión de entrar o salir.

—¿Salir? —dijo Sid—. Quisiera saber cómo demonios conseguirlo.Len escupió por un colmillo. Hubo un momento de silencio.—En todo caso —dijo Sid al cabo de un rato—, ¿de qué sirve llevarnos un oso?—Siempre es mejor que volver sin nada —repuso Len—. Y los osos son caros. Sé que

necesitan otro. Y aquí es gratis.—Muy bien —dijo Sid irónicamente—. Puesto que eres tan listo, baja y dile que suba.—El narcótico —dijo Len.—No lo eches en mi comida —observó Sid.—Da gusto tener un amigo como tú —dijo Len cogiendo un paquete grasiento—.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (193)

C. S. Lewis

193

Tienes suerte de que no sea hombre de los que escupen36 sobre otro...—Ya lo has hecho algunas veces —dijo el conductor—. Conozco todos tus juegos.Len había sacado un grueso bocadillo y lo rociaba con un líquido de olor penetrante.

Cuando estuvo completamente saturado, abrió la portezuela y avanzó un paso,sosteniendo todavía la puerta con la mano. Se hallaba ya a unas seis yardas del oso, quehabía permanecido completamente inmóvil incluso desde que los vio. Le arrojó elbocadillo.

Un cuarto de hora después, Mr. Bultitude yacía inconsciente echado de costado,respirando pesadamente. Los hombres no tuvieron dificultad en atarle el hocico y lascuatro patas, pero muchísima en poderlo meter dentro del furgón.

—Me ha roto el reloj —dijo Sid, apretando su mano contra su costado izquierdo.—¡Al diablo tu reloj! —exclamó secándose el sudor de la frente—. Vámonos.Sid subió al volante y permaneció unos segundos silencioso, jadeante y murmurando:

“¡Cristo!” a intervalos. Entonces puso el coche en marcha y arrancó.

IV

Durante algún tiempo, las horas de vigilia de Mark estuvieron divididas en períodos allado del durmiente y períodos en la habitación del techo moteado. El entrenamiento a laobjetividad hecho con posterioridad no puede ser descrito enteramente. La inversión de lapendiente natural que Frost le había inculcado no era espectacular ni dramática, pero losdetalles serían imposibles de describir, y tenían, en realidad, una especie de fatuidadinfantil que es mejor ignorar. A menudo experimentó Mark la sensación de que unaexplosión de risa hubiera disipado toda aquella atmósfera; pero la risa estabadesgraciadamente fuera del caso. En esto precisamente residía el horror: en realizartodas aquellas insensateces que hubieran podido incluso divertir a un chiquillo bajo lainmutable seriedad de la inspección de Frost, con su cronómetro en una mano, un bloquede notas en la otra y todo el ritual del experimento científico. Muchas de las cosas quetenía que hacer carecían de significado. Uno de los ejercicios consistía en subir por laescalera de mano y tocar un punto del techo señalado por Frost; sólo tocarlo con el índicey volver a bajar. Pero ya fuese por asociación con los demás ejercicios o porquerealmente ocultaba algún significado, este procedimiento le parecía a Mark másintolerable e incluso más inhumano que todas sus demás tareas. Día tras día, a medidaque el proceso avanzaba, aquella idea de Derechura y Normalidad que se le habíaocurrido cuando entró por primera vez en aquella habitación fue haciéndose más fuerte ymás sólida en su mente hasta llegar a ser una especie de montaña. No supo jamás lo quesignificaba una Idea; siempre hasta entonces creyó que era algo que se formaba en supropia cabeza. Pero ahora, cuando su cabeza era continuamente atacada y a menudocompletamente llena de la pegajosa corrupción del entrenamiento, esta Idea se elevabasobre él como una torre, como algo que existía de una manera obvia, completamenteindependiente de él, y que tenía duras superficies rocosas que no cederían, a las quepodía agarrarse.

La otra cosa que ayudaba a salvarlo era el hombre de la cama. El descubrimiento deque realmente sabía hablar inglés llevó a Mark a trabar con él una curiosa amistad.Difícilmente podría decirse que sostenían una conversación. Los dos hablaban, pero elresultado de sus pláticas no podría llamarse conversación en el sentido que hastaentonces había Mark dado a la palabra. El hombre era muy vehemente, y gesticulabatanto que las formas de comunicación menos adulteradas de Mark eran casi inútiles. Así,cuando Mark le dijo que no tenía tabaco, el hombre abrió una bolsa imaginaria de tabaco 36 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “escupan” en lugar de “escupen”. (Nota deleditor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (194)

Esa Horrenda Fortaleza

194

sobre sus rodillas por lo menos seis veces y frotó una imaginaria cerilla otras tantas,inclinando cada vez la cabeza de lado con tal aspecto de fruición que Mark raramente lohabía visto en un rostro humano. Entonces Mark trató de explicarle que “aquellos” no eranextranjeros, pero sí gente sumamente peligrosa, y que probablemente el mejor plan quepodía seguir era guardar silencio.

—¡Ah! —dijo el desconocido inclinando de nuevo la cabeza—. ¿Ah! ¿Eh? —Y después,sin ponerse exactamente el dedo sobre los labios, empezó una complicada pantomimaque indicaba claramente lo mismo. Fue imposible durante mucho tiempo sacarlo de estetema. Volvía una y otra vez a la cuestión del secreto—. ¡Ah! —decía—, no me sacaránnada. ¿Eh? Yo se lo diré. Usted y yo nos conocemos. ¿Eh? —Y su mirada abrazaba aMark con tan aparente y alegre conspiración que reconfortaba el corazón.

Creyendo este punto suficientemente claro, Mark comenzó:—Respecto al futuro... —pero sólo se encontró con otra pantomima recomendando el

secreto, seguido siempre de la palabra: “¿Eh?” en un tono que pedía contestación.—Sí, desde luego —dijo Mark—. Estamos los dos en peligro considerable. Y...—¡Ah! —dijo el forastero—. Extranjeros, ¿eh?—No, no —repuso Mark—. Ya le he dicho que no lo son. Parecen creer que usted lo

es, no obstante. Y por esto...—Está bien —interrumpió el hombre—. Ya lo sé. Extranjeros los llamo. Ya lo sé. No

sacarán nada de mí. Usted y yo está bien. ¡Ah!—He tratado de trazar una especie de plan... —dijo Mark.—¡Ah! —dijo el hombre aprobando.—Y me preguntaba... —comenzó Mark. Pero el hombre se inclinó súbitamente hacia él

y dijo, con extraordinaria energía:—Yo se lo diré.—¿Qué? —dijo Mark.—Tengo un plan.—¿Cuál es?—¡Ah! —exclamó el hombre guiñando un ojo con infinito significado y frotándose la

barriga.—Siga. ¿Cuál es el plan? —preguntó Mark.—¿Qué le parecería a usted...? —comenzó el hombre, sentándose y apoyando su

pulgar izquierdo sobre el índice derecho, como si quisiese desarrollar el primer tema deun argumento filosófico—. ¿Qué le parecería si ahora usted y yo nos tomásemos un buenpedazo de queso con pan?

—Yo hablaba de un plan de evasión —dijo Mark.—¡Ah! —exclamó el hombre—. Ahora hablemos de mi padre. Jamás en su vida ha

estado un día enfermo. ¿Eh? ¿Qué le parece?—Es una cosa extraordinaria —repuso Mark.—¡Ah! Ya puede usted decirlo —replicó el otro—. Toda su vida por los caminos. Jamás

un dolor de estómago. ¿Eh? —Y entonces, como si Mark hubiese podido desconocer estaenfermedad, se entregó a una serie de elocuentes ademanes con el pulgar.

—Supongo que la vida al aire libre debe de sentarle bien —dijo Mark.—¿Y a qué atribuye su salud? —preguntó el hombre, pronunciando la palabra

“atribuye” con énfasis extraordinario—. Se lo pregunto a todo el mundo. ¿A qué atribuyesu salud?

Mark estaba a punto de contestar cuando el hombre indicó con un ademán que lacuestión era puramente retórica y que no deseaba ser interrumpido.

—Atribuye su salud —continuó el orador con gran solemnidad— a comer pan conqueso. Quita el agua del estómago; ese es el efecto que hace. ¿Eh? Forma una especiede forro. Es razonable. ¿Eh?

En sucesivas y posteriores conversaciones, Mark trató de averiguar quién era aquel

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (195)

C. S. Lewis

195

hombre y por qué lo habían llevado a Belbury. La cosa no era fácil de conseguir, pues sibien la conversación del vagabundo era sumamente autobiográfica, estaba llena casiexclusivamente de desconcertantes salidas cuyos puntos esenciales permanecíanobscuros. Incluso cuando tenían un carácter menos intelectual, las alusiones erandemasiado difíciles para Mark, que ignoraba completamente la vida de los caminos, pesea haber escrito una vez un artículo sobre la vagancia. Pero por repetidas y (a medida queconocía a su hombre) más cautelosas preguntas, iba llegando a la conclusión de que elvagabundo se había visto obligado a dar sus ropas a un hombre totalmente desconocidoque después lo había dormido. Jamás llegó a conocer bien esta historia. El vagabundoinsistía en hablar de ella como si Mark la conociese ya, y cualquier presión para obtenerun relato más detallado sólo conseguía una serie de muecas, guiños y ademanesaltamente confidenciales. En cuanto al aspecto y personalidad del hombre que le habíaquitado las ropas, no fue posible sacar nada en limpio. Lo más que Mark pudo conseguir,después de horas de conversación y copiosos tragos, fue una declaración como: “¡Ah! Eraun buen tipo...”, o bien: “Era una especie de... ¿Eh? ¿Comprende?”, o: “Era un caminante.Eso era.” Estas declaraciones eran hechas con enorme placer, como si el robo de lasropas del vagabundo hubiese provocado su más profunda admiración.

En realidad, a través de toda su conversación, esta especie de placer era sucaracterística más saliente. No formaba nunca ninguna clase de juicio moral sobre lasdiferentes cosas que le habían sido hechas durante el transcurso de su carrera, ni tratabajamás de explicarlas. Mucho de lo que era injusto y, más aún, sencillamente inexplicable,parecía ser aceptado por él no sólo sin resentimiento, sino con cierta satisfacción, acondición solamente de que fuese sensacional. Incluso sobre su actual situacióndemostraba menos interés del que Mark hubiera juzgado lógico. Lo ocurrido no teníasentido, pero aquel hombre no pretendía que las cosas lo tuviesen. Deploraba la carenciade tabaco y consideraba a los “extranjeros” como gente muy peligrosa; pero lo esencial,naturalmente, era comer y beber tanto como pudiese mientras durasen aquellascircunstancias. Y gradualmente Mark se fue adaptando. La respiración del hombre, y,desde luego, su cuerpo, eran malolientes, y sus modales al comer muy groseros. Peroaquella especie de convivencia alimenticia continua que los dos compartían llevó denuevo a Mark al reino de la infancia que todos hemos disfrutado antes de que elrefinamiento empezase. Cada uno de ellos no entendía quizá ni la octava parte de lo queel otro decía, pero entre ellos había nacido una especie de intimidad. Mark no se diocuenta hasta años más tarde de que, a pesar de que no había allí lugar a vanidad ni mástrascendencia que la de “niños jugando en la cocina de un gigante”, había llegadoinconscientemente a ser un miembro de un “círculo”, tan secreto y tan fuertementeamurallado contra los forasteros como cualquiera de los que hubiera podido soñar.

De vez en cuando, su tête-à-tête era interrumpido. Frost o Wither entraban con algúndesconocido que se dirigía al vagabundo en un idioma ignorado, fracasabancompletamente en su intento de obtener respuesta y salían de nuevo. El hábito desumisión a lo ininteligible del vagabundo, mezclado con una especie de astucia animal, losostenía con gran firmeza durante estas entrevistas. Incluso sin el consejo de Mark no sele hubiera ocurrido nunca decepcionar a sus raptores contestándoles en inglés.Decepcionar era una cosa completamente ajena a su mente. Por lo demás, su expresiónde tranquila indiferencia, alterada ocasionalmente por miradas sumamente agudas perojamás por el menor signo de ansiedad o asombro, dejaba a sus interrogadoresengañados. Wither no podía ver jamás en su rostro el mal que buscaba; pero tampococonseguía ver el menor indicio de aquella virtud que hubiera constituido la señal depeligro. El vagabundo pertenecía a una clase social que él no conocía. El incauto, lavíctima aterrorizada, el adulador, el presunto cómplice, el rival, el hombre honrado encuya mirada brillaban la repugnancia y el odio, le eran familiares. Pero aquel hombre, no.

Y entonces, un día, se celebró una entrevista que fue diferente.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (196)

Esa Horrenda Fortaleza

196

V

—Parece verdaderamente un cuadro mitológico del Tiziano vuelto a la vida —dijo elDirector con una sonrisa, cuando Jane le hubo descrito sus sensaciones de la glorieta.

—Sí, pero... —comenzó Jane, pero se detuvo—. Eso es... —prosiguió—. Era eso. Nosólo la mujer y los enanos..., sino el resplandor. Como si el aire estuviese inflamado. Perosiempre me ha gustado Tiziano. Temo no haber tomado la pintura suficientemente enserio. He hablado sólo del Renacimiento de la forma en que se habla...

—¿No le gustó a usted cuando adquirió vida real?Jane movió la cabeza.—¿Era real aquello, señor? —preguntó—. ¿Ocurren estas cosas?—Sí —repuso el Director—, era bastante real. ¡Oh!, hay miles de cosas dentro de esta

milla cuadrada de las que no sé nada todavía. Y me atrevería a decir que la presencia deMerlín provoca ciertas cosas. No vivimos exactamente en el siglo XX desde que estáaquí. Hemos dado un pequeño salto atrás; el foco está borroso. Y usted misma... es unavidente. Acaso estuviese usted destinada a encontrarla. Ella es lo que obtendrá usted sino alcanza la otra.

—¿Qué quiere usted decir, señor? —preguntó Jane.—Dijo usted que se parecía un poco a Mrs. Dimble. Y así es. Pero una Mrs. Dimble a la

que falta algo. Mrs. Dimble es amiga de todo este mundo como Merlín es amigo de losbosques y de los ríos. Pero no es en sí ni un bosque ni un río. Ella no lo ha rechazado,pero lo ha bautizado. Es una esposa cristiana, y usted, ya lo sabe, no lo es. Ni tampoco esusted virgen. Se ha colocado usted donde debe encontrar a aquella Mujer Anciana, y harechazado todo lo que le ha ocurrido desde que Maleldil vino a la Tierra. Y así la alcanzóusted en bruto, no más fuerte de lo que Mrs. Dimble la encontrará, pero sin transformar,demoníaca. Y a usted no le gusta. ¿No ha sido acaso esa la historia de su vida?

—¿Quiere usted decir —preguntó Jane— que he estado reprimiendo algo?El Director se rió con aquella risa fuerte, sonora, segura, risa de soltero, que la habría

enfurecido en otros labios.—Sí —dijo—. Pero no crea usted que hablo de represiones a lo Freud. Este no sabe

más que la mitad de los hechos. No se trata aquí de una cuestión de inhibiciones (devergüenza instintiva) contra el deseo natural. Me parece que no hay refugio en el mundopara el que no quiera ser pagano o cristiano. ¡Imagínese usted solamente un hombre quefuese demasiado delicado para comer con los dedos y, no obstante, no quisiese usar eltenedor!

Su risa, más que sus palabras, habían ruborizado a Jane, que lo contemplaba con laboca abierta. Seguramente, el Director no se parecía en absoluto a mistress Dimble; perola odiosa comprensión de que estaba, en este concepto, del lado de Mrs. Dimble, de quetambién él, a pesar de no pertenecer a aquel mundo arcaico de vivos colores del cual ellaestaba excluida, mantenía en cierto modo buenas relaciones diplomáticas con él, le habíaproducido una fuerte impresión. Aquel viejo sueño femenino de encontrar a un hombre“que la comprendiese” se sentía insultado. Dio por descontado, medio inconscientemente,que el Director era el más virginal de su sexo; pero no se daba cuenta de que esto llevaríasu masculinidad todavía más hacia el otro lado de la corriente, e incluso lo alejaría de unamanera más enfática que la de los hombres vulgares. A causa de su estancia en aquellacasa había adquirido ya un cierto conocimiento de un mundo ultranatural, y más por eltemor de la muerte que por aquella noche en la hondonada. Pero había consideradosiempre aquel mundo como “espiritual” en sentido negativo, como una especie de vacíoneutral, o democrático, en el que desaparecían las diferencias, donde el sexo y lossentidos no trascendían, sino que eran sencillamente apartados. Ahora nacía en ella lasospecha de que podía haber diferencias y contrastes en toda su extensión; podía ser

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (197)

C. S. Lewis

197

más rico, más agudo, incluso más feroz, a cada peldaño de la ascensión. ¿Qué ocurriríasi esta invasión de su propio ser en el matrimonio del cual se había alejado, a menudobajo el acicate mismo del instinto, no era, como ella había supuesto, una mera reliquia dela vida animal o de una barbarie patriarcal, sino la más baja, la primera, la más fácil formade un impresionante contacto con la realidad que tendría que ser repetido —pero enformas más amplias y más perturbadoras— en los más altos niveles?

—Sí —dijo el Director—, no hay escape posible. Si fuese una simple repulsión virginaldel macho, Él lo permitiría. Las almas de esta especie pueden pasar al lado del macho yllegar a encontrar algo más masculino, más alto, a que prestar una más profundarendición. Pero su inquietud ha sido lo que los poetas llaman ahuecamiento. Nosotros lollamamos orgullo. Se siente usted ofendida por el propio masculino; la cosa fuerte,invasora, posesiva (el león dorado, el toro barbudo), que derriba vallas y derrumba supequeño reino de pudor como los enanos destrozan el lecho cuidadosamente hecho. Almacho puede usted haber escapado, porque existe sólo en el terreno biológico. Pero a lomasculino ninguno de nosotros puede escapar. Lo que está por encima y más allá detodas las cosas es tan masculino que en comparación con él somos todos femeninos.Será mejor que acepte usted a su adversario cuanto antes.

—¿Quiere usted decir que tendré que hacerme cristiana? —preguntó Jane.—Así parece —repuso el Director.—Pero... sigo sin ver qué tiene que ver todo esto... con Mark —dijo Jane. Esto no era

quizá exactamente verdad. La visión del universo que había comenzado a ver durante losúltimos minutos tenía una extraña calidad tempestuosa. Era brillante, dominadora,vibrante. La imaginería del Antiguo Testamento comenzaba por primera vez en su vida atener algún posible significado. Y mezclado con ello estaba la sensación de haber sidoempujada hacia una falsa posición. Debió ser ella quien decía estas cosas a loscristianos. Suyo debió ser aquel mundo vívido, peligroso, que se elevaba contra el grisque ella había formado: suyo el rápido y vital movimiento, y suyas aquellas actitudes decristales de colores. Esta era la antítesis a que estaba acostumbrada. Esta vez, en unsúbito destello de púrpura y escarlata recordó cómo eran totalmente los cristales decolores. Pero ignoraba qué sitio ocupaba Mark en todo aquel nuevo mundo. Ciertamente,no su antiguo lugar. Había desaparecido algo en lo que gustaba imaginar como opuesto aMark. Algo civilizado, o moderno, o escolar, o (más tarde) espiritual que no queríaposeerla, que la valoraba por su curiosa colección de cualidades que ella llamaba “ellamisma”, algo sin manos que la agarrasen y sin exigencias sobre ella. Pero, ¿y si noexistía tal cosa? Tratando de ganar tiempo, preguntó:

—¿Quién era la mujer gorda?—No lo sé de cierto —repuso el Director—. Pero puedo suponerlo. ¿Sabía usted que

todos los planetas están representados en cada uno de los otros?—No, señor. No lo sabía.—Aparentemente, sí. No hay Oyarsa en el Cielo que no tenga su representante en la

Tierra. Y no hay mundo donde no encontrase usted un compañero no caído de nuestronegro Arconte, una especie de otro él. Por esto hubo un Saturno italiano lo mismo queuno celestial, y un Júpiter cretense lo mismo que uno olímpico. Estos fantasmasterrenales de las grandes inteligencias eran los que encontraban los hombres cuandodecían que habían visto a los dioses. Con ellos era con quienes un hombre como Merlínconversaba a veces. Jamás descendió nada realmente de más allá de la Luna. Y lo quemás la afecta a usted, hay una Venus terrenal así como una celestial, un fantasma dePerelandra y Perelandra misma.

—¿Y usted cree...?—Sí: sé desde hace mucho tiempo que esta casa está bajo su influencia. Hay incluso

cobre en el suelo. Además, la Venus terrestre será especialmente activa en el presente.Porque es esta noche cuando su celestial arquetipo descenderá.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (198)

Esa Horrenda Fortaleza

198

—Había olvidado... —dijo Jane.—No lo olvidará usted cuando haya sucedido. Será mejor que estén todos ustedes

juntos, en la cocina, quizá. No suban. Esta noche llevaré a Merlín ante mis Maestros,delante de los cinco: Viritrilbia, Perelandra, Malacandra, Glund y Lurga. Será iniciado. Lospoderes le serán transferidos.

—¿Qué hará, señor?El Director se echó a reír.—El primer paso es fácil. Los enemigos de Belbury están ya buscando peritos en

dialectos occidentales arcaicos, especialmente celtas. ¡Les mandaremos un intérprete! Sí,por el esplendor de Cristo, les mandaremos uno. “Sobre ellos, Él mandó un espíritu defrenesí a buscar apresuradamente el destructor de ellos.” ¡Han puesto un anuncio en losperiódicos pidiendo uno! Y después del primer paso... será fácil. Al luchar contra los quesirven al demonio se tiene siempre esta ventaja; sus dueños los detestan tanto como ellosnos detestan a nosotros. En el momento en que incapacitamos sus garras para ser útilesen el Infierno, sus propios maestros terminan nuestro trabajo. Rompen sus instrumentos.

Se oyó un golpe en la puerta y entró Grace Ironwood.—Ivy ha regresado, señor —dijo—. Creo que será conveniente que la vea. No; viene

sola. No ha podido ver a su marido. La condena ha terminado, pero no lo han puesto enlibertad. Ha sido enviado a Belbury para ser sometido al Tratamiento Curativo, de acuerdocon los nuevos reglamentos. Al parecer no es necesaria una sentencia del Tribunal...,pero no es muy coherente. Está desesperada.

VI

Jane salió al jardín para pensar. Aceptaba lo que el Director le había dicho, y, noobstante, le parecía que carecía de sentido. La comparación entre el amor de Mark y elamor de Dios, le parecía a su naciente espiritualidad algo indecente e irreverente.“Religión” debía de significar un reino en el cual su obsesionante temor de hembra de sertratada como una cosa, como un objeto de lujuria, deseo y posesión, debería permanecerpermanentemente en reposo, y lo que ella llamaba su “verdadero ser” brotaría hacia loalto extendiéndose por un mundo más libre y puro. Porque todavía pensaba que“Religión” era una especie de exhalación o una nube de incienso, algo que se evaporabade unas almas especialmente dotadas hacia un cielo receptivo. Entonces, súbitamente, sele ocurrió pensar que el Director no había hablado nunca de religión, así como tampocolos Dimble ni Camilla. Hablaban de Dios. No tenían en sus mentes imágenes de ningúnleve vapor elevándose hacia el cielo, sino de unas manos fuertes y hábiles dispuestas aenmendar, quizá incluso a destruir. ¿Y suponiendo que ella fuese una cosa, después detodo, una cosa planeada e inventada por Alguien Más y valorada por cualidadescompletamente diferentes de las que ella había decidido considerar como su “verdaderoser”? ¿Y suponiendo que toda aquella gente que desde sus tíos solteros hasta Mark y losDimble la habían encontrado dulce y fresca cuando ella hubiera querido que laencontrasen también interesante e importante, hubiesen tenido constantemente razón yse hubiesen dado claramente cuenta de lo que en realidad valía? ¿Y suponiendo queMaleldil estuviese sobre este punto de acuerdo con ellos y no con ella? Durante uninstante tuvo la ridícula y ardiente visión de un mundo en el que Dios mismo no laentendería, no la tomaría jamás enteramente en serio. Y entonces, en un rincón precisodel sendero de las grosellas, el cambio se produjo.

Lo que le esperaba era serio hasta llegar al dolor y aun más allá. No había forma nisonido. El fango bajo los matorrales, el musgo del camino y el pequeño borde de ladrillosno habían cambiado visiblemente. Pero estaban cambiados. Había franqueado unafrontera. Había penetrado en un mundo, o en una Persona, o en presencia de unaPersona. Algo paciente, expectante, inexorable, apareció ante ella sin velo ni protección

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (199)

C. S. Lewis

199

que los separase. En la cercanía de aquel contacto se dio cuenta en seguida de que laspalabras del Director la habían extraviado enteramente. Aquella demanda que ahora laoprimía no era, ni aun por analogía, como ninguna otra demanda. Era el origen de todaslas justas demandas y las contenía a todas a la vez. Bajo su luz podían entenderse; peropor ellas no se podía saber nada de él. No había nada, ni jamás había habido nada, comoaquello. Y ahora no existía nada más que aquello. Y, no obstante, todo había sidotambién como aquello; sólo que siendo como aquello no había existido nunca nada. Enaquella altura, profundidad y anchura, la pobre idea de sí misma que hasta entonceshabía llamado “yo” se desvaneció, sin detenerse, en la distancia sin fondo, como unpájaro en un espacio sin aire. La palabra “yo” era el nombre de un ser cuya existencia nohabía sospechado jamás, un ser que no existía todavía plenamente, pero que erasolicitado. Era una persona (no la persona que ella había creído) y al mismo tiempo unacosa, una cosa hecha, hecha para placer a Otro, y en Él placer a los demás, una cosaacabada de hacer en aquel mismo momento, sin su elección, de una forma en la quejamás había soñado. Y el proceso seguía en medio de una especie de esplendor, o pena,o ambos a la vez, en el cual ella no podía decir si estaba en las manos que moldeaban oen la materia amasada.

Las palabras son demasiado lentas. Darse cuenta de aquello y saber que todo habíaterminado fue una única sensación. Le fue revelado solamente en el momento de lapartida. La cosa más importante que le había sucedido había ocurrido al parecer duranteun espacio de tiempo demasiado corto para ser llamado “tiempo”. Su mano se cerró sobreel recuerdo, y al cerrarse, sin un instante de pausa, las voces de aquellos que no teníanjúbilo se elevaron aullando y gritando desde todos los ámbitos de su ser.

“Ten cuidado. Retírate. Conserva la cabeza. No te comprometas —decían. Y después,más sutilmente, desde otro rincón—: Acabas de pasar por una sensación religiosa. Esmuy interesante. No le ocurre a todo el mundo. ¡Cuánto mejor entenderás ahora a lospoetas del siglo XVII! —O desde una tercera dirección, más dulcemente—: Adelante...Trata de sentirlo de nuevo. Complacerá al Director.”

Pero sus defensas habían sido capturadas y estos contraataques fueron infructuosos.

Quince - El descenso de los dioses

I

LA casa de St. Anne estaba desierta, salvo dos habitaciones. En la cocina, con lospostigos cerrados y más cerca del fuego que de costumbre, estaban sentados Dimble,MacPhee, Denniston y las mujeres. Alejados de ellos por el amplio espacio de la escaleray los corredores, el Pendragón y Merlín estaban juntos en el Cuarto Azul.

Si alguien hubiese subido las escaleras hasta el vestíbulo que daba al Cuarto Azul,hubiera hallado algo diferente del miedo que le hubiera cerrado el paso, una resistenciacasi física. Si hubiese conseguido forzarla abriéndose paso a través de ella, hubierallegado a una región de sonoros ruidos que no eran claramente voces a pesar de queeran articulados; y si el corredor hubiese estado obscuro, probablemente habría visto unatenue luz, ajena a la del fuego o a la de la luna, salir por debajo de la puerta del Director.No creo que hubiese conseguido alcanzar la puerta de no haber sido invitado a ello. Ya lacasa entera le hubiera parecido agitarse y estremecerse como un barco en medio de unagalerna del Golfo de Vizcaya. Se hubiera visto con horror obligado a considerar estatierra, no ya como la base del universo, sino como una pelota rodando y tambaleándosepor el espacio, con una velocidad de delirio, y no a través del vacío, sino en un mediodensamente habitado y de intrincada estructura. Hubiera sabido sensorialmente, hastaque sus agotadas fuerzas lo abandonasen, que los visitantes de aquella habitación

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (200)

Esa Horrenda Fortaleza

200

estaban en ella, no en reposo, sino que obraban y se movían en medio de la compactarealidad del cielo (que los hombres llaman espacio vacío) para mantener sus rayos sobreeste rincón de la móvil y fugitiva tierra.

El druida y Ransom comenzaron a esperar a sus visitantes poco después de la puestadel sol. Ransom estaba sentado en su sofá; Merlín, a su lado, con las manos juntas y elcuerpo ligeramente inclinado hacia adelante. Algunas veces, una gota de sudor resbalabafríamente por su mejilla gris. Al principio quiso hincarse de rodillas, pero Ransom se loprohibió. “Trata de no hacer eso —le dijo—. ¿Has olvidado ya que son nuestrosservidores?” Las cortinas de las ventanas estaban descorridas, y toda la luz de lahabitación entraba por ellas: un rojo frío cuando empezaron la espera, y, más tarde, la luzde las estrellas.

Mucho antes de que ocurriera nada en el Cuarto Azul, el grupo de la cocina sirvió el téde las diez. El cambio ocurrió mientras estaban tomándolo. Hasta entonces estuvieronhablando con voces apagadas, como hablan los chiquillos en una habitación en la quesus mayores están ocupados en algún asunto incomprensible para ellos; un entierro o lalectura de un testamento. Y súbitamente comenzaron todos a hablar en voz alta, a la vez,no moderadamente, sino con deleite, interrumpiéndose unos a otros. Un forastero quehubiese entrado en la cocina habría creído que estaban borrachos, no con una borracheraabsoluta, sino alegre: hubiera visto las cabezas acercarse unas a otras, los ojos agitarse yuna excitada profusión de gestos. Nadie del grupo pudo recordar después lo que dijo.Dimble sostiene que estuvieron principalmente ocupados haciendo juegos de palabras.MacPhee negaba haber hecho un juego de palabras en su vida, ni aun aquella noche,pero todos convenían en que estuvieron muy ingeniosos. Si no hicieron juegos depalabras, los hicieron ciertamente sobre ideas, paradojas, fantasías, anécdotas, teoríasrisiblemente avanzadas y, no obstante, dignas de consideración y de ser tomadas enserio, que flotaron en el ambiente con deslumbrante prodigalidad. Incluso Ivy olvidó supena. Mrs. Dimble recordó siempre a Denniston y a su esposa de pie, uno a cada lado dela chimenea, enzarzados en un alegre duelo intelectual, dominándose mutuamente uno aotro y remontándose como pájaros o aeroplanos en combate. ¡Si tan sólo hubiesenpodido recordar lo que dijeron! Porque jamás había oído tanta elocuencia, tanta melodía,tanta sagaz estructura de doble significado, tanta malicia de metáfora y alusión.

Un momento después, todos permanecían silenciosos. Reinó la calma tan súbitamentecomo cesa el viento al llegar detrás de un muro. Permanecían sentados mirándose,cansados, medio inconscientes.

Arriba, el primer cambio produjo otros efectos. Llegó en un momento en que los doshombres tuvieron que agarrarse. Ransom hizo presa en el sofá; Merlín, en sus propiasrodillas, y apretó los dientes. Una columna de luz roja que nadie podría describir ni pintarse precipitó entre ellos; no muy visible tampoco, pero la visión fue la última parte de suexperiencia. Una viva agitación se apoderó de ellos; una especie de ebullición y burbujeode la mente y el corazón que sacudía igualmente sus cuerpos. Adquirió un ritmo de talferocidad que temieron que su razón estallara en mil pedazos. Y entonces pareció queaquello realmente ocurría. Pero no importaba; porque todos los fragmentos —deseosagudos como la punta de una aguja, intensos júbilos, pensamientos penetrantes comoojos de lince— danzaban por el aire como gotas relucientes para volverse a reunir. Suerteera que los dos hombres tuviesen conocimientos de poesía. Aquella agitación, revoloteo ytorcimiento de las ideas que se producía en aquel momento en ellos hubiera sidoinsoportable para quien este arte no le hubiese ya enseñado el contrapunto de la mente,el dominio de la vista doblada y triplicada. Para Ransom, cuyos estudios se habíandesarrollado durante muchos años en el reino de los mundos, aquello era un placercelestial. Se veía sentado en el mismo corazón del lenguaje, en el horno al rojo blanco delhabla esencial. Todos los hechos estaban destrozados, convertidos en cataratas, vueltosdel revés, machacados, desgarrados y reconstruidos hasta tener significado. Porque el

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (201)

C. S. Lewis

201

señor del Significado en persona, el heraldo, el mensajero, el matador de Argos, estabacon ellos; el ángel que hila cerca del sol, Viritrilbia, que los hombres llaman Mercurio yThoth.

Abajo, en la cocina, el sueño se apoderó de todos después de aquella orgía de hablar atontas y a locas. Jane, que se había quedado dormida, se despertó al ruido que su libroprodujo al caerle de la mano y miró en torno suyo. Hacía calor... Reinaba un ambienteconfortable y familiar. Siempre le había gustado el fuego de leña, pero aquella noche elolor de los troncos parecía más suave que de ordinario. Comenzó a pensar que era deuna suavidad superior a lo posible, que un olor a cedro encendido o a incienso penetrabaen la estancia. Se acentuaba. Fragantes nombres acudieron a su mente: nardo y acacia,bálsamos y perfumes, toda Arabia emanando de una caja; quizá incluso algo más dulce,algo enloquecedor —¿por qué no prohibido?—, pero que sabía estaba ordenado. Teníademasiado sueño para pensar profundamente cómo podía ser aquello. Los Dimblehablaban entre sí en voz tan baja que los demás no los podían oír. Sus rostros parecíantransfigurados. No podía darse cuenta ya de que eran viejos: le parecían sólo maduroscomo los campos en agosto, serenos y dorados por la tranquilidad del deseo alcanzado.Por otra parte, Arthur dijo algo al oído de Camilla. Allí también... Pero mientras el calor y ladulzura de aquel aire llenaban y dominaban su cerebro, apenas podía soportar mirarlos;no sólo por envidia (este sentimiento estaba lejos de ella), sino a causa de una especie debrillantez que emanaba de ellos y la deslumbraba, como si el dios y la diosa que había ensu seno ardiesen a través de sus cuerpos y de sus ropas y brillasen delante de ella conuna joven desnudez de doble naturaleza de un espíritu rosado que la subyugaba. Y todoen torno suyo danzaba (lo veía a medias), no como los groseros y ridículos enanos quehabía visto aquella tarde, sino como graves y ardientes espíritus de alas brillantes, consus infantiles cuerpos suaves y esbeltos como varillas de marfil.

En el Cuarto Azul, Ransom y Merlín notaron también que la temperatura se habíaelevado. Las ventanas, no sabían cómo ni cuándo, se habían abierto; y al abrirse, latemperatura no bajó, porque era de fuera de donde llegaba el calor. A través de lasdesnudas ramas y de todo el campo que hacía poco estuvo cubierto de helada, soplabaen la habitación una brisa de estío, pero una brisa de estío como jamás Inglaterraconoció. Cargada como gabarras con las regalas a flor de agua, cargada tanpesadamente que parecía no poderse mover, cargada de opulenta fragancia de floresnocturnas, resinas pegajosas, cultivos que despiden olores; y con el frío sabor de losfrutos de medianoche, la brisa agitaba las cortinas, levantaba una carta que yacía sobre lamesa, hacía revolotear el pelo que un momento antes caía lacio sobre la frente de Merlín.La habitación se balanceaba. Estaba a flote. Un suave sonido tembloroso como deespuma y olas rompientes corría por su carne. Las lágrimas resbalaban por las mejillas deRansom. Sólo él sabía de qué mares y de qué islas llegaba aquel soplo. Merlín, no. Perotambién en él despertaba y le dolía aquella inconsolable herida con que nace el hombre.Cortas frases, célticas y prehistóricas, compadeciéndose de sí mismo, salían de suslabios en un murmullo. Estos anhelos y caricias eran, no obstante, únicamente losheraldos de la Diosa. Cuando el conjunto de su virtud alcanzó, enfocó y cogió aquelrincón de la giratoria tierra en su ancho rayo, algo más fuerte, más emocionante, máspeligrosamente estático, brotó del centro de toda aquella dulzura. Los dos humanostemblaron: Merlín, porque ignoraba lo que estaba llegando; Ransom, porque lo sabía. Yahora llegaba. Era una luz vertiginosa, feroz, aguda, brillante e implacable, dispuesta amatar, dispuesta a morir; era la Caridad, no como la imaginan los mortales, ni siquiera talcomo ha sido humanizada por ellos desde la Encarnación del Verbo, sino una virtudtranslunar que caía sobre ellos desde el Tercer Cielo, no mitigada. Estaban ciegos,abrasados, sordos. Creían que se abrasarían sus huesos. No podían soportar que aquellocontinuase. No podían soportar que cesase. Y así, Perelandra, que los hombres llamanVenus, triunfante entre todos los planetas, llegó y estuvo entre ellos en la habitación.

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (202)

Esa Horrenda Fortaleza

202

En la cocina, MacPhee echó atrás violentamente su silla, produciendo un chirrido sobreel suelo enladrillado como el yeso que rasca la pizarra.

—¡Oiga! —dijo—. Es una vergüenza que estemos aquí sentados contemplando elfuego. Si el Director no ha ganado la partida definitiva personalmente, apuesto a que haencontrado alguna otra manera de que trabajemos nosotros.

Los ojos de Camilla lanzaron llamas al mirarle.—¡Vamos! —dijo—. ¡Vamos!—¿Qué quiere usted decir, MacPhee? —preguntó Dimble.—Quiere decir luchar —dijo Camilla.—Temo que sean demasiados para nosotros —dijo Arthur Denniston.—Tal vez —dijo MacPhee—. Pero quizá sean también demasiados para nosotros de

esta forma. Sería magnífico entendérselas con ellos antes del final. A decir verdad,algunas veces siento que no me importa mucho lo que pase. Pero no estaría tranquilo enmi tumba si supiese que iban a ganar sin que les pusiera la mano encima. Me gustaríapoderles decir lo que me dijo un sargento durante la primera guerra, en un bombardeoque sufrimos cerca de Monchy. Nuestros compañeros se llevaron la palma al final. “Oiga”,me dijo, “¿había oído usted nunca algo parecido a como se aplastan sus cabezas?”

—Esto es desagradable —dijo Mrs. Dimble.—Esta parte quizá sí —dijo Camilla—. Pero... ¡ah, si pudiésemos cargar en el viejo

estilo...! Cuando estoy a caballo me da todo igual.—No lo comprendo —dijo Dimble—. No soy como usted, MacPhee. No soy valiente.

Pero mientras hablaba, tenía la sensación de que no tenía tanto miedo a morir o a serherido como de costumbre. O, por lo menos, esta noche.

—Creo que podría ocurrirnos —dijo Jane.—Mientras estemos todos juntos —dijo Mrs. Dimble—, podría ser... No, no quiero decir

nada heroico..., pero sería una manera agradable de morir.Y súbitamente sus voces y sus rostros cambiaron. Se reían de nuevo, pero era una risa

diferente. El amor de unos por otros se hizo más intenso. Cada uno de ellos, al mirar a losdemás, pensaba: “Soy feliz estando aquí. Podría morir con mis compañeros.” PeroMacPhee se decía: “El rey William dijo: No desmayes por la pérdida de un mando.”

Arriba ocurría más o menos lo mismo. Merlín veía en su recuerdo la hierba invernal deBadon Hill, el gran estandarte de la Virgen flotando sobre los grandes baluartesbritanorromanos, los bárbaros de cabellos rubios. Oía los golpes de las flechas, el clic, clicde las puntas de acero sobre los escudos de madera, los gritos, los aullidos, el resonar delas mallas golpeadas. Recordaba también las noches, los fuegos parpadeando sobre todala colina, el frío aumentando el dolor de las heridas, las estrellas reflejándose en lascharcas de sangre, las águilas reuniéndose en el cielo azul. Y Ransom, acaso, recordabasu terrible lucha en las cavernas de Perelandra. Pero todo aquello pasó.

Algo reconfortante y vigoroso, deliciosamente frío, como una brisa marina, caía sobreellos. No sentían miedo alguno; la sangre corría por sus venas como bajo los acordes deuna canción de marcha. Estaban ocupando sus puestos en el ritmo ordenado deluniverso, codo a codo con las estaciones puntuales y los átomos ordenados de los fielesserafines. Bajo el inmenso peso de su obediencia, su voluntad se mantenía erguida eincansable como una cariátide. Permanecían liberados de toda flaqueza y de todaprotesta: alegres, ligeros, dispuestos y alerta. Habían sobrevivido a toda ansiedad; temorera una palabra sin sentido. Vivir era compartir sin esfuerzo aquella pompa procesional.Ransom sabía, como sabe un hombre al tocar hierro, el sólido y fuerte esplendor de aquelespíritu celestial que ahora flameaba entre ellos; era el vigilante Malacandra, capitán delorbe frío, a quien los hombres llaman Marte, y Mavors, y Tyr, que mete su mano en laboca del lobo. Ransom acogía a sus huéspedes en la lengua del Cielo. Pero habíaprevenido a Merlín de que llegaba el momento en que tendría que obrar como hombre.Los tres dioses que se habían reunido en el Cuarto Azul eran de un aspecto más humano

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (203)

C. S. Lewis

203

que los dos que esperaban todavía. En Viritrilbia, Venus y Malacandra estabanrepresentados aquellos dos de los siete géneros que tienen cierta analogía con los sexosbiológicos, y pueden por consiguiente ser hasta cierto punto comprendidos por loshombres. No ocurriría lo mismo con los que ahora se disponían a descender. Estos,indudablemente, tenían también su género, pero no tenemos indicios de ellos. Podían serenergías más poderosas; antiguos eldiles, timoneles de mundos gigantescos que no hansido nunca sometidos a las dulces humillaciones de la vida orgánica.

—Avive el fuego, Denniston, por favor. Hace una noche fría —dijo MacPhee en lacocina.

—Debe de hacer frío fuera —dijo Dimble.Todos pensaban en esto; la hierba endurecida por el hielo, las gallinas en sus

alcándaras, lugares sombríos en medio de los bosques, tumbas... Y un sol agonizante, latierra entumecida, sofocada, el aire frío, el cielo obscuro iluminado sólo por las estrellas. Ydespués ni siquiera estrellas; la muerte del calor del universo, las tinieblas profundas yfinales de la nada de la cual la Naturaleza no conoce el regreso. ¿Otra vida? “Es posible”,pensó MacPhee. “Lo creo”, pensó Denniston. Pero con la vieja vida se había ido todo sutiempo, todas sus horas, todos sus días... ¿Podía incluso la Omnipotencia devolverlo?¿Dónde se habían ido los años, y por qué? Los hombres jamás lo entenderían. Loincomprensible se profundizaba. Acaso no hubiese nada que comprender.

Saturno, cuyo nombre en la tierra es Lurga, estaba de pie en el Cuarto Azul. Su espírituyacía sobre la casa, o incluso sobre toda la tierra, con una fría presión capaz de aplastarlahasta reducirla al espesor de un papel. Comparados con la plúmbea carga de suantigüedad, los demás dioses se sentían quizá jóvenes y efímeros. Era una montaña decenturias deslizándose desde la más remota antigüedad que podemos concebir, comodesde la cumbre de una montaña que nuestra vista no logra alcanzar por mucho quesubamos, no hacia una eternidad donde el pensamiento puede reposar, sino hacia eltiempo y más tiempo todavía, hacia heladas extensiones y silencio de innombrablesnúmeros. Era también fuerte como una montaña; su edad no era una mera ciénaga detiempo en la cual la imaginación puede sumergirse en un sueño, sino una duración viva,de recuerdo que repelía las inteligencias más ligeras de su estructura como el granitorepele el embate de las olas, inagotado e inalterado, pero capaz de agotar y alterar aquien se acercase a él inadvertido. Ransom y Merlín sufrían una sensación de fríoinsoportable; y todo cuanto era fuerza en Lurga se convertía en dolor al penetrar en ellos.Y, no obstante, Lurga, en aquella habitación, fue batido. Súbitamente llegó un espíritumás grande, uno cuya influencia atemperó y casi transformó en su propia calidad toda laastucia del ágil Mercurio, la nitidez de Marte, la sutil vibración de Venus e incluso lamelancólica gravedad de Saturno.

En la cocina se notó su llegada. Nadie supo después cómo ocurrió, pero la tetera quehervía fue apartada del fuego y el ponche se derramó. Arthur —el único músico entreellos— fue en busca de su violín. Las sillas fueron retiradas, el suelo aclarado. Bailaron.No pudieron recordar lo que bailaron. Era una especie de danza en redondo, no unamoderna extravagancia; en ella daban palmadas, golpeaban el suelo, saltaban. Y nadie,mientras duró la danza, creyó que ni él ni sus compañeros hacían el ridículo. Podía, enrealidad, ser una especie de danza campesina, que se adaptaba perfectamente a aquellacocina enlosada, pero el espíritu que los animaba era distinto. Todos tenían la sensaciónde que la cocina estaba llena de reyes y reinas, que el salvajismo de su danza expresabasu heroica energía, y sus movimientos más acompasados habían alcanzado el mismoespíritu que yacía tras todas las nobles ceremonias.

Arriba, su potente rayo convirtió al Cuarto Azul en un haz de resplandores. Delante delos demás ángeles, un hombre puede inclinarse; ante esto puede morir, pero si vivía sualegría sería inmensa. Si hubieseis respirado una sola bocanada del aire que emanaba deél, os hubierais sentido mayores que antes. A pesar de que fueseis un inválido, vuestro

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (204)

Esa Horrenda Fortaleza

204

paso hubiera sido majestuoso; a pesar de que fuerais un mendigo, hubierais destrozadovuestros harapos magnánimamente. La realeza, el poderío, la pompa ceremoniosa y lacortesía brotaban de él como las chispas de un yunque. El tañido de las campanas, elsonar de las trompetas, el despliegue de los estandartes, serían los medios usados en laTierra como débil signo de su calidad. Era como una larga ola dorada por el sol, tocada ensu lomo de esmeralda, que venía con sus nueve pies de altura rugiendo y sembrando elterror y una irresistible alegría. Era como el comienzo de una música en la sala de algúnrey tan alto y en un festival tan solemne, que un temblor parecido al miedo se apoderabade los corazones al oírlo. Porque era nada menos que el gran Glund Oyarsa, Rey deReyes, a través del cual el júbilo de la creación soplaba principalmente sobre estoscampos de Árbol, conocido de los hombres de los tiempos remotos por Júpiter, y bajoeste nombre, por un fatal, pero no inexplicable encubrimiento, confundido con suHacedor... tampoco37 todos ellos soñaron por cuantos peldaños la escala, incluso de losseres creados, se eleva por encima de él.

A su llegada todo fue fiesta en el Cuarto Azul. Los dos mortales, cogidosmomentáneamente dentro del gloria que aquellas cinco excelentes Naturalezas cantabanperpetuamente, olvidaron durante algún tiempo el propósito más vulgar e inmediato de sureunión. Después se dispusieron a obrar. Merlín asumió los poderes que le fueronconferidos.

Al día siguiente tenía otro aspecto; en parte porque se había afeitado la barba, perotambién porque no era ya el mismo hombre. Nadie dudaba de que la separación final desu cuerpo estaba cercana. Al final del día, MacPhee lo llevó en automóvil y lo dejó en lascercanías de Belbury.

II

Aquel día, Mark había sucumbido al sueño en la habitación del vagabundo, cuando fuesúbitamente despertado y obligado a serenarse por la llegada de unos visitantes. Frostentró primero y dejó la puerta abierta. Dos hombres más lo siguieron. Uno era el DirectorDelegado; el otro, desconocido.

Este llevaba una raída sotana y en la mano un sombrero negro de anchos bordes,como suelen usar los sacerdotes en muchas partes del continente. Era un hombre alto, yquizá la sotana lo hacía parecer más alto aún. Iba cuidadosamente afeitado, revelando unancho rostro surcado de complicadas arrugas, y caminaba con la cabeza ligeramenteinclinada hacia adelante. Mark pensó que era un alma simple, probablemente miembro dealguna obscura orden religiosa que tenía autoridad en algún lenguaje todavía másobscuro. Y Mark consideraba odioso verlo allí de pie entre aquellas dos aves de rapiña;Wither, efusivo y adulador, a su derecha, y Frost, a su izquierda, rígido como un palo,esperando con científica atención, pero también, como veía ahora Mark, con cierto fríodesagrado, el final del experimento.

Wither habló un momento con el desconocido en un lenguaje que Mark no pudoentender, pero que reconoció como latín. “Un sacerdote, es evidente —pensó—. Pero,¿de dónde será? Wither sabe muchas más lenguas que las ordinarias. ¿Será griego? Notiene tipo de levantino. Más probablemente ruso.” Pero en aquel momento la atención deMark fue atraída hacia otra cosa. El vagabundo, que había cerrado los ojos al oír girar elpicaporte de la puerta, los abrió súbitamente, vio el extranjero y los volvió a cerrar conmás fuerza que antes. Después, su conducta fue muy extraña. Comenzó lanzando unaserie de sonoros ronquidos y volvió la espalda a la concurrencia. El extranjero avanzó dospasos hacia la cama y pronunció dos sílabas en voz baja. Durante algunos segundos, el 37 Hay una errata en la edición en papel. El original dice “tan poco” en lugar de “tampoco”. (Notadel editor digital)

Esa horrible fortalezabrevistaliterariakatharsis.org/Lewis_r3_esa_horrible_fortaleza.pdf· C. S. Lewis 3 A J. Mc NEILL La Sombra de esa horrenda fortaleza, Seis millas y más tiene - [PDF Document] (205)

C. S. Lewis

205

vagabundo permaneció como estaba, pero al parecer presa de un ataque de temblores;después, lentamente, pero con un movimiento continuo, fue dando media vuelta ypermaneció contemplando fijamente al desconocido. Tenía la boca y los ojos muyabiertos. Por ciertos movimientos de su cabeza y de sus manos y ciertas torpes tentativasde sonreír, Mark comprendió que estaba tratando de decir algo, probablemente unasúplica o alguna insinuación. Lo que ocurrió después lo dejó sin aliento. El extranjerohabló de nuevo; y entonces, con muchas muecas mezcladas con toses, balbuceos ysalivazos, empezaron a salir de la boca del vagabundo, con una voz sobrenatural, unaserie de sonidos, sílabas, una frase entera, pronunciada en un lenguaje que no era ni latínni inglés. Durante todo este tiempo, el extranjero tuvo sus ojos fijos en los del vagabundo.

El extranjero habló nuevamente. Esta vez, el vagabundo contestó mucho másextensamente y pareció manejar el lenguaje con mayor soltura, si bien su voz permanecíacompletamente diferente de la que Mark recordaba en sus conversaciones con él durantelos últimos días. Al final de su discurso, se sentó en la cama y señaló hacia donde Withery Frost permanecían de pie. Entonces el extranjero pareció hacerle una pregunta. Elvagabundo comenzó a hablar por tercera vez.

Ante esta contestación, el extranjero retrocedió, se persignó varias veces y diomuestras de gran terror. Se volvió y dijo rápidamente algo en latín a los otros dos.Mientras hablaba, sus rostros cambiaron. Parecían perros que acabasen de encontrar unrastro. Entonces, con una fuerte exclamación, el extranjero recogió sus faldones y sedirigió hacía la puerta. Pero los dos hombres de ciencia eran demasiado rápidos para él.Durante algunos minutos, los tres hombres estuvieron forcejeando, Frost mostrando losdientes como un animal, y la fofa máscara de Wither delatando por primera vez unaexpresión inequívoca. El anciano sacerdote estaba amenazado. Mark dioinvoluntariamente un paso adelante. Pero antes de que pudiese tomar ninguna decisiónsobre la actitud que debía adoptar, el extranjero, moviendo la cabeza y extendiendo lasmanos, había vuelto tímidamente al lado de la cama. Era curioso que el vagabundo, quepermaneció echado durante la lucha al lado de la puerta, se incorporase súbitamente denuevo y fijase sus ojos en aquel pobre y atemorizado anciano, como si estuvieseesperando órdenes.

Siguieron algunas palabras en aquel lenguaje desconocido. Una vez más, elvagabundo señaló a los dos sabios. El extranjero se volvió y habló con ellos en latín,probablemente traduciendo. Wither y Frost se miraron, como si cada uno de ellosesperase que el otro hiciese algo. Lo que siguió fue pura demencia. Con infinita cautela,jadeando, la temblorosa senilidad del Director Delegado se inclinó hacia el suelo,quedando arrodillado; y medio segundo después, con un movimiento metálico y giratorio,cayó Frost a su lado. Al llegar al suelo volvió la cabeza para mirar hacia donde estabaMark. El destello de odio puro de su rostro, pero de un odio como cristalizado, de formaque no era ya una pasión ni había fuego en él, fue como tocar metal en las regionesÁrticas, cuando los metales queman. “Arrodíllese”, dijo en un balido, volviendoinstantáneamente la cabeza. Mark fue incapaz de recordar luego si olvidó simplementeobedecer la orden o si su verdadera rebelión data de este momento.

El vagabundo habló nuevamente sin quitar los ojos de los del hombre de sotana. Y denuevo éste tradujo, y al terminar se apartó. Wither y Frost comenzaron a caminar derodillas hasta alcanzar el lecho. La mano del vagabundo, su mano sucia y vellosa con lasuñas roídas, se extendió hacia ellos. Los dos la besaron. Entonces pareció que les dabanuevas órdenes. Se levantaron,